Podría entregarse el mafioso más buscado
Bernardo Provenzano negocia rendirse

ROMA.- Bernardo "Binnu" Provenzano, el jefe de la Cosa Nostra que se esfumó de la faz de la tierra hace 38 años, convirtiéndose en una de las personas más buscadas del mundo, estaría negociando su entrega. El capo mafia de Corleone, que el 31 del actual cumplirá 69 años, estaría muy enfermo de los riñones y cansado de una vida de eterno fugitivo, aseguró el diario La Repubblica.

Condenado a someterse a frecuentes diálisis en la clandestinidad, el capo di tutti i capi de la mafia siciliana estaría negociando su rendición, con la intención de que pueda haber una revisión de los cientos de condenas -incluida la prisión perpetua- que tiene en su haber.

En teoría, "el Estado no negocia con la mafia", pero amén de que la prensa italiana suele difundir versiones de contactos entre "superjueces" y la Cosa Nostra, se sabe que Bernardo Provenzano nunca quiso el choque con las autoridades. A diferencia de su antecesor al frente de la organización, Salvatore Totó Riina -arrestado en 1993-, considerado un "déspota" que controlaba y ordenaba todo, Provenzano siempre prefirió la mediación y las tratativas.
Y es un secreto a voces que la Cosa Nostra está negociando con las instituciones lo que aquí se denomina la dissociazione : mafiosos que están en la cárcel que, además de haberse arrepentido, prometen abandonar la mafia a cambio de condiciones de cárcel menos duras para ellos y sus familias.
"Hombre de honor"
Llamado también u tratturi , Provenzano, en Italia, es como un fantasma. Nadie sabe dónde está -muchos creen que en Sicilia- y se considera un récord el tiempo que permanece en la clandestinidad: desapareció en mayo de 1963 y desde entonces logró evitar su captura varias veces. Una vez fue detenido por las fuerzas del orden cerca de Enna, Sicilia, pero no fue reconocido por los agentes. Y también en febrero del año último estuvo a punto de caer, según varios informes, cuando fue apresado en Sicilia su brazo derecho, Benedetto Spera.
En esa oportunidad, en el escondite del mafioso se encontraron cartas dirigidas a Provenzano por su mujer y sus dos hijos, así como mensajes cifrados. Entre éstos, uno de su mujer, Benedetta Saveria Palazzolo, que le recomendaba lavar las medias "con agua fría o también en el lavarropas". En Corleone, su ciudad, su hijo Angelo maneja una tintorería.
Sólo existe una única fotografía de este súper-boss , el buscado número uno de Italia. Y se trata de una imagen del 18 de septiembre de 1959, es decir, de cuando era un joven hombre de honor. Con la ayuda de computadoras y la colaboración de algunos pentiti (arrepentidos), la policía elaboró un identikit de cómo podría verse hoy Provenzano.
Ante la versión de La Repubblica que aseguró que Provenzano estaría a punto de rendirse, sobre la base de negociaciones de la Cosa Nostra con las instituciones, el presidente de la comisión antimafia, senador Roberto Centaro, reaccionó muy duramente. "Es grave dar por hechas negociaciones entre el Estado y el anti-Estado", sostuvo. Y agregó: "A Provenzano, como a cualquier otro delincuente, se le reservará el trato que corresponde a sus condiciones de salud y que respete la dignidad humana, como indica la Constitución".
Por Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia



si ubieran fotos de este personaje las pondria sin esperar un solo segundo