los chakas


1. ¿Qué es un Chaka?
Los Chakas o buchones son una corriente cultural mexicana que glorifica la ética y estética del narcotráfico, enormemente influida por elementos visuales (Marcas) estadounidenses. El exceso ornamental es utilizado para delimitar la jerarquía social y la pertenencia al grupo.

__________________________________________________________________

Hoy, la supuesta y encarnizada lucha que el gobierno mexicano abandera contra el narcotráfico se limita a la confrontación militar, se pone todo el énfasis en que el crimen organizado será controlado a medida de que el Estado imponga la sacra ley a la fuerza de los disparos. El discurso oficial parte de la premisa (políticamente correcta) que el pueblo de México es un dechado de valores y actitudes positivas, heroísmo, amabilidad, patriotismo y compromiso para construir el país del mañana, los narcos y sus abominables e inhumanos crímenes son bugs del sistema completamente ajenos a la realidad del valeroso pueblo mestizo, o como el pro-fascista José Vasconcelos lo llamaba, “la raza cósmica”.

México es un país construido por mitos, o si se quiere ver muy fríamente, de mentiras. Las narraciones con las que el poder hegemónico ha intentado crear la identidad nacional son la peor construcción literaria de la historia, nuestros gobernantes, caudillos y reyes podrían ser considerados los Edward Davis Wood de los guiones nacionales, improvisados, incoherentes e inconexos, aunque a diferencia del director de Plan 9 from outer space, carecen del más mínimo encanto, al contrario, su ineficacia los ha vuelto repulsivos a los ojos de quienes desesperadamente buscan un hilo conductor con cual desarrollar su identidad individual.

Las narraciones que nos acompañan en el desarrollo son fundamentales para la construcción de las identidades individuales y colectivas, para la creación de nuestras aspiraciones, sueños, anhelos y miedos la construcción de arquetipos es vital para la estructuración mental del individuo y de la sociedad en su conjunto. Hay quienes están convencidos que existen ciertas representaciones arquetípicas en la psique humana por añadidura, un bueno exponente de esto sería el psicoanalista Carl Jung, sin negar ni afirmar tal proposición, me parece que el ecosistema ficcional en el que se desarrollan los sujetos es inclusive mucho más determinante que cualquier parámetro preestablecido en la mente humana.

Los Chakas son una señal del desgaste de lo que queda del proyecto nacional, más allá de una crítica criticona con adjetivos que reflejen mi placer o displacer antes sus manifestaciones estéticas y más allá del debate sobre relativismo cultural (cuyas posiciones no comparto), esto intenta ser un breve análisis del porque, los también llamados buchones, son signos sintomáticos del peligro para una nación donde cuya noción arquetípica sea el criminal, el cabron, el narco.

La falta de talento como narradores de los victoriosos nacionales, ha conllevado a la búsqueda de prototipos identitarios externos y que combinados con los prototipos tradicionales se desarrolla una mezcla a la que prudentemente llamare barroca, la cual por sí misma no tiene nada malo, es muy probable que nuestro origen multicultural nos haya dotado de llevar el remix en la sangre, sin embargo esta habilidad de absorción cultural se ve mermada ante la ineficiente capacidad del Estado para darle cause e impulsar la creatividad.

Los Chakas son la representación máxima de lo que muchos mexicanos consideran aceptable, son el efecto de la globalización en una comunidad con una pobre educación y en general de una pobre calidad de vida, resultado último de un modelo social y económico donde las máximas reivindicaciones son la ignorancia, la riqueza y placer fácil, la fiesta como estructura vertical de la cosmovisión de toda una generación. El clímax en los discursos actuales es el consumo, el joven ante el panorama de una vida sin muchas promesas y completamente aburrida, se ve maravillado ante las promesas del crimen organizado. Y no es que solo quienes usan playeras Ed Hardy se vean envueltos en estas dinámicas, gran parte de la población es parte de este sentimiento de desidia y que como reacción casi natural abrazan el hedonismo más burdo, rompiendo con cualquier lazo que los vincule a impulsar el desarrollo comunitario, es la individualización más desgarradora y brutal, el comienzo del fin de una sociedad.

Las carencias del México contemporáneo han creado el icono del narco, el arquetipo social que logró sobrellevar las dificultades personales y logro el éxito (dinero, pisto y mujeres) es el sueño de miles de jóvenes quienes llenan los servidores del metroflog con fotos posando junto a pistolas y añorando ser como aquellos con el poder de corromper gobiernos. La guerra de Calderón está perdida porque su estrategia solo mata gente pero no borra proyectos de vida, es una guerra perdida por que los medios de comunicaciones continúan criminalmente expandiendo esta nueva clase de valores, es una guerra perdida porque no está creando una narrativa de vida a la que la gente pueda aspirar, es un guerra perdida porque no se lucha con la educación sino con las armas.

a los confundi pero los verdaderos son gays para mi no para ti quisas acepto tu comentarios