En la actualidad existen muchos objetos perdidos incluidas las llaves de la mayoría de nosotros. Pero existen siete que por su relevancia y fama son el sueño del Indiana Jones que muchos llevan por dentro. Un naufragio, un cáliz, dos tumbas, un cuadro, un avión y un salón están en algún lugar de nuestro planeta esperando a que alguien les de vida nuevamente. Me tomé la tarea de recopilar información sobre cada uno de ellos, eso es lo único que hice: buscar, copiar, pegar, editar y publicar. El verdadero mérito es para las fuentes …

Los 7 Objetos Perdidos


1. El Galeón San José

historias

Según cuentan los historiadores, el galeón San José fue el barco más cargado de tesoros provenientes de las colonias que salió desde el puerto de Cartagena hacia España el 7 de junio de 1708 bajo el mando del almirante José Fernández de Santillán. El galeón estaba lleno de piezas de oro y plata, que se calculan en, por lo menos, 5000 millones de dólares.

Nadie previo que las condiciones del tiempo cambiaran de forma tan inesperada. De un momento a otro, las nubes cubrieron el océano, mientras una suave llovizna golpeaba la cubierta del barco.

Por la tarde, al buque empezó a acercarse El Expedition, un barco inglés comandado por Charles Wager. Empezó una gran batalla naval, en el efecto de la cual la nave española se fue a pique. La tragedia ocurrió a las siete y media de la tarde. El imponente galeón con todos sus tesoros se hundió a más de 210 metros de profundidad del Mar Caribe, convirtiéndose en una leyenda y el objetivo de vida de muchas personas, que a través de los siglos trataban de llegar a sus tesoros.

La búsqueda del galeón San José inició en 1982 cuando se autorizó a una empresa norteamericana explorar el área en que presumía que el barco se encontraba. Meses más tarde, la empresa encontró el galeón y fue reconocida como descubridora de su tesoros.

En la actualidad, después de dos décadas de litigios jurídicos y tras 300 años de hundido el galeón San José, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de Colombia tomó una decisión acerca de a quién pertenecen los tesoros del barco que descansa en el fondo del mar. La corte consideró que “los bienes de valor histórico, cultural o científico que tengan la calidad de tesoros” son propiedad de Colombia, mientras que los que tengan algún valor económico se repartirán en dos en porcentajes iguales entre el Estado colombiano y la empresa que los rescate.

Y, mientras tanto, el galeón espera… “Su casco y sus tesoros están allá en el mar, rodeados por la aureola de misterios que dibujan las almas de más de seiscientos marineros y pasajeros que se hundieron con él …”

2. El Santo Grial

perdido

Tradicionalmente, el Santo Grial, es el cáliz, copa o vaso que usó José de Arimatea para recoger la sangre de Jesucristo en la Cruz. En casi todas las versiones de la leyenda, es la misma copa o vaso usado por Cristo en la Última Cena.

El término «grial» proviene de graal, en inglés medio (1150–1475), del francés antiguo grail, del latín medieval gradalis. El mito del Grial ha fascinado a muchos, uno de ellos Adolf Hitler, quien ordena a Heinrich Himmler a buscarlo, este a su vez recluta a Otto Rahn, ambos fascinados por este objeto. Rahn escribió dos libros sobre el tema: Cruzada contra el Grial y La corte de Lucifer.

La tradición del Grial nace en el contexto de la literatura artúrica como el objeto divino hacia cuya búsqueda deben encaminar sus pasos los caballeros del Rey Arturo. Dicha búsqueda se conoce como La búsqueda o demanda del Santo Grial. Hay que separar con claridad lo que son las fuentes primarias de la leyenda del Grial de las subsecuentes interpretaciones posteriores. Las fuentes principales del Grial son el Perceval o el cuento del Grial de Chretien de Troyes, el Pársifal de Wolfram von Eschenbach y el ciclo de la Vulgata del maestro Gautier Map.

Estas fuentes se sitúan entre los años 1194 y 1230 aproximadamente, pero se basan en un entramado de leyendas y relatos celtas mucho más antiguos: los echtrai irlandeses, el Mabinogion galés. Éstos, en general, parecen relatar, de manera simbólica, la pérdida de un estado de inocencia original y comunión del hombre con la tierra que habría coincidido (o supuesto) el fin del matriarcado y las sociedades comunales.

Algunos estudiosos, como Malcolm Godwin, quieren identificar esta pérdida con hechos reales acaecidos a finales del Neolítico, en que en Europa existían diversas tribus matriarcales asentadas y pacíficas cuya forma de vida se vio violentamente coartada por oleadas de tribus guerreras y violentas provenientes de Asia. Estos sucesos habrían quedado en la memoria colectiva y adquirido una dimensión simbólica en la mitología celta y finalmente habrían recibido un tinte cristiano en manos de Chrétien de Troyes, Wolfram von Eschenbach y otros autores. Así, esta conquista original de las tribus europeas por parte de las provenientes de Oriente se identificaría, por ejemplo, con la pérdida del Paraíso Terrenal y, en lo referido al Gríal, éste se identificaría con lo femenino y con la tierra (más concretamente, el Grial es símbolo del seno materno y de la vulva femenina).

De acuerdo a la leyenda española, una tradición aragonesa cuenta que el grial fue guardado y utilizado por los apóstoles en Jerusalén. De allí habría pasado a Antioquía, llevado por san Pedro. Posteriormente se habría trasladado a Roma, donde fue usado por 23 papas hasta el pontificado del griego san Sixto II. Este papa (que ejerció el papado durante un año, desde 257 a 258), asustado por la persecución romana, lo envió a Huesca (España) custodiado por el joven diácono Lorenzo para que fuera escondido en las lejanas montañas de Aragón.

En el museo de la catedral de Valencia se conserva un vaso de calcedonia (piedra semipreciosa) de 7 cm de altura y 9,5 de diámetro (con un pie con asas añadido posteriormente), que ha sido identificado como un posible Grial. Varios cálices se reputan como los posiblemente auténticos griales de la Última Cena. Entre ellos, además del de Valencia, el Cáliz de Antioquía de la Colección Cloisters del Metropolitan Museum of Art, o la Sacra Catina de Génova.

Al día de hoy no se sabe con certeza la ubicación del preciado cáliz …

3. La Tumaba de Nefertitti

Abandonos

Nefertiti fue una gran reina de la dinastía XVIII de Egipto, gran esposa real de Ajenatón (Akenatón). Su nombre egipcio, nfr.u itn, nfrt.y.ty, se traduce como “Belleza de Atón, la bella ha llegado”. Su belleza fue legendaria, pero tras su imagen sublime, parece que su papel político y religioso en el desarrollo de la experiencia amarniana fue fundamental.

Su reinado se distingue por la frecuencia con que se realizaron representaciones monumentales que evocaban a la pareja real en la intimidad, y en especial la proximidad de sus hijas (jamás antes de esa época el arte oficial había representado escenas familiares).

No se ha demostrado que sucediera a Ajenatón (Akenatón) tras su muerte; algunos egiptólogos creyeron que ella fue la que reinó con el nombre de Semenejkara; sería más verosímil hablar de reinado en colaboración parcial entre Ajenatón y su gran esposa real. Tampoco se ha podido demostrar que sobreviviera a su real esposo y por lo tanto, que ella fuese Semenejkara.

De la muerte de Nefertiti nada sabemos. ¿Cuándo ocurrió? ¿En el año 14 de Ajenatón, cuando Semenejkara sustituye a Neferneferuatón? ¿Unos meses después de la muerte de su marido? ¿O ya en el reinado de Tutankamon, olvidada por todos? A todo este embrollo se suma la aparición de Dahamunzu, la reina traidora, que posiblemente fuera una desesperada Nefertiti-Semenejkara que veía tambalear su trono y no se lo ocurrió más que pedir ayuda a los tradicionales enemigos de los egipcios, los hititas.

Las diversas identificaciones entre Taduhepa, Nefertiti, Semenejkara y Kiya demuestran la ausencia de informaciones sobre sus respectivas vidas y sólo nuevos hallazgos arqueológicos podrían precisar el papel de estos personajes históricos y la súbita desaparición de Nefertiti.

Nunca se ha hallado la momia de Nefertiti, lo que hizo que su búsqueda fuera objeto de curiosidad y de todo tipo de especulaciones. El 9 de junio de 2003, Joann Fletcher, especialista en el análisis capilar de la University of York en el Reino Unido, anunció que se había encontrado la momia de Nefertiti en la tumba KV35 del Valle de los Reyes, en Egipto. Esta momia llevaba ya cien años descubierta, pero estaba sin identificar.

La momia hallada estaba en un estado que hace suponer que fue saqueada poco después de la muerte. La técnica utilizada para la momificación sugiere la época de la XVIII Dinastía, y la posición del cuerpo indicaría la realeza del personaje. El 12 de junio del mismo año, o sea, tres días después, Zahi Hawass, director del ESCA (Egypt’s Supreme Council for Antiquities, Consejo Superior de las antigüedades de Egipto), adelantó la falta de pruebas que sostuvieran esta hipótesis y desmintió públicamente que esa momia fuera la de Nefertiti.

El año 2004 se transmitió un programa donde Joanne Fletcher sostenía que la momia hallada era realmente Nefertiti, el equipo de Fletcher trasladó todo tipo de aparatos para confirmar su teoría a la tumba KV35. A pesar de que Joann Fletcher deseaba demostrar al mundo que la momia descubierta era en realidad la hermosa reina egipcia, lo que consiguió fue abrir un portal a una serie de controversias y teorías que no se sostenían con pruebas. Esta momia estaba con dos momias más, la que se cree era la madre de Akenaton, la princesa Tyi, y el que pudiera ser un hermano menor del faraón. Para mostrar que la momia correspondía a Nefertiti se hizo un estudio por ordenador del cráneo enseñando como sería la faz de dicha momia, un parecido extraordinario con el busto de Nefertiti hoy en día en el museo de Berlín. Zahi Hawass nunca ha compartido la teoría de Joann Fletcher de hecho le ha prohibido la entrada a Egipto para cualquier trabajo arqueológico.

El misterio continua en el aire …

4. La Batalla de Anghiari

historia

La batalla de Anghiari (en italiano, La battaglia di Anghiari) es una pintura al fresco perdida, obra del pintor renacentista italiano Leonardo da Vinci. Algunos creen que está escondida en algún lugar del Salón de los Quinientos del Palazzo Vecchio de Florencia.

Una pintura de Peter Paul Rubens en el Museo del Louvre, París, conocida como La batalla del estandarte, se cree que es una copia de la propia pintura de Leonardo. Rubens hizo la pintura en 1603, basándose en un grabado de Lorenzo Zacchia del año 1558. Hay varias diferencias con el original, pero Rubens logró representar la furia, las intensas emociones y el sentido de poder que estaban presentes en la pintura original.

Los dos grandes genios del Renacimiento, Leonardo y Miguel Ángel se encontraron en un momento dado (era abril de 1503), enfrentándose directamente sobre el terreno de la pintura, pues ambos recibieron del gonfaloniere Piero Soderini un encargo para decorar el Salón de los Quinientos. Miguel Ángel acababa de finalizar su David, cuando fue designado para pintar la pared de la izquierda. Es la única vez que Leonardo da Vinci y Miguel Ángel trabajaron juntos en el mismo proyecto. Ambos debían realizar una batalla: la de Leonardo sería la de Anghiari sobre la pared de la derecha, en la que vencieron los florentinos, y Miguel Ángel representaría un episodio de la batalla de Cascina, cuando un grupo de soldados que se estaban bañando fueron sorprendidos por el enemigo. Las dos pinturas debían tener 7 metros de alto y 17 de largo. El contrato de Leonardo fue firmado nada menos que por Maquiavelo.

Sin embargo, Miguel Ángel no permaneció mucho tiempo. Acabó el cartón pero sólo parcialmente la pintura. Fue invitado a regresar a Roma en 1505 por el nuevo papa Julio II y le encargaron construir la tumba del Papa.

El 24 de octubre de 1503, el Consejo asignó a Leonardo un local en Santa María Novella para que le sirviera de estudio[1] . Leonardo da Vinci dibujó su gran cartón en Santa María Novella, representando una escena de la vida de Niccolò Piccinino, un condottiero al servicio del duque Filippo Maria Visconti de Milán. Dibujó una escena de un violento choque de caballos y una furiosa batalla de hombres peleando por el estandarte en la batalla de Anghiari. Giorgio Vasari en su libro “Le Vite” declara que es imposible expresar la manera magistral en la que Leonardo representó esta escena sobre el papel. Tiempo después Leonardo abandonó la obra debido a que la técnica que empleo, encausto, no funcionó como él quería

Las pinturas inacabadas de Miguel Ángel y Leonardo colgaron en la misma habitación juntas durante casi una década (1505- 1512). El cartón de la pintura de Miguel Ángel fue cortada en trozos por Baccio Bandinelli por celos en 1512. La pieza central de la batalla de Anghiari fue muy admirada y se hicieron numerosas copias durante décadas.

El Salón de los Quinientos del Palazzo Vecchio, que hoy es la “Sala del Mayor Consejo de la República de Florencia”, es el salón más grande para la gestión del poder jamás realizada en Italia. Hoy mide 54 metros de largo y 18 metros de alto, pero en los tiempos de Leonardo era distinta: era más espartana y menos decorada. La transformación se produjo a mediados del siglo XVI (1555-1572), cuando el Salón fue ampliado y reestructurado por Vasari y sus ayudantes, de manera que el Gran Duque Cosme I de Médici pudiera alojar a su corte en esta cámara. En lo alto hizo realizar el techo dorado con casetones en el que se representa el triunfo de Cosme, el nuevo soberano de Florencia, y la sumisión de la ciudad y de la región. Durante esta transformación se perdieron obras famosas pero inacabadas, incluyendo la “Batalla de Cascina” de Miguel Ángel y la “Batalla de Anghiari” de Leonardo da Vinci, pues en los lados pintó seis frescos, símbolo de la potencia de los Médicis: por un lado la toma de Siena y por el otro la derrota de Pisa.

Maurizio Seracini, un experto italiano en análisis de arte de alta tecnología, cree que detrás de uno de estos murales de Vasari, la “Batalla de Marciano en Val di Chiana’ (1563)”, está escondido el fresco original de Leonardo da Vinci. Sobre lo alto del fresco de Vasari, a 12 metros del suelo, un soldado florentino mueve un estandarte verde con las palabras “Cerca trova” (”El que busca encuentra”). Estas palabras enigmáticas parecen ser una pista de Vasari, quien siempre habló en términos de gran consideración hacia los frescos de Leonardo da Vinci. Vasari sintió una gran admiración por Leonardo y no habría probablemente osado destruir una obra suya. En la pared oeste había 4 ventanas, hoy tapiadas por lo que no podría haber alojado la pintura, pero en la este sólo había 2 ventanas, y es aquí donde se ejecutó el mural. Vasari es muy claro en sus escritos: el lazo izquierdo de la pared se reservaba a Miguel Ángel, y el derecho a Leonardo y, considerando todas las modificaciones que ha sufrido el Salón, se ha calculado que el núcleo de la pintura, el más famoso, probablemente se encuentra en la zona sobre la puerta del sureste.

Seracini cree que es improbable que Vasari destruyese la obra de su predecesor durante su renovación del Salón de los Quinientos y que habría intentado salvar de algún modo la pintura. Usando técnicas no invasivas, como radar de alta frecuencia que penetra en la superficie y cámara termográfica, Seracini hizo una investigación en el Salón. Entre otras conclusiones, encontró que Vasari había construido otra pared en frente de la pared oriental donde se documentó la existencia del fresco original de Leonardo da Vinci. Seracini afirma que encontró un hueco de 1 a 3 centímetros entre las dos paredes, suficientemente grande para que se conservase el antiguo fresco.

Obviamente la hipótesis, pero sobre todo el deseo, que una obra tan grande, aunque no exitosa, tan cargada de historia, se encuentre aún y que quizá se encuentre sólo a pocas decenas de centímetros del observador, desencadena la fantasía de muchas personas. A principios de 2007, el ayuntamiento de Florencia y el Ministerio italiano de Cultura han dado luz verde a mayores investigaciones.

5. La Sala de Ámbar

casos

La mítica Sala de Ámbar, considerada la “Octava Maravilla del Mundo”, desapareció misteriosamente en 1945 y todavía no se ha logrado dar con su paradero. Se llama así por que sus paredes estaban recubiertas de ámbar, una valiosa resina fósil del color de la miel.

Fue un regalo que le hizo el rey de Prusia, Federico Guillermo I al zar Pedro I el Grande en 1.716. A Rusia llegaron los paneles de ámbar listos para ser montados. En 1.755, la zarina Catalina II ordenó instalar la espectacular habitación en su palacio y, en 1757, añadió a la estancia cuatro mosaicos traídos de Florencia.

El maestro italiano Rastrelli, arquitecto del Palacio de Invierno (Ermitage), fue a quien la zarina encargó dirigir los trabajos. Entre el mobiliario de la sala había una cómoda realizada por ebanistas berlineses en 1.711. Ese mueble y uno de los cuatro mosaicos, el denominado “Los sentidos del tacto y del olfato”, son las dos únicas piezas originales que se han conservado.

La habitación real fue saqueada por soldados de la Wehrmacht en 1.941 y llevada a un castillo de Königsberg, (actual territorio ruso de Kaliningrado). Desde allí, en 1945, fue trasladada a un lugar desconocido. La cómoda fue hallada por casualidad en 1.997, en el almacén del museo berlinés de artes aplicadas, y el mosaico apareció, aquel mismo año, cuando el hijo del soldado alemán que se apoderó de él, un tal Achtermann, se proponía venderlo por 5 millones de marcos. Tras la contienda, Achtermann se llevó el mosaico a su casa y su hijo Herbert se lo encontró en el desván, en 1978. Lo colgó en el recibidor y, 19 años más tarde, supo que lo que tenía en su casa era una obra de arte muy buscada y de gran valor.

En mayo 2003, se terminó de reconstruir en su emplazamiento primigenio, es decir en el palacio de Catalina II de Tsárskoye Seló, (afueras de San Petersburgo), una réplica exacta del salón perdido. Se emplearon seis toneladas de ámbar. Los trabajos comenzaron en 1979 y se utilizaron como modelo viejos dibujos y fotografías en blanco y negro. El conjunto está compuesto por un total de medio millón de piezas de ámbar.

6. La Tuma de Genghis Khan

Los 7 Objetos Perdidos

Genghis Khan nació cerca del lago Baikal (en la actual Rusia) en el año 1167 y sería el líder de un poderoso imperio que abarcaría casi toda Asia y parte de Europa . Su verdadero nombre era Temujin. Era hijo de Yesugei, jefe y dirigente mongol, y bisnieto de Kabul Khan, líder de los mongoles que, supuestamente, fue envenenado por los Tártaros.

En realidad Genghis Khan fue una especie de título a manera de reconocimiento por el genio y el coraje demostrado, por conquistas, batallas y liderazgo que lo llevaron a ser dueño y señor de Mongolia.

Genghis Khan muere a la edad de 60. La razón aun no esta clara, una teoría la atribuye a las lesiones internas después de un accidente de caza y otra a la malaria.

En su muerte, el imperio mongol se extendía desde mar amarillo hasta mar caspio. Ningún otro imperio en la historia ha visto una extensión tan extraordinaria en el curso de la vida de un hombre. Aunque Genghis Khan trajo mucha destrucción en sus conquistas, está claro que él no se prepuso realizar un genocidio total como el de Hitler, aunque la matanza que realizó solo es comparable con la ejecutada por el Führer. El sueño de Khan era la conquista y siempre se entrego a ello. Fue excepcionalmente respetuoso con los que lo apoyaron y cruel con quien lo traicionaba. Genghis Khan es considerado uno de los mas brillantes estrategas militares en la historiade la humanidad.

Según la leyenda, para evitar el saqueo de su tumba, él mismo ordenó ser enterrado en un lugar de difícil acceso y sus lugartenientes acabaron con la vida de los 800 soldados que ayudaron a construir el templo funerario en un misterioso paraje llamado “Burjan Jaldún“. Este hecho propició que se crearan todo tipo de leyendas en torno al mausoleo y que se le atribuyera ser el escondite de grandes riquezas.

Recientemente dos hallazgos arqueológicos aseguran haber encontrado la tumba del gran Khan. El primer hallazgo lo situamos en el año 2001 y fue encabezado por una expedición científica norteamericano-mongola quien descubrioi unas tumbas no lejos de donde nació el gran guerrero mongol.

El segundo hallazgo lo situamos en el 2004 cuando un equipo de investigadores, formado por arqueólogos de Mongolia y de las universidades japonesas de Kokugakuin y Niigata, indicó en una conferencia en Tokio que se encontraron ruinas de un gran mausoleo construido hace cientos de años en un lugar llamado Avraga, en Mongolia Central.

Están cerca pero aun no han dado con la tumba del gran estratega militar.

7. El Avión de Amelia

historias

Amelia Mary Earhart ( Kansas, 24 de julio de 1897 - Océano Pacífico, 2 de julio de 1937) fue una aviadora estadounidense célebre por sus marcas de vuelo y por intentar el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial.

Sus primeras clases las tuvo con la instructora Anita Neta Snook, otra piloto pionera. Por ese tiempo logró adquirir un prototipo del aeroplano Kinner al que llamó el canario, en el que sufrió algún que otro accidente, cosa común en esa época por la poca fiabilidad de los motores y la lentitud de las naves. Su instructora no le daba mucha credibilidad como piloto, una opinión que no la abandonaría durante su carrera. Ya para octubre de 1922 consiguió su primer récord de altitud al volar a 14.000 pies de altura.

En 1935 comenzó a formularse los planes para hacer un viaje alrededor del mundo. El Lockheed Electra 10E fue la máquina elegida. Marcaría dos hitos: la primera mujer en hacerlo y la mayor distancia posible circunnavegando el globo en su ecuador. Según ella era el vuelo que le quedaba por realizar.

Como la travesía tendría que realizarse más tarde en el año, Amelia decidió que, debido a las condiciones meteorológicas en el Caribe y en Africa, sería más seguro alterar el plan de vuelo y tomar curso hacia el este, en vez de al oeste. Después que le entregaron el reconstruido Electra, Amelia partió de Los Angeles California, hacia Florida, el 21 de mayo de 1937.

El 1 de junio de 1937, Amelia y su navegante Fred Noonan salieron de Miami Florida con destino a California por la vía larga: alrededor del mundo. La primera escala fué San Juan, Puerto Rico … y de allí por todo el borde noreste de Sudamérica y posteriormente hasta Africa y el Mar Rojo. El vuelo a Karachi fué otra primicia… nadie antes había volado sin escalas desde el Mar Rojo hasta la India. Después de Karachi, el Electra voló hacia Calcuta el 17 de junio… y de allí, a Rangoon, Bangkok, Singapur y Bandoeng.

Un monzón impidió que salieran de Bandoeng por varios días. Aquí se hicieron reparaciones en varios de los instrumentos de navegación de “larga distancia” que previamente habían dado algunos problemas. Al mismo tiempo, Amelia se enfermó de una disentería que le duró varios días. Fué hasta el 27 de junio que Amelia y Noonan pudieron abandonar Bandoeng con rumbo a Port Darwin, Australia. En Darwin, el giro direccional fué reparado, y los paracaídas fueron empacados y mandados a casa … no serían de ninguna utilidad sobre el Pacífico .

perdido

Amelia llegó a Lae, en Nueva Guinea, el 29 de junio. Hasta este punto, habían volado 22,000 millas y les quedaban 7,000 más por recorrer… todas sobre el Pacífico. Amelia envió su último artículo por cable al Herald Tribune. En las fotografías, ella se veía muy cansada y enferma en ese momento. El buque guardacostas de los Estados Unidos, el Itasca, había estado estacionado en las islas Howland por varios días para operar como contacto de radio para Amelia. Las comunicaciones de radio en el área eran muy deficientes y el Itasca estaba sobrecargado de trabajo con el tráfico comercial de radio que el vuelo había generado.

Amelia abandonó Lae precisamente a las 00:00 horas Tiempo de Greenwich el 2 de julio. Se cree que el Electra fué cargado con 1,000 galones de combustible, que permitían una autonomía de vuelo de 20 a 21 horas. A las 07:20 horas GMT, Amelia transmitió un reporte de posición que ubicaba al Electra en curso a unas 20 millas el suroeste de las islas Nukumanu. El último reporte del estado del tiempo que se sabe que Amelia recibió, fué antes del despegue. El viento había aumentado su intensidad 10 ó 12 millas por hora desde entonces, pero no se sabe si ella recibió este reporte.

A las 08:00 GMT, Amelia hizo su último radio-contacto con Lae. Se reportó en curso hacia las islas Howland a 12,000 pies de altitud. No existe evidencia real de la trayectoria precisa de la aeronave después de Nukumanu. Nadie vió u oyó el avión sobrevolar. Varias transmisiones cortas fueron recibidas por el Itasca con variadas intensidades, pero no fué posible determinar su posición porque las transmisiones fueron muy breves. A las 19:30 GMT, la siguiente transmisión fué recibida del Electra con máxima intensidad…

A las 20:14 GMT el Itasca recibió la última transmisión de voz de Amelia proporcionando datos de su posición. El Itasca continuó transmitiendo en todas las frecuencias hasta las 21:30 horas GMT, cuando determinaron que Amelia debía haber amarizado y se iniciaron los procedimientos de búsqueda. Se ha determinado que el avión cayó entre 35 y 100 millas de las costas de las islas Howland. A bordo de la aeronave llevaban una balsa salvavidas, pero nunca se encontró ningún rastro de ella. Algunos expertos creen que los tanques de combustible vacíos podían haber mantenido a flote el avión durante cierto tiempo.

El Presidente Roosevelt autorizó una búsqueda con 9 buques navales y 66 aeronaves a un costo estimado de 4 millones de dólares. En julio 18, la búsqueda fué abandonada por los barcos en el área de Howland. George continuó pidiendo ayuda para la búsqueda, pero para octubre él también abandonó toda esperanza de encontrarlos con vida.

A lo largo de los años varios avistamientos no confirmados se han reportado… y muchas teorías. Entre esas teorías están:
— Amelia estaba en una misión de espionaje autorizada por el presidente Roosevelt y fué capturada
— Ella estrelló a propósito su avión en el Pacífico.
— Fué capturada por los japoneses y forzada a transmitir para las tropas americanas como la “Rosa de Tokyo” durante la segunda guerra mundial.
— Vivió por años en una isla en el Pacífico del sur con un pescador nativo.
— En 1961 se pensó que se habían encontrado los huesos de Amelia y Noonan sobre Saipan, pero resultaron ser de nativos saipaneses.

Para finalizar , existe una iniciativa denominada “El Proyecto Earhart” es una investigación iniciada en 1988 por el International Group for Historic Aircraft Recovery (TIGHAR) para dar solución de manera concluyente al misterio de la desaparición de Amelia Earhart.


fuente:
http://mezvan.blogsome.com/2007/11/16/los-siete-objetos-perdidos/