la verdadera historia de rapunzel

Erase una vez una niña muy bonita llamada Rapunzel, sus padres eran muy jóvenes, además tenían graves problemas con las drogas, así que una buena y rica mujer vecina se ofreció adoptarla, a cambio de cumplir la más grande ilusión que siempre tuvo en su vida: tener una hija. Ellos aceptaron con la condición de poder ir a visitarla alguna vez (cuando salieran del centro de desintoxicación) y de que si la niña se presentaba en un programa de talentos, llevarse ellos el 50% sin derecho a negociación.

Rapunzel que desde pequeña ya destilaba rebeldía; era muy mala con su madre adoptiva, le llamaba bruja, putón verbenero, tonta del culo, entre otros términos peyorativos. No obstante, ella le quería inmensamente y con perseverancia intentaba educarla… era muy comprensiva pues sabía que los 15 no eran una edad fácil para una adolescente (ni para sus padres).
Eso, hasta que un día la pillaron en medio de una redada vendiendo heroína adulterada en los barrios bajos de la ciudad. Su madre adoptiva, mejor conocida por los amigos de Rapunzel como “la bruja malvada”, decidió mandarla a un reformatorio por un par de años al descubrir que además hacía guarradas por webcam por un cochino SMS:
-Esto es lo último- Le dijo.
Y si, era cierto. Fue lo último. En el reformatorio todos (en sólo dos días) ya le tenían miedo a Rapunzel quién fue conocida más tarde como la violadora de los pasillos. Era una líder innata, hacía motines, tenía a los guardias atemorizados con sus llaves mortales y además por alguna extraña razón nunca se cortaba el cabello y por “respeto” nadie se atrevía a sugerírselo.
Nadie lo sabía pero ella tenía un plan. Un día uno de sus amigos camellos, se hizo pasar por su primo para ir a verle y entonces ella pudo comentarle sus planes:
- Esta noche me escapo. Distraeré al guardia de turno, saliendo al patio sin sujetador y gritando “Gibraltar español”, luego le ahorco con mi rastas, le robo las llaves y finalmente antes de salir quemo el reformatorio.- Dijo ella sonriendo tiernamente.
- ¿No es eso muy descabellado?¿ Y las demás chicas se quemaran vivas?- Dijo su amigo (que no sabemos cómo se llamaba)
- Ahora no nos preocupemos por insignificantes detalles, ahora no, ahora no- Respondió lanzando una mirada indiferente.
Asombrosamente todo salió según sus planes y pudo escapar sin mayores problemas, se fue al extranjero, se casó con su amigo el camello y fue una buena chica, tuvo hijos y cómo no podía contarles la verdadera historia les dijo otra totalmente absurda: si, esa que todos sabemos desde niños, acerca de una princesa con el cabello excesivamente largo encerrada en una torre por una malvada bruja.
Menos mal para eso estamos en este blog para desarticular esta red de falsas leyendas urbanas, cuentos de hadas y realidades distorsionadas.




la verdadera historia de rapunzel

3 comentarios - la verdadera historia de rapunzel