Los diferentes tipos de celosos



Todo celoso, en su estado de sana conciencia, sabe muy bien que de nada adelanta protestar, pelear, discutir y corroerse por dentro por causa de sus fantasías alucinantes, de sus pensamientos devoradores y de sus locas ‘certezas’, casi siempre infundadas.

Pero de nada le sirve saber, porque cuando el celo llega, toda la razón se desvanece. Lo que impera es una especie de lente de aumento, convirtiendo cualquier situación en una gran posibilidad de perder aquello que se ama.

Cuando de la nada allí está él... protestando, peleando, discutiendo y corroyéndose por dentro por causa de sus fantasías alucinantes, de sus pensamientos devoradores y de sus locas seguridades, muchas veces infundadas.

Difícil explicar el celo, porque él no se basa en hechos reales, si no en la forma como el celoso interpreta tales hechos. El celoso parece estar constantemente en alerta, listo para obtener, al fin, la prueba de que sus sospechas estaban ciertas. Es un buen ejemplo para el dicho ese de que quien busca, encuentra. Él está siempre buscando algo que lo avale, que le de la sensación – aunque sea la más temida y dolorosa – de que realmente estaba en lo cierto.

Si el celo le incomoda y le hace mal, ciertamente está en el momento de parar de luchar contra él, tal cual un Don Quijote luchando contra los molinos de viento, y descubrir la punta de la madeja; solamente así usted conseguirá desatar los nudos, ¿entiende?

No se trata, por lo tanto, de luchar contra si y sus sentimientos, y sí de acogerse, comprenderse, transformarse. Al final, el celo no es más que la percepción (aunque inconciente) de que ni tenemos garantías, ni controlamos lo que el otro siente y piensa. Es la certeza de que, por más que intentemos, no siempre conseguimos ser el centro de los deseos de él.

Más que amar al otro, el celoso quiere poseerlo, considerando que el deseo de poseer puede ser ejercido de muchas y diferentes formas. De acuerdo con las creencias de cada uno, la práctica y la expresión del celo ocurrirán de distintas maneras.

Vamos a describir algunos tipos de celosos, hasta para dilucidar a algún desavisado de que su sentimiento es el celo, aunque él intente – todo el tiempo – garantizar que no, dando otros nombres a lo que está sintiendo, tales como cuidado, respeto, educación, atención, amor, etc.

Celoso-picudo: es aquel que, al ver o imaginar una situación en que le parece evidente la posibilidad de perder a la persona amada o simplemente dejar de ser el foco de su total atención, se cierra...

Celoso-vengativo: es aquel que, delante de los sentimientos citados encima, comunes a todos los celosos, se apura en dar...

Celoso-escandaloso: este tipo es el que no piensa dos veces antes de salir dando...

Celoso-pobrecito: es el tipo que siempre cree estar siendo engañado, traicionado, desconsiderado. Juzga lo otro y a las demás...

Los celos enfermizos y la violencia doméstica

Diferentes tipos de celos

Cuando empieza una relación y se observa en uno de los dos, unos celos fuera de lo común, no hay que engañarse de ninguna manera creyendo que esa persona lo cela o la cela porque la ama con locura. Una manifestación de celos nunca se debe aceptar como algo normal o tolerable. Tarde o temprano esos celos desmedidos e infundados destruirán la relación, o lo que es peor, ocasionarán serios problemas de violencia doméstica y convertirán el romanticismo en una historia de terror.

Un hombre celoso o una mujer celosa empezarán por desconfiar de su pareja y poco a poco la relación se convertirá en un campo de batalla donde la comunicación y el diálogo estarán ausentes. Los celos pueden llegar al extremo de que él o ella le prohibirán a su pareja salir sola, hablar con sus amigos y amigas, arreglarse, vestirse bien y hasta trabajar pensando que le puede ser infiel en el trabajo. Una persona con celos enfermizos, acecha a su víctima constantemente y se hace la vida imposible a él y a su pareja.

Donde se origina la violencia doméstica?

La violencia física y psicológica generalmente se origina de los celos enfermizos y en algunos extremos uno de los dos puede acabar con la vida del otro. En un veinticinco por ciento de las agresiones violentas a nivel mundial, el motivo ha sido los celos enfermizos o infundados. Es el motivo más frecuente de los homicidios conyugales.

Los psiquiatras y consejeros matrimoniales afirman que los celos enfermizos son el preámbulo de la psicosis. Fácilmente se pueden convertir en delirio y distorsionar la realidad. Los celos son inseguridad y no amor del uno por el otro. Los celos pueden ser explicados como una emoción intensa que es experimentada cuando hay un deseo exagerado de poseer de forma exclusiva a su pareja.

Diferentes tipos de celos

Hay diferentes tipos de celos como vemos a continuación
Cuando la persona desconfía de su pareja y la interroga sobre sus compañeros o compañeras del trabajo o de la universidad. La persona celosa no permite que su pareja le cuente sobre algún amigo o amiga y mucho menos ver a su cónyuge o novio(a) hablando con alguien sin estar él o ella presente. Esta persona desconfía aún mas de su pareja cuando no logra hacerla confesar con quien habló o con quien se vió día a día. La persona que sufre este tipo de celos, desea un reporte diario sobre su pareja y para eso la asedia constantemente.

Celos ocultos:

La persona que sufre por celos ocultos generalmente no reclama sobre hombres o mujeres amigos de su pareja pero tiene actitudes groseras y critica constantemente a su pareja. Si su pareja es profesional lo regaña constantemente demostrando así tener poder sobre él o ella y para que él ó ella no se sienta superior bajo ninguna circunstancia.

Celos exagerados:

Este tipo de celos toman lugar cuando no hay o ha habido ninguna infidelidad, sin embargo aún sin motivo aparente, la persona celosa discute e inventa fantasías y crea escenas de celos sin motivo aparente.

Celos patológicos:

Estos celos son extremos. La pareja persigue a su novio, amante o cónyuge y la vigila y acecha constantemente. Algunas veces paga un detective privado para que siga a su pareja sin que ésta se dé cuenta.

Los celos, son amor ó inseguridad?

Los celos son inseguridad y generalmente los sufren personas que se sienten inferiors y amenazados de perder su pareja. Los celos son autodestructivos, causan malestar, angustia, tristeza, estrés, nerviosismo, dolores de cabeza y hasta pueden ocasionar problemas mas graves, como intentos de suicidio.

Cuando la persona se identifica como un individuo celoso y los celos son enfermizos, debe buscar ayuda profesional y consultar con un psicoterapeuta antes de que sea demasiado tarde. He aquí algunos consejos para controlar los celos enfermizos.

Consejos para aprender a controlar los celos enfermizos

1. Los celos enfermizos pueden hacer que la rupture entre la pareja tome lugar en cualquier momento. Hay que buscar ayuda profesional inmediata para evitar que ésto ocurra.

2. La persona debe pensar cuales situaciones provocan los celos enfermizos y que le hace pensar que los celos son fundados en algo real.

3. La persona celosa debe hablar con su pareja para expresarle sus sentimientos y decirle a su cónyuge o novio(a) que le ayude a ver con claridad lo que sucede.

4. El celoso o celosa debe pensar que si su pareja está con él o ella, es por amor y pensar que los celos lo único que pueden hacer es destruir la relación y separarlos definitivamente.

5. La persona celosa debe pensar que su pareja no es propiedad exclusive de él o de ella. Tiene que aceptar que la pareja debe trabajar, conversar con otros, reirse con otros y compartir algunas actividades socials con otras personas sin llevar una relación amorosa con ellos.

Los celos enfermizos, reflejan una dependencia desmedida hacia la pareja. La persona celosa debe esforzarse por relacionarse con otras parejas, dejar que su pareja se relacione con personas de ambos sexos en reuniones donde él o ella está presente. Evitar estar juntos en fiestas ú otras actividades sociales para acostumbrarse a hacer vida social con amigos y amigas de la pareja.

Los celosos que sufren de celos enfermizos, trabajan constantemente en destruír la relación y la confianza con su pareja. La autoestima baja, porque los celosos no se sienten capaces de ser amados por su cónyuge o su novi(a).

Cuando los celos vienen acompañados de violencia, la pareja debe acudir a un psicoterapeuta que les ayude a salvar la relación. Aunque el celoso o celosa prometa que va a cambiar, será imposible que lo logre si no recibe ayuda psicológica adecuada.

¿Qué son los celos?
El deseo de posesión del otro o la necesidad de acaparar toda su atención y no conseguirlo, produce un sentimiento que conocemos como celos. Cuando estamos celosos nos podemos sentir frustrados, no queridos, rechazados, etc., generando así una serie de sentimientos negativos hacia el causante de los celos y hacia nosotros mismos.


¿Cuándo aparecen los celos y por qué?
Los celos pueden aparecer en cualquier tipo de relación, sin embargo los más característicos y que pueden llegar a ser más intensos son los que se producen en la pareja, seguidos de los que pueden sentir los niños, sobre todo entre hermanos.


Tipos de celos
Los celos pueden estar basados en hechos reales o bien aparecer a partir de ideas y creencias imaginarias, irracionales, etc., es decir, ser infundados.

Asimismo, pueden agruparse en sentimientos normales o patológicos. Los celos normales son los basados en realidades, o bien en percepciones personales, y nuestro comportamiento se adapta reconociéndolos y solucionándolos.


Situaciones en las que se considera que hay un motivo real para sentir celos
Los celos se pueden considerar como un sentimiento normal cuando sentimos miedo de perder el afecto de una persona basándonos en hechos reales, que nos indican que existe el riesgo de que esta persona elija a otra como objeto del afecto que hasta ahora nos había dispensado a nosotros. Este hecho se da principalmente en la pareja cuando aparece una tercera persona que desplaza a uno de los componentes pudiendo llegar a sustituirle. Esta circunstancia se puede dar en otras relaciones distintas, como puede ser entre amigos, compañeros, familiares, aunque en la relación de pareja es más común.


Celos en los niños
Los niños son más susceptibles de sentir celos ya que el hecho de haber disfrutado, por razones obvias, de una gran dosis de atención desde su nacimiento, hace que cuando van creciendo y tienen que ir compartiendo esta atención con otras personas, adultos y niños (especialmente entre hermanos), alumnos, etc., puede resultarles difícil aceptarlo, sintiéndose desplazados y temiendo perder la atención y el afecto, casi en exclusiva, del que habían disfrutado hasta ahora.


¿Qué podemos hacer con los celos de los niños?
Es necesario enseñar al niño a compartir, recompensándole y felicitándole por ello. Asimismo, hay que darle muestras de que nuestro amor por él, aunque compartido con otras personas, es incondicional (o sea que siempre y a pesar de lo que haga vamos a quererle).

Por otro lado, es importante favorecer la posibilidad de que desarrolle al máximo sus capacidades, valorándolo por ello para que se sienta útil y capaz y así no sienta la necesidad de competir con los demás para ser aceptado y querido.

Tenemos que aceptar al niño como un ser único, sin comparaciones, para que se sienta integrado y que tiene un lugar en el corazón de los que quiere, sin tener que combatir con nadie para que no se lo quiten.