El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

Aristóteles

¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

Aristóteles

Aristóteles (384 a. C.-322 a. C.) fue un filósofo, lógico y científico de la Antigua Grecia cuyas ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente por más de dos milenios.
Aristóteles escribió cerca de 200 tratados —de los cuales sólo nos han llegado 31— sobre una enorme variedad de temas, incluyendo lógica, metafísica, filosofía de la ciencia, ética, filosofía política, estética, retórica, física, astronomía y biología.1 Aristóteles transformó muchas, si no todas, las áreas del conocimiento que tocó. Es reconocido como el padre fundador de la lógica y de la biología, pues si bien existen reflexiones y escritos previos sobre ambas materias, es en el trabajo de Aristóteles donde se encuentran las primeras investigaciones sistemáticas al respecto.4 5
Entre muchas otras contribuciones, Aristóteles formuló la teoría de la generación espontánea, el principio de no contradicción, las nociones de categoría, sustancia, acto, potencia, etc. Algunas de sus ideas, que fueron novedosas para la filosofía de su tiempo, hoy forman parte del sentido común de muchas personas.
Aristóteles fue discípulo de Platón y de otros pensadores (como Eudoxo) durante los 20 años que estuvo en la Academia de Atenas,6 luego fue maestro de Alejandro Magno en el Reino de Macedonia,6 y finalmente fundó el Liceo en Atenas, donde enseñó hasta un año antes de su muerte.6

Miguel de Cervantes Saavedra

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.

El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud.

La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.

La esperanza es el sueño del hombre despierto.

No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego.

Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.

Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.

Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará.

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.

La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.

Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos.

El único Estado estable es aquel en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.

No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud. Ellos se desean mutuamente el bien en el mismo sentido.

Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo.

El amigo de todo el mundo no es un amigo.

Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad.

La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.

La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella.

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.

El hombre solitario es una bestia o un dios.

El amor sólo se da entre personas virtuosas

Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.

El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.

El amigo es otro yo. Sin amistad el hombre no puede ser feliz.

Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita.

El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.

En las adversidades sale a la luz la virtud.

Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.

Es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos.

Un estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por unas buenas leyes.

Tiempo es la medida del movimiento entre dos instantes.

Saber es acordarse.

En realidad vivir como hombre significa elegir un blanco -honor, gloria, riqueza, cultura- y apuntar hacia él con toda la conducta, pues no ordenar la vida a un fin es señal de gran necedad.

Los sabios tienen las mismas ventajas sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos.

El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia.

Sólo hay una fuerza motriz: el deseo.

Se quiere más aquello que se ha conseguido con muchas fatigas.

Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes.

Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.

Avaro es el que no gasta en lo que debe, ni lo que debe, ni cuando debe.

Como la vista es al cuerpo, la razón es al espíritu.

La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder.

La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto.

Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia.

Nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta.

Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas.

A fuerza de construir bien, se llega a buen arquitecto.

Enseñar no es una función vital, porque no tienen el fin en sí misma; la función vital es aprender.

La única verdad es la realidad.

Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos.

El mando de muchos no es bueno; basta un solo jefe.

Los dialécticos y los sofistas, en sus disquisiciones, se revisten de la apariencia de filósofos.

Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.

El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que sabe.

Una definición es una frase que significa la esencia de una cosa.

Todos los aduladores son mercenarios, y todos los hombres de bajo espíritu son aduladores.

Aprendemos, o por inducción o por demostración. La demostración parte de lo universal; la inducción de lo particular.

El entendimiento es una tabla lisa en la cual nada hay escrito.

Cometer una injusticia es peor que sufrirla.

El hombre que se mantiene en el justo medio lleva el nombre de sobrio y moderado.

Es necesario que haya uno o varios principios y aun, en caso de existir uno sólo, que éste sea inmóvil e inmutable.

Es absolutamente imposible demostrarlo todo.

El verdadero discípulo es el que supera al maestro.

Si las acciones humanas pueden ser nobles, vergonzosas o indiferentes,
lo mismo ocurre con los placeres correspondientes. Hay placeres que derivan de actividades nobles, y otros de vergonzoso origen.

La ciudad (polis) es una de las cosas que existen por naturaleza; y el hombre es, por naturaleza, un animal político.

La virtud resplandece en las desgracias.

Es propio del filósofo poder especular sobre todas las cosas.

Los discursos inspiran menos confianza que las acciones.

Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.

Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes.

Si el espíritu es un atributo divino, una existencia conforme al espíritu será verdaderamente divina.

La mente siempre tiene razón, mientras que el apetito y la imaginación pueden equivocarse.

Todo acto forzoso se vuelve desagradable.

Si tanto me alaban, será por alabarse a sí mismos, pues al alabarme dan a entender que me comprenden.

No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.

Y es que la naturaleza no hace nada en vano, y entre los animales, el hombre es el único que posee la palabra.

El movimiento no existe fuera de las cosas, pues todo lo que cambia, o cambia en el orden de la sustancia o en la cantidad, o en la calidad, o en el lugar.

Solamente haciendo el bien se puede realmente ser feliz.

Cuanto más nos inclina la naturaleza a los placeres, tanto más propensos somos a la licencia que a la decencia.

El fin de la ciencia especulativa es la verdad, y el fin de la ciencia práctica es la acción.

El hombre es un animal político.

La ciencia es respecto del alma lo que es la luz respecto de los ojos, y si las raíces son amargas, los frutos son muy dulces.

Mercaderes e industriales no deben ser admitidos a la ciudanía, porque su género de vida es abyecto y contrario a la virtud.

Fuera de la sociedad, el hombre es una bestia o un dios.

Quien discute sobre si se puede matar a la propia madre no merece argumentos sino azotes.

La democracia ha surgido de la idea de que sí los hombres son iguales en cualquier respecto, lo son en todos.

No hay genio sin un gramo de locura.

Si nada hay eterno, no es posible la producción ni la generación.

Todos los gobiernos mueren por la exageración de su principio.

Todo lo que se mueve es movido por otro.

Todo hombre, por naturaleza, desea saber.

No hay que prestar atención a quienes nos aconsejan, so pretexto de que somos hombres, no pensar más que en las cosas humanas y, so pretexto de que somos mortales, renunciar a las cosas inmortales.

Platón es mi amigo, pero más amigo es la verdad.

La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión.

Es preciso que la filosofía sea un saber especial, de los primeros principios y de las primeras causas.

La bestialidad es un mal menor que la perversidad, pero es más temible.

Movimiento es el paso de la potencia al acto.

Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento ni bebido.

Las revoluciones no se hacen por menudencias, pero nacen por menudencias.

Las cosas se llaman equívocas cuando tan sólo tienen de común el nombre.

Lo que tiene alma se distingue de lo que no la tiene por el hecho de vivir.

Los predicados del predicado se extienden también al sujeto.

No conviene hablar del pudor como de una virtud. Se parece más bien a una emoción que a una disposición adquirida. Se define, pues, como un miedo de dar de sí una mala opinión.

No todo término merece el nombre de fin, sino tan sólo el que es óptimo.

La belleza del hombre está o en la sonoridad, o en el significado.

Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia.

La necesidad ha hecho aparearse a quienes no pueden existir el uno sin el otro, como son el varón y la mujer.

La naturaleza no hace nada en vano.

La verdadera causa final reside en los seres inmóviles.

La poesía es más profunda y filosófica que la historia.

Todos o casi todos distinguen el alma por tres de sus atributos: el movimiento, la sensación y la incorporeidad.

No hay nada que envejezca tan pronto como el recuerdo del beneficio.

El género humano tiene, para saber conducirse, el arte y el razonamiento.

El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.

El imitar es connatural al hombre.

El ser inmóvil mueve como objeto del amor, y lo que él mueve imprime el movimiento a todo lo demás.

En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza.

Es evidente que todos los fines no son fines perfectos. Pero el bien supremo constituye, de alguna manera, un fin perfecto.

ex_yayi

Francis Bacon

bacon sir francis

borges jorge luis

Francis Bacon (22 de enero de 1561 – 9 de abril de 1626), primer vizconde de San Albano, canciller de Inglaterra, fue un célebre filósofo, político, abogado y escritor.
Es considerado el padre del empirismo. Sus obras y pensamientos ejercieron una influencia decisiva en el desarrollo del método científico.

¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.

Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; mas si se acepta empezar con dudas, llegará a terminar con certezas.

Vengándose, uno se iguala a su enemigo; perdonándolo, se muestra superior a él.

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos.

El dinero es como el estiércol: no es bueno a no ser que se esparza.

No hay cosa que haga más daño a una nación como el que la gente astuta pase por inteligente.

Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.

En materia de gobierno todo cambio es sospechoso, aunque sea para mejorar.

El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones.

La verdad es hija del tiempo, no de la autoridad.

Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral.

El hombre que se muestre solícito y cortés con un extranjero demuestra que es ciudadano del mundo.

Sin la amistad, el mundo es un desierto.

Una persona que quiere venganza guarda sus heridas abiertas.

La lectura hace al hombre completo; la conversación, ágil, y el escribir, preciso.

La ocasión hay que crearla, no esperar a que llegue.

La soberanía del hombre está oculta en la dimensión de sus conocimientos.

Quisiera vivir para estudiar, no estudiar para vivir.

La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.

El que no aplique nuevos remedios debe esperar nuevos males, porque el tiempo es el máximo innovador.

La maravilla de un solo copo de nieve supera la sabiduría de un millón de meteorologistas.

La bajeza más vergonzosa es la adulación

Los cocodrilos vierten lágrimas cuando devoran a sus víctimas. He ahí su sabiduría.

La envidia es el gusano roedor del mérito y de la gloria.

La duda: la escuela de la verdad.

El silencio es la virtud de los locos.

Lo malo cuando se finge bueno, es pésimo.

Nada induce al hombre a sospechar mucho como el saber poco.

He preferido estudiar los libros que a los hombres.

Es un extraño propósito perseguir el poder y perder la libertad.

La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena.

La discreción es una virtud, sin la cual dejan las otras de serlo.

Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia.

Un hombre no es más que lo que sabe.

Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia.

La muerte es el menor de todos los males.

La cabeza de muchas personas de alta estatura se parece a las casas; el piso mas alto es el peor amueblado.

Poca ciencia aleja muchas veces de Dios, y mucha ciencia conduce siempre a él.

La felicidad de los grandes consiste no en sentirse felices, sino en comprender cuan felices piensan otros que han de ser ellos.

El malo, cuando se finge bueno; es pésimo.

El argumento se semeja al disparo de una ballesta, es igual de efectivo dirigido a un gigante que a un enano.

La lógica, dado el mal uso que de ella se hace, vale más para estabilizar y perpetuar los errores cimentados sobre el terreno de las ideas vulgares, que para conducir al descubrimiento de la verdad.

Cuando el peligro parece ligero, deja de ser ligero.

El papel más honroso en una conversación corresponde al que da la ocasión a ella, y luego al que la dirige y hace que se pase de un asunto a otro, pues así uno dirige la danza.

Los descubrimientos ya logrados se deben al azar y a la experiencia vulgar más que a la ciencia.

Los Estados son grandes máquinas que se mueven lentamente.

El respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios.

El conocimiento es poder.

La belleza es como la fruta estival: fácil de corromper y de corta duración.

El mar, por su naturaleza, estaría tranquilo y quieto si los vientos no lo revolvieran y turbaran. De la misma manera el pueblo estaría quieto y sería dócil si oradores y sediciosos no lo removiesen y agitasen.

Más frases sobre: Sin clasificar
El egoísta sería capaz de pegar fuego a la casa del vecino para hacer freir un huevo.

Más frases sobre: Egoísmo
Mientras admiramos y exaltamos las facultades de la inteligencia humana, nos olvidamos de buscar sus verdaderos colaboradores.

Más frases sobre: Inteligencia
En lo que acción se refiere, el hombre no puede hacer otra cosa que aproximar o separar los cuerpos naturales; lo demás lo realiza la naturaleza.

Sólo obedeciéndola se doblega a la naturaleza.

La antigüedad del tiempo es la juventud del mundo.

Escoger el propio tiempo es ganar tiempo.

Un joven en años puede ser viejo en horas, si no ha perdido el tiempo.

El tiempo es la medida de los negocios, como el dinero lo es de las mercancías.

Las democracias suelen ser más tranquilas y están menos expuestas a la sedición que el régimen gobernado por una estirpe de nobles.

Aristóteles

Jorge Luis Borges

Miguel de Cervantes Saavedra

ex_yayi

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899 – Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento humano, ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye cualquier tipo de dogmatismo.1
Se lo ha presentado como uno de los eruditos más grandes del siglo XX, lo cual no impide que la lectura de sus escritos suscite momentos de viva emoción o de simple distracción. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrece tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece — a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía — una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2
Ciego a los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura al que fue candidato durante casi treinta años, Borges siempre soñó con que la posteridad le perdonara sus errores y le concediera la gloria de que se lo recordase por sus mejores textos.

bacon sir francis

Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.

Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.

Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.

Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo.

Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. Lo que importa es lo que se hace con ellas.

Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.

Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas.

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

La duda es uno de los nombres de la inteligencia.

Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído.

Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído.

Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón.

¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.

La Universidad debiera insistirnos en lo antiguo y en lo ajeno. Si insiste en lo propio y lo contemporáneo, la Universidad es inútil, porque está ampliando una función que ya cumple la prensa.

Me gustaría ser valiente. Mi dentista asegura que no lo soy.

Estoy solo y no hay nadie en el espejo.

Para el argentino, la amistad es una pasión y la policía una mafia.

Sólo aquello que se ha ido es lo que nos pertenece.

Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?

El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: "Es envidiable".

Yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.

Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.

Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.

Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez.

La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible.

Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son El Quijote, La divina comedia y no incurrir en la lectura de Enrique Larreta ni de Benavente.

Las tiranías fomentan la estupidez.

No eres ambicioso: te contentas con ser feliz.

El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.

Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso.

La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido.

Yo creo que es mejor pensar que Dios no acepta sobornos.

El tiempo es la materia de la que he sido creado.

La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí.

Ordenar bibliotecas es ejercer de un modo silencioso el arte de la crítica.

Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones.

Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos.

Soñar es la actividad estética más antigua.

Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

Yo siempre seré el futuro Nóbel. Debe ser una tradición escandinava.

Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas.

La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.

No sé hasta qué punto un escritor puede ser revolucionario. Por lo pronto, está trabajando con el idioma, que es una tradición.

Dólares: Son esos imprudentes billetes americanos que tienen diverso valor y el mismo tamaño.

No he cultivado mi fama, que será efímera.

El tiempo es la sustancia de la que estoy hecho.

El tiempo es el mejor antologista, o el único, tal vez.

He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma.

La Historia Universal es la de un solo hombre.

Nadie es patria, todos lo somos.

Biografías: Son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio.

Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos.

borges jorge luis

Thomas Carlyle

¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

Aristóteles

Thomas Carlyle (4 de diciembre de 1795 - 5 de febrero de 1881) fue un historiador, crítico social y ensayista británico.
Nació en Ecclefechan, Escocia. Estudió teología en la Universidad de Edimburgo. Abandonó esa ocupación en 1814 y se dedicó a la enseñanza de las matemáticas durante casi cuatro años. Después viajó a Edimburgo en 1818, donde empezó a estudiar leyes y escribió diversos artículos.
Tras un viaje por París y Londres, volvió a Escocia y ayudó en la revista literaria liberal Edinburgh Review. En 1826 se casó con Jane Baillie Welsh, escritora a la que conoció en 1821. A partir de 1828 vivieron en Craigenputtock (Escocia), donde Carlyle compuso la obra filosófica autobiográfica El sastre sastreado, publicada originalmente entre 1833 y 1834 por la Fraser's Magazine. Aquí, Carlyle comenta la falsedad de la riquezas materiales, detalla su crisis personal y expone su idealismo espiritual. Con esta obra, Carlyle se perfila como un crítico social, con una mirada preocupada por las condiciones de vida de los trabajadores británicos. Durante sus días en Craigenputtock entabló una amistad de por vida con Ralph Waldo Emerson, el célebre ensayista estadounidense. En 1834 se trasladó a Londres, donde recibió el apodo "el Sabio de Chelsea". Formó parte de un círculo literario en el que figuraban los ensayistas Leigh Hunt y John Stuart Mill.
En Londres escribió el exitoso Historia de la Revolución francesa (1837), un estudio histórico basado en la opresión de indigentes. Luego publicó conferencias entre las que destaca Los héroes (1841), donde sostiene que el avance de la civilización se debe a los hechos de los héroes. Su desdén por la democracia y su alabanza de la sociedad feudal se advierten en buena parte de sus escritos posteriores, especialmente en El cartismo (1839) y Pasado y presente (1843). Escribió una vez: "La democracia es la desesperación de no encontrar héroes que nos dirijan". Para entender a este autor, en una gran reflexión que Ernst Cassirer realiza sobre el mito del héroe en su libro "El mito del Estado", nos recomienda poner atención en su devoción por Goethe y por Fichte para comprender su filosofía de la vida: "soy lo que hago". Esto eliminaría de sus interpretaciones las visiones románticas que nutrieron a los escritores filonazis, como Lemhan, que encontraba en sus textos una justificación para el caudillaje moderno.
Su concepto de la historia queda reflejado en obras como Cartas y discursos de Oliver Cromwell (1845) e Historia de Federico II de Prusia, que consta de 10 volúmenes escritos entre 1858 y 1865. Produjo también una autobiografía titulada Recuerdos, que se publicó en 1881. Falleció en Londres el 5 de febrero de 1881. En obras de Ruskin y Dickens encontraremos gran influencia de este pensador.

Miguel de Cervantes Saavedra

Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate.

De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos.

Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos.

Para disipar una duda, cualquiera que sea, se necesita una acción.

Quien no puede guardar sus pensamientos dentro de sí, será incapaz de hacer grandes cosas.

Siempre hay un lugar en las cumbres para el hombre valiente y esforzado.

¡Cuántas cosas hay en una risotada! Es la clave secreta con que se descifra un hombre entero.

Hablar es el arte de sofocar e interrumpir el pensamiento.

Un gran hombre demuestra su grandeza por el modo en que trata a los que son o tienen menos que él.

Aquél que tiene fe no está nunca solo.

La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros.

A menudo los grandes son desconocidos o peor, mal conocidos.

Con números se puede demostrar cualquier cosa.

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes.

Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar, sea lo que sea o a quienquiera que sea.

Los libros son amigos que nunca decepcionan.

La educación y la cortesía abren todas las puertas.

Una vez despertado el pensamiento no vuelve a dormitar.

El ideal está en ti; el obstáculo para su cumplimiento también.

El que no pueda guardar sus pensamientos, jamás sabrá analizar grandes cosas.

El hombre ha nacido para luchar, y es como se le define mejor diciendo que es un guerrero nato y que su vida desde el principio al fin no es sino una batalla.

Obedecer es el deber nuestro, es nuestro destino, y aquel que no quiera someterse a la obediencia será necesariamente despedazado.

Puede considerarse bienaventurado y no pedir mayor felicidad el hombre que ha encontrado su trabajo.

La verdadera nobleza consiste en saber valerosamente sufrir por los demás y no permitir que los demás sufran por nosotros.

Sólo en un mundo de hombres sinceros es posible la unión.

Una vida bien escrita es casi tan rara como una vida bien vivida.

El hombre que puede, es rey.

El trabajo es vida.

El presente es la viviente suma total del pasado.

El periodismo es grande. Cada periodista ¿no es un regulador del mundo, si lo persuade?

No hables, en manera alguna, hasta que tengas algo que decir.

El universo no es sino un vasto símbolo de Dios.

A dos hombres venero yo en este mundo: al labrador sufrido de mano callosa y nervuda, en la que permanecerá para siempre una real e indeleble majestad, puesto que en ella está el cetro de este mundo. Y a aquel que trabaja por las imprescindibles necesidades del espíritu; no por el pan cotidiano, sino por el pan de la verdadera vida.

El sarcasmo es el lenguaje del diablo.

Un cuerpo sano es cosa buena; pero un alma sana vale más que todo lo que el hombre pueda desear; un alma sana es lo más hermoso que el cielo pueda concedernos para hacer feliz esta pobre tierra nuestra.

El verdadero hombre siente su superioridad al reverenciar lo que realmente le supera. El corazón no abriga sentimiento más noble ni bendito.

Aún en tus ocupaciones habituales trata siquiera por un día de guardar el secreto de aquello que intentas y a la mañana siguiente verás con mayor claridad tus ideas.

El inventor de una máquina puede estar seguro de que será recompensado en vida; pero el autor de un gran poema, así como el apóstol de una verdadera religión, han de estar casi seguros de todo lo contrario.

Puede decirse que el grito de la historia nace con nosotros y que es uno de nuestros dones más importantes. En cierto sentido somos históricos todos los hombres.

El genio es el infinito arte de trabajar con paciencia.

Un héroe lo es en todos sentidos y maneras, y ante todo, en el corazón y en el alma.

Un monstruo hay en el mundo: el ocioso.

La virilidad empieza cuando hemos aprendido a vivir en la necesidad.

Sólo hay dos medios de pagar las deudas: por el trabajo y por el ahorro.

Trae el hombre reclusa en el alma una eternidad, y algo puede aprender el hombre en esta eternidad con respecto a la esencia de su alma misma.

Toda obra es deleznable, sólo su ejecución no lo es.

El hombre no es más que un omnívoro que viste pantalones.

La historia es como una destilación del chismorreo.

La corona de la verdadera nobleza es una corona de espinas.

De la conquista podemos decir que no se ha producido jamás por la fuerza y la imposición brutal, pues no dura una conquista de esta naturaleza. La conquista, lo mismo que el poder de imposición, ha de aportar, cosa esencial en toda sociedad humana, algún beneficio consigo, o bien los hombres con toda su fuerza la rechazarán.

Toda noble empresa parece al principio imposible.

La verdadera libertad del hombre consiste en que halle el camino recto y en que ande por él sin vacilaciones.

El único deber del hombre es andar siempre adelante.

Quien no trabaja no descansa.

Tarea delicada la de apaciguar muchedumbres, porque hacer mucho puede ser tan funesto como no hacer nada.

Una verdadera pintura del más pequeño hombre es capaz de interesar al hombre más grande.

El hombre ha sido creado no para dudar sino para trabajar.

Únicamente el trabajo con fe cumplido es eterno como el Constructor del universo.

ex_yayi

Miguel de Cervantes Saavedra

bacon sir francis

borges jorge luis

Miguel de Cervantes Saavedra fue un soldado, novelista, poeta y dramaturgo español. Se supone que nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares y murió el 22 de abril de 1616 en Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y popularmente se conoce en forma errónea esta fecha como la de su muerte.
Es considerado la máxima figura de la literatura española. Es universalmente conocido sobre todo por haber escrito Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal. Se le ha dado el sobrenombre de Príncipe de los Ingenios.

¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.

Más frases sobre: Dios
Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Más frases sobre: Tiempo
Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.

Más frases sobre: Deseo
¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

Más frases sobre: Defectos
Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.

La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.

Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no debe quejarse si se pasa.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

Puede haber amor sin celos, pero no sin temores.

Los celos se engendran entre los que bien se quieren, del aire que pasa, del sol que toca y aun de la tierra que se pisa.

Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.

Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.

No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmalazado.

Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.

En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados.

La buena y verdadera amistad no debe ser sospechosa en nada.

Donde una puerta se cierra, otra se abre.

Dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener.

Alguno se estima atrevido, cuando con otros se compara. Algunos creo que hubo tan discretos que no acertaron a compararse sino a sí mismos.

Sé breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo.

La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.

La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.

Las honestas palabras nos dan un claro indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe.

Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.

La abundancia de las cosas, aunque no sean buenas, hacen que no se estimen, y la carestía, aun de las malas, se estima en algo.

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!

Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día.

El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre.

El sueño es el alivio de las miserias para los que las sufren despiertos.

La pluma es la lengua del alma.

Como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles.

El retirarse no es huir, ni el esperar es cordura cuando el peligro sobrepuja a la esperanza.

Al bien hacer jamás le falta premio.

La ingratitud es hija de la soberbia.

Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar.

Tanto más fatiga el bien deseado cuanto más cerca está la esperanza de poseerlo.

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.

Andan el pesar y el placer tan apareados que es simple el triste que se desespera y el alegre que se confía.

Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo.

El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.

Mientras se gana algo no se pierde nada.

Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.

Los delitos llevan a las espaldas el castigo.

Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que tienen las enfermedades del alma.

¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!.

Lo que el cielo tiene ordenado que suceda, no hay diligencia ni sabiduría humana que lo pueda prevenir.

Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces.

No puede haber gracia donde no hay discreción.

¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!

El agradecimiento que sólo consiste en el deseo, es cosa muerta, como es muerta la fe sin obras.

Siempre los ricos que dan en liberales hallan quien canonice sus desafueros y califique por buenos sus malos gustos.

La rabia de los celos es tan fuerte que fuerza a hacer cualquier desatino.

Me moriré de viejo y no acabaré de comprender al animal bípedo que llaman hombre, cada individuo es una variedad de su especie.

El andar tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.

La poesía tal vez se realza cantando cosas humildes.

Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen las dificultades.

En las cortesías antes se ha de pecar por carta de más que de menos.

De las miserias suele ser alivio una compañía.

No desees y serás el hombre más rico del mundo.

Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no la sabe.

El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.

Un padre para cien hijos, antes que cien hijos para un padre.

La mujer ha de ser dueña, y parecerlo, que es más.

Sobre el cimiento de la necedad, no asienta ningún discreto oficio.

No hay cosa más excusada y aun perdida que el contar el miserable sus desdichas a quien tiene el pecho colmado de contentos.

Las armas requieren espíritu como las letras.

Las armas tienen por objeto y fin la paz, que es el mayor bien que los hombres pueden desear en esta vida.

Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia.

Aristóteles

Gilbert Keith Chesterton

Miguel de Cervantes Saavedra

ex_yayi

Gilbert Keith Chesterton (* Londres, 29 de mayo de 1874 - † Beaconsfield, 14 de junio de 1936), escritor británico de inicios del siglo XX. Cultivó, entre otros géneros, el ensayo, la narración, la biografía, la lírica, el periodismo y el libro de viajes.
Se han referido a él como el "príncipe de las paradojas" Su personaje más famoso es el Padre Brown, un sacerdote católico de apariencia ingenua cuya agudeza psicológica lo vuelve un formidable detective y que aparece en más de 50 historias reunidas en cinco volúmenes, publicados entre 1911 y 1935.

bacon sir francis

La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo.

En todo aquello que vale la pena de tener, incluso en el placer, hay un punto de dolor o de tedio que ha de ser sobrevivido para que el placer pueda revivir y resistir.

El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.

Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos.

¿Es usted un demonio? Soy un hombre. Y por lo tanto tengo dentro de mí todos los demonios.

Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

El periodismo consiste esencialmente en decir 'lord Jones ha muerto' a gente que no sabía que lord Jones estaba vivo.

Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.

Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es en ella una maravilla.

No hay cínicos, no hay materialistas. Todo hombre es un idealista, sólo que sucede con demasiada frecuencia que tiene un ideal equivocado.

La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta.

La sumisión a un hombre débil es disciplina. La sumisión a un hombre fuerte es sólo servilismo.

Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa.

El mundo moderno está lleno de hombres que sostienen dogmas con tanta firmeza, que ni siquiera se dan cuenta de que son dogmas.

La humildad es una virtud tan práctica, que los hombres se figuran que debe ser un vicio.

La fatalidad no pesa sobre el hombre cada vez que hace algo; pero pesa sobre él, a menos que haga algo.

Democracia significa gobierno por los que no tienen educación, y aristocracia significa gobierno por los mal educados.

Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.

Siendo niños éramos agradecidos con los que nos llenaban los calcetines por Navidad. ¿Por qué no agradecíamos a Dios que llenara nuestros calcentines con nuestros pies?

Lo más increible de los milagros es que ocurren.

Mientras las cosas son realmente esperanzadoras, la esperanza es un nuevo halago vulgar: sólo cuando todo es desesperado la esperanza empieza a ser completamente una fuerza.

La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

Loco no es el que ha perdido la razón, sino el que lo ha perdido todo, todo, menos la razón.

La madurez hace al hombre más espectador que autor de vida social.

Bebed porque sois felices, pero nunca porque seáis desgraciados.

Hasta donde hemos perdido la creencia, hemos perdido la razón. Ambos tienen la misma condición autoritaria y primaria. Ambas constituyen métodos de prueba que, a su vez, no admiten ser probados. Y en el acto de aniquilar la idea de la autoridad divina, damos al traste con aquella autoridad humana de que no podemos dispensarnos ni aún para decir que dos y dos son cuatro.

La idea que no trata de convertirse en palabra es una mala idea, y la palabra que no trata de convertirse en acción es una mala palabra.

El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.

A algunos hombres los disfraces no los disfrazan, sino los revelan. Cada uno se disfraza de aquello que es por dentro.

Las vidas de los ricos son en el fondo tan aburridas y monótonas, sencillamente porque ellos pueden escoger lo que ha de sucederles. Están aburridos porque son omnipotentes... La cosa que mantiene la vida romántica y llena de ardientes posibilidades es la existencia de esas grandes limitaciones vulgares que nos obligan a todos a enfrentarnos a las cosas que no nos gustan o que no esperamos.

No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución.

Optimista es aquel que cree que todo está bien menos el pesimista; y, pesimista, aquel que cree que todo está mal, excepto él mismo.

El divorcio es, en el mejor de los casos, un fracaso, y nos interesa mucho más buscar curar su causa que completar sus defectos.

Yo he conocido muchos matrimonios felices, pero ni uno solo compatible. Toda la mira del matrimonio es combatir durante el instante en que la incompatibilidad se hace indiscutible y sobrevivirlo.

Los arquitectos lo saben todo sobre el estilo, romántico, excepto como construirlo.

La fantasía nunca arrastra a la locura; lo que arrastra a la locura es precisamente la razón. Los poetas no se vuelven locos, pero sí los jugadores de ajedrez.

Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa.

El juego de ponerse límites a sí mismo es uno de los placeres secretos de la vida.

Todas las buenas maneras tienen que principiar compartiendo alguna cosa con sencillez. Dos hombres tienen que compartir un paraguas; si no tienes un paraguas, tendrán por lo menos que compartir la lluvia, con todas sus ricas posibilidades de humor y de filosofía.

El lógico desequilibrado se afana por aclararlo todo y todo lo vuelve confuso, misterioso. El místico, en cambio, consiente en que algo sea misterioso para que todo lo demás resulte explicable.

Ningún hombre debería escribir a no ser que estuviese convencido de que él está en posesión de la verdad y otro hombre está en el error.

El pesimismo no consiste en estar cansado del mal, sino en estar cansado del bien. La desesperación no consiste en estar cansado del sufrimiento, sino en estar cansado de la alegría.

La camaradería no es más que la mitad de la vida: la otra mitad es el amor, una cosa tan diferente de aquella, que podría uno imaginarse que fue creada para otro universo.

El suicida es el antípoda del mártir. El mártir es un hombre que se preocupa a tal punto por lo ajeno, que olvida su propia existencia. El suicida se preocupa tan poco de todo lo que no sea él mismo, que desea el aniquilamiento general.

La edad de oro retorna a los hombres cuando, aunque sólo sea momentáneamente, se olvidan del oro.

El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

No es bueno que los hombres sepan hasta que punto somos buenos.

Muchos críticos de hoy han pasado de la premisa de que una obra maestra puede ser impopular, a la premisa de que si no es impopular no puede ser una obra maestra.

Una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista; pero una mala nos dice la verdad sobre su autor.

Puedo creer lo imposible pero no lo improbable.

No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.

Solamente el bígamo cree de verdad en el matrimonio.

Optimista es el que os mira a los ojos, pesimista, el que os mira a los pies.

Los ángeles pueden volar porque se toman a sí mismos a la ligera.

La única educación eterna es esta: estar lo bastante seguro de una cosa para decírsela a un niño.

El gobierno no descansa en la fuerza, el gobierno es la fuerza; descansa en el consentimiento, o en una concepción de la justicia.

El hombre que tiene fe ha de estar preparado, no sólo a ser mártir, sino a ser un loco.

En la tierra de la anarquía absoluta no hallaréis aventuras, pero en la de la autoridad, cuantas os plazca.

El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.

La respuesta a cualquiera que hable de "exceso de población" es preguntarle si él mismo es parte de ese exceso de población, o si no lo es, cómo sabe que no lo es.

El gran clásico es un hombre del que se puede hacer el elogio sin haberlo leído.

No existe el placer allí donde no existe más que él.

La cosa más práctica e importante en un hombre es su concepto del Universo.

En el mundo moderno, la libertad es lo contrario de la realidad; pero es sin embargo su ideal.

Nunca pude admitir una utopía que no me deje la libertad que yo más estimo: la de obligarme.

La habilidad moderna no consiste en esconder la emoción, sino en afectarla.

Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo.

La educación es por lo menos una forma de culto de la voluntad, no de cobarde culto del hecho.

Los iconoclastas hicieron muchas más estatuas de las que destruyeron.

Más frases sobre: Iconoclastas
Las mujeres son siempre autoritarias: siempre están por encima o por debajo; por eso el matrimonio viene a ser una suerte de poético balancín.

Más frases sobre: Sin clasificar
No hay cosas por las cuales los hombres hagan tan hercúleos esfuerzos como las cosas de las cuales ellos saben que no son merecedores.

Más frases sobre: Merecer
Un hombre puede combatir una afirmación con un razonamiento; pero una sana intolerancia es el único modo con que un hombre puede combatir una tendencia.

La intolerancia puede ser definida aproximadamente como la indignación de los hombres que no tienen opiniones.

La única simplicidad que vale la pena de conservar es la del corazón, la simplicidad que acepta y goza.

Hay más simplicidad en el hombre que come caviar por impulso, que en el que como nueces por principio.

La verdad psicológica fundamental no es que ningún hombre sea un héroe para su ayuda de cámara. La verdad psicológica fundamental, el fundamento del Cristianismo, es que ningún hombre puede ser un héroe para sí mismo.

Es difícil dar una definición de la lealtad, pero quizás nos acercaremos a ella si la llamamos el sentimiento que nos guía en presencia de una obligación no definida.

Un joven puede guardarse del vicio pensando continuamente en la enfermedad. Puede guardarse de él pensando continuamente en la Virgen María. Podréis discutirme cuál de los dos métodos es más razonable, o hasta cuál es el más eficaz. Pero no puede haber discusión ninguna sobre cual es el más sano.

Lo que se llama un vestido atrevido no es más que un vestido un poco más convencional que los demás.

En el asombro hay siempre un elemento positivo de plegaria.

Sentir que se ríe de nosotros algo al mismo tiempo inferior y más fuerte que uno es espantoso.

Las verdades se convierten en dogmas desde el momento en que comienzan a ser discutidas.

No hay gente ineducada. Todo el mundo lo está; sólo que mucha gente está mal educada.

Donde acaba la biología comienza la religión.

El hombre puede ser un escéptico sistemático; pero entonces no puede ser ya ninguna otra cosa; y ciertamente tampoco un defensor del escepticismo sistemático.

Al hombre de cada siglo le salva un grupo de hombres que se oponen a sus gustos.

Es improcedente hablar de reforma sin hacer referencia a la forma.

Es posible que la frase "dictadura del proletariado" no tenga sentido alguno. Tanto valdría decir; "la omnipotencia de los conductores de autobús". Es evidente que si un conductor fuese omnipotente, no conduciría un autobús.

La única objeción al matrimonio científico que merece una atención definitiva, es sencillamente que una tal cosa sólo podría ser impuesta a inimaginables esclavos y cobardes. Yo no sé si los casamenteros científicos tienen razón o no la tienen cuando dicen que la intervención médica produciría hombres fuertes y sanos. Yo sólo estoy seguro de que, si así fuese, el primer acto de los hombres fuertes y sanos sería aplastar la intervención médica.

Si el hombre normal del pasado tenía un grave respeto a la propiedad, pudo ser muy bien que fuese porque a veces tenía él una propiedad.

Dios crea cada margarita separadamente, pero nunca se cansa de crearlas. Puede ser que Él tenga el apetito eterno de la infancia. Porque nosotros hemos pecado y envejecemos, pero nuestro Padre es más joven que nosotros.

El miserable temor de ser sentimental es el más vil de todos los temores modernos; más vil aún que el terror que ha dado origen a la higiene.

La afirmación de que los mansos poseerán la tierra está muy lejos de ser una afirmación mansa.

"Divertido" no es lo contrario de "serio". "Divertido" es lo contrario de "aburrido", y de nada más.

Nadie puede usar la palabra progreso si no tiene un credo definido y un férreo código moral… Porque la misma palabra "progreso" indica una dirección; y en el mismo momento en que, por poco que sea, dudamos respecto a la dirección, pasamos a dudar en el mismo grado del progreso.

Hay otro linaje de escépticos muchos más terribles, si cabe, que los que creen que todo es materia; todavía queda el caso de aquel escéptico para quien todo se reduce a su propio yo.

Es menos desagradable ver mendigar un pobre que un rico. Y un cartelón de propaganda es un rico que mendiga.

La función esencial de la lisonja es lisonjear a las personas por las cualidades que no poseen.

Entrar en el terreno de los hechos es entrar en el mundo de los límites. Las cosas pueden emanciparse de ciertas leyes accidentales o pegadizas, pero no pueden escapar a las leyes de su naturaleza. Se puede libertar a un tigre de su jaula, pero no de su piel manchada.

El único modo de estar seguro de coger un tren es perder el anterior.

El Cristianismo, no sólo es capaz de inferir las verdades lógicas, sino qué, cuando sobreviene el absurdo, sabe acertar -digámoslo así- las verdades ilógicas.

Cuanto se hace con prisa queda enseguida pasado de moda; por eso nuestra civilización industrial moderna ofrece tan curiosas analogías con la barbarie.

No tiene importancia que maldigamos al vecino, siempre que no nos admiremos a nosotros mismos.

La revolución, por su naturaleza, produce gobierno; la anarquía no produce sino más anarquía.

La finalidad de la vida es la apreciación: no tiene sentido no apreciar las cosas, y no tiene sentido poseer más cantidad de ellas, si no se las aprecia.

No sólo para gobernar, sino también para sublevarse hacen falta leyes estrictas. Un ideal fijo, habitual, es condición para toda clase de revoluciones.

La teología es el pensamiento aplicado a la religión; y los que prefieren una religión sin pensamiento no tienen por qué desdeñar a los que tienen gustos más racionalistas.

Uno de los extremos más necesarios y más olvidados en relación con esa novela llamada Historia, es el hecho de que no está acabada.

borges jorge luis

Mi Colección De Banderines

¿Te crees muy inteligente?

Homenaje a Roberto Gomez Bolaños [El post que se merece][Gran Post]

10 comentarios - ¿ Y si conoces a estos ? seguro algo te llevas o aprendes

Lezzeng +1
Que me puedo llevar?
Artjjk
Toda Persona Importante Tuvo su "LADO OSCURO" para llegar a lo que es!
aivanaz
y porque no a Neruda?
hipnos_48
Artjjk dijo:Toda Persona Importante Tuvo su "LADO OSCURO" para llegar a lo que es!


mmm no sé por qué me haces recordar el refrigerador de darth vader.....
golodros +1
muy bueno y bien hecho. te dejo los 10, es lo menos que te mereces, saludos!!