prostitucion infantil

prostitucion infantil

Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción: acudir a la prostitución de menores. Si es que dispone de dinero suficiente como para permitírselo. Por otro lado, se encontrará con la dificultad de encontrar un individuo o club que se lo facilite, pues la prostitución infantil se esconde mucho más que la prostitución de adultos. Pero una vez salvados estos dos obstáculos, cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado y obligado a ser un objeto para el uso sexual. Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, al hambre, las drogas y multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.

En el mundo hay redes de corrupción de menores todos los años, a quienes además se les incautan miles de fotografías y vídeos de menores, que serán vendidas de particular a particular o mediante catálogo y casi siempre en países distintos al de procedencia para evitar su posible identificación. La prostitución en general se ha definido tradicionalmente como la unión sexual con una mujer por una remuneración u otra contraprestación. Esta definición ha sufrido transformaciones últimamente y ha dejado de limitarse a las mujeres, por un lado, y a la unión sexual, por otro. El Black's Law Dictionary, en su sexta edición de 1990, define la prostitución como la realización, el ofrecimiento o la aceptación de un acto sexual por un precio. Utilizando y aplicando los criterios mencionados a la prostitución infantil, se define como "la acción de contratar u ofrecer los servicios de un niño para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación con esa misma persona o con otra". Cabe destacar que en virtud de esta definición, la prostitución infantil no la "comete" el propio niño, sino la persona que contrata u ofrece sus servicios. La definición disminuiría por tanto la confusión con otras formas de explotación y malos tratos de niños. Entre los tipos más graves y detestables de violencia contra los niños figura la explotación sexual, especialmente la prostitución. Es comparable a la tortura en cuanto al trauma causado al niño y constituye una de las formas más graves de conculcar sus derechos. Está en aumento a escala mundial y constituye un sector rentable que produce anualmente beneficios netos por un monto de 5.000 millones de dólares de los EE.UU.


--------------------------------------------------------------------------------

Modos de operar

a) La captación y el rapto.- ¿De dónde salen las niñas y niños explotados en la prostitución? Fundamentalmente se obtienen de: los cinturones periféricos y las zonas marginales de las grandes ciudades; o de los menores escapados de sus casas.

En los cinturones industriales de las grandes ciudades es donde suelen trabajar las alcahuetas dedicadas a localizar posibles víctimas. Normalmente se trata de prostitutas o exprostitutas que con frecuencia dependen de una dosis de heroína. Se aprovechan de las privaciones económicas de las menores y les ofrecen algún trabajo o ayuda económica, normalmente a través de un bar, un espectáculo o un grupo de baile. Una vez que logran ganarse su confianza, les llevan a un establecimiento de la red donde caen en manos del proxeneta.

b) La retención y el secuestro. Las organizaciones de prostitución utilizan pisos y clubes de alterne para retener a los menores. Una vez que han caído en uno de ellos comienza el verdadero calvario. Las niñas son encerradas, golpeadas y violadas por sus proxenetas durante varios días. De esta forma ninguna de ellas será virgen y habrá tenido varias experiencias antes de recibir a su primer cliente, a no ser que alguno de éstos esté interesado en una niña virgen. Por otro lado las palizas y amenazas aseguran el silencio de las menores, muchas veces aun después de ser detenidos sus proxenetas. En ningún momento dejan de ser vigiladas y no pueden salir a la calle. Normalmente son obligadas a drogarse con cocaína para aumentar su rendimiento o con heroína para doblegarlas, convertirlas en drogadictas y hacerlas así dependientes del proxeneta-camello.

c) Desenlace. Los menores que caen en manos de estas redes tienen pocas posibilidades de escapar. Si no son liberados por la policía pueden terminar siendo vendidos en el extranjero y no regresar jamás. Pueden ser asesinados cuando ya no sirvan o caer por una sobredosis. Pueden convertirse en drogadictos o simplemente no volver a recuperar su estado emocional normal. Un adolescente de 15 años que ha pasado por esto tiene muchas probabilidades de no recuperarse nunca totalmente de los traumas psíquicos y físicos sufridos a una edad en la que el ser humano es tremendamente vulnerable mientras intenta moldear su personalidad.


--------------------------------------------------------------------------------

Los números del negocio

Las cifras siempre son frías e impersonales, pero nos permiten hacernos una idea global sobre aquello a lo que nos estamos enfrentando.

Sólo en la India entre 270.000 y 400.000 menores están siendo prostituidos en estos momentos, y cada año 3.000 niñas indias son obligadas a prostituirse por primera vez. En Tailandia la situación afecta a 80.000 menores, de las cuales 60.000 no alcanzan los 13 años de edad. En Indonesia el 20% de las mujeres explotadas sexualmente son menores de edad.

La realidad es que la mayoría de los niños y niñas explotados termina muriendo de SIDA, tuberculosis u otras enfermedades como consecuencia de las relaciones que son obligadas a mantener. Se calcula que en el año 2000 más de 50.000 menores por el SIDA.

En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la actualidad a cerca de 100.000 menores (20.000 en la ciudad de Nueva York). Al menos otros 100.000 son explotados en la "industria" de la pornografía infantil.

Prostitución infantil en Panamá: Madame Thonya cuenta con casi 50 mujeres trabajando para su negocio. Muchas de ellas son las llamadas peladitas, niñas de 13, 14 y 15 años, presas fáciles para explotarlas en la prostitución. En Panamá, Thonya es quien lidera el mercado, tiene los clientes más influyentes y su nombre es respetado por todos.

Mueve millones en todo el mundo. Cada año se incorporan más niños y jóvenes al circuito de la prostitución infantil. Argentina es uno de los países con mayor índice según la ONU.

* 100 millones de menores tiene la red de prostitución infantil en el mundo.

* 1 millón ingresa cada año en el circuito.

* Sólo en Asia son prostituidos cerca de 1 millón de menores.

* Entre 100 y 150 mil niñas de Nepal fueron enviadas a la India para ser explotadas sexualmente.

* 500 mil menores son prostituidos en Brasil. 40 mil niños se venden por año, las mujeres son obligadas a prostituirse.

* Sólo en la India entre 270.000 y 400.000 menores se prostituyen Cada año 3.000 niñas hindúes son obligadas a prostituirse por primera vez.

* En Tailandia la situación afecta a 80.000 menores, de las cuales 60.000 no alcanzan los 13 años.

* En Indonesia el 20% de las mujeres explotadas sexualmente son menores de edad.

* En Estados Unidos y Canadá se prostituyen más de medio millón de menores. 20.000 se encuentran en la ciudad de Nueva York. Otros 100.000 son explotados en pornografía infantil.

* En España son más de 5000 los menores detectados en las redes de prostitución El 22% de las prostitutas que en la actualidad ejercen en España comenzó a vender su cuerpo antes de cumplir los 18 años de edad.

* En Bucarest, hay cerca de 2 mil niños en la calle, que se venden por un dólar o comida.

* Más del 60% de las jóvenes prostituidas de Berlín provienen de los países del Este.

* En Nicaragua desaparece un niño cada tres días.

* En el año 2000 más de 50.000 menores prostituidos murieron contagiados de SIDA.

* Entre 100 y 200 dólares se venden en México a las niñas traídas desde Honduras, Guatemala y El Salvador.

* Entre 14 y 40 dólares se les paga a los padres de los menores en África Occidental y Central. 150 chicos por año llegan a colocar lo intermediarios en países no de origen.

* Una red nigeriana recibía 10.000 a 12.000 dólares por llevar niños de contrabando a Nueva York.

* Cada año se producen más de 600 millones de viajes turísticos internacionales. Un 20% de los viajeros reconoce buscar sexo en sus desplazamientos, de los cuales un 3% confiesa tendencias pedófilas; esto supone más de 3 millones de personas.

* Más del 30% de los consumidores de pornografía infantil terminan poniendo en práctica lo que ve en las revistas e intenta plasmarlo en fotos o en vídeo. 5 mil millones de dólares mueve el turismo sexual infantil por año.

"Un crimen espantoso"

MARÍA comenzó a prostituirse cuando tenía 14 años. Adoptó este horrible modo de vida a instancias de su propia madre, quien le decía que, como era muy hermosa, gustaría mucho a los hombres y además ganaría un montón de dinero. Por las noches, su madre la llevaba a un motel para buscar clientes y se quedaba cerca para cobrar el servicio. Cada noche, María se acostaba con tres o cuatro hombres.

No muy lejos del hogar de María, vivía Carina, de 13 años, a quien también obligaron a prostituirse. Al igual que muchas otras familias de la comunidad que trabajaban en las plantaciones de caña de azúcar, los padres de Carina la obligaban a vender su cuerpo para complementar sus escasos ingresos. En otra localidad, Estela dejó la escuela sin siquiera haber aprendido a leer y escribir, para ejercer la prostitución en la calle. También está Daisy, quien tenía unos seis años cuando uno de sus hermanos abusó de ella, el primero de los muchos actos incestuosos de los que fue objeto. Comenzó a prostituirse a los 14 años.

En muchos lugares del mundo, el problema de la prostitución infantil es una realidad alarmante con resultados trágicos. No es de extrañar que las niñas y niños que se prostituyen -sea que lo hagan esporádicamente o se dediquen a ello- terminen cometiendo delitos y consumiendo drogas. Un gran número de ellos se sienten frustrados y sin valía alguna, y apenas ven posibilidades de escapar de sus desdichadas vidas.

Hay personalidades que reconocen los efectos devastadores de la prostitución infantil. El ex presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, dijo acertadamente: "La prostitución infantil es un crimen espantoso". Un periódico brasileño publicó un comentario que da que pensar: "Los países donde tal práctica es frecuente y se tolera, acepta y hasta promueve por [el dinero] que genera, experimentan todos los días la devastación que causa. Cualquier beneficio económico que produzca queda inevitablemente anulado por las desgracias que dicha actividad provoca a nivel individual, familiar y social".

Con todo, a pesar de las nobles intenciones de quienes desean acabar con la prostitución infantil, el problema va en aumento. ¿A qué se debe esta horrible situación? ¿Por qué hay tanta gente que tolera o incluso fomenta dicha actividad?

¿Por qué va en aumento?

¿SABÍA usted que el tráfico de seres humanos es el tercer negocio más lucrativo del mundo, solo superado por el tráfico de drogas y el de armas? Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, hay un aumento constante en todas las formas de prostitución.

En cierto país latinoamericano en el que la prostitución es ilegal, una comisión parlamentaria de investigación informó que hay más de quinientas mil niñas que se prostituyen.

En otro país, unos trescientos mil menores ejercen la prostitución en la calle, especialmente en los barrios donde hay tráfico de drogas.

Según algunos informes, en Asia se prostituye a un millón de jovencitas en condiciones semejantes a la esclavitud. Algunas naciones tienen la reputación de ser la meca de la prostitución infantil y el turismo sexual.

Debido a la alta incidencia de enfermedades de transmisión sexual, como el sida, los clientes están dispuestos a pagar precios mucho más altos por los niños, quienes tienen más probabilidades de ser vírgenes y por tanto de no haberse contagiado. "El temor al sida ha llevado a los hombres a buscar muchachas y muchachos cada vez más jóvenes, situación que agrava el problema", explica Luíza Nagib Eluf, del Ministerio de Justicia de Brasil. También dijo: "La explotación sexual de niñas y adolescentes es el problema social más grave de las mujeres pobres de Brasil".

La pobreza y la prostitución infantil

La prostitución infantil se alimenta de la miseria y la pobreza. Según cierta representante del gobierno, la explotación y la prostitución de niñas en su país están "claramente vinculadas a la desintegración familiar y son fruto de la miseria y del hambre". Algunos padres afirman que la pobreza les ha obligado a prostituir a sus hijos. A su vez, los niños de la calle recurren a la prostitución porque la consideran el único medio de subsistencia.

El periódico O Estado de S. Paulo explica que una joven que termina como prostituta en ocasiones empieza uniéndose a una banda. A fin de conseguir comida, quizá robe y, al principio, venda su cuerpo esporádicamente. Después comienza a vivir de la prostitución.

A veces se envía a las adolescentes al extranjero para trabajar de prostitutas. "Las cantidades de dinero que las prostitutas emigradas envían a sus países de origen son considerables, dada la situación y la pobreza de algunos Estados de Asia y de África -informa Fuentes UNESCO-. Pero los ciudadanos de los países ricos también son responsables de la explotación sexual en los países pobres: se van al extranjero a 'alquilar los servicios' de jóvenes y niños."

La revista Time menciona los peligros a los que se exponen las niñas que ejercen la prostitución en las calles de una ciudad latinoamericana: "Algunas de las prostitutas solo tienen 12 años y suelen provenir de familias desintegradas. De día duermen en cualquier lugar que encuentren, y por la noche se pasean por las discotecas que frecuentan los marineros".

Bajo la influencia de las drogas, una joven prostituta puede verse sometida a vejaciones a las que normalmente jamás accedería. Por ejemplo, según la revista Veja, la policía encontró 92 cintas de vídeo en las que un médico había grabado los horripilantes suplicios a los que sometió a más de cincuenta mujeres, algunas menores de edad.

Pese a esta inhumana realidad, una joven prostituta dijo: "Si consiguiera un empleo, no ganaría ni para comer, porque no tengo profesión. Mi familia lo sabe todo, y yo no quiero dejar esta vida. Mi cuerpo me pertenece, y hago con él lo que quiero".

Inicialmente, sin embargo, estas jóvenes no tenían la intención de prostituirse. De acuerdo con cierta trabajadora social, muchas prostitutas jóvenes "desean casarse" y sueñan con su "príncipe azul". Aunque existen muchas situaciones complejas que las llevan a adoptar este estilo de vida, una investigadora afirma: "Lo más aterrador es que la mayor parte de ellas fueron violadas en sus propias casas".

fuente: revista despertad del 8 de febrero de 2003

http://www.portalplanetasedna.com.ar/prostitucion_infantil.htm