Viendo la Lista de Schindler me interesó conocer mas la vida de nazi Amon Goeth asi que busque algo de información espero que le guste el post.

Posiblemente, en el film de Spielberg “La lista de Schindler”, el papel de Amon Goeth tiene tanta relevancia (como poco) como la del propio Oskar Schindler. Amon goeth fue posiblemente uno de los comandantes de campos de concentración más terribles de todos los que las SS utilizaron en la II Guerra Mundial. Rozando el desequilibrio mental en muchos de sus actos, la realidad nos presenta a un hombre que gestionaba sus campos como si fuesen sus pequeños reinos y donde su palabra era ley (tuviese o no sentido).

Amon Leopold Goeth (o Göth, como se quiera escribirlo), nace en Viena 1908 en el seno de una familia tremendamente nacionalista. A la edad de 17 años se afilia simultaneamente a varios grupos nacionalistas paramilitares austriacos y con sólo 22 años, lo hace en las SS austriacas. En una país convulsionado por la violencia que generaban las SS para fomentar el caos y la necesidad de su llegada al poder para poner orden, Goeth es responsable directo de varios atentados con bomba, lo que le obliga a exiliarse en Alemania por un tiempo. Hombre pulcro y de férreas convicciones nacionalsocialistas, pronto adopta como credo personal las más extremistas ideas raciales. En 1940 es enviado a Polonia para participar en las tareas de control y sometimiento del país, y allí es responsable de de varias redadas contra el pueblo judío así como diversas acciones de expolio de posesiones. Es a partir de 1942 cuando intensifica estas actividades, tras su ingreso en el grupo de las SS “Aktion Reinhard“.

Amon Leopold Goeth


Tan eficiente cumplió estas tareas, que en 1943 se le ordena la construcción y gestión del campo de trabajo de Plaszow, destinado a los trabajos forzados y a la preselección para conducir prisioneros a los campos de exterminio de Auschwitz, Treblinka y Sobibor. Este campo, fue construido sobre los restos de dos cementerios judíos sobre los que Goeth deliberadamente ordenó construir las letrinas.


nazi


info


Adicionalmente, ordenaba diariamente el la lista de ejecuciones y trataba por todos los medios de estar presente en todas las ejecuciones o castigos a prisioneros. Como curiosidad hay que mencionar que fue responsable de la norma que dictaba que los propios judíos debían pagar el coste que iba a suponer su propia ejecución. Poco a poco, fue ganándose su apodo de “Verdugo de Plaszow”.

Tan sólo 7 meses después de haber abierto el campo de concentración, se dió la orden de clausurarlo ya que, por un lado se decidió concentrar a la mayor parte de prisioneros en campos grandes y, por otro, se dió la orden de exterminar a la mayor parte de población judía posible. Durante el periodo de tiempo en el que el campo estuvo abierto, Goeth fue responsable directo o indirecto de la muerte de 8.000 prisioneros, consiguiendo una de las tasas de mortandad más altas de todos los campos alemanes. Finalizada esta tarea, fue el responsable de la evacuación del guetto de Tamów y del campo de trabajo de Szebine. Todos los judíos supervivientes de estos lugares, acabaron en Auschwitz. Fue también en este periodo en el que entró en contacto con Oskar Schindler, con quien mantuvo amistad, noches de alcohol y mujeres y de quien se enriqueció profusamente: primero por los sobornos que Schindler le pagaba para dejarle tener a sus obreros permanentemente en su fábrica y, posteriormente comprándole la vida de dichos trabajadores. Este tipo de trapicheos (que no sólo hacía con Schindler) le llevaron a ser detenido por las SS en 1944 lo que provocó que fuese enviado a un batallón de castigo sanitario de las SS en Bad Tolz (Alemania), donde sería diagnosticado por psiquiatras de enfermedad mental y diabetes.

Las tropas aliadas tenían perfecto conocimiento de las actividades de Goeth, por lo que, tras su arresto en enero de 1945, lo enviaron inmediatamente a Polonia para ser juzgado. El juicio duró desde agosto a septiembre de 1946 y Goeth se mostró impasible ante los cargos que se le formulaban, aduciendo haber recibido órdenes de sus superiores. Se le acusó de la muerte directa de unos 10.000 judíos polacos. Goeth fue condenado a morir en la horca y ejecutado en las mismas instalaciones de Plaszow. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas tiradas a un río. Terminaba así la vida de un cruel bárbaro de tan sólo 37 años de edad, del que pocas cosas buenas se pueden decir y que siempre se mostró orgulloso de su barbarie, la cual justificaba en aras de una necesidad mayor: la eliminación de la raza judía.

historia


Con respecto al campo, cuando los alemanes vieron ya inevitable la llegada de las tropas soviéticas ordenaron destruir todas las instalaciones del campo, motivo por el cual, no queda ya nada que pueda ser visitado (exceptuando algunos restos escasos de las vallas electrificadas exteriores). Todo lo que allí había existido, fue eliminado dejando simplemente una explanada de prado verde. Los cuerpos que habían sido enterrados en fosas masivas, fueron exhumados, quemados y sus restos triturados y lanzados por ríos. Nada quedaba del campo, excepto el recuerdo.

No mucho más de eso, se podrá encontrar hoy en día al visitante que se adentre en los márgenes que anteriormente tenía el campo. Quizás, lo más significativo sea el monumento que existe en lo alto de una colina en el que hay una monolítica escultura que simboliza a varios prisioneros.

goeth



Sin duda alguna, un lugar al que merece la pena ir habiéndose documentado previamente y descubrir los detalles que esconde.

http://tripsandpics.com/tag/plaszow/