ANGUILA

Nombre científico y vernacular

SYMBRANCHUS MARMORATUS - (Bloch, 1795), anguila; anguila criolla; pirá mboí.

Es un pez propio de las aguas fluviales y no lo liga ningún parentesco con las anguilas europeas, las que, para la época de su reproducción, abandonan las aguas dulces y penetran en el mar. Sus crías, conocidas como angulas luego de su nacimiento en las aguas saladas, hacen el camino que recorrieron sus padres vuelven a los ríos para su completo desarrollo.

En cambio, la anguila sudamericana efectúa su reproducción en los sitios en que se ha criado y de los que no se aleja. Es un pez social que gusta vivir en comunidad y sus cuevas las hacen muy juntas de otras, en las orillas de los arroyos y lagunas que desembocan en los ríos.

Su coloración varía y depende del lugar en que vive, generalmente es parda con manchas más oscuras, otras son de un amarillo oscuro o sin manchas, en colores uniformes.

Se lo encuentra en todos nuestros ríos y arroyos, prefiriendo los de poca correntada y agua más bien baja. Cava sus cuevas en las orillas y a ellas se retira en las horas de más calor. Abunda más en invierno que en verano, siendo la época de marzo a noviembre, cuando se le saca con más frecuencia.

Su reproducción tiene lugar en los meses de noviembre a diciembre. De cuerpo desnudo y cilíndrico, causa a los profanos una cierta repulsión, pues siendo viscoso y resbaladizo no tienta a probar su carne.

Peces del rio Paraná

ARMADO

Nombres científicos y vernaculares

En los ríos que forman la Cuenca del Plata, existen dos variedades fáciles de reconocer. Oxyidoras Kneri (Bleeker 1862), es el armado blanco; armado chancho o armado.

Ptedoras Granulosus (Valenciennes, 1833) es el armado común; o armado amarillo. Rhinodoras D'Orbigny (Kroyer, 1855) conocido como marieta. Pertenecen a la familia Doradidae. Doras, del griego. piel, pellejo. Son peces propios de Sudamérica y que se caracterizan por una sola hilera de placas óseas, que están unidas a las aserradas espinas de sus aletas dorsal y pectoral.

El armado tiene en nuestras aguas una historia bien documentada y, la encontramos en el viaje del Bric Beagle que zarpó el 27 de diciembre de 1831. en el que viajaba el gran naturalista Carlos Darwln y entre las notas de viaje menciona al armado y deja constancia que tiene la facultad de coger con fuerza un objeto apretándolo con las fuertes espinas de, sus aletas.


Otras características para. distinguir a estos peces, pueden ser: la aleta adiposa del armado chancho es . larga; en cambio en el armado común, es corta; la doble línea de escudos laterales es muy parecida en las dos especies. En cuanto al marieta, es inferior en tamaño y en la parte comprendida entre la aleta adiposa y la cola, presenta escudos de pequeño tamaño y de los que carecen las otras dos especies en esa parte.

Peces del rio Paraná

BAGRE

Los bagres constituyen las especies más comunes de nuestras aguas y las más abundantes. Pertenecen a la familia Pimelodidae, de "Pimeles" que en griego significa grasa u obeso; este nombre fue puesto posiblemente por su gordura o carne aceitosa.

Su tamaño es variable y desde el pequeño burrito, propio de acuarios, se encuentran los grandes, como el amarillo, blanco o el sapo.


Pimelodus Clarias (Bloch, 1795), es el bagre amarillo; amarillo pintado; amarillo manchado, bagre misionero; bagre overo; mandiá saigú.

Pimelodus Albicans (Valenciennes, 1840) es el bagre blanco; mandí guazú, mandí morotí; moncholo blanco.


Rhamdia Sapo (Valenciennes, 1840), es el bagre sapo; moncholo lagunero; bagre de arroyo; bagre negro.

Los bagres son peces de piel lisa desprovista de escamas y representados en nuestras aguas por más de veinte especies. La mayoría tiene las aletas dorsal y pectorales provistas de una espina punzante, salvo el bagre sapo que carece de toda defensa, pues ni dientes tiene.

La coloración varía y depende de la especie. El bagre amarillo se identifica por su color amarillo oro y las manchas negras, plenas o punteadas. El bagre sapo, tiene en la piel grandes manchas irregulares sobre fondo amarillo pardo. El bagre blanco es de color gris sucio y es común pescarlo con el limo del fondo adherido a la viscosidad de su piel.

Peces del rio Paraná

BOGA

Nombre científico y vernacular

LEPORINUS OBTUSIDENS (Valenciennes, 1847).

Se lo llama Boga o Bogón. Pertenece a la subfamilia Leporinae, de leporinus, que significa lo perteneciente a la liebre, por los dientes.

Son peces que alcanzan buen tamaño y peso, próximo a los diez kilos, en ejemplares adultos y bien desarrollados. Tienen boca pequeña y de labios débiles, en cambio sus dientes son fuertes e inclinados como los de un roedor, lo que explica que puedan sacar los granos de una espiga de maíz, de las que se sumergen para servir de cebadero.

Tienen los flancos de un color plateado opaco, con tres manchas oscuras en su aspecto general se parecen al sábalo, pero su diferencia se nota rápidamente por los dientes. Estos peces desovan en primavera y los ejemplares de mayor tamaño se encuentran aguas abajo del Paraná medio hasta el Plata; tal vez la causa sea que siendo su alimentación omnívora, especialmente cereales, encuentran fácilmente su comida, dada la gran cantidad de muelles de carga para barcos de ulltramar que llevan maíz y trigo.

Peces del rio Paraná

CORVINA DE RIO

Nombre científico y vernacular

PACHYURUS BONARIENSIS (Steindachner, 1879). Conocida como: Corvina, corvina de río; corbina; curbina. Pertenece a la familia Sciaenidae, del griego: Skiaina: pez parecido a la perca.

Tiene una coloración plateada con tintes rosados; la aleta dorsal es mixta, espinosa y ramosa. Es de cuerpo elegante, algo alargado y aplanado en sus flancos.

Se lo encuentra en le río de la Plata y sus afluentes durante el verano, pero en aguas poco profundas; prefiere los bancos de arena dura y las playas. Pareciera una especie marina que se hubiera aclimatado a las aguas dulces

Peces del rio Paraná

CUCHARÓN

Nombre científico y vernacular

SORABIN LIMA (Schneider, 1801). Se lo conoce como: lisa, lija; manduví cucharón; pico de pato. Está comprendido dentro de la subfamilia que incluye al manguruyú y al surubí y se lo reconoce fácilmente por tener la cabeza alargada y en forma de espátula.

Es muy curiosa la observación en acuarios de estos peces, de 10 a 15 centímetros de largo; comen completamente verticales, cabeza abajo. Posiblemente lo harán del mismo modo los mayores. Impropiamente se los llama pez palo

Peces del rio Paraná

CHAFALOTE

Nombre científico y vernacular


RAPHIODON VULIPINUS (Agassiz, 1829). Conocido como: dientudo; pez espada; dentudo grande; machete; pirá yaguá (pez perro). Tiene el cuerpo largo y comprimido lateralmente.

Boca grande y oblicua, armada de fuerte dentadura que, deja profundas marcas en los pocos peces que logran escapar a su salvaje embestida. Es de cuerpo robusto y buen nadador, como corresponde a los peces carniceros. Habita la Cuenca del Plata

Peces del rio Paraná

CHUCHO DE RIO

Nombre científico y vernacular

Con este nombre o el de rayas de río se conocen cuatro especies de la Cuenca del Plata:
Paratrygon motoro, que tiene la cola más corta que el disco que forma su cuerpo; su superficie dorsal es de color gris - marrón con una red de líneas negruzcas. El Paratrygon hystrix (ambos descritos por Müller y Henle, 1841), tiene la cola más larga que el disco y presenta ocelos blancos.

Se le llama vulgarmente chucho pintado, raya brava o raya negra. Las otras dos especies son: P. brachyurus y el P. brumi.

Estos chuchos están provistos para su defensa de una espina fina y punzante colocada sobre el dorso de la cola cuando se los pisa arquean el cuerpo y la cola, clavando fuertemente su aguijón. Pareciera ser que por él se introdujera una sustancia o secreción tóxica de glándulas venenosas, lo que produce una herida. ulcerante y rebelde para su curación.


En el Paraná superior o alto Uruguay, dónde estos peces de aguas cálidas se encuentran en gran número y son de mayor tamaño, que los que se encuentran en el Paraná medio e inferior.

Los indígenas guaraníes llamaban Yabebirí a un río misionero, cuyo nombre traducido significa: río de las rayas, por la cantidad de estos peces qué viven en sus aguas.

Peces del rio Paraná

Dientudo

Nombre científico y vernacular

Está comprendido dentro de un grupo de peces con numerosas especies que habitan en las aguas de la Cuenca del Plata. Los de mayor tamaño pertenecen al género Acestroramphus y se los conoce como: dentudo; dientudo; blanquillo o dentudo pintado. Existe también una especie llamada jorobado.

El dientudo es voraz, bravo y salvaje; peleador sin ley, preparado para la lucha, dada su gran velocidad para nadar, lo que le facilita su acción para atacar, haciéndolo sin respetar el tamaño del contrario. Cuando está por atrapar a su presa denota una excitación en el movimiento sus aletas pectorales, caudal y dorsal; también pareciera que afilar sus dientes abriendo y cerrando su boca hasta que por fin se lanza sobre su víctima sin fallarle jamás su ataque. No es raro encontrar bagres con las marcas de su clásica dentadura.


Está provisto de una gran abertura bucal que le permite atrapar fácilmente a sus piezas, que generalmente son las mojarras o pequeños peces vivíparos, entre los cuales hace grandes estragos.


Hay tres especies que se diferencian por la forma y tamaño de sus escamas. Han sido estudiados en grandes acuarios, en los que se aclimatan fácilmente, siendo muy vistosos por el brillo de sus escamas y color plateado de su cuerpo.


También se lo llama al dientudo Ia guía del pejerrey, ya que aparece juntamente con él como si hubiera una relación de vida.


Los dientudos más grandes cortan fácilmente las tanzas como si su boca fuera una filosa tijera. Aseguran los ictiólogos que este pez es portador de un parásito, el qué se aloja en la lengua o en la, bóveda palatina. Parásito y pez viven, en perfecta unión, y aseguran q e si se le retira el parásito, el pez muere Irremediablemente. Este pez desova en primavera, ya que en agosto se pescan hembras repletas de huevos.

Peces del rio Paraná

DORADO

Nombre cíentífico

SALMINUS MAXILLOSUS (Cuvier y Valenciennes, 1840). Pertenece a la subfamilia Salmíninae; del latín: Salmo, el salmón y mino, menor.

Nombres vulgares

Dorado, doradillo, pez amarillo, pirayú, mona, monita.

Los grandes ejemplares se encuentran arriba de Santa Fe, y hasta las correderas del Alto Paraná; disminuye su tamaño en los ríos Uruguay y el Plata. Remonta todos los afluentes de la cuenca del Río de la Plata, buscando lugares para desovar, especialmente los del norte.

El dorado es un pez magnífico en su coloración, que va del verde oliva para la cabeza y dorso, al amarillo vivo,en sus flancos, siendo el vientre anaranjado. Sus aletas pares son anaranjadas, lo mismo la caudal que presenta además una mancha negra y bordes amarillos . Los ejemplares jóvenes son plateados con la caudal rojiza y ya muestran claramente su mancha negra.

Este pez forma parte de una familia cuyos géneros se encuentran en América, desde Venezuela hasta el Plata, menos la región de Chile, a la que pertenecen todos los considerados como carniceros, como la tararira y otros. Su piel está protegida por grandes escamas y se destaca claramente su línea lateral, algo curvada en su parte anterior. La aleta dorsal erguida y colocada en la mitad del cuerpo; como característica de los characínidos presenta una aleta adiposa sobre, el pedúnculo caudal, que es ancho y vigoroso, como cuadra al cuerpo de un gran pez nadador, lo que le permite ejecutar esos grandes saltos fuera del agua, para salvar obstáculos o para liberarse del acero clavado. Dentro del género existen otras tres especies, pero sus caracteres generales poco difieren del citado.

Si bien se han capturado peces de un peso mayor que los 25 kilogramos y también de un largo superior al metro, diremos que los de 18 y 20 kilos bien se los puede considerar de gran tamaño y perfecto desarrollo. Estos peces se encuentran sólo en las aguas del norte de Corrientes y a medida que descienden a las aguas del Plata, pareciera que su alimentación no fuera tan abundante y los peces de 10 kilos, se consideran como extraordinarios.

Peces del rio Paraná

MANDUFIA

Nombre científico y vernacular

CLUPEA MELANOSTOMA (Eigenmann, 1907). Pertenece a la familia Clupeidae que también comprende a los arenques y sardinas. Todas son especies marinas y no deben ser consíderadas como fluviales, sino en su carácter de migratorias.
La mandufia hace su entrada al Plata a mediados del otoño, juntamente con el pejerrey, para luego, cuando las aguas del río en primavera comienzan a tomarse calientes, volver a las frescas y saladas del mar.

La mandufia es un hermoso pez color blanco plata y alcanza un tamaño aproximado a los 10 cm. Es de forma aplanada y presenta el borde inferior muy convexo, semejando un fino serrucho.

Peces del rio Paraná

MANGURUYÚ

Nombre científico

PAULICEA LUETKENI (Steindachner, 1875). Pertenece a la familia Sorubine: de surubín, nombre indígena dé un pez brasileño.

Nombre vulgar

Manguruyú, manguruyú cerdudo, manguruyú negro, y en Brasil lo conocen como manguruyú pará.

En nuestro país se lo encuentra en los ríos, que forman la cuenca del Plata; en Brasil vive en la mayoría de los ríos hasta el Amazonas. Prefiere las aguas cálidas y en invierno remonta los ríos o permanece enterrado en el fango hasta que en la primavera comienza sus actividades de pesca para subsistir.

Está comprendido dentro de la familia de los silúridos y por su desarrollo es el hermano mayor, por su largo y peso, del patí, bagre, surubí y otros peces de piel lisa. Juntamente con el Arapaima gigas del norte de Brasil, forman la pareja de peces gigantes de las aguas dulces de Sudamérica. Mientras que el manguruyú tiene la piel lisa, el pirarucú está recubierto por grandes escamas, que influyen, como pez de superficie, para que su carne sea más sabrosa, secada al sol, es motivo de un gran comercio entre las tribus indígenas del norte.

Un Manguru o un pirarucú de un largo de 1.70 m alcanzan un peso que se aproxima a los 100 kilos y que varía según la gordura del animal. De fuerza poderosa se oponen a ser sacados del agua, corriendo el pescador serio peligro.

Peces del rio Paraná

MANDUVÁ

Nombres científicos y vérnaculares

El manduví es el AGENEIOSUS VALENCIENNESI (Bleeker, 1864).Conocido vernacularmente como manduví real o manduvé.

El AGENEIOSUS BREVIFiLIS, Valenciennes, 1840, llamado vulgarmente manduvá, manduvá grande, manduvei o manduví cabezón.

Se los encuentra en la mayoría de los ríos sudamericanos, menos en los de Chile y del Altiplano. Buscan aguas cálidas y desaparecen del Plata con los fríos del invierno.

El manduví tiene una coloración blanco rosada y la piel transparente en la que se destaca un dibujo característico, ramoso y en color negro. No alcanza gran tamaño, unos cuarenta centímetros en ejemplares adultos y un peso máximo alrededor del kilo. En cambio, el manduvá es de mayor tamaño y su coloración es gris verdosa con el dibujo en el lomo y costados, en un tono más oscuro. Se sacan ejemplares de sesenta centímetros y de un peso aproximado a los tres kilogramos.

Las dos especies carecen de defensas, tienen la cabeza larga y aplanada, carne blanca y muy tentadora, confiando en su habilidad natatoria para salvar su vida de los muchos peligros que los acechan. Vistos de costado, su aspecto no es muy bonito, son panzones y con un vientre caído, aunque sus vísceras ocupan un lugar muy reducido, por ser de poco volumen. En su cuerpo se destaca una aleta dorsal colocada muy adelante y un pequeña adiposa cerca de la anal.

Su aparición en el río comprende los meses de noviembre y diciembre y algo de enero, pero si se mantiene el calor quedan más tiempo. Hay años de abundancia que se producen después de las grandes crecientes de los rios Paraná y Uruguay, como si las lagunas interiores de la isla, al desbordarse, permitieran su salida.

Peces del rio Paraná

MOJARRA

Nombre vernacular
Largo sería de enumerar, los nombres de la inmensa cantidad de géneros y especies que componen las familias y subfamilias, de estos peces que pueblan las aguas sudamericanas, por lo que solamente nos limitaremos a mencionar algunos nombres vulgares, entre los que se encuentran los más conocidos y que responden a la forma de sus cuerpos o a su colorido: mojarra aletuda; desnuda; de velos; machete; matrera; pacusa; perro, chanquete; piki; salmonete; cola colorada; buchona pilraí; pirá guirá; golondrina; chirola, pechito; pesetita; mariposita, etc.

Cubren casi todo el territorio de Sudamérica hasta la provincia de Buenos Aires y constituyen el principal alimento para los peces, desde el bagre sapo, el dorado o la temible tararira.

Peces del rio Paraná

PACÚ

Nombre científico y vernacular

El 26 de junio de 1895, conmemorando él 74º aniversario del nacimiento del general Bartolomé Mitre, el sabio naturalista Carlos Berg, entonces director del Museo Nacional de Buenos Aires, le dedicó esta nueva especie, a la que llamó Myletes mitrei y que en la actualidad es COLOSSOMA MITREI. (Berg, 1895). Pertenece a la subfamilia Myleine, donde existen especies de menor tamaño ,que se exhiben en acuarios y son motivo de exportación.

Recibe diferentes nombres vulgares a través de los numerosos países que habita y que comprenden: Brasil, Paraguay, Uruguay, este de Bolivia y la Cuenca del Plata en la Argentina. Se lo llama, Pacú, pez chato, mbiraí, piraí. Las especies menores, como: Pacú chico, pacú mirín, medallón, pacucito o brillantina,

El pacú es un pez robusto, cuyo cuerpo tiene forma ovoide y aplanado lateralmente y de un hermoso color dorado y lustroso, con tonalidades que van del claro al oscuro; los costados están salpicados por pequeñas manchas negras. Las aletas son de un anaranjado vivo en partes, y en otras amarillo roiizo con el borde anchamente negro.


En las primaveras calurosas hace su aparición a mediados de octubre, y permanece hasta marzo que es cuando remonta los ríos por el frío. Desova en pleno verano, fines de diciembre y enero.

Peces del rio Paraná

PATI

Nombre científico vernacular

Fue Valenciennes quien en 1840 clasificó este pez como LUCIOPIMELODUS PATI. El género deriva del latín, lucius: cierto pez enemigo de las ranas, y del griego pimeles: grasa, gordo, obeso, más él sufijo odes, que denota semejanza.
Los patíes se conocen vulgarmente como: bagre plateado; cabezón; mal anuncio; patí rojizo; patí de aletas negras o patí bastardo.

Tiene un cierto parecido exterior con el bagre, pero difiere en su coloración azul plomo y por carecer de espinas en sus aletas. Esto hace que una vez identificado pueda ser manipulado sin peligro de las moletas pinchaduras del bagre.

Peces del rio Paraná

Pejerrey


La familia Atherinadae fue creada por Bonaparte en 1837 y por su forma y velocidad para nadar se inspiró en la palabra griega Ather, que significa flecha y que con el correr del tiempo se transformaría en Flechas de Plata o Flechas del Plata, para los que habitan en nuestras aguas. La última lista de peces marinos, en su revisión sistemática, da los siguientes nombres vernaculares: pejerrey de mar; baboso; panzón; panzudo; cornal; cornalito; laterino de ojos negros; pejerrey de cola amarilla; manilita; pejerrey de ojos negros; pejerrey de Manila.


El pejerrey hace sus migraciones durante el invierno y penetra en las aguas del Plata y sus afluentes, para volver al mar cuando las aguas, por efectos solares, aumentan su temperatura, lo que no es soportado por estos peces. Esto es lo que se ha llamado el tropismo de la temperatura y que obliga a los peces que, en épocas determinadas, busquen los lugares en los que más se adapten. Eso puede aplicarse a los cambios para buscar zonas de mayor alimento en la aguas o simplemente por efectos de reproducción para efectuar sus desoves; las ovas fecundadas, para la formación de los alevinos, necesitan una cantidad variable, según la especie, de unidades térmicas.


Mediante la piscicultura artificial se ha logrado reproducirlo en numerosos ambientes interiores, en lagos y lagunas, donde está perfectamente aclimatado y se reproduce naturalmente.

Peces del rio Paraná

Pirapitá


Nombre científico y vernacular

Por cuanto se presta a confusión el nombre de salmón dado a un pez de río, es oportuno destacar el nombre vulgar y que se refiere a una particularidad de su carne. En guaraní significa pez colorado por el tono rosado que presenta su carne luego de hervido, si no se lo ha desangrado antes; esta particularidad en cuanto al color es la que dio origen al nombre de salmón.

El BRYCON ORBIGNYANUS (Valenciennes, 1840), es conocido además, como pirapitanga, salmón criollo, salmonete, salmón del Paraná.

Este pez fluvial de cuerpo robusto y semejante al del dorado, es esbelto y buen nadador. Su color predominante en el dorso y en los flancos, es un gris rosáceo brillante y la parte ventral es blanco plateada. La aleta caudal (cola) presenta tres franjas longitudinales: la del centro es estrecha y de un tinte negro intenso y las externas son de un hermoso color rojo bermellón, la aleta anal presenta una mancha difusa de color rojizo.

Peces del rio Paraná

Sábalo

Nombre científico y vulgar

La especie más común es el PROCHILODUS PLATENSIS (Holmberg, 1888) y a la que se le da diversos nombres vulgares: sábalo, pescado, curimbatá, sábalo jetón, chupa barro. Como sábalo, se conocen dos especies: el Curimatorbis platanus, Curimatus platanus, sábalo plateado o verdulero, y el Curimata gilberti, llamado huevada o sábalo roñoso.

El sábalo es un pez robusto y de cuerpo fusiforne. El dorso es azulado y los flancos plateados, la boca es pequeña, carece de dientes en sus maxilares, pero los tiene, muy diminutos, en sus labios, por lo que su acción para comer, se reduce a chupar continuamente el limo donde encuentra elementos sustanciales para su desarrollo.

Debe ser suficiente lo que encuentra pues alcanza buen tamaño y su carne, es abundante y grasosa. Ésta es la razón por la que se lo persigue y se lo pesca- con grandes redes de arrastre y en enormes cantidades.

Peces del rio Paraná

Sardina

Nombre científico vernacular

LYCENGRAULIS OLIDUS (Günther, 1874); llamado vulgarmente: anchoa; anchoíta de río; saraca; anchoíta. Pertenece a la familia Engaulidae, y como en el caso de la mandufia, su origen es marino y se lo pesca en las costas de mar de muchos países. Juntamente con el pejerrey entra en invierno a las aguas dulces, por el conocido tropismo de la temperatura, tal vez necesario para efectuar desoves.

Es de cuerpo alargado y fusiforme, recubierto por escamas delgadas que se salen fácilmente al tomarla en la mano. Presenta a aleta dorsal alta y la caudal es ahorquillada. Su coloración es de un verde grisáceo en el lomo y brillante en la parte ventral y los flancos. Es un pez elegante por sus formas regulares y nada a gran velocidad

Peces del rio Paraná

Surubi

Nombre científico y vernacular

Dos son las especies que pueblan nuestras aguas: el PSEUDOPLATYSTOMA CORUSCANS, (Agassiz, 1829) conocido como surubí manchado; surubí pintado; y el PSEUDOPLATYSTOMA FASCIATUM (Linneo, 1766), llamado también surubí o surubí atigrado.

Ambas especies presentan una similitud en su conformación exterior, pero se los distingue fácilmente por los dibujos, que cada uno presenta en su piel, teniendo como color de fondo dos tonalidades de gris. El surubí, atigrado tiene manchas transversales negras y en cambio, el surubí pintado se encuentra cubierto por una serie de puntos negros que legan hasta la extremidad de la cola, lo que no deja duda alguna para su identificación.

Peces del rio Paraná

Tararira

Nombre científico y Vernacular

HOPLIAS MALABARICUS (Bloch, 1794).
Pertenece a la familia Erythrinidae, del griego: erythrinos, una clase de lisa. El nombre de la especie Malabaricus parece haber sido dado por su descriptor creyendo que este pez provenía del Asia. Se lo conoce como tararira; taralila; pirá naró; trahíra; tarahíra; tareí, mondiah; taré hui; tarango, tarucha.

La tararira es un pez robusto, de cuerpo cilíndrico, boca grande. Como buen carnicero tiene una poderosa dentadura y hasta tiene dientes en el paladar, como para no perder pieza a su alcance.

Es una especie de verano, cuya área de dispersión comprende toda Sudamérica desde el norte, en Brasil y México hasta la Cuenca del Plata.


Los pescadores de las costas del río Uruguay distinguen dos variedades: la tararira tornasol de un tamaño común de 35 a 50 centímetros y de un peso de 2 a 4 kilos, y la tararira ñata, de un tamaño y peso inferior; en el delta del Paraná se han encontrado ejemplares hasta de 5 kilos.


De una resistencia a toda prueba, tanto se aclimata en regiones tropicales como soporta las bajas temperaturas de muchos de nuestros arroyos en invierno. Se defiende de esto enterrándose en el fango donde permanece aletargada. Se lo considera como uno de nuestros peces más voraces. Es social y cuida su reproducción.

Peces del rio Paraná