Miguel Abuelo Biografia y fotos

Buen día Miguel
"Vine a mover y dar marcha a la fanfarria. Me fecunda la
música que tonifica y remedia. Los poetas me acusan de deber ser valiente, las artes para siempre, las musas liberales... Huelo, como, vivo. Me recuesto cara al cielo y mi reposo goza en paz de cada origen..." (de "Buen día, día"

La historia nos remonta a la década del cuarenta, a la pequeña localidad Bonaerense de Munro. Allí, un 21 de marzo de 1946, nacía Miguel Ángel Peralta, quien luego de algunos años se transformaría en el máximo exponente trasgresor de la cultura poética-musical Argentina.

A los cinco años ingresó a la Escuela, curso intermitentemente hasta cuarto hasta que lo expulsaron por malos comportamientos. Miguel no quería ir a la escuela. Norma, su hermana, lo llevaba y él se escapaba, no obedecía y además, no lo seducía el colegio, tal vez como a cualquier niño, sin embargo a él no le afecto el hecho de no haber terminado sus estudios, ya que fue un intelectual. El detonante para la expulsión se llevo a cabo cuando golpeo a la directora, aunque según Miguel "ella le había pegado antes". Su infancia se caracterizó, como toda su vida, por la aventura, el riesgo y la rebeldía.

Su abuelo era administrador en un campo de Junín, provincia de Buenos Aires. Tenía vacas, perros, gallinas, caballos, patos y demás animales y siempre que terminaba de administrar el campo se sentaba debajo de la parra a tocar la guitarra, parece ser que esa costumbre pasaba de generación en generación, porque el padre de su abuelo hacía lo mismo. Así nació el espíritu musical de Miguel, quien años más tarde contaba como comenzaba su amor por la música: "Una vez que me escapé de mi casa y me fui hasta Salta, tendría unos trece años, me junté con unos salteñitos que cantaban y tocaban. Canté un poquito con ellos y allí comencé a sentir la música parte de mí".

Su hermana mayor, Norma Peralta, era cantante de folklore y bossa nova, Miguel siempre la acompañaba a reuniones con amigos y en ellas, siempre terminaba cantando. Causaba un impacto único y él mismo se daba cuenta que tenía un feeling especial con sus receptores. De a poco se fue entusiasmando e ingreso al mundo de la música.

En sus comienzos cantaba canciones de Cuchi Leguizamón, de Jaime Dávalos y del compositor argentino que le marco el carácter: Ariel Petrochelli. Era un gran cantante folklórico, tenía un talento privilegiado y su copla más alta llegaba donde él se proponía.

Sus anécdotas para demostrar su vida aventurera son interminables. Su instinto queda demostrado en aquella historieta de armar un circo con una amigo del barrio en la esquina de su casa y terminar quemandolo todo. O tal vez, aquellos viajes que realizaba hacia Mendoza a buscar calaveras, para luego vender en la Facultad de Medicina. Repartía leche con el carro tirado por caballos. Con unos amigos botelleros compraban sandías en Colegiales y las vendías en Olivos, La Lucila, San Isidro.

Miguel Ángel Peralta era sinónimo de aventura, las cuales las comenzó a vivir desde pequeño. Pero no solamente la música lo cautivaba, él estaba enamorado de todo el arte, su vida era "arte". ¿Magia de un mago sin galera? Y sí, solo de aquellas estetas de las que no abundan en el mundo y Miguel era una de ellas.

Junto a Norma formaron una barrita de teatro en donde Miguel exponía su humor.

Pasaron algunos años hasta que Norma y el padre de sus hijos ingresaran a ¨Nuevo teatro¨ y Andrés Turnez le propusiera a Miguel hacer una obra infantil: ¨Las aventuras del conejo blanco¨. Se ponía un trajecito de toalla con orejas y se enganchó en la noche de Corrientes.

Miguel no asistía a la escuela pero a cada momento se lo veía con una lectura diferente. Sus autores predilectos eran Leopoldo Marechal, Kafka, Hölderlin, Artaud. Su espíritu de lector era incesante y sorprendente.


Desde la pensión

"Guerrero sed dichoso. Artista valeroso. Mujer sed soberana. Amigo se mi hermano. Un hilo de la vida, dice a los que la vemos, que hay malo ni bueno, si uno se pone a salvo" (desde "Mundos in mundos". Su hermana tenía amigos poetas, artistas, cantantes, escritores, por lo tanto su vida giraba a través del arte y también la de Miguel, quien al verlos a ellos mediar con la poesía, lo incentivaba a él a "abrir esa puerta hermética cerrada para los imbéciles". Rápidamente comenzó a escribir poesías y luego a agregarle algo de música, con las pocas notas que conocía de la guitarra. Su primer poema hablaba de Caín y Abel, de los cuales poco sabía, pero sí que uno había matado al otro. El poema terminaba diciendo: "Somos todos argentinos, no somos Caín ni Abel!".

Uno de las primeros grupos que formó se llamaban "Los Aquí" con jóvenes de Liniers, interpretaban zambas, chacareras, cuecas, vidalas. Miguel hacía las voces más altas y punzantes. En realidad, él estaba medio como "de paso" en ese ambiente, porque tenía su mundo aparte, su bicicleta, su caballo, su barrio y sus amigos.

A mediados de la década del sesenta se encerró en una pensión llena de jóvenes hippies, la famosa pensión "Norte", ubicada en Carlos Pellegrini y el bajo. En dicho sitio comenzó a relacionarse con diferentes personas que amaban el rock and roll, ritmo musical que Miguel Ángel Peralta solo conocía por comentarios, ya que no tenía una cultura rock establecida. En cambio era un estupendo cantante y compositor folklórico.

Entre reuniones, amistades, poetas y un mundo hippie, Miguel ingresó al mundo del estilo musical que lo marcaría y lo asentaría como uno de sus máximos exponentes.

En el cuarto de al lado, donde Moris repasaba los acordes de "El Oso" (uno de los grandes clásicos argentinos), se escuchaban claramente los matices del canto y los poemas recitados con un exagerado apasionamiento montados en el alcohol. Toda la pensión estaba asombrada por lo llamativo de aquel joven de veinte años, quien se diferenciaba del resto de los hombres que habitaban en ella. Todos, salvo Tanguito, eran de clase media-alta, tenían su familia, habían asistido a buenos colegios y tenían una buena crianza que los respaldaba. Pero el caso de Miguel era aparte. Su infancia había sido caracterizada por el esfuerzo, la desazón y el riesgo. Nunca había conocido a su padre y se había criado solitariamente.

A pesar de no saber de rock tenía intriga por saber que hacían todos cuando se juntaban en la pieza grande, todos vestidos de anoraks de plástico, pantalones negros ajustados y sandalias en los pies a pesar del frío del otoño del ´66.

Algunas veces decía que era salteño justificando su amor por el vino y el folklore. Otras veces que había pasado parte de su infancia en un reformatorio, que había viajado por todo el país... Era un personaje único. De su habitación prometía escribir "La historia Universal de la realidad"...

Durante mucho tiempo la dueña de la pensión, Vicenta, no le cobraba la renta ya que Miguel estaba sin dinero y simplemente podía sobrevivir, ayudado por sus amigos de locuras Pipo Lernoud y el pintor Suarez.

De a poco fue creando melodías, poemas y surgían las canciones que luego de algunos años serían clásicos del rock argentino, entre ellas: "Mariposas de madera"; "Oye niño" y "Diana Divaga".

Un día, Pipo Lernoud dejaba la pensión y volvía después de mucho tiempo a su casa, principalmente por la falta de dinero. Él le contó a su madre de Miguel, solo en la pensión, sin dinero, ni lugar donde caer. Y la ¨mama¨ dijo traelo. Por fin Miguel encontraba un sitio estable para vivir, ese día se portó como un señor, cuidando sus modales.

Se quedó cuatro años.

El cariño de la mamá de Pipo y el plato de comida cada día dieron sus frutos enseguida: "Los Abuelos de la Nada".


La cueva
"Tengo unos recuerdos preciosos de La Cueva. Recuerdo pelos, cintas volando, risas francas y abiertas, una amistad sin compromiso, una ambición por lo mas grande y un lenguaje- por cierto muy poco objetivo- pero sí muy cargado de juventud. Era muy grato aquel vivir estrafalario" (desde una entrevista realizada en abril de 1981 por la Revista "Pelo", número 144)

Hablar de rock Argentino es referirse a La Cueva. En la década del cincuenta en Buenos Aires se encontraba un sótano, ubicado en Pueyrredón al 1723, sitio donde funcionaba un cabaret llamado ¨Jamaica¨. En éste entonces tocaban músicos de jazz, siempre ubicándonos cronológicamente en los cincuenta y comienzos de la década del sesenta. Pero un día hubo una raza muy grande hacia la prostitución y como éste lugar ya estaba registrado como un lugar de coperas se le cambió el nombre y le pusieron : ¨El Caimán¨. Con ésta denominación tampoco duró mucho tiempo, ya que a los dos meses cambió nuevamente su nombre para ser: ¨La Cueva¨.

Era un sótano. Se bajaba una escalera, había un largo mostrador y sobre una de las paredes se encontraba un sillón rojo. Luego lo continuaba un espacio circular en donde la gente presenciaba el show y a los pocos metros estaba el escenario. No había ni mesas, ni sillas. El decorado era casero, sin muchos arreglos ni esmero. La bohemia se adueñaba del lugar, pero algunos protagonistas de la época cuentan que por ahí llegaban tipos de smoking, bien vestidos, de plata y bellas mujeres acompañándolos. Y hasta caía el embajador de Colombia.

Allí cantaron por primera vez quienes luego serían artistas inolvidable de la cultura rock de un país: Moris y su banda: Los Beatnicks presentado el clásico (hoy) ¨Rebelde¨. Pagaría por ver actuar y presenciar las locuras que hacía sobre el escenario Tango luego de entonar ¨Amor de primavera¨.

La Cueva era creatividad al instante. Los músicos cantaban por amor al arte. Sin micrófonos, ni amplificadores. Subían al escenario ¨Los Gatos¨, bajaban y comenzaba Miguel Ángel Peralta tocando algunos acordes de la Gibson acompañando la poesía de ¨Oye niño¨. La improvisación se adueñaba del lugar.

Y además recordar que en La Cueva cantaron por primera vez Sandro, Javier Martinez (de Manal), Billy Bond (de La pesada del rocanroll), Rubén Rada (candombero uruguayo), Moris, Pajarito Zaguri, Claudio Gabis (de los primeros Abuelos y de Manal), Alejandro Medina, Cristina Platé y muchos músicos más zaparon en el sitio precursor de la música ¨beat¨ o ¨progresista¨, como se llamaba por aquellos días al hoy rock nacional.

La situación en el país no era nada buena, Argentina estaba atravesando un período de reorganización nacional (así se llama en éste país a la tortura de personas, al maltrato, al matar sin razón, al censurar toda creatividad intelectual, surgimiento de nuevas ideas, en pocas palabras, así denominan los militares a reorganizar un país mediante los abusos ya mencionados anteriormente y la represión) y la mano estaba muy pesada.

Un día la represión fue tal, que en julio de 1967 después de una velada especial se cerró el sótano. Pero los hijos que La Cueva había gestado ya estaban dando sus primeros pasos. Veinte días después del cierre había aparecido, el single de Los Gatos "La Balsa", sin dudas, el primer hit del rock argentino


El banquete del severo Arcángel

"Ahora bien, la Cuesta del Agua propone una concentración definitiva. Yo no logré mantenerla y huí en otras de mis dispersiones. ¡No sin razón Pablo Inaudi me llamó algunas veces Padre de los piojos y Abuelo de la Nada! (...) -¡Pablo!-gritó- ¿?Soy todavía el Abuelo de la Nada? (fragmentos del libro "El banquete del severo Arcangel" del escritor argentino Leopoldo Marechal, ubicado por la crítica entre los más grandes novelistas Contemporáneos de América).

Los Abuelos de la Nada nacieron un día que acompañé a Pipo Lernoud a registrar sus obras -Ayer nomás y otras- a la compañía de Ben Molar. ( ... ) allí me sentí extraño y me quedé en un rinconcito a mirar cómo circulaban los papeles y las firmas y las promesas. Ellos se habían olvidado de mí por un rato, pero de repente Brenner (Ben Molar) me descubrió, me miró y me preguntó: ¿vos qué haces? ¿vos tenés un grupo?. Con su pregunta me dio la respuesta. Yo, que siempre fui propulsor de la verdad, tengo la mentira en la punta de la lengua para lo que haga falta, así que le dije: Sí, tengo un grupo. El tipo se alarmó porque fui demasiado rápido, y preguntó: ¿Y cómo se llama?. Mi computadora, que caminaba muy rápido, sondeó en el fondo de mi alma y no encontró nada más que una frase del gran Leopoldo Marechal, el más grande maestro que tuve en la Argentina, que está en el libro El banquete de Severo Arcángelo. Es cuando un personaje le dice a otro: Padre de los piojos, abuelo de la nada. Es algo que me había pegado mucho. Por eso pinté la frase y, así como me vino, la puse en la palma de mi lengua. Ben Molar me dijo: Tienen hora de grabación dentro de tres meses en CBS; averigüen el horario. Su productor va a ser Jacko Zeller. ( ... ) Terminó la reunión, le dimos la mano a Brenner y nos mandamos a mudar. Yo le dije a Pipo: ¿Te das cuenta en la que nos metimos?. Y él me dijo: No te preocupes, vamos a la plaza y encontramos todos los músicos del grupo.

Los Abuelos surgieron de la Nada. Miguel Ángel Peralta (luego Miguel Abuelo) tenía una serie de canciones compuestas pero necesitaba un grupo para interpretarlos. Luego de poner avisos en los diarios y preguntar por todos lados, consiguió un baterista, Pomo Lorenzo, y dos hermanos que tocaban el bajo y la guitarra rítmica. Pomo aún no tenía una batería, pero estaba por comprarse una. El que día que lo hizo, de la alegría durmió toda la noche con ella. Javier Martínez fue quien presento un guitarrista a Los Abuelos. Se trataba de un jóven estudiante que en los ratos libres tocaba la guitarra y escuchaba una enorme colección de blues: Claudio Gabis. Pero no dejaba pensar de estudiar por lo cual no se unió a Los Abuelos en forma definitiva pero aceptó grabar el simple "Diana Divaga". Este tema duraba cuatro minutos e incluía truenos, campanas, violoncello y un sonido revolucionario en la guitarra, por lo que fue considerado "el primer simple progresivo del rock nacional". Luego de la grabación de este simple, que además incluía una gran canción llamada "Te en flú sobre el planeta", Los Abuelos incorporaron un guitarrista estable y a una tecladista para trabajar en el nuevo material: Norberto "Pappo" Napolitano y Eduardo Mayoneso respectivamente. Pero cuando apareció a la venta "Diana divaga" - "Tema en flu sobre el planeta" la banda se encontró con la sorpresa que la grabadora había cortado dos minutos de la primer canción sin consultarlos. El objetivo de la compañía era hacer entrar al tema en el circuito de difusión radial pero esta noticia no cayó para nada bien en Los Abuelos.

Con algunos roces internos la banda comenzaba a disolverse. La relación entre el líder Miguel Abuelo y el nuevo guitarrista no era para nada buena por las diferencias musicales. "Un día estando en la casa de Pappo ensayando, Pappo me dijo que quería hacer blues. ¿blues? Le dije. No bebé que vamos a hacer blues. Tengo una costeleta en la cabeza que no me banco ni yo. Una cantidad de circuitos funcionando que los quiero poner en marcha y vos, me queres poner la cabeza en el cajón del blues. Yo no soporto el blues. Me creo con capacidad y necesidad de hacer una cosa diferente. Y el loco seguía como una máquina diciendo: blues, blues, blues... Entonces le dije tomá. Te regalo Los Abuelos de la Nada, te regalo la formación y todo" contó Miguel años posteriores colaborando a reconstruir la historia.

Los Abuelos sin Miguel siguieron hasta la primavera del ´69. Hasta grabando un tema: ¨En la estación¨ pero sin Miguel la banda no iba a ningún lugar.

Según Pappo: "Como amigo era un cago de risa, pero musicalmente éramos polos opuestos". La banda disuelta y Miguel por su lado grabando simples como solista para el sello llamado Mandioca

Mandioca: Una nueva gestación


"Ya he perdido el olor de los duraznos. Mis ojos ven fantasmas en la gente al pasar. Ya he cambiado de piel en estos días; hoy soy otro y cuando paso no me ven" (desde "Estoy aquí parado, sentado y acostado".

Un día un grupo de jóvenes estudiantes del colegio Central, luego llamado Colegio Nacional Buenos Aires, armaron una revista llamada "El ojo privado", que fue una idea del profesor de Literatura del Nacional Buenos Aires, Juan Carlos Pellegrini. Era una trabajo grupal en el que se encontraban Javier Arroyuelo, Silvio Ramaglia y Hernán Puyó

En 1966 se juntaron todos por primera vez. En dicha ocasión publicaron "Esta Gestación". Era una revista de adolescente que se distribuía chico por chico, de colegio a colegio.

La propuesta era intercambiar ideas. Entre las notas para recordar se encontraban los reportajes a María Elena Walsh y Jorge Álvarez.

Precisamente en este encuentro con Jorge Álvarez, quien estaba como editor, sacando colecciones de narradores argentinos como Manuel Puig, Germán García, Piblia, entre otros.

Un día, el 21 de septiembre en Plaza San Martín, se juntaron una gran cantidad de jóvenes quienes habían respondido al pedido de los creadores de la revista de que todos los jóvenes con nuevas ideas y pelos largos se llegaran hasta la plaza.

Justamente, en dicho lugar se comenzaron a relacionar con Miguel Abuelo, Tango, con bandas en formación como Vox Dei, con todos los músicos que venían de la Cueva.

Con el paso del tiempo, Pedro Puyóy Jorge Álvarez viajaron a New York, donde conocieron a Greenwich Village. Allí fue donde surgió la idea de copar un barrio entero que fuese el refugio de los jóvenes, realizar actividades, hacer libros, discos, exposiciones, pero era un proyecto muy lejano para alcanzar.

No eran años para realizar dichos eventos, y además, eran jóvenes de 20 años con grandes ideas pero no con la suficiente experiencia para lograr su cometido, además la cana reprimía permanentemente toda creatividad juvenil.

De todo el amplio proyecto lo único que resultó fue Mandioca. Un sello discográfico que apareció en el mercado con tres sencillos.

El single solista de Miguel Abuelo, el de una cantante que no continuó en carrera llamada Cristina Platé y el del trío Manal. Salieron los tres paralelamente. El de Miguel incluía las canciones "Oye niño" y "Nunca te miró una vaca de frente?". La presentación del sello y los simples editados fueron presentados en Apolo, el 12 de noviembre de 1968 en la avenida Corrientes de Buenos Aires. Allí tocaron los dos solistas y Manal (llamado anteriormente Trío Ricota), grupo formado Javier Martinez, Alejandro Medina y Claudio Gabis.

La cartelera promocional del sello fue genial, los creadores del sello le daban mucha importancia.

Según Pedro Puyó: "La fuerza nuestra estaba en el sello, en la creación de una editora de discos alternativa. Nuestra intención era hacer una grabadora que les diera bola a los músicos, que los grabara como ellos proponían. Hay que acordarse que hasta entonces, estaba el procedente de que se le cambió la letra a "Ayer nomás" para el simple de Los Gatos porque la grabadora no quería una letra tan fuerte, y que a "Diana Divaga", de Los Abuelos, le cortaron un par de minutos porque era muy larga. Nosotros queríamos respetar íntegramente al artista, aunque pidiera delirios. Por ejemplo Miguel en el Apolo apareció con violoncelo, con todos los chiches. Miguel era un número caro porque tenía mas ambiciones que el resto de los de su generación".

Al siguiente año, en 1969, en el invierno, Mandioca alquiló un sótano en la ciudad de Mar del Plata, en donde tocaron Manal con Pappo como invitado, Miguel Abuelo con los Abuelos y como solista; pero la mala administración del dinero hizo que este proyecto finalizara rápidamente. Otro de los grupos que firmaría con Mandioca sería Vox Dei.

Pero los discos de Mandioca no tuvieron suficiente difusión. No comprendían la música, el mensaje. Uno de los temas más difundidos fue "No pibe" de Manal. Tango fue otros de los personajes que merodeaban en Mandioca, a tal punto que después de tantas idas y venidas se dignó a grabar.

Tango se consideraba artista exclusivo de CBS. Desde "La princesa dorada", pero varias canciones quedaron registradas en Mandioca. La CBS lo tenía en veremos, luego de la canción mencionada no lo habían vuelto a llamar. Un día del año 1970, Tango se decidió a utilizar unas horas que Mandioca tenía reservadas en TNT, pero al llegar al estudio se encaprichó y no quiso grabar. Su personalidad era muy especial.

Según Tango no había el clima apropiado para grabar, aunque al final con pocas ganas lo hizo.

Los temas grabados ese día en una solo sesión fueron "Amor de primavera" y "La balsa". Cuando Pedro Puyó y Jorge Álvarez le pidieron que grabara "La princesa dorada", se negó rotundamente. Sabía y tenía muy claro que no podía registrarla nuevamente porque ya lo había hecho en CBS.

Otros artistas que pasaron por el sello fueron "Alma y Vida", "La cofradía de la flor solar" , "Los Brujos", "Moris", "Samantha Summers", "Hielo", "Xawks", "Them", "Piel Tierna" y Poldo Zieher" entre los otros ya nombrados. Mandioca fue una gran explosión artística en un momento en el que los grandes talentos aparecían día a día pero no encontraban lugar para mostrarse.

Al igual que La Cueva se puede afirmar que Mandioca vio crecer la música beat o progresista de la Argentina, con el tiempo llamada Rock Nacional.

Álbunes editados por Mandioca:

MANDIOCA MLP331 SUBTERRÁNEO
MORIS MLP332
MANAL MLP333
VOX DEI MLP334
PIDAMOS PERAS A MANDIOCA MLP33
MANAL MS001
PLACA MS002 DE CRISTINA
MIGUEL ABUELO MS003
HIELO MS004
VERANOS MS005 DE SAMANTHA
PIEL TIERNA MS006
MANAL MS007
MORIS MS008
VOX DEI MS009
BRUJOS MS010
ANALISIS MS011
XAWXS MS012
POTE ZENDA MS013
MANAL MS014
VOX DEI MS015
MIGUEL ABUELO MS016
LOS BRUJOS MS017
ELLOS MS018
VOX DEI MS019
ALMA Y VIDA MS020
TANGO MS021


El huevo


Ya abandona tu armadura, ser el aire no es pensar" (Desde "Oye niño"

Delirando por el ambiente de la locura en que estaba el rock gracias a las pastillas y a cierto personajes oscuros que deambulaban por ahí, Miguel Abuelo era uno más.

Ya no eran noches creativas, sino viajes al fondo de la paranoia anfetamina en los que se rivalizaba para ver quien estaba más loco.

Ayudado por la represión policial y el asco de los ciudadanos ¨bien pensantes¨. Del amor y la sexualidad gozosa de la Cueva (sótano en la calle Puyrredón al 1723 en donde concurrían todos los jóvenes de la época) al sálvese quien pueda más alucinante.

Pero Miguel siguió componiendo, y como toda su vida, cuando puso en orden su pasión hizo maravillas.

Allí está ¨Oye niño¨ para atestiguarlo, editado por Mandioca en 1969 junto al primer sencillo de Manal.

Esa magia y poesía aparece en ¨Hoy seremos campesinos¨, canción prácticamente desconocida hoy que Miguel le dedicó a Tanguito. ¨Cuenta un cuento, amigo mío, no tenemos que dormirnos. El sol quema y no hace frío, hoy seremos campesinos¨.

Tiempo después apareció otra canción inspirada ¨Levemente o triste¨.

En 1970 junto a Pomo en batería, Carlos Cutaia en teclados y Luis Alberto Spinetta en guitarra formo una banda llamada¨El Huevo¨. Ésta banda duró muy poco tiempo, los bajones anímicos de Miguel crearon grandes molestias entre los restantes integrantes. Pero tuvieron tiempo necesario para dejar algunas grabaciones inéditas y presentarse en algunos boliches de Buenos Aires en donde, además de tocar, realizaban escenas teatrales.

Se acercaba fin de año y el rumbo más próximo era la disolución, tal como sucedió.

Pomo y Carlos Cutaía se unieron a los ya disueltos Almendra entre ellos Luis Alberto Spinetta, que a su vez pretendía grabar su larga duración "Spinettalandia y sus amigos" (hoy disponible en CD) mientras que Miguel Abuelo comenzó una nueva aventura en su vida.

A comienzo de 1971, la madre de Pipo Lernoud sé lo llevó a Barcelona, donde comenzó una nueva historia.

El viaje hacia el hippismo y el saber

"Sabes que con tu forma de ser libre/ estas edificando libertad/ con esa tu costumbre de colores/ y tu conocimiento sensorial" (desde "Que sea al sol" de Miguel Cantilo, alguna vez interpretada a dúo junto a Miguel Abuelo)

En Ibiza, ese mismo año conoció a Crisha Bogdan (cuñada de Tanguito). Anduvieron un año de novios hasta que ella decidió dejar los anticonceptivos de lado.

Miguel ayuda con el rompecabezas de su vida en Europa: ¨Cuando me fui de la Argentina dejé completamente la música. Salí de acá con mucha mufa, pensaba que en todo el mundo era igual. Me metían en cana todos los días, apaleaban a mi gente. Y yo dije me voy, no quiero saber más nada. Me costó tres años en Europa para recuperarme de eso, ver que en otros lugares se podían hacer cosas. Llegué a la isla de Ibiza, después me fui a España, trabajé haciendo carteras de cuero, fui a hacer la vendimia al sur de Francia, la manzana a Suiza, y finalmente llegué a Londres. En Londres nació mi hijo Gato, y fue allí también que me picó de nuevo el bichito de trabajar como músico. Me compré una guitarra y enseguida me salieron un montón de temas que me gustaron mucho y ahí me dije: flaco, ¿cómo vas a dejar esto? Empecé a trabajar en pequeños boliches y un día, viajando de Londres a París por un trabajo en laca china, me encontré con un músico electrónico argentino, Edgardo Cantor. Se interesó en mi forma de cantar, me dijo que conocía un productor y que le gustaría hacer algunos trabajos conmigo. El productor me llevó al estudio para hacer una prueba y cuando me escuchó me ofreció el oro y el moro. Hice un LP, compuse la música para dos películas y grabé unos tangos que no sé qué se hicieron. Salimos de gira con la banda en el año 73 y fue un gran suceso en Francia, aunque el disco todavía no había salido a la venta. Finalmente tuve diferencias con un integrante de la banda y nos separamos. De ahí seguí deambulando solo, tal como venía, viajando por países, tocando, haciendo teatro, miles de cosas. Siempre activo para poder subsistir. No soy específicamente un músico. Soy un hombre. Mejor dicho, ensayo para ser un hombre¨.

Para el sello de Moshe Naim, un enigmático productor artístico, comenzó a grabar un disco solista en el año 1973. Ante la necesidad de tener un guitarrista que grabe para él, convoco al platense Daniel Sbarra con quien no se conocían, pero ambos sabían de sus existencias en el viejo mundo.

De un momento para el otro, impulsivo como fue siempre Miguel, dijo: "Daniel nosotros tenemos que formar una banda. Yo hablo con Moshe, guardamos este material y nos cambiamos de estudio". Y así surgió la banda "Nada", integrada por todos músicos exiliados de Argentina y Chile: Diego Rodríguez en batería; Juan Dalera en quena; Carlos Beyris en violoncello; Pinfo Garrigo en bajo y Daniel Sbarra en guitarra líder. Por su parte el líder era Miguel Abuelo en voz y guitarra rítmica. También colaboraron algunos músicos invitados como Luis Montero en batería; Gustavo Kerestesachi en mini moog; Teca y Verónica en coros y Edgardo Cantor en efectos electrónicos.

La salida del disco se demoró por algunos inconvenientes en la mezcla y arreglos que debieron hacerse en otro estudio de París. Por lo tanto Moshé Naim decidio que la banda realice una gira presentación por la costa francesa durante 1974. Con shows en grandes teatros, con poco público pero con excelentes críticas de la prensa especializada, "Nada" recorría muchas ciudades francesas y ya pensaba en la grabación de otro disco. Pero las diferencias musicales entre Daniel Sbarra y Miguel Abuelo pudieron más. Y en la mitad de la gira la banda se disolvió dejando como consecuencia la ida de Abuelo de París.

Continuo deambulando sin rumbo firme por Europa. En 1975 actuó en el "Hear" ingresando a la compañía de actores norteamericanos. Ante la ausencia de Miguel Abuelo en París y luego de los arreglos correspondientes, Moshe Naim decidió editar el disco solicitando autorización solamente a Daniel Sbarra con quien mantenía el contacto, ya que los demás integrantes de la banda habían desaparecido llevando consigo todos los instrumentos pertenecientes al sello discográfico nunca más regresando, inclusive Miguel.

El disco finalmente salió editado como "Miguel Abuelo & Nada", por lo que supone ser un disco solista de Miguel Abuelo, cuando realmente era una banda llamada "Nada". Con respecto al material tenían una onda muy especial. Era un disco de folk y rock sinfónico.

En lo que respeta al vinilo (nunca se editó en Argentina) cuenta con siete canciones y para el pensamiento de quien subscribe es una disco temible pero alucinante. Completamente elogiable y además, revolucionaria para quien lo escucha. Nunca más se lo vio así a Miguel Abuelo. Ni peor, ni mejor... distinto.

Durante el siguiente año recorrió las calles de Londres, Bruselas, Amsterdam, Madrid, Barcelona e Ibiza.

En la isla española se encontró con Miguel Cantilo y Kubero Diaz con quienes formaron un trío. Esto sucedió en 1977, tocaban en ferias, en la calle donde en varias ocasiones entorpecían el tráfico y tenía que venir la policía para despejar la zona. No duraron mucho, interpretaban temas como ¨Que sea al sol¨ y ¨Mariposas de madera¨.

De un momento para el otro Miguel Abuelo desapareció, partiendo hacia Barcelona donde cayo preso.

Escribió un libro llamado ¨Paladín¨ (también inédito). En la tapa del mismo se ve a un Miguel Abuelo boxeador con anteojos. Sucede que Miguel practicó esta actividad en Baradero hasta que en la tercer pelea vio las estrellas sin telescopio.

En Ibiza había conocido a Cacharro López, quien al poco tiempo tuvo que irse a Londres para encargarse del bajo en la banda de reggae llamada "Jah Warriors". En este lapso de desencuentros y distancia entre ambos, no significó que no estén comunicados, ya que semanalmente se escribían con la fugaz idea de formar una banda en Europa, esa banda se llamaría "Los Abuelos de la Nada". El grupo estaba pensado y el ideal de que sonidos interpretaría también, sería una banda super moderna para la época, con gran cantidad de instrumentación pero Cachorro López propuso regresar a la Argentina y armarla en dicho país. En un primer momento Miguel dudo, a pesar de las ganas que tenía de regresar del exilio. Cachorro López por su parte decidió regresar y al los pocos días lo hizo Miguel.

Volverían a verse para cumplir su viejo sueño, formar un grupo líder que mezclara rock, pop, reggae y música que se bailara en la discotecas. En 1980 Techi Aldao, gran amiga de Miguel y Cachorro López en Europa prepara la vuelta de Miguel a Buenos Aires, consiguiendo pasajes y organizando circuitos de prensa.

Ya no había otro objetivo, ¨Los Abuelos de la Nada¨ eran una nueva banda en la Argentina y se escribía una nueva historia del rompecabezas de su historia.

Los abuelos inolvidables

"Los Abuelos de la Nada es una plataforma de trabajo musical sujeta por los integrantes que la componen. Hacemos música popular. Queremos ser bailables, contagiosos. Hacer pensar sin dar tiempo a pensar. Sin hacerle el coco a nadie. Este país ha sido pisoteado, negado, marginado. Pero yo estoy vivo y dispuesto a vivir. Por esa energía de vida es que abrimos un campo musical de alegría" (declaraciones de Miguel Abuelo al rearmar a Los Abuelos).

En marzo de 1981 Miguel Abuelo regresó a la Argentina. Comenzó despacito, desde abajo. Con presentaciones en pequeños bares junto con Cachorro López y Daniel Melingo que venía de tocar con Milton Nascimiento.

Pero no se conformaron y armaron Los Abuelos de la Nada con Andrés Calamaro en teclados, Gustavo Bazterrica en guitarra y Polo Corbella en batería.

Grabaron cuatro demos: "El gran orinador" (quien luego formara parte del disco solista de Miguel Abuelo como "Americano, soy del sur"; "Matraca"; Mundos in mundos" y "El cachete caído" de Calamaro, canción que hablaba de la necesidad de levantar el ánimo. Entre grabación y grabación el técnico le propuso a Los Abuelos utilizar unas horas disponibles que él tenía para grabar un demo más, el cual fue "No te enamores nunca de aquel Marinero Bengalí".

En 1982 con la producción de Charly García, se editó el primer long play llamado "Los Abuelos de la Nada", el cual logró gran difusión y rápidamente las canciones "Sin Gamulán" de Andrés Calamaro, "Tristeza de la ciudad" de Grighi Herrera (quien era invitado especial de Los Abuelos) y la canción que compusieron entre todos "No te enamores nunca de aquel marinero Bengalí" se convirtieron en los hits del álbum.

El 22 y 23 de octubre se presentaron en el teatro Coliseo y los medios de comunicación realizaron excelentes críticas por sus presentaciones en vivo y por su debut discográfico. Era una banda que hacía bailar a cualquiera; Los Abuelos habían logrado lo que nunca antes otra banda había alcanzado. Sus temas se bailaban en las discotecas y sonaban en todas las radios.

Después de algunas semanas llegó el festival "B.A Rock".Pero ya en la banda habían comenzado los roces. Miguel Abuelo estaba muy en descontento con G.Bazterrica, C.López y A.Calamaro, quienes además estaban tocando paralelamente en la banda de Charly García. Para colmo la relación entre Abuelo y García era muy mala. A tal punto, que una noche de alcohol y fiesta en Mar del Plata, se armó una gran discusión entre Miguel y Charly que finalizó con una trompada derrivadora del líder de Los Abuelos.

Igualmente Los Abuelos cerraron el año en el estadio Ferro como soportes de Charly García. Durante el verano del 83 actuaron en La Falda, Córdoba; en donde el público los rechazó completamente.

En éste mismo año, más precisamente en junio, llegaron a Obras en dos funciones a lleno total. Y después de dos meses volvieron como soportes de Rubén Blades.

Este año significo además el lanzamiento del nuevo álbum, segundo de la agrupación, llamado "Vasos y besos", el cual fue el más vendedor en toda la Argentina y Latinoamérica de Los Abuelos de la Nada. Los principales éxitos de ésta placa fueron: "Así es el calor", "Chalamán", "Sintonía americana" y el super hits, primer puesto en todos los charts: "Mil Horas".

"Vasos y besos" lo presentaron en el estadio de Vélez Sarfield en diciembre. Luego de éste recital Daniel Melingo dejó su lugar para que lo reemplaza Alfredo Desiata.

En 1984 se presentaron el Luna Park en tres funciones y luego volaron hacia los estudios Mediterráneos, Ibiza, España, para grabar su tercer disco "Himno de mi corazón". además de grabar el Lp, Los Abuelos tuvieron tiempo para presentarse para la fiesta del Santo de Caleonda, en donde luego del show el intendente de la ciudad española les entregó las llaves de la ciudad. Éste disco se presentó en el teatro Coliseo en cinco funciones.

Más cambios en la banda: Gustavo Bazterrica salió disparado de Los Abuelos y de las cuerdas se encargó Gringhi Herrera, viejo amigo de la banda.

Por su parte, Miguel Abuelo editó su disco como solista "Buen día, día". En él incursionó mucha poesía, algunos textos extraído de su libro Paladín, a los cuales les agregó melodías, entre ellos "Americano, soy del sur" y "Buen día, día". En éste disco participaron todos los Abuelos, Piero, Miguel Cantilo, su amigo Gustavo Gabetta, Fito Páez, su hijo Gato Azul (con solo 12 años) y Horacio Fontova entre otros.

Andrés Calamaro, por su lado, debutó también como solista. Ya la banda estaba en crisis. Se acentuaron problemas de ego entre Miguel y Andrés. El prometedor creador de "Mil horas" pretendía alejarse de la banda para seguir su carrera como solista y Miguel estaba en desacuerdo.El principal problema no era el alejamiento de Andrés sino que había una enormidad de shows confirmados y firmados los cuales había que cumplir.

Los Abuelos de la Nada no se habían reunido para pensar en un futuro álbum. Pero en marzo de 1985 se presentaron en el Ópera, en tres funciones de donde dejaron editado el disco en vivo y el video del recital.

Únicamente se presentaron dos canciones nuevas: "Zig Zag" de Abuelo y "Costumbres Argentinas" de Andrés Calamaro. Ambos, hits del disco, de muy buena venta.

Luego de la presentación de Los Abuelos en el ópera, el creador de Mil Horas pidió un año de descanso; pero además repetía incansablemente por todos los medios su interés por dedicarse de lleno a su carrera como solista. Y así fue; pero Abuelo entendió este acto como una traición.

A finales de 1985 Cachorro López inicia una gira por Latinoamérica con Miguel Mateos. Por su parte, Miguel Abuelo se une a Miguel Cantilo recorriendo el interior del país formando un excelente dúo acústico con la colaboración de Carlitos Casalla en percución. Por lo tanto, Los Abuelos estaban en la nada.

Luego de recorrer varios lugares del país junto al ex Pedro y Pablo, Miguel Abuelo llamó a Cachorro para el inicio de una nueva etapa y ante la negativa del bajista; rearmó toda la banda. Continuaba únicamente de la formación inicial Polo Corbella en batería. A Calamaro lo reemplazó por Juan Del Barrio, y a Cachorro López por su sobrino el joven Marcelo "Chocolate" Fogo. El guitarrista de la banda fue el legendario y talentoso Kubero Díaz.

Miguel ya estaba nuevamente en escena junto a su nueva agrupación llamada "Miguel Abuelo en banda". Prepararon todo un disco el cual cuando llegó el momento de editarlo, el productor del material Rubén " Pelo" Aprille le propuso a Miguel Abuelo registrarlo con el nombre de "Los Abuelos de la Nada". Aunque en un primer momento Abuelo rechazó la idea, luego aceptó. Rápidamente se cambio de planes a último momento y llegó a las disquerías el nuevo álbum, denominado "Cosas mías". Un muy buen disco, el cual ratifico la idea de que la única joya insustituible era Miguel Abuelo.

La canción que rápidamente se ubicó en los primeros lugares de los rankings fue el tema homónimo al nombre del disco. Pero vale la pena recordar canciones como "Padre Soltero" de Kubero Díaz; "Región Dura" y "Rock & Roll sobre la alfombra" de Abuelo; y "Semental de Palermo" del joven bajista Marcelo "Chocolate" Fogo.

En diciembre del 86 se presentaron en el teatro ópera. En donde montaron el teatro para grabar un video, el cual nunca se editó. En 1987 Los Abuelos se presentaron por toda la Argentina.

Más pérdidas para la agrupación: Polo Corbella y decide abandonar Los Abuelos y su lugar es ocupado por el ex Sueter Pato Loza. Otra de las incorporaciones en este año fue la inclusión del joven prometedor de 18 años llamado Willy Crook en vientos. Iniciaron con ésta nueva formación giras por Uruguay, Paraguay y Chile; y recibieron un galardón de oro: Poligram México le propuso a Miguel Abuelo importar su música por varios países.

Paralelamente al trabajo de Los Abuelos, Miguel comenzó a preparar un disco que sería íntimo y casi acústico y llevaría como título "Canciones para cantar en el borde la vereda".

Por otro lado, Los Abuelos se presentaban por todos los medios posibles y a la vez preparaban el material posterior a "Cosas mías". Con ya fechas disponibles en el estudio para las sesiones de grabación de la nueva producción y con demos circulando por algunos lugares, ocurrió lo inesperado.

Un final inesperado: "No me lloren, crezcan"

"Mi estrella y yo, mas tu libertad, son cosas que siempre me hacen vibrar. ¡Y que agradecido estoy Abuelo!" (canción inédita, que iba a ser incluida en un posterior disco de Los Abuelos de la Nada, dedicada en vida por Chocolate Fogo a Miguel Abuelo). Era 1988 y la banda debía presentarse en el Velódromo de Buenos Aires en un recital multitudinario; el cual debió suspenderse porque Miguel había sufrido un ataque de fiebre y debió ser internado. El 24 de febrero deben internarlo en la Clínica Bazterrica. Con una buena recuperación le dan el alta el 3 de marzo. Pero mas dificultades se ocasionaron en la salud de Miguel Abuelo. Deben volver a internarlo para someterlo a una operación de vesícula el 22 de marzo. Con un buen post operatorio comienza a tener dificultades para respirar y es derivado a terapia intensiva. En dicha sala comienza a subirle líquido a los pulmones y comienza a tener inconvenientes en los riñones y finalmente muere el 26 de marzo a las 15:40 hs de un paro cardíaco. Antes de fallecer Miguel dejó su mensaje: "No me lloren, crezcan". Fueron sus últimas palabras con la compañía de su disco solista "Buen día, día"; según el propio Abuelo, su disco más preciado. Miguel Ángel Peralta pretendía que la banda continuara con su hijo Gato Azul al frente de la banda. En una de sus últimas declaraciones Miguel Abuelo comentaba: "La muerte me apasiona, me encanta. Me apasiona el hecho de encontrarla, de ir pensando qué pasa después. Es como una amiga, una compañera. Yo la quiero bien. No hay muerto todavía que haya muerto. ¡Es tan perfecta ella...! Nos lleva a todos al mismo silencio".

Se que es larga pero leanla esta buena

Fuente http://www.rock.com.ar/especiales/miguelabuelo/index.shtml


Miguel Abuelo Biografia y fotos



Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo



Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo



Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos



Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


http://www.rock.com.ar/especiales/miguelabuelo/img/10c.jpg


http://www.rock.com.ar/especiales/miguelabuelo/img/20c.jpg


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos




Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos

Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos


Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos

Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos

Miguel Abuelo


Miguel Abuelo Biografia y fotos

6 comentarios - Miguel Abuelo Biografia y fotos

@dt120 +1
grande abuelo...
@ContiniF +2
Miguel Abuelo ????????=????? y esta foto