-Como empezó todo-

La rebelion en Oriente Medio.
Argelia
2 de enero. Argelia fue el inicio de las manifestaciones populares en el norte africano. Hubo allí cinco días de marchas, con un saldo de 5 muertos y 800 heridos.
14 de enero. Tras varios días de protesta, cayó el autócrata Ben Ali, en el poder desde 1987 –Argelia-. Hubo varios muertos y aún se negocia un gobierno de transición. Todo empezó con un quemado a lo “bonzo”, que disparó protestas similares por el mundo árabe.
egipto
Oman
17 de enero. En Omán, hubo marchas inusuales en esta monarquía, contra la carestía de la vida y la corrupción. Lo mismo se produjo en otros países de la zona, como Arabia Saudita, Sudán, Marruecos y Mauritania. En los tres países hubo este mes quemados a lo “bonzo”.
25 de enero. Comienza la protesta en Egipto, que es replicada por otras manifestaciones populares masivas en Yemen, el país más pobre de Oriente Medio, y Jordania, un aliado clave de Estados Unidos e Israel.

Las protestas se extienden a Egipto:
represion
Egipto


El mundo mira a El Cairo

Lo que sucede estos días en Egipto es uno de los hechos más relevantes de los últimos tiempos en la arena internacional. Una eventual caída de Hosni Mubarak movería las piezas del norte de Africa y también de Oriente Medio, la región “más represiva del mundo”, según la clasificación del Economist Intelligence Unit, que dice que de 20 países, 16 pueden considerarse “autoritarios”. Los mandatarios vecinos, que acumulan riquezas mientras sus ciudadanos tienen hambre, aquellos que designan a dedo a su sucesor, hoy tiemblan.
El pueblo árabe disfruta de un nuevo poder: ellos ahora saben que tienen la fuerza para promover cambios o derribar gobiernos, incluso al poderoso Mubarak. Y esa revolución no es necesariamente alentada por los radicales islámicos.
Pero Egipto, además, no es cualquier país. Es el más poblado del mundo árabe, el que cuenta con el ejército más poderoso de Oriente Medio (tras Israel) y la Universidad más prestigiosa entre sus vecinos.
Es un país que es fundamental para el proceso de paz palestino-israelí y el que ha mediado siempre en las negociaciones. Para Israel significa tener una frontera segura y pacífica en el Sinaí y un interlocutor amigo en el mundo árabe.
Para EE.UU. es un sitio estratégico, al que destina 1.300 millones de dólares anuales y le sirve para garantizar la estabilidad regional y frenar el avance islámico. No por casualidad Barack Obama pronunció su crucial discurso a los musulmanes desde El Cairo.
Y, por sobre todas las cosas, Egipto es el garante del estratégico Canal de Suez, esa vía vital por donde pasa todo el petróleo y gran parte del comercio de Oriente hacia Occidente.
Por eso el mundo mira con ansiedad lo que pasa en la tierra de los faraones.


Y luego a Yemen
crisis


Multitudinaria manifestación en contra del presidente de Yemen


Al menos 20.000 opositores al régimen del presidente Ali Abdalá Saleh se manifestaron en la Universidad de Saná y en Adén en reclamo por un cambio de régimen.
"No a un régimen hereditario, no a una prolongación del mandato" del presidente Saleh, coreaban los manifestantes de la oposición reunidos en las tres grandes avenidas que llevan a la universidad de Saná.
"Que Dios ayude al pueblo egipcio frente al tirano Hosni Mubarak", repetían mientras la policía se mantenía a distancia para impedir todo incidente.
El presidente yemení había anunciado medidas para calmar los ánimos de los opositores. Prometió congelar las reformas constituciones que tenía planeadas para no limitar los mandatos presidenciales, disminuyó los impuestos e hizo otras concesiones pero nada fue suficiente para evitar la confrontación.
Los manifestantes rechazaron estas promesas con lemas como "revolución, revolución", "discursos falsos" y "promesas falsificadas".
La jornada, denominada "Día de la ira", se llevó a cabo tal como estaba planeada. Sólo cambiaron el lugar en el que hicieron las manifestaciones. Es que el gobierno envió a miles de sus seguidores a la plaza Tahrir (Liberación), en el centro de la capital, que era donde estaba estipulado el encuentro de los opositores.
"Con el alma, con nuestra sangre, nos sacrificaremos por Yemen", gritaban los partidarios del régimen.
Así fue que los grupos opositores se reunieron en el campus de la Universidad de Saná y en Adén, 350 kilómetros al sur de la capital. Allí una persona resultó herida cuando la policía intento dispersar la protesta.
También miles de personas se manifestaron de forma pacífica en la tercera ciudad del país, Taiz, en el sur,al igual que en las localidades de Radafan y Dalea.
El presidente yemení advirtió ayer a la oposición contra la organización de manifestaciones violentas que causen "el caos y la destrucción" y los instó a participar en un gobierno de unidad nacional.
Hasta las primeras horas de la tarde, ningún incidente serio había sido señalado en Yemen entre manifestantes partidarios y opositores al poder.



Luego de varios dias de protestas y represiones renuncia Mubarak, lider egipcio.


La renuncia de Mubarak recorre el mundo
Mubarak no pudo sostener la decisión que había anunciado más temprano de permanecer en el poder hasta las elecciones. No logró desoír el reclamo del pueblo y renunció. Los diarios más importantes se hicieron eco de esta crónica anunciada.
El diario español El País tituló "Mubarka dimite y estalla la euforia en El Cairo". En el artículo se menciona la emoción que reinó entre los manifestantes: "La plaza se desborda de alegría tras el comunicado oficial del vicepresidente.- El 'rais' había salido horas antes de la capital egipcia y las protestas se habían intensificado".
El New York Times publicó "Mubarak renuncia y cede el poder a la milicia". En el artículo se hace énfasis sobre la euforia que despertó en el pueblo egipcio. "El anuncio, durante los rezos de la tarde en el Cairo, despertó una frenética celebración, 'Egipto está libre', gritaron los manifestantes", se lee en el texto que publicó el popular matutino.
El periódico británico The Guardian optó por "Mubarak renuncia –actualizaciones en vivo". Además reproduce el escueto discurso del vicepresidente: "En estas difíciles circunstancias que el país está atravesando, el presidente Hosni Mubarak, decidió dejar la presidencia. Ordenó que el Consejo Supremo Militar se haga cargo del ejecutivo".
El diario italiano La Repubblica destacó también la explosión de la alegría en la plaza al enterarse de la renuncia e incluye un video en vivo.



En estos dias, con Egipto mas tranquilo, los principales focos de protestas son dos:
Bahrein y Libia.

oriente
Libia
rebelion
Bahrein.


Protestas en Libia contra el régimen de Kadafi

Motivados por las revueltas que invaden el mundo árabe y los resultados en Egipto y Túnez, manifestantes libios salieron hoy a las calles de la ciudad de Benghazi para demandar la salida del régimen de Muamar Ghadafi, en el poder desde hace más de 40 años.

Las fuerzas policiales libias dispersaron por la fuerza a varios centenares de manifestantes que reclamaban ante una comisaría la puesta en libertad de un militante de derechos humanos detenido en Benghasi, informaron hoy medios privados locales.

Por su parte, la televisión estatal mostró imágenes de manifestantes a favor del régimen en Benghasi, Sirte, Seba y Trípoli. Estas manifestaciones se producen un día después de una protesta que terminó con al menos 14 heridos.

Al igual que las sublevaciones que derrocaron a presidentes en Egipto y Túnez, los activistas libios están empleando las redes sociales en internet como Facebook para convocar un día de protestas para mañana.




La rebelión árabe se extiende a una monarquía petrolera del Golfo

Tras algunas esporádicas protestas que desde hace casi un mes jaqueaban su país, el rey Hamad decidió ayer sacar al ejército a la calle para contener una masiva revuelta, en el primer país petrolero del Golfo que es alcanzado por la rebelión árabe . Junto a la policía, los militares –que contaron con medio centenar de tanques– reprimieron a miles de manifestantes que reclamaban pacíficamente en el centro de la capital, Manama, por reformas políticas y mejoras económicas. Anoche, el gobierno de este reino petrolero aliado de Estados Unidos confirmó la muerte de cuatro personas, aunque otras fuentes hablaban de seis muertos desde el lunes y un centenar de heridos .
Con gases lacrimógenos, bastones, balas de goma y hasta munición real, el ejército dispersó a la madrugada a los manifestantes que acampaban en la plaza Lulu (Perla, en árabe) y prohibió las protestas. Durante la mañana hubo choques esporádicos entre la policía y los manifestantes, que arrojaban piedras, hasta que el ejército tomó control del lugar.
Según testigos citados por el canal Al Jazeera , ayer al mediodía cerca de 60 tanques rodeaban la plaza, centro de las protestas contra el gobierno. Los agentes instalaron barricadas de alambre de púas en las calles aledañas y arrasaron con carpas y carteles. El ministerio del Interior declaró el campamento “ilegal” y advirtió a la población que no saliera a las calles. El canciller de Bahrein, Jaled al Jalifa, justificó en una rueda de prensa la actuación de las fuerzas de seguridad y dijo que era para “preservar la seguridad” y evitar riesgos de divisiones sectarias entre los dos grupos religiosos del país, sunnitas y shiítas.
Los manifestantes reclaman que el gobierno del rey Hamed, en el poder desde 1999, y la dinastía gobernante de origen sunnita deje de monopolizar los altos cargos de gobierno y responda a antiguos reclamos de la mayoría shiíta, que representa un 70% de la población, y está sometida a una discriminación sistemática. Pero la protesta fue creciendo y ahora muchos piden también más trabajos, mejores viviendas y la liberación de presos políticos . Bahrein, cuya población tiene en promedio 30 años, muestra un desempleo del 19% y un PBI per capita de US$ 25.000, alto para la región. Pero su sistema politico es opresivo y corroído por la corrupción.
Anoche, un cuerpo cubierto por una sábana blanca yacía en un charco de sangre a unos 20 metros de la plaza central de la capital, a la que algunos ya rebautizaron Tahrir, como la de El Cairo, centro de las protestas que llevaron a la caída del presidente Hosni Mubarak el viernes pasado. La policía alzó las carpas y la calle quedó cubierta de vidrios rotos y granadas de gas.
Los médicos del Hospital de Salmaniya, el más grande de Manama, relataban escenas horrendas de la llegada de los heridos . “La mayoría tienen heridas en la cabeza, algunos por fuego real, estamos desbordados”, contó uno, citado por medios locales. Cientos de personas frente al hospital gritaban “¡Muerte a Al Jalifa!”, la dinastía gobernante.
Hacia el mediodía, el país estaba en un virtual toque de queda . Tanques y transportes blindados recorrían las calles. La policía instaló retenes en las principales rutas y patrullas armadas recorrían barrios para evitar concentraciones. Los bancos y otras instituciones permanecieron cerrados. El golpe propinado por las autoridades marcó un cambio dramático. La policía se había mantenido al margen el miércoles a medida que decenas de miles de manifestantes – entre 3.000 y 4.000, según las fuentes– se agolpaban en la plaza junto al mar, en una movilización sin precedentes en este país. Cada vez más, los manifestantes entonan consignas que piden acabar con toda la dinastía monárquica que ha gobernado Bahrein durante más de 200 años y está respaldada firmemente por los jeques sunnitas y monarcas del Golfo Pérsico .
El reino insular de Bahrein es un pilar de la estructura militar de Washington en la región. Es la base de la Quinta Flota, encargada de contrarrestar la expansión de la influencia iraní. Por eso ayer la secretaria de Estado, Hillary Clinton, llamó “a todas las partes” involucradas a evitar la violencia y, en un diálogo telefónico con su par local, invitó al gobierno de Manama a dar pruebas de “moderación”.