La principal aplicación de los robots tiene lugar en la industria, donde es habitual la repetición de tareas, como la fabricación en serie de piezas y maquinaria, lo que obliga a realizar todas exactamente iguales. Un robot está programado para realizar los mismos movimientos y con la misma precisión, por lo que es perfecto para aplicaciones industriales.

Los robots industriales

Aunque prácticamente todos los campos de la industria son susceptibles de emplear robots para determinadas operaciones o trabajos, solo vamos a describir las aplicaciones más comunes:

* Almacenamiento, carga y descarga de objetos. Casi todas las empresas industriales necesitan un espacio para almacenar las materias primas y los productos elaborados.

Cuanto mayor sea el trabajo de almacenamiento, más justificado está el uso de sistemas automáticos que clasifican y almacenan estos elementos. Estos sistemas combinan una estructura tridimensional de baldas y estanterías, en las que los objetos son colocados siguiendo un patrón de clasificación.

Cada una de las ubicaciones son memorizadas en un sistema informático, que es el que ordena a determinados robots móviles la inserción o extracción de los objetos, con una simple orden que contenga el código de ubicación del material.
* Operaciones industriales de mecanización. En industrias de automoción y fabricación de maquinaria en serie, los robots son de enorme utilidad en operaciones como:
o Ensamble y soldadura de piezas.
o Recubrimientos y aplicación de pintura.
o Realización de taladros, remachado.
o Operaciones de atornillado o enroscado.
o Fabricación de piezas torneadas.
o Corte de piezas mediante sierra o láser.
* Inspecciones en lugares inaccesibles. En ocasiones es necesario realizar tareas de limpieza y mantenimiento en lugares como tubos de aire acondicionado, alcantarillas, etc.

Para ello se utilizan robots dotados de un sistema de tracción adecuado a los que se les incorpora una cámara. Así se puede obtener una visión del recorrido que sigue el robot.
* Manipulación de residuos tóxicos o peligrosos. Las industrias que generan residuos altamente tóxicos, como las industrias químicas o las que trabajan con material radiactivo, requieren la utilización de robots para el traslado y manipulación de este tipo de materiales, ya que no es posible que una persona opere en estos ambientes de trabajo.
* Manipuladores en la industria alimentaria. Es cada vez mayor la utilización de robots dedicados a los trabajos de poda de arbustos y árboles, recolectores de fruta, preparadores y cortadores de animales en piezas en la industria cárnica, etc.
* Limpieza de ríos y puertos. Este tipo de trabajos requiere robots que se sumerjan en el fondo fluvial o marino. También suelen incorporar, además de medios submarinos de impulsión, cámaras de observación para visualizar desde el centro de control del robot.

Clasificación de los robots industriales

robot


Los antecedentes de los actuales robots industriales son los denominados manipuladores, que consisten en sistemas mecánicos guiados directamente por un operario. Aunque empezaron a utilizarse en los años sesenta del siglo XX, todavía hoy se recurre a ellos, sobre todo cuando se trata de manipular productos peligrosos o cuando la actividad tiene lugar en un ambiente nocivo para las personas. Están dotados de un sencillo sistema de control que permite al operario controlar a distancia los movimientos del manipulador para realizar sus tareas. No se pueden considerar como robots propiamente, puesto que no funcionan de forma automática siguiendo un programa, aunque suelen tener la forma de un brazo mecánico, que constituye la estructura básica de los robots industriales.

Los robots utilizados en la industria se pueden clasificar en tres grupos: secuenciales, computerizados e inteligentes.


* Los robots secuenciales también se conocen con el nombre de robots de aprendizaje. Son «manipuladores programables»: realizan una serie de movimientos destinados a realizar una tarea siguiendo un conjunto de instrucciones previamente programadas. En este caso, no es el operario el que se encarga de guiar los movimientos del manipulador, sino que el propio brazo del robot realiza esta tarea de forma automática siguiendo el programa establecido en su sistema de control.
* El funcionamiento de los robots computerizados es controlado mediante un ordenador. El robot ejecuta las instrucciones previamente establecidas en un programa informático. Dichas instrucciones especifican las acciones que debe llevar a cabo el robot y este las va realizando de forma secuencial. Tienen la ventaja de admitir una programación mucho más flexible que en el caso anterior, lo que permite programar al robot para llevar a cabo tareas más complejas.
* Los robots descritos son capaces de realizar tareas repetitivas de forma secuencial, pero son incapaces de interaccionar con el entorno. Es decir, ellos seguirán ejecutando siempre las mismas acciones. El tercer grupo de robots, los de más reciente desarrollo, son los llamados robots inteligentes, que sí son capaces de interaccionar con su entorno. A través de un conjunto de sensores, estos robots pueden detectar las variaciones que se producen en el medio (cambios de posición o velocidad, temperatura, iluminación, etc.) y actuar según los datos que detecten los sensores. Los robots inteligentes también están controlados mediante un ordenador y siguen las instrucciones de un programa informático; pero en este caso el programa incorpora la información procedente de los sensores. Esto capacita al robot para «tomar decisiones» en función de los datos recibidos.

El movimiento de los robots

Los robots industriales suelen tener un brazo mecánico capaz de realizar diversas tareas. En el extremo del brazo se sitúa el elemento manipulador, que puede tener diversas formas en función de la labor que realice. Una de las formas más habituales es la de una pinza, que puede agarrar objetos y situarlos en una cierta posición. También pueden incorporar herramientas como, por ejemplo, un soldador o brazos compactos si han de transmitir un golpe, etc.

El brazo del robot está formado por varios eslabones, unidos mediante articulaciones, que pueden ser de dos tipos:


* Articulación prismática: permite realizar solo traslaciones lineales, de avance o retroceso.
* Articulación giratoria: permite realizar solo un movimiento de giro.

El brazo del robot puede incorporar varias articulaciones, de forma que los movimientos que realiza van a ser una combinación más o menos compleja de traslaciones y giros.

Un robot industrial puede tener las siguientes estructuras fundamentales:

* Estructura cartesiana: consta de tres articulaciones prismáticas. Este tipo utiliza coordenadas cartesianas (altura, anchura y profundidad) para situar un objeto en el espacio.

movimiento


clasificacion

Estructura cilíndrica: consta de dos articulaciones prismáticas y una giratoria. Este tipo de robots utiliza coordenadas cilíndricas para situar un objeto en el espacio.

industria

Estructura esférica: consta de una articulación prismática y dos giratorias. Este tipo de robots utiliza coordenadas polares para situar un objeto en el espacio.

Los robots industriales

Estructura articulada: consta de tres articulaciones giratorias. Utiliza coordenadas polares para situar un objeto en el espacio y realiza movimientos similares a los de un robot con estructura esférica mediante la combinación de tres giros.

robot


fuente: http://co.kalipedia.com/informatica/tema/robots-industriales.html?x=20070821klpinginf_96.Kes