Tengo este mal aquejandome desde hace 1 año y medio y todavia no me lo pude sacar y eso que hice muchos tratamientos para que se vaya de una vez. Siempre entrenen con CUIDADO

Todos los atletas que como parte de su programa de entrenamiento incluyen el correr están expuestos a padecer de la famosa periostitis tibial ("shin splints" . Esta patologìa mèdica consiste de dolor en la parte interna de la tibia (espinilla) y está localizada en la uniòn del tercio medio y el tercio inferior de la tibia. El periostio es la cubierta de los huesos y por medio de la cual hay una ìntima uniòn entre estos y los tendones. Los músculos a tràves de los tendones se insertan en el hueso y cuando corremos se ejerce una fuerza sobre el hueso proporcional a la intensidad y duraciòn de la carrera. Pero que sucede cuando se incrementa el programa de entrenamiento subitamente a màs del doble de un dìa para otro o bien no se hace un aumento gradual en el programa de ejercicios?, entonces la carga que normalmente es soportada por los músculos se pasa casi toda a la uniòn del tendòn con el hueso y con ello surge el dolor, debido a la inflamación del periostio y ocasiona la periostitis.

El dolor casi siempre es de apariciòn gradual y poco a poco va aumentando conforme pasa el tiempo. Unos datos caracterìsticos son que al principio el dolor se presenta solamente relacionàndose con la actividad fìsica , por lo general al principio y al final del ejercicio y posteriormente se va agudizando hasta que si no buscamos tratamiento el simple hecho de caminar o subir y bajar escaleras, causa dolor. Por lo general el atleta corre, le duele, descansa, se va el dolor, despuès vuelve a correr y regresa la molestia y asì sigue. Con ello pasan dìas, semanas e incluso en algunos atletas pasan meses y ya cuando el dolor les afecta en la vida diaria es cuando deciden buscar atenciòn mèdica. En esta patologìa el principio del tratamiento va encaminado a disminuir primero el dolor para lo cual es recomendable aplicar hielo 2 veces al dìa por 30 minutos en el àrea afectada y utilizar medicamentos tipo aspirina, pero lo bàsico es dejar de correr. Si a pesar de suspender el ejercicio y haber hecho lo anterior la molestia persiste entonces se usan medicamentos anti-inflamatorios màs fuertes e incluso se puede recurrir a sesiones de terapìa fìsica. Con lo anterior se puede permitir al atleta hacer actividad fìsica alternativa siempre y cuando no se de apoyo a las extremidades inferiores como podría ser la bicicleta , gimnasio, nataciòn.

Lo màs complicado de esta patologìa es que los atletas son muy reacios a dejar de correr y el riesgo que tienen de seguir con la actividad fìsica es que la lesiòn del periostio se agudiza y con ello se ocasione no solamente la periostitis sino que se avance a otra etapa en la cual se pueden presentar las fracturas por estrès. No hay una relaciòn directa entre esta patologìa medica y la forma del pie (pie planos, pie cavo etc,) , pero si he visto una relaciòn directa de la intensidad y duraciòn en los programas de carrera con la periostitis. Ademàs tomen en cuenta que no respeta edades y puede llegar a presentarse en adolescentes y muy rara vez en niños.

Si a pesar de todo queres salir a correr, Te propongo dos vendajes, aunque esto no significa que el dolor no se sienta, pero sino que no se propague mucho mas.

Vendaje en espiga
Es el clásico para entrenar, aunque puede utilizarse también en algunas competiciones.



Vendaje sesgado
Es ideal para la vuelta a los entrenamientos tras la lesión. Se trata de un vendaje que cubre muy bien toda la pierna, y es ideal para volver a los entrenamientos después de sufrir una periostitis, ya que correremos muy bien protegidos.

Al terminar el suave trote aplicaremos hielo, generosamente hasta llegar incluso a los 20’ o 30’ sobre la cara dolorosa de la tibia, que debemos proteger convenientemente con un trapo fino.

Después de estirar escrupulosamente los músculos de la pierna se puede aplicar un masaje descongestionante.




Acordate que si haces mucho reposo y la periostitis todavia no se te fue, te recomiendo que vayas a un gimnasio a fortalecer y sacar masa muscular en las piernas, para que tu musculo se acostumbre nuevamente a los impactos contra el suelo si es que volves a correr. Trabaja mucho los gemelos y los tibiales, y las piernas en general.

Para trabajar los tibiales te recomiendo caminar con los talones, puede parecer medio ridiculo pero fortaleces rapido la zona y es efectivo para que el dolor desaparezca de a poco. Pero acordate de ser constante con el entrenamiento porque sino fuistes!.

Periostitis tibial. Aprende a cuidarte



Fuente:PulevaSalud y gssiweb