Hola a todos, hoy les entrego una nota sobre la acidez, es una sensacion muy fea que yo tengo muy a menudo.

Aquí van unos consejos sobre como evitarla, pero siempre es recomendable ir al especialista...


Nombres alternativos de la Acidez:
Pirosis; Dolor torácico no cardíaco

Definición:
La acidez es una sensación urente dolorosa que se presenta en el esófago, el cual está justo debajo o detrás del esternón. El dolor suele originarse en el pecho y puede irradiarse hacia el cuello o la garganta.

Causas comunes:
Casi todos experimentamos de manera ocasional la acidez, pero si ésta se presenta de manera frecuente y progresiva, se puede estar sufriendo la enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE).

Normalmente, cuando el alimento sólido o líquido entra al estómago, una banda de músculos que se encuentra al final del esófago, denominada esfínter esofágico inferior o LES, cierra dicha parte. Si este músculo no logra cerrarse bien, los contenidos del estómago pueden devolverse al esófago. Este material parcialmente digerido generalmente es ácido y puede irritar el esófago, causando acidez y otros síntomas.

Reflujo Gastroesofágico:
Acidez - Consejos y Cuidados

La acidez es más probable que ocurra si la persona tiene una hernia hiatal, que se da cuando la parte superior del estómago protruye hacia arriba dentro de la cavidad torácica, lo cual debilita el esfínter esofágico inferior y facilita el reflujo de ácido desde el estómago hacia el esófago.

Hernia Hiatal:
consejos

La acidez puede aparecer o empeorar por el embarazo y por muchos medicamentos diferentes, entre los cuales están:

Bloqueadores de los canales de calcio para la alta presión
Progestágeno utilizado para el sangrado menstrual anormal o como anticonceptivo
Anticolinérgicos (por ejemplo, para el mareo)
Ciertos broncodilatadores para el asma
Antidepresores tricíclicos
La dopamina para el mal de Parkinson
Sedantes para el insomnio o la ansiedad
Bloqueadores Beta para la presión alta o para la enfermedad cardíaca
Si se sospecha que alguno de los medicamentos puede estar causando acidez, se debe hablar con el médico. NUNCA se debe cambiar o suspender medicamentos que se toman con regularidad sin previa autorización médica.

Cuidados en el hogar:
Es importante prestar atención a la acidez y tratarla. Esto es especialmente cierto si la persona siente con frecuencia acidez o síntomas relacionados, dado que con el tiempo, un reflujo continuo puede lesionar el recubrimiento del esófago y ocasionar serios problemas. Sin embargo, la buena noticia es que haciendo cambios en ciertos hábitos se puede contribuir a la prevención de la acidez y de otros síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

Los siguientes consejos ayudarán a evitar la acidez y otros síntomas de enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Si estas medidas no funcionan, es importante consultar con el médico.

Primero que todo se deben evitar los alimentos y bebidas que puedan desencadenar el reflujo tales como:

Alcohol
Cafeína, bebidas carbonatadas
Chocolate
Jugos y frutas cítricas
Tomates y salsas de tomate
Alimentos condimentados y grasos; productos lácteos abundantes en grasa
Menta y yerbabuena
Luego, se recomienda tratar de cambiar los hábitos alimentarios.

Ingerir comidas pequeñas, ya que un estómago lleno ejerce una presión extra sobre el esfínter esofágico inferior (LES), aumentando así las posibilidades de que el alimento se devuelva al esófago.
Evitar comer o recostarse 2 ó 3 horas antes de irse a dormir. Acostarse lleno hace que los contenidos del estómago ejerzan más presión sobre el esfínter esofágico inferior (LES).
Evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer.
Del mismo modo, se aconseja hacer otros cambios en el estilo de vida de acuerdo con sus necesidades:

Bajar de peso, si la persona tiene problemas de sobrepeso, ya que la obesidad aumenta la presión abdominal, lo cual puede hacer que los contenidos del estómago se devuelvan al esófago. En algunos casos, los síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) desaparecen por completo después de que una persona con sobrepeso pierde de 10 a15 libras.
Abandonar el hábito del cigarrillo, dado que el humo del cigarrillo contiene químicos que debilitan el esfínter esofágico inferior (LES).
Dormir con la cabeza levantada unos 15 cm (6 pulgadas), ya que cuando se duerme con la cabeza a un nivel más alto que el estómago se reduce la posibilidad de que los alimentos parcialmente digeridos se devuelvan al esófago. Sin que se corra ningún peligro, se aconseja colocar libros, ladrillos o bloques debajo de las patas de la cama en la parte de la cabecera o colocar una almohada de forma de cuña debajo del colchón. Dormir con almohadas extra NO funciona bien para aliviar el reflujo o la acidez.
Evitar el uso de correas apretadas o vestimentas alrededor de la cintura, debido a que estos aprietan el estómago y pueden hacer que los alimentos se devuelvan al esófago.
Reducir el estrés. Se puede probar con el yoga, el tai chi o la meditación.
Si no se logra un completo alivio, se pueden ensayar medicamentos de venta libre como los siguientes:

Antiácidos, como el Maalox o la Mylanta, los cuales funcionan neutralizando los ácidos estomacales.
Los bloqueadores H2, como el Pepcid AC, el Tagamet y el Zantac, reducen la cantidad de ácido que produce el estómago.
Inhibidores de la bomba de protones, como Prilosec OTC, que detienen casi toda la producción de ácido del estómago.

Se debe llamar al médico si:

Se debe llamar al número de emergencia local (como el 911 en Estados Unidos) si una persona:

Experimenta vómito de material sanguinolento o negro como granos de café.
Presenta heces de color negro (como el alquitrán) o marrón.
Presenta sensación de quemazón acompañada de un dolor de presión u opresión. Algunas veces un ataque cardíaco se confunde con la pirosis.

Se debe buscar asistencia médica si:

El problema se vuelve frecuente o no desaparece después de unas semanas de haber practicado medidas de cuidados personales.
La persona empieza a bajar de peso de una manera involuntaria.
Se presenta dificultad para tragar (los alimentos se sienten atrancados a medida que bajan).
La persona experimenta una tos o sibilancia persistente o inexplicable.
Los síntomas empeoran con antiácidos o con bloqueadores H2.
La persona cree que alguno de los medicamentos que está ingiriendo en el momento le ocasionan la acidez. NO se deben cambiar ni suspender los medicamentos sin previa consulta médica.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico:
La acidez generalmente no es difícil de diagnosticar a partir de los síntomas que la persona le describe al médico. Algunas veces, la acidez puede ser confundida con otro problema estomacal llamado dispepsia. Si el diagnóstico no es claro, entonces se puede remitir la persona al gastroenterólogo para que realice pruebas adicionales.

Primero, el médico realizará un examen físico y hará preguntas acerca de la acidez tales como:

¿Cuándo comenzó?
¿Cuánto dura cada episodio?
¿Es la primera vez que se presenta la acidez?
¿Cuál es su dieta normal? ¿Antes de sentir la acidez, ha ingerido comidas condimentadas o grasosas?
¿Consume cantidades excesivas de café, otras bebidas cafeinadas o alcohol? ¿Fuma?
¿Usa prendas de vestir ajustadas en el pecho o el abdomen?
¿Qué medicamentos se están tomando?
¿El dolor también se presenta en el pecho, la mandíbula, el brazo o en algún otro lugar?
¿Se presenta vómito con sangre o material negro?
¿Se presenta sangre en las heces?
¿Son las heces negras o alquitranadas?
¿Hay otros síntomas que acompañen a la acidez?
Los exámenes que pueden realizarse son:

Tránsito esofagogastroduodenal:
Motilidad esofágica para medir la presión del LES
Esofagogastroduodenoscopia para mirar el revestimiento interior del esófago y el estómago
Si los cuidados personales no han tenido éxito, es posible que el médico prescriba medicamentos más fuertes que los de venta libre para reducir la secreción de ácido. Cualquier señal de sangrado requiere un plan de tratamiento más complicado.

Bueno, espero que les haya sido de utilidad, desde ya, esta de mas decirles que no es muy grave, pero si da una molestia importante y si se hace cronico, puede ser perjudicial para la salud.

Saludos!


Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003114.htm