Famosos admiradores de Hitler



Bernie Ecclestone, el dueño de la Fórmula 1, ha hecho hace unos días unas declaraciones que le pueden costar el puesto. Su frase maldita ha sido:

"Hitler conseguía que se hicieran las cosas".
Es habitual observar cómo un famoso de turno elogia a Hitler, probablemente sin admirarlo, y después tiene que pedir perdón por su frase. Yo me imagino la situación: lees un poquito, te interesas por el tema, terminas sintiendo una simpatía hacia Hitler o hacia la estética del nacionalsocialismo, lo comentas a algún medio de comunicación y ¡zas!, ya la tienes montada. Como se dice ahora, liada parda. Supongo que una vez hechas las declaraciones, reciben tal alubión de llamadas protestando, recordando todo lo negativo de Hitler etc. que al final se ven obligado a rectificar en público. A nivel mediático, no hay piedad. Ignoro si Ecclestone es admirador de Hitler o no, pero si analizamos su frase, seria como decir "Hitler tenía bigote". Porque, es evidente, Hitler consiguió que se hicieran muchas cosas. Bien, ahora le ha tocado el turno a Ecclestone y supongo que acabará dimitiendo. Pero existen muchos famosos que también han sufrido el mismo efecto. En concreto en el mundo del rock son muchos.

A mediados de los años 70 el cantante David Bowie se hizo un gran admirador de Hitler. Leía compulsivamente sobre Hitler, coleccionaba objetos nazis etc. Incluso le fueron confiscados en la frontera soviética objetos nazis de coleccionismo. Tal era su obsesión por Hitler que incluso habló de dedicarse a la política y ser un dictador de Gran Bretaña. Incluso en una ocasión hizo el saludo nazi ante las masas en la estación Victoria de Londres. Por supuesto, Bowie se retractó de todo años después.

Famosos admiradores de Hitler

El también cantante inglés Brian Ferry declaró hace poco su admiración por la estética nazi. Ni siquiera se declaró admirador de Hitler. Simplemente dijo que le gustaba esa estética. Y las criticas no se hicieron esperar. Al poco tiempo tuvo que dar explicaciones. Además, sus declaraciones le salieron caras ya que dejó de ser la imagen de una marca de moda. Su frase maldita fue:

hitler

"Los nazis sabían cómo presentarse a sí mismos.“Las películas de Leni Riefenstahl, los edificios de Albert Speer, los desfiles masivos y las banderas… Impresionante. Realmente bonito”.

El cantante de Joy Division, Ian Curtis, fue otro admirador del nazismo y de Hitler. Incluso uno de sus conciertos lo abrió diciendo al público "¿Os habéis olvidado de Rudolf Hess?". El mismo nombre de Joy Division está sacado de la simbología nazi. Cuando se suicidó, el resto del grupo adoptaron el nombre de New Order, de claro caracter nazi.
Esta claro que quienes hacen este tipo de declaraciones lo hacen por provocar o porque, ciertamente les gusta el nazismo. Yo ya he dicho en alguna ocasión que a los que nos gusta leer sobre el nazismo y sobre Hitler en particular, solemos tener un cierto sentimiento de culpabilidad. Nos gusta el asunto pero nos da vergüenza reconocerlo abiertamente. No quiero extenderme con los muchos artistas, políticos y demás gente conocida que han hablado en alguna ocasión sobre Hitler y les ha costado caro el asunto. La cuestión que me planteo aquí es: ¿debemos de condenar públicamente a quien haga una declaración sobre Hitler? ¿Se puede admirar el nacionalsocialismo sin ser nazi? ¿Se puede admirar a Hitler sin ser mala persona?
Tampoco debemos olvidar el caracter propagandístico de Hitler. Ya sabemos que todo lo que rodea a Hitler explosiona como una bomba en todo el mundo. Si uno quiere provocar, o hacerse publicidad, pues nada como hablar sobre Hitler. Aunque en ocasiones hablar de Hitler también te puede salir caro. Ahora le ha tocado el turno al dueño de la Fórmula 1. Pero, no lo olvidemos, esto suele ocurrir varias veces al año con un famoso de turno.

david bowie

Fuente:
http://estudiodehitler.blogspot.com/2009/07/famosos-admiradores-de-hitler.html