LA NUEVA ESTAFA

Gorgojos contra el Cancer



No es novedad que, cada tanto tiempo, aparezca una nueva terapia contra el cáncer. Lo insólito es que, la mayoría de esas apariciones, traen aparejado resultados realmente desalentadores. Aquellos que creen que pueden curarse con métodos alternativos a la ciencia, son muy permeables a las estafas y engaños más inverosímiles. Incluso el de creer que pueden curarse comiendo... ¡¡gorgojos!!
Sí, aunque usted no lo crea hay miles de personas que consume gorgojos vivos del tipo "Tenebrio Palembus Dermestoides" con la creencia de que pueden curarse de enfermedades graves como cáncer y SIDA, supuestamente aumentando el nivel de defensas de su sistema inmunológico por efecto de supuestas proteínas y aminoácidos liberados por el pequeño insecto.
El método -por ahora irracional- ha sido importado y promovido por un misionero llamado Rubén Dieminger, quien incita a comer 4.900 escarabajos durante 140 días para curarse de esas y otras patologías.
Cuando periodistas del diario La Nación lo interrogaron a efectos de conocer los fundamentos científicos de sus afirmaciones, Dieminger aseguró no tener "ninguna formación en salud para avalar la investigación científica de los gorgojos".
De todos modos, la teoría de este misionero puede leerse en Internet, en el sitio "Cadena del Gorgojo":
"Un análisis cualitativo de los resultados obtenidos en tratamientos de distintas enfermedades en las que se consume vivo este gorgojo en combinación con los tratamientos tradicionales (muestra que) los enfermos han logrado una sobrevida o la cura total, inclusive en algunos casos de personas desahuciadas.
La hipótesis se basa en la acción antineoplásica natural obtenida por la ingesta del Tenebrio Palembus Dermestoides que liberaría en el organismo proteínas, una cadena de aminoácidos y una sustancia desconocida que denomino 'Coleotoxina', cuya acción incentivaría el sistema inmunológico activando la generación de linfocitos "T" que tendrían una actividad antiviral, antiproliferica e inmunomoduladora".
Por las dudas y a sabiendas de que sus palabras pueden ser receptoras de innumerables críticas, Dieminger se protege:
"Quiero expresar fehacientemente que esta es mi TEORÍA y que la misma no esta demostrada"
Vamos ahora a analizar sus propias afirmaciones:
-Habla de análisis "cualitativo" pero no "cuantitativo", lo cual es excluyente en investigación científica y daría más seriedad a un experimento de esta magnitud.
-Asegura que ha observado mejoras en gente que consume gorgojos, pero siempre en "combinación con tratamientos tradicionales" de la medicina.
-Habla con verbos en potencial -"liberaría, incentivaría"- lo cual demuestra que especula sin pruebas acerca del efecto benéfico de la ingesta del gorgojo.
-Confiesa que esta es su propia teoría, lo cual denota que no tiene aval científico.
Por si esto fuera poco, el propio misionero resta credibilidad a su tratamiento al compararlo con la "crotoxina", otra terapia que ha demostrado ser ineficiente.


EN NOMBRE DE DIOS

No sólo en Misiones existen voceros de las bondades de la "terapia del gorgojo". En Paraná, Entre Ríos, el padre Antonio Orlando Mattiassi, de la iglesia "Inmaculado Corazón de María" reproduce verbalmente los mismos dogmas que Dieminger.
En panfletos que suele distribuir, el sacerdote asegura que: "los gorgojos son un regalo de Dios Padre a la humanidad sufriente y especialmente para los más pobres, que no pueden pagarse medicamentos costosos, y para darles una lección a los grandes laboratorios que especulan con la vida de los desposeídos".
Lo que no dicen sus volantes es que el párroco cobra $7 por cada recipiente con insectos. Un verdadero despropósito si tenemos en cuenta que no existe evidencia alguna de que este tratamiento sea efectivo para curar enfermedades.
Para agregar confusión al tema, Mattiassi asegura que los gorgojos "deben ingerirse vivos, ya que al llegar al estómago mueren y liberan la crotoxina", sustancia que, no sólo es inservible, sino que no se encuentra en dichos insectos.
Este cura, que asegura que los gorgojos pueden curar "el cáncer, los tumores, las úlceras externas e internas, la artritis, la artrosis, el mal de Parkinson, la diabetes, el asma, la soriasis, la osteoporosis o el sida", pierde credibilidad en el tema por su falta de pensamiento crítico, ya que suele exaltar y fomentar doctrinas pseudocientíficas como el "Reiki" y la curación a través de la imposición de manos.
Cabe destacar, asimismo, que Mattiassi es el mismo que ha sido repudiado por sus críticas a los exiliados cubanos.
Respecto al tema de los gorgojos, el presbítero Fernando Montejano, encargado del Litoral para la "Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Argentina", dijo a diario La Nación que: "en lo personal, he tenido mis reparos porque no se puede jugar con la gente".


Fuente