Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....

Estas son algunas Anécdotas y pasajes de la Revolución Mexicana......



Pancho Villa no se llamaba así, sino Doroteo Arango. Asumió el nombre con el que lo conocemos en honor a un bandolero asesinado bajo cuyas órdenes trabajó antes de la Revolución. Tenía una sonrisa espantosa: si te fijas en las fotografías, casi siempre sale con la boca cerrada; quería ocultar que le faltaban varios dientes y que los que le quedaban daban un espectáculo desastroso. Le encantaban las palanquetas. Tuvo un montón de mujeres, pero, eso sí, se casó por la iglesia con cada una de ellas.


Madero era muy chaparrito, por eso en las fotografías casi siempre procuran que salga sobre un escalón. Escribió el Plan de San Luis Potosí desde Estados Unidos, en el cual llamaba al levantamiento armado para el 20 de noviembre. No se levantó nadie, o casi nadie. Sólo la población chihuahuense de Cuchillo Parado acudió al llamado. Y Madero, que había cruzado la frontera secretamente para liderar la insurrección, se tuvo que regresar. Cuándo el gobierno de Porfirio Díaz pidió a Estados Unidos que deportasen a Madero por ser responsable de instigar movimientos armados, los jueces norteamericanos determinaron que el intento de insurrección había sido tan patético que la deportación no estaba justificada.


A los norteamericanos les encantaba ver las batallas desde su lado de la frontera. Se juntaban en los tejados de sus casas a observar el desenvolvimiento de los combates, y la diversión resultó tan atractiva, que no dejaron de hacerlo aún después de que algunas balas perdidas liquidaran a varios curiosos. También les gustaba fotografiarse con los revolucionarios: hay un montón de fotos de estas escenas, varias son de Jimmy Hare, que las vendía después como postales (las cuales circulaban como objetos coleccionables por Estados Unidos).


Zapata tuvo un montón de mujeres, pero, a diferencia de Villa, no se casó con ellas.


Álvaro Obregón, antes de ser el caudillo máximo de la revolución, cosechaba garbanzos. Parece que era bastante bueno en eso, su empresa era pujante. Perdió un brazo a causa de un cañonazo durante las acciones militares de la batalla de Celaya, y a partir de ese momento se lo conoció como "el manco de Celaya".



Allá por los buenos tiempos del Casino Sonoro-Sinaloa, cuando se jugaba allí a “todo meter” y se hacían fortunas de la noche a la mañana, no era raro que al final de las jugadas, los perdidosos jugaran crecidas sumas con simples “vales” o cheques bancarios; redimibles dentro del clásico plazo de las veinticuatro horas.

Entre esos jugadores había uno que, aunque muy honorable, se permitía a veces la “broma” de pagar sus deudas con cheques que no tenían el debido respaldo del depósito bancario y que él hacía efectivos cuando le venía en gana.

Una de tantas noches, jugando al “pocker” con el general Serrano y otros amigos perdió una regular suma, de la que era ganancioso Serrano, extendiéndole un cheque con la mayor tranquilidad del mundo.

A la mañana siguiente le informaron en el Banco, al portador del cheque de marras, que el girador no tenía fondos depositados para cubrir ni la décima parte del valor girado.

Al recibir el informe, Serrano no dijo una sola palabra, y filosóficamente se metió el documento en una bolsa.

A medio día, como de costumbre, siempre que se lo permitían sus ocupaciones, se dirigió al Casino, donde poco tiempo después llegó su deudor, saludándolo con la más amable de las sonrisas.

—¿Qué tal, Pancho, cómo terminó anoche la jugada? Yo me tuve que ir porque tenía un asunto urgente.

—Ni sabes —le contestó Serrano—; me fue de los diablos, pues después que te fuiste llegó el General Obregón con ganas de echar una “manita” y venía tan de buenas, que nos “peló” a todos hasta el último centavo. Con decirte que hasta tu cheque se llevó, ya te darás cuenta de cómo nos fue a todos.

—¡Que barbaridad! —dijo nerviosamente el aludido, quien pocos momentos después abandonaba el Casino, sin despedirse de nadie.

A la mañana siguiente mandaba Serrano el cheque al Banco; pero esta vez le fue pagado como por arte de magia.

Excusado es decir que lo de la intervención del “Manco de Celaya”, fue pura viveza de Serrano para asegurar su dinero.




link: http://www.youtube.com/watch?v=3J75PKKzZC4&feature=player_embedded

Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....


La revolución mexicana de 1910, vino a cambiar las relaciones entre el estado y el individuo, se concedieron derechos y libertades individuales que no existían, derechos agrarios, laborales y de seguridad social, y México, recupero el dominio del petróleo, librando a su vez una guerra diplomática y militar con los EUA, Inglaterra, Holanda y Francia, quienes lo explotaban, desde la dictadura de Porfirio Díaz, fue el marco legal para su restitución -LA REVOLUCION MEXICANA TAMBIEN FUE LA GUERRA POR EL PETROLEO-

Por eso se agiganta la figura de Pancho Villa, que supo rechazar las ofertas para tranzar la revolución, pues rechazó de un solo golpe y como buen mexicano las ofertas que se le hicieron, y no publicamos aquí la respuesta que le dio al diplomático norteamericano George C. Carothers, por ser malas palabras, pero que todos los mexicanos conocemos:


“VAYA USTED Y SU GOBIERNO A CHIN…SU MADRE. YO SERIA UN RANCHERO QUE NO TIENE CIVILIZACIÓN, PERO NUNCA SERIA CAPAZ DE TRAICIONAR A MI PATRIA”



El asesinato político, la desaparición de personas, la Reelección, RESISTENCIA AL REPARTO AGRARIO, la guerra civil Cristera y otras más, Se le atribuyen los asesinatos de Venustiano Carranza y Fco. Villa, inclusive su propio sobrino Benjamín Hill, la sangre corrió a raudales, su fuente el pequeño Stalin mexicano; el nuevo Fouché, el Judas Iscariote de la revolución pero a diferencia de aquel, este si se quedó con las 30 monedas, pues su fortuna personal se incrementó en forma fabulosa.


México





Revolución Mexicana



revolución en méxico


anécdotas de la revolución mex


Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....


TOMA DE OJINAGA, CHIHUAHUA


El 22 de diciembre de 1913, tras la famosa batalla de TIERRA BLANCA, El General Francisco Villa, toma los dispositivos del caso para llevar a cabo la toma de Ojinaga, defendida por Mercado, Salazar, Orosco y Caraveo.

Ordena que la columna revolucionaria se ponga a las órdenes del General Pánfilo Natera (Jefe De La División Del Centro) integran el cuerpo expedicionario: Generales José Rodríguez; Toribio Ortega; Coronel Faustino Borunda; Trinidad Rodríguez; la artillería a cargo del Coronel Servín y Coronel Luis Díaz Couder.

Nueve días hacen en su movilización la columna de Natera y en ese término se suceden peripecias como el enconado ataque de los jefes Caraveo y Alatorre, quienes son derrotados perdiendo armas en cantidad muy considerable.

Las fuerzas de la División Del Norte atacan Ojinaga el 1. º de enero de 1914. El inicio de la acción se realiza con bríos, pero con incoherencia en los movimientos de asalto y, a los tres días de operaciones ineficaces, se declara la derrota para las fuerzas de Natera, con un saldo de 80 muertos y 135 prisioneros que son fusilados en Ojinaga.

La opinión General de los derrotados en el sentido de que el fracaso se debió al descuido intencional de Toribio Ortega.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, Villa recibe la noticia del revés sufrido por sus tropas.

Con la fulgurante rapidez que lo caracteriza, se pone al frente de las brigadas que comandan Rosalío Hernández y Maclovio Herrera dirigiéndose inmediatamente a Ojinaga.

Al llegar a la ex hacienda de San Juan, encuentra parte de las fuerzas derrotadas a las que reorganiza levantándoles la moral. Escucho opiniones e informes y hace notar que Natera cumplió con su deber y que Ortega procedió con manifiesta torpeza. Luego arenga a la tropa diciendo entre otras cosas:

“Muchachitos, vamos de nuevo al ataque y, en esta vez, no veremos ni el polvo a los federales. Ya estoy aquí; alégrense y tengan confianza porque NO SE VOLVERÁ A LLEVAR OTRA GALLINA EL COYOTE. Nadie puede dar un paso atrás. Los valientes avanzarán porque están sostenidos por su Valor y los cobardes también avanzarán, porque saben que si retroceden; o se detienen, tendremos que matarlos sin compasión, tenemos hora y media para tomar Ojinaga.


¡¡¡ADENTRO MUCHACHITOS!!!


Al amanecer del día 10 de enero, la plaza de Ojinaga sufre el nuevo asalto de la columna Villista. El ataque furioso. Truena la fusilería y la artillería del Coronel Servín hace estragos en los baluartes federales. Villa, como un auténtico Centauro de leyenda, vuela raudo por la línea de fuego animando a sus soldados:


¡¡¡ADENTRO MUCHACHITOS!!!



En una hora escasa, los federales son aniquilados y sus jefes huyen internándose en los Estados Unidos. Villa jadeante pero satisfecho, exclama:


¡¡¡ASÍ SE TOMAN LAS PLAZAS MUCHACHITOS!!!



No encontre video, pero les dejo la toma de Zacatecas






LA CANCION PROSCRITA - LA CANCIÓN PROHIBIDA

“En la plaza, la banda del regimiento tocaba El Pagaré la canción que hizo la revolución de Orosco. Esta era una parodia de la original, aludía al pago que Madero le hizo a su familia por $ 750, 000.00 por gastos de guerra en cuanto subió a la presidencia; se había esparcido como un fuego sin control por toda la república y tuvo que ser suprimida por policías y soldados. “El Pagaré" aún ahora es un tabú en la mayoría de los círculos revolucionarios, y he oído que han fusilado a algunos hombres por cantarla; pero ahora en Jiménez, Chihuahua, había permiso para todo…

Pero "El Pagaré" es una tonada llena de ritmo y vivacidad, y bajo la luz de cientos de foquitos danzaban en la plaza una doble procesión dando vueltas alegremente...”

México



Revolución Mexicana


Cuando la mujer dice me caso; y la mula no paso: la mula pasa y la mujer se casa. En recuerdo a la voluntad de acero de las mujeres mexicanas de la revolución. Lucharon hombro con hombro. Hubo Generalas, Coronelas, inclusive regimientos de mujeres.



HECHOS POCO CONOCIDOS



revolución en méxico



El 8 de diciembre de 1914. Villa tuvo un gesto hermoso y poco conocido del público lector.

En México hacía un frío invernal que calaba los huesos. En plena madrugada el guerrillero, acompañado de algunos Dorados abordó su automóvil y se dedicó a recoger niños abandonados que se encontraban en el hueco de las puertas que tiritaban de frío.

Reunió hasta 60 indigentes y pocas horas después, repletos sus estomaguitos de chocolates y bombones que Villa personalmente les compró en las dulcerías de postín, fueron enviados a Chihuahua en tren especial en donde el centauro ordenó se les instalara confortablemente y se les diera escuela.

Por eso y por su calidad de defensor de la libertad y de la justicia social, fue el más querido General. Que rallaba en la idolatría.



LA FOTOGRAFÍA DE VILLA Y ZAPATA EN LA SILLA PRESIDENCIAL






anécdotas de la revolución mex




Cuando Villa Y Zapata entraron Triunfantes a la ciudad de México en 1914, se dirigieron al Palacio Nacional, fueron hasta el salón donde estaba la silla presidencial y se pusieron a discutir quién se sentaba en ella:
Villa decía:
-Que la tome zapata-
Zapata decía:
-No, que se siente Villa-
Villa decía:
-Zapata-
Zapata decía:
-No tú-
Villa decía:
-No, tú, bueno… Pues mejor Felipe Angeles, como ése era intelectual-
Y Felipe Angeles decía:
-No, que la tomes Zapata-
Y Zapata:
-No, pues que Pancho Villa se siente...

Y ahí estuvieron discutiendo largo rato, hasta que Zapata y Felipe Angeles que agarran a Villa y que lo sientan. Y es cuando se sentó. Quince días nos dilató el gusto de ser Presidente Pancho Villa.

Martín Gallardo
Guerrillero zapatista que fue testigo presencial de este hecho, aunque posteriormente se trajo otra silla para Zapata. Y es así que ambos aparecen en la tan famosa fotografía.


La Revolución Mexicana fue una de las últimas guerras que se utilizó el caballo




PANCHO VILLA EN MONTERREY, NUEVO LEON


A finales de 1914 los representantes del alto comercio, la industria, la banca y las finanzas se presentaron ante el General, para ofrecerle en señal de amistad y agasajo -un banquete- organizado en debida forma. El centauro lo recibió con muestras de cordialidad y escuchando lo que decían los regiomontanos:

-Sr. General Villar, nos honra darle la bienvenida a nombre del comercio, de la industria y de los bancos. Sabemos que usted es un hombre liberal o sea que respeta la libertad de otros hombres; sabemos que es hombre justo, que no castiga a quien no lo merece; sabemos que es hombre de buenos impulsos revolucionarios, que sólo busca el bien del pueblo. Por eso, le traeremos nuestro saludo, Sr. General y le decimos que esta ciudad de Monterrey es también amante de las libertades, de la justicia y del bienestar de todos sus moradores, pequeños y grandes, pobres y ricos.

Complacido Villa con tales conceptos que también encuadraban con su amor por el pueblo, a su “raza”, expresó jubiloso que la riqueza se originaba con el sudor y el sacrificio de los de abajo para satisfacer, muchas veces, la vida fastuosa de los magnates y que entonces era muy justo que éstos propiciarán el desarrollo de los desheredados que carecen de techo, de alimentos y de salubridad en su miseria y desamparo.

Enseguida los de Monterrey, para rubricar tan feliz acontecimiento, le ofrecieron un banquete con todas las de la ley.

-¿Y cuánto costaría dicho banquete? Preguntó Villa-

Cabildearon los regiomontanos y luego repusieron:

-30, 000 pesos, Sr. General.-

-30, 000 pesos...mmm… 30, 000. No Señores. ¿Cómo voy a comer semejante suma y mis hermanitos sufriendo a hambre y privaciones? Cáiganse ustedes con la lana y usted, Sr. Gobernador, lo era el General Raúl Madero, me la manda comprar de maíz y frijol que deberá ser repartido entre los muy pobres, a razón de un almud de maíz y un cuarterón de frijol por familia. Al fin que ustedes tienen mucho que comer en sus casas y yo también tengo harto que comer en la mía.

Por la tarde de ese mismo día, los adinerados de la Sultana del Norte ofrecieron una fiesta de toros que el Centauro aceptó gustoso -siempre que la entrada fuera gratuita para el pueblo-




Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....

Fuentes de Información - Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....

Dar puntos
15 Puntos
Votos: 3 - T!score: 5/10
  • 1 Seguidores
  • 10.932 Visitas
  • 3 Favoritos

3 comentarios - Anécdotas de la Revolución Mexicana...®....

@roy_vader Hace más de 3 años
Tue temas son algo así como "el color de la revolución mexicana" leí a un autor (Catón) que estamos demasiado acostumbrados a ver a nuestros héroes (y villanos) como si fueran el mármol o la piedra en que se esculpen con frases célebres diciendo en todo momento. Debemos humanizarlos más; verlos como personas que sintieron y fueron al baño también. Con tus temas se comienza a ver el lado humano que no nos cuentan en la escuela.
@Paco_Navarrete Hace más de 3 años
Hermoso post, cuánta historia, cuántos relatos.... excelente! amo mi país