efectos de la marihuana en el cerebro

Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en adolescentes escolares. AJ43-1
Versión de impresión

Dörr, Anneliese, PS. 1;
Gorostegui, M. Elena, PS. [1,2];
Dörr, M.Paz B MD3;
Sekler, Alejandra, PS. 4;
Villacura, Leonor, PS.1;
Flores, Patricia, PS.4;
Sandra Viani, PS.1;
Mena, Ismael, MD5
1 Universidad de Chile, Facultad de Medicina, Santiago de Chile.
2 Universidad Católica de Chile, Facultad de Psicología, Santiago de Chile.
3 Hospital Clínico, Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile..
4 Hospital del Salvador, Santiago de Chile.
5 Clínica Las Condes, Santiago de Chile.


Correspondencia:

Psichologist Anneliese Dörr:


adorr@med.uchile.cl


Cita/Reference:

Dörr, Anneliese, Ps. et alt. Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en jóvenes adolescentes. Alasbimn Journal 11 (43): January 2009.
Article N° AJ43-1. http://www.alasbimnjournal.cl/



Resumen

El presente estudio explora el efecto de la marihuana en una población de jóvenes adolescentes escolares, que sólo consumen esta droga ilícita y no otra, y que jamás han consultado a un especialista por problemas de adicción. Los resultados muestran el efecto del consumo habitual de marihuana en funciones cognitivas involucradas en el aprendizaje. Una vez identificados los sujetos, se realizan evaluaciones individuales de estudiantes consumidores y no consumidores de educación media de establecimientos de dependencia municipal, particular subvencionada y particular pagada del Area Metropolitana (Santiago de Chile). Se evidencian efectos nocivos sobre la memoria inmediata, atención-concentración y estrategias de ejecución en los consumidores, con diferencias estadísticamente significativas respecto al grupo control. Se constata mayor consumo relativo en colegios pertenecientes a sectores marginales y escasa o inexistente percepción de daño asociado al consumo de la droga, especialmente entre los consumidores habituales. Las niñas tienden a igualar los niveles de consumo de los varones.
Palabras claves:

Cannabis, adolescentes, consumo, daño neurológico, funciones cognitivas
Antecedentes



El consumo de marihuana entre la juventud, no es un fenómeno propio de nuestros días. En los años 60, el consumo de marihuana era más o menos habitual entre jóvenes universitarios que se autodefinían como rebeldes o vanguardistas. No ocurría lo mismo en grupos escolares adolescentes, en que probablemente el alcohol y el tabaco eran la forma de parecer diferentes, de sentirse adultos y de desafiar el statu quo. Tanto en escolares adolescentes como en jóvenes universitarios, la proporción de hombres consumidores era mayor, situación que también hoy ha cambiado, al menos en Chile (3)

Cincuenta años después, la situación ha variado sustancialmente: se sabe que el cannabis es la droga ilegal con más altos índices de consumo en el mundo y con un ritmo de crecimiento sostenido, a lo que se suma una disminución alarmante en la edad de inicio. Quizás sea esto último lo más preocupante desde la perspectiva de la salud pública, considerando que un inicio anterior a los 16 años tiene consecuencias más negativas que un inicio más tardío. (11 , 2)
Representaciones sociales y percepción de riesgo

Los grupos humanos constituyen sobre ellos mismos, los otros y los eventos que viven, explicaciones que si bien no son científicas, sí determinan las prácticas que regulan sus conductas (9) Se podría decir, que las representaciones que los jóvenes en particular y la sociedad en general tiene sobre el consumo de marihuana, influye en la decisión y/o en la mantención del consumo.

En los 10 últimos años la percepción de riesgo asociada la consumo entre estudiantes secundarios, cae desde un 60% en 1994, a 36.9% en 2004, mientras su uso ocasional es considerado como inocuo, índice de buena onda y de ser relajado por la mayoría de los jóvenes. En el mismo estudio se destaca la relación entre alto consumo y baja percepción de riesgo (2) .

Recientes estudios reportan que la percepción de peligro asociada al consumo esporádico (aprox. 1 vez al mes) es menor para la marihuana que para el consumo ocasional de algún sedante y más o menos equivalente al consumo moderado de alcohol. En Chile el riesgo percibido se mantiene bajo y con tendencia a descender. Se destaca también la asociación entre alto consumo y baja percepción de riesgo (3)

Por otra parte, la introducción en el imaginario colectivo, de la idea de que la mariguana, lejos de ser nociva para la salud, tendría efectos medicinales (10) agrega elementos que validan su consumo indiscriminado, sin ninguna consideración de lo restringido que podría ser ese tipo de indicación médica en el caso de comprobarse.
Edad de inicio como factor de riesgo

La precocidad en el momento de inicio de consumo parece ser un factor de peso en el daño producido: el inicio antes de los 16 años provoca cambios neuropsicológicos más significativos que los producidos en inicios tardíos. Independientemente de efectos más o menos esperables tales como mayor consumo futuro tanto de cannabis como de otras drogas, unido a dificultades para suspender el consumo, preocupa la posible asociación con déficits neurológicos que en adolescente puede manifestarse como bajo rendimiento e incluso deserción escolar temprana. (11)
Efectos del Cannabis (agudos)

Se conocen alrededor de 60 sustancias cannabinoides específicas de la marihuana, siendo los principales por sus efectos psicoactivos el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) el cannabidiol y el cannabinol. Estas sustancias se unen a receptores específicos que se encuentran en las membranas de algunas células (muy distribuidas en el cerebro) y se acoplan a la proteína G como sistema de transducción. En relación a sus efectos sobre el aprendizaje, existen compuestos endógenos, los endocannabinoides, que se unen a los receptores, y que están implicados también en la memoria y otros procesos cognitivos. Adicionalmente, el THC, lo mismo que otras drogas ilícitas, actúa sobre el sistema nervioso de recompensa (mesocorticolímbico) a través del aumento de liberación de dopamina en el núcleo accumbens (2)

Cabe hacer notar que en Chile, se consume marihuana de mala calidad, vale decir prensada con neoprén (nombre comercial de un adhesivo inhalable) la cual se la denomina paraguaya, y tiene mayores efectos nocivos que la marihuana no tratada o de macetero. Sin embargo, no es que la prensada sea la única que da problemas: la de macetero no pierde su facultad adictiva, sobre todo por su componente THC.

Dentro de los efectos nocivos de la marihuana paraguaya (prensada) se ha descubierto que la adicción se instale antes en comparación con un consumo similar de marihuana no prensada. Sus efectos más notorios se observan en el rendimiento escolar y en el aumento de los índices de deserción en los consumidores. Según los especialistas, la marihuana no tratada (es decir, la que se consume directamente de la planta) afecta el sistema perilímbico y por tanto, la motivación y la voluntad para actuar, lo que podría gatillar una depresión. La marihuana prensada provoca daños en la memoria inmediata, razón por la que los consumidores suelen tener mayores problemas para retener nombres, números de teléfonos e incluso tardan más en encontrar las palabras que quieren usar en una oración. (5)

Es probable que en la primera etapa del episodio de consumo, vale decir, durante la fase de euforia, aumento y distorsión de las percepciones, el joven sienta un incremento en su capacidad de estudio, a pesar que se afecta la memoria reciente, la capacidad de concentración y la coordinación motora. A esta fase sigue otra de sedación, somnolencia y relajación. (1)

En dosis mayores, el cannabis altera la capacidad cognitiva a través de los procesos ya señalados: atención (especialmente la atención dividida) concentración, memoria y percepción, pero también, y este punto es importante, altera la capacidad de resolución de problemas.
Efectos crónicos del consumo y relación con el desempeño escolar

Respecto de los efectos crónicos del consumo de cannabis, la literatura se refiere preferentemente a los que afectan los procesos cognitivos y a las consecuencias sobre el desempeño escolar: baja en el rendimiento, mayores índices de conflictividad, ausentismo y deserción. Entre los efectos sobre los procesos cognitivos se señalan deficiencias en la memoria, en la atención y concentración, en la organización de la información y estrategias de procesamiento. Estas alteraciones neuropsicológicas pueden relacionarse con cambios funcionales del flujo sanguíneo y metabólicos en regiones prefrontales y cerebelares observados en neuroimágenes de usuarios crónicos (Ver anexo con imágenes)

Respecto de los efectos a nivel de la corteza prefrontal, podrían afectarse funciones propias de esta región del cerebro, tales como la capacidad de planificación, de trabajo con propósito y control e inhibición de respuestas. Por otra parte, en la corteza frontal se ubica toda la gama de conductas humanas que tiene relación con la dimensión ética. Todas estas funciones, claramente comprometidas en el trabajo escolar. (5)

J. Macleod y cols. (8) realizan una revisión sistemática de los estudios poblacionales de seguimiento en uso de cannabis y su asociación con bajo rendimiento y menor nivel escolar alcanzado en comparación con no consumidores. A estas investigaciones se suman otros estudios poblacionales que comprueban la significativa asociación entre el consumo y el abandono precoz de los estudios, las repeticiones de curso y las bajas calificaciones.

Dado que nuestro estudio se focaliza en efectos del consumo en escolares adolescentes, interesa mostrar los efectos del consumo en las funciones cognitivas claramente involucradas. Por lo tanto, no se considerarán otros efectos relacionados a la droga, tales como alteraciones psíquicas, trastornos de personalidad, ansiedad, cambios del ánimo, algunas psicosis y el clásico síndrome amotivacional. Este último, caracterizado por un deterioro general de la personalidad, pérdida de energía y abulia con disminución del rango de actividades habituales, entre las que se contarían las relacionadas con el desempeño escolar
El sistema escolar como factor protector de consumo

Estudios recientes (3) señalan como factores protectores del consumo, y por consiguiente su ausencia como factor de riesgo, entre otros, los siguientes:

1. Percepción de alto nivel de exigencia académica y de disciplina en el colegio
2. Regularidad en los estudios (ausencia de repitencias). En este punto como en otros, se puede apreciar la dificultad para establecer cadenas causales lineales, es decir, afirmar que el hecho de no repetir es un factor protector, ya que más bien se establecen cadenas circulares: a mayor repitencia, mayor consumo y viceversa.
3. Buen desempeño escolar (medido en notas). Se asocia claramente promedios de notas bajos y altas tasas de consumo de drogas ilícitas.
4. Finalmente, y uno de los puntos más críticos está representado por la percepción de expectativas de desarrollo de los estudiantes. Los consumidores consideran poco probable continuar estudios superiores, e incluso algunos de ellos dudan de la posibilidad de concluir la E.M.



Sin duda el colegio es un factor protector de consumo de drogas ilícitas y de otros riesgos sociales. A él se suma la familia, como factor protector clave, pero aún con la importancia que tiene, no es el tema del presente estudio
El policonsumo y otras limitaciones para la investigación

Un estudio sobre consumo en estudiantes concluye (6) en que más del 90 % de los consumidores encuestados declaran que consumen además alcohol y tabaco, mientras alrededor del 30% de ellos, declara haber consumido otras drogas ilegales (pasta base, cocaína). Esto aporta evidencia a la consideración del cannabis como una sustancia inductora o facilitadora del uso de otras sustancias. Las investigaciones apuntan a que el efecto del cannabis en el cerebro, aumentaría la predisposición del adolescente a consumir otras drogas . (ver imagen 1)

Una de las dificultades con que habitualmente tropiezan las investigaciones al tratar de estudiar los efectos de la mariguana, es encontrar muestras de consumidores puros, es decir, que no consuman simultáneamente otras drogas que enmascaren o confundan sus efectos.

Otra limitación significativa, es que por obvias razones no es posible incluir en el estudio sujetos víctima de los efectos agudos de la droga. En dichas situaciones es posible registrar alteraciones de la conducta claramente incompatibles con una situación escolar normal de alumnos dentro de la sala de clases, que es el contexto en el que se realiza nuestra investigación. Los efectos en sujetos agudos se estudian en condiciones controladas de laboratorio en las que estos efectos se manifiestan con mayor claridad. No es el caso de este estudio, que entrega evidencia de daño en escolares que aunque en riesgo, aún están dentro del sistema escolar (factor protector) es decir, aún tienen oportunidad de recibir la ayuda que requieren de parte de las autoridades de salud y educacionales.
Método
Muestra

El colectivo del que se obtiene la muestra comprende estudiantes de Educación Media en liceos municipalizados, particulares subvencionados y particulares pagados. La muestra fue estratificada por afijación no proporcional, considerando variables sexo, curso, coeficiente intelectual y nivel socieconómico y estuvo conformada por 304 alumnos de liceos educacionales del Area Metropolitana (Santiago), pertenecientes a niveles socioeconómicos bajo, medio y alto (determinados por dependencia y comuna en que se ubica el establecimiento). La investigación es descriptiva, no experimental, ex post facto.
Instrumentos

Aplicación colectiva a toda la muestra (n=304)

1. Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo (6 ) abreviado y adaptado, destinado a recolección de datos demográficos, conductas de consumo y otras informaciones requeridas.
2. Test de Dominó (D-48). Evalúa inteligencia no verbal o el llamado factor G de inteligencia general, a partir de capacidad de pensamiento lógico. Controla diferencias causadas por factores sociales y educativos. Se aplicó colectivamente, con el fin de descartar sujetos cuyo C.I no alcanzara los parámetros de normalidad promedio, independiente del consumo. Entrega puntajes en percentiles y equivalencias con CI esperado.

Aplicación individual a grupo consumidor y grupo control no consumidor.

1. Test de la Figura Compleja de Rey. Ampliamente utilizado en investigaciones recientes sobre efecto de drogas en adolescentes (7) Evalúa funcionamiento neuropsicológico. Mide habilidad y estrategias de ejecución en el plano visoperceptivo, memoria visual y entrega indicadores del funcionamiento mental del sujeto: capacidad de jerarquización y organización de la información visual.. Entrega puntajes para identificar 6 tipos de estrategia de ejecución y percentiles de acuerdo a edad para copia y memoria visual
2. Test de Benton:. Evalúa la eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención, concentración y retención inmediata. Mide la posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, lo que puede ser un indicador de daños orgánicos y cerebrales. Entrega puntajes brutos y comparación con CI esperado.
3. Memoria de palabras (Rey). Evalúa memoria verbal inmediata, consiste en leer en voz alta 15 sustantivos comunes, y pedirle al sujeto que los repita. Entrega puntaje bruto, de 1 a 15 según número de palabras memorizadas.

Procedimiento

1. Aplicación colectiva de Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo. A partir del análisis de resultados, se identifica el grupo de consumidores de mariguana (consumo al menos en 4 oportunidades en el último mes), y se excluye todo aquél que consumiera otra sustancia
2. Aplicación colectiva (por grupos curso) al total de la muestra, del test de Dominó, para descartar sujetos que no alcancen rango de normalidad promedio expresada en puntajes de C.I
3. Se conforma la muestra de consumidores y el grupo control equivalente de no consumidores. Ambos grupos de CI normal
4. A la muestra seleccionada (consumidores y control) se le aplicó individualmente: Test de la figura Compleja de Rey, Test de Benton y memoria de palabra. La evaluación por alumno tuvo una duración aproximada de una hora.
5. Análisis y comparación de resultados obtenidos por ambos grupos: En el Test de Benton se midió la diferencia entre puntaje obtenido y esperado en relación a C.I. Es decir, si la diferencia entre el puntaje obtenido y el esperado era de 3 o más puntos, se considera deterioro psico-orgánico para los dos grupos:

* Comparación de puntajes obtenidos por ambos grupos en medidas de deterioro cognitivo.
* Con la prueba de Rey y Benton se realiza un análisis y comparación de las estrategias de ejecución empleadas por ambos grupos

Muestra

El colectivo del que se obtiene la muestra comprende estudiantes de Educación Media en liceos municipalizados, particulares subvencionados y particulares pagados. La muestra fue estratificada por afijación no proporcional, considerando variables sexo, curso, coeficiente intelectual y nivel socieconómico y estuvo conformada por 304 alumnos de liceos educacionales del Area Metropolitana (Santiago), pertenecientes a niveles socioeconómicos bajo, medio y alto (determinados por dependencia y comuna en que se ubica el establecimiento). La investigación es descriptiva, no experimental, ex post facto.
Instrumentos

Aplicación colectiva a toda la muestra (n=304)

1. Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo (6) abreviado y adaptado, destinado a recolección de datos demográficos, conductas de consumo y otras informaciones requeridas.
2. Test de Dominó (D-48). Evalúa inteligencia no verbal o el llamado factor G de inteligencia general, a partir de capacidad de pensamiento lógico. Controla diferencias causadas por factores sociales y educativos. Se aplicó colectivamente, con el fin de descartar sujetos cuyo C.I no alcanzara los parámetros de normalidad promedio, independiente del consumo. Entrega puntajes en percentiles y equivalencias con CI esperado.

Aplicación individual a grupo consumidor y grupo control no consumidor.

1. Test de la Figura Compleja de Rey. Ampliamente utilizado en investigaciones recientes sobre efecto de drogas en adolescentes (7) Evalúa funcionamiento neuropsicológico. Mide habilidad y estrategias de ejecución en el plano visoperceptivo, memoria visual y entrega indicadores del funcionamiento mental del sujeto: capacidad de jerarquización y organización de la información visual.. Entrega puntajes para identificar 6 tipos de estrategia de ejecución y percentiles de acuerdo a edad para copia y memoria visual
2. Test de Benton:. Evalúa la eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención, concentración y retención inmediata. Mide la posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, lo que puede ser un indicador de daños orgánicos y cerebrales. Entrega puntajes brutos y comparación con CI esperado.
3. Memoria de palabras (Rey). Evalúa memoria verbal inmediata, consiste en leer en voz alta 15 sustantivos comunes, y pedirle al sujeto que los repita. Entrega puntaje bruto, de 1 a 15 según número de palabras memorizadas.

Procedimiento

1. Aplicación colectiva de Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo. A partir del análisis de resultados, se identifica el grupo de consumidores de mariguana (consumo al menos en 4 oportunidades en el último mes), y se excluye todo aquél que consumiera otra sustancia
2. Aplicación colectiva (por grupos curso) al total de la muestra, del test de Dominó, para descartar sujetos que no alcancen rango de normalidad promedio expresada en puntajes de C.I
3. Se conforma la muestra de consumidores y el grupo control equivalente de no consumidores. Ambos grupos de CI normal
4. A la muestra seleccionada (consumidores y control) se le aplicó individualmente: Test de la figura Compleja de Rey, Test de Benton y memoria de palabra. La evaluación por alumno tuvo una duración aproximada de una hora.
5. Análisis y comparación de resultados obtenidos por ambos grupos: En el Test de Benton se midió la diferencia entre puntaje obtenido y esperado en relación a C.I. Es decir, si la diferencia entre el puntaje obtenido y el esperado era de 3 o más puntos, se considera deterioro psico-orgánico para los dos grupos:

* Comparación de puntajes obtenidos por ambos grupos en medidas de deterioro cognitivo.
* Con la prueba de Rey y Benton se realiza un análisis y comparación de las estrategias de ejecución empleadas por ambos grupos.

Resultados
Tabla 1. Distribución de % Total de Consumidores exclusivos de marihuana en relación al total de la muestra por nse n=304
NSE
Municipalizado
(nse bajo)

Particular Subvencionado
(nse medio)

Particular Pagado
(nse alto)

Significación
27.8%

14.3%

7.7%


efectos de la marihuana en el cerebro



Year 11, Nº 43, January 2009 / Año 11, Nº 43, Enero 2009
Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en adolescentes escolares. AJ43-1
Versión de impresión

Dörr, Anneliese, PS. 1;
Gorostegui, M. Elena, PS. [1,2];
Dörr, M.Paz B MD3;
Sekler, Alejandra, PS. 4;
Villacura, Leonor, PS.1;
Flores, Patricia, PS.4;
Sandra Viani, PS.1;
Mena, Ismael, MD5
1 Universidad de Chile, Facultad de Medicina, Santiago de Chile.
2 Universidad Católica de Chile, Facultad de Psicología, Santiago de Chile.
3 Hospital Clínico, Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile..
4 Hospital del Salvador, Santiago de Chile.
5 Clínica Las Condes, Santiago de Chile.


Correspondencia:

Psichologist Anneliese Dörr:


adorr@med.uchile.cl


Cita/Reference:

Dörr, Anneliese, Ps. et alt. Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en jóvenes adolescentes. Alasbimn Journal 11 (43): January 2009.
Article N° AJ43-1. http://www.alasbimnjournal.cl/



Resumen

El presente estudio explora el efecto de la marihuana en una población de jóvenes adolescentes escolares, que sólo consumen esta droga ilícita y no otra, y que jamás han consultado a un especialista por problemas de adicción. Los resultados muestran el efecto del consumo habitual de marihuana en funciones cognitivas involucradas en el aprendizaje. Una vez identificados los sujetos, se realizan evaluaciones individuales de estudiantes consumidores y no consumidores de educación media de establecimientos de dependencia municipal, particular subvencionada y particular pagada del Area Metropolitana (Santiago de Chile). Se evidencian efectos nocivos sobre la memoria inmediata, atención-concentración y estrategias de ejecución en los consumidores, con diferencias estadísticamente significativas respecto al grupo control. Se constata mayor consumo relativo en colegios pertenecientes a sectores marginales y escasa o inexistente percepción de daño asociado al consumo de la droga, especialmente entre los consumidores habituales. Las niñas tienden a igualar los niveles de consumo de los varones.
Palabras claves:

Cannabis, adolescentes, consumo, daño neurológico, funciones cognitivas
Antecedentes



El consumo de marihuana entre la juventud, no es un fenómeno propio de nuestros días. En los años 60, el consumo de marihuana era más o menos habitual entre jóvenes universitarios que se autodefinían como rebeldes o vanguardistas. No ocurría lo mismo en grupos escolares adolescentes, en que probablemente el alcohol y el tabaco eran la forma de parecer diferentes, de sentirse adultos y de desafiar el statu quo. Tanto en escolares adolescentes como en jóvenes universitarios, la proporción de hombres consumidores era mayor, situación que también hoy ha cambiado, al menos en Chile (3)

Cincuenta años después, la situación ha variado sustancialmente: se sabe que el cannabis es la droga ilegal con más altos índices de consumo en el mundo y con un ritmo de crecimiento sostenido, a lo que se suma una disminución alarmante en la edad de inicio. Quizás sea esto último lo más preocupante desde la perspectiva de la salud pública, considerando que un inicio anterior a los 16 años tiene consecuencias más negativas que un inicio más tardío. (11 , 2)
Representaciones sociales y percepción de riesgo

Los grupos humanos constituyen sobre ellos mismos, los otros y los eventos que viven, explicaciones que si bien no son científicas, sí determinan las prácticas que regulan sus conductas (9) Se podría decir, que las representaciones que los jóvenes en particular y la sociedad en general tiene sobre el consumo de marihuana, influye en la decisión y/o en la mantención del consumo.

En los 10 últimos años la percepción de riesgo asociada la consumo entre estudiantes secundarios, cae desde un 60% en 1994, a 36.9% en 2004, mientras su uso ocasional es considerado como inocuo, índice de buena onda y de ser relajado por la mayoría de los jóvenes. En el mismo estudio se destaca la relación entre alto consumo y baja percepción de riesgo (2) .

Recientes estudios reportan que la percepción de peligro asociada al consumo esporádico (aprox. 1 vez al mes) es menor para la marihuana que para el consumo ocasional de algún sedante y más o menos equivalente al consumo moderado de alcohol. En Chile el riesgo percibido se mantiene bajo y con tendencia a descender. Se destaca también la asociación entre alto consumo y baja percepción de riesgo (3)

Por otra parte, la introducción en el imaginario colectivo, de la idea de que la mariguana, lejos de ser nociva para la salud, tendría efectos medicinales (10) agrega elementos que validan su consumo indiscriminado, sin ninguna consideración de lo restringido que podría ser ese tipo de indicación médica en el caso de comprobarse.
Edad de inicio como factor de riesgo

La precocidad en el momento de inicio de consumo parece ser un factor de peso en el daño producido: el inicio antes de los 16 años provoca cambios neuropsicológicos más significativos que los producidos en inicios tardíos. Independientemente de efectos más o menos esperables tales como mayor consumo futuro tanto de cannabis como de otras drogas, unido a dificultades para suspender el consumo, preocupa la posible asociación con déficits neurológicos que en adolescente puede manifestarse como bajo rendimiento e incluso deserción escolar temprana. (11)
Efectos del Cannabis (agudos)

Se conocen alrededor de 60 sustancias cannabinoides específicas de la marihuana, siendo los principales por sus efectos psicoactivos el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) el cannabidiol y el cannabinol. Estas sustancias se unen a receptores específicos que se encuentran en las membranas de algunas células (muy distribuidas en el cerebro) y se acoplan a la proteína G como sistema de transducción. En relación a sus efectos sobre el aprendizaje, existen compuestos endógenos, los endocannabinoides, que se unen a los receptores, y que están implicados también en la memoria y otros procesos cognitivos. Adicionalmente, el THC, lo mismo que otras drogas ilícitas, actúa sobre el sistema nervioso de recompensa (mesocorticolímbico) a través del aumento de liberación de dopamina en el núcleo accumbens (2)

Cabe hacer notar que en Chile, se consume marihuana de mala calidad, vale decir prensada con neoprén (nombre comercial de un adhesivo inhalable) la cual se la denomina paraguaya, y tiene mayores efectos nocivos que la marihuana no tratada o de macetero. Sin embargo, no es que la prensada sea la única que da problemas: la de macetero no pierde su facultad adictiva, sobre todo por su componente THC.

Dentro de los efectos nocivos de la marihuana paraguaya (prensada) se ha descubierto que la adicción se instale antes en comparación con un consumo similar de marihuana no prensada. Sus efectos más notorios se observan en el rendimiento escolar y en el aumento de los índices de deserción en los consumidores. Según los especialistas, la marihuana no tratada (es decir, la que se consume directamente de la planta) afecta el sistema perilímbico y por tanto, la motivación y la voluntad para actuar, lo que podría gatillar una depresión. La marihuana prensada provoca daños en la memoria inmediata, razón por la que los consumidores suelen tener mayores problemas para retener nombres, números de teléfonos e incluso tardan más en encontrar las palabras que quieren usar en una oración. (5)

Es probable que en la primera etapa del episodio de consumo, vale decir, durante la fase de euforia, aumento y distorsión de las percepciones, el joven sienta un incremento en su capacidad de estudio, a pesar que se afecta la memoria reciente, la capacidad de concentración y la coordinación motora. A esta fase sigue otra de sedación, somnolencia y relajación. (1)

En dosis mayores, el cannabis altera la capacidad cognitiva a través de los procesos ya señalados: atención (especialmente la atención dividida) concentración, memoria y percepción, pero también, y este punto es importante, altera la capacidad de resolución de problemas.
Efectos crónicos del consumo y relación con el desempeño escolar

Respecto de los efectos crónicos del consumo de cannabis, la literatura se refiere preferentemente a los que afectan los procesos cognitivos y a las consecuencias sobre el desempeño escolar: baja en el rendimiento, mayores índices de conflictividad, ausentismo y deserción. Entre los efectos sobre los procesos cognitivos se señalan deficiencias en la memoria, en la atención y concentración, en la organización de la información y estrategias de procesamiento. Estas alteraciones neuropsicológicas pueden relacionarse con cambios funcionales del flujo sanguíneo y metabólicos en regiones prefrontales y cerebelares observados en neuroimágenes de usuarios crónicos (Ver anexo con imágenes)

Respecto de los efectos a nivel de la corteza prefrontal, podrían afectarse funciones propias de esta región del cerebro, tales como la capacidad de planificación, de trabajo con propósito y control e inhibición de respuestas. Por otra parte, en la corteza frontal se ubica toda la gama de conductas humanas que tiene relación con la dimensión ética. Todas estas funciones, claramente comprometidas en el trabajo escolar. (5)

J. Macleod y cols. (8) realizan una revisión sistemática de los estudios poblacionales de seguimiento en uso de cannabis y su asociación con bajo rendimiento y menor nivel escolar alcanzado en comparación con no consumidores. A estas investigaciones se suman otros estudios poblacionales que comprueban la significativa asociación entre el consumo y el abandono precoz de los estudios, las repeticiones de curso y las bajas calificaciones.

Dado que nuestro estudio se focaliza en efectos del consumo en escolares adolescentes, interesa mostrar los efectos del consumo en las funciones cognitivas claramente involucradas. Por lo tanto, no se considerarán otros efectos relacionados a la droga, tales como alteraciones psíquicas, trastornos de personalidad, ansiedad, cambios del ánimo, algunas psicosis y el clásico síndrome amotivacional. Este último, caracterizado por un deterioro general de la personalidad, pérdida de energía y abulia con disminución del rango de actividades habituales, entre las que se contarían las relacionadas con el desempeño escolar
El sistema escolar como factor protector de consumo

Estudios recientes (3) señalan como factores protectores del consumo, y por consiguiente su ausencia como factor de riesgo, entre otros, los siguientes:

1. Percepción de alto nivel de exigencia académica y de disciplina en el colegio
2. Regularidad en los estudios (ausencia de repitencias). En este punto como en otros, se puede apreciar la dificultad para establecer cadenas causales lineales, es decir, afirmar que el hecho de no repetir es un factor protector, ya que más bien se establecen cadenas circulares: a mayor repitencia, mayor consumo y viceversa.
3. Buen desempeño escolar (medido en notas). Se asocia claramente promedios de notas bajos y altas tasas de consumo de drogas ilícitas.
4. Finalmente, y uno de los puntos más críticos está representado por la percepción de expectativas de desarrollo de los estudiantes. Los consumidores consideran poco probable continuar estudios superiores, e incluso algunos de ellos dudan de la posibilidad de concluir la E.M.



Sin duda el colegio es un factor protector de consumo de drogas ilícitas y de otros riesgos sociales. A él se suma la familia, como factor protector clave, pero aún con la importancia que tiene, no es el tema del presente estudio
El policonsumo y otras limitaciones para la investigación

Un estudio sobre consumo en estudiantes concluye (6) en que más del 90 % de los consumidores encuestados declaran que consumen además alcohol y tabaco, mientras alrededor del 30% de ellos, declara haber consumido otras drogas ilegales (pasta base, cocaína). Esto aporta evidencia a la consideración del cannabis como una sustancia inductora o facilitadora del uso de otras sustancias. Las investigaciones apuntan a que el efecto del cannabis en el cerebro, aumentaría la predisposición del adolescente a consumir otras drogas . (ver imagen 1)

Una de las dificultades con que habitualmente tropiezan las investigaciones al tratar de estudiar los efectos de la mariguana, es encontrar muestras de consumidores puros, es decir, que no consuman simultáneamente otras drogas que enmascaren o confundan sus efectos.

Otra limitación significativa, es que por obvias razones no es posible incluir en el estudio sujetos víctima de los efectos agudos de la droga. En dichas situaciones es posible registrar alteraciones de la conducta claramente incompatibles con una situación escolar normal de alumnos dentro de la sala de clases, que es el contexto en el que se realiza nuestra investigación. Los efectos en sujetos agudos se estudian en condiciones controladas de laboratorio en las que estos efectos se manifiestan con mayor claridad. No es el caso de este estudio, que entrega evidencia de daño en escolares que aunque en riesgo, aún están dentro del sistema escolar (factor protector) es decir, aún tienen oportunidad de recibir la ayuda que requieren de parte de las autoridades de salud y educacionales.
Método
Muestra

El colectivo del que se obtiene la muestra comprende estudiantes de Educación Media en liceos municipalizados, particulares subvencionados y particulares pagados. La muestra fue estratificada por afijación no proporcional, considerando variables sexo, curso, coeficiente intelectual y nivel socieconómico y estuvo conformada por 304 alumnos de liceos educacionales del Area Metropolitana (Santiago), pertenecientes a niveles socioeconómicos bajo, medio y alto (determinados por dependencia y comuna en que se ubica el establecimiento). La investigación es descriptiva, no experimental, ex post facto.
Instrumentos

Aplicación colectiva a toda la muestra (n=304)

1. Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo (6 ) abreviado y adaptado, destinado a recolección de datos demográficos, conductas de consumo y otras informaciones requeridas.
2. Test de Dominó (D-48). Evalúa inteligencia no verbal o el llamado factor G de inteligencia general, a partir de capacidad de pensamiento lógico. Controla diferencias causadas por factores sociales y educativos. Se aplicó colectivamente, con el fin de descartar sujetos cuyo C.I no alcanzara los parámetros de normalidad promedio, independiente del consumo. Entrega puntajes en percentiles y equivalencias con CI esperado.

Aplicación individual a grupo consumidor y grupo control no consumidor.

1. Test de la Figura Compleja de Rey. Ampliamente utilizado en investigaciones recientes sobre efecto de drogas en adolescentes (7) Evalúa funcionamiento neuropsicológico. Mide habilidad y estrategias de ejecución en el plano visoperceptivo, memoria visual y entrega indicadores del funcionamiento mental del sujeto: capacidad de jerarquización y organización de la información visual.. Entrega puntajes para identificar 6 tipos de estrategia de ejecución y percentiles de acuerdo a edad para copia y memoria visual
2. Test de Benton:. Evalúa la eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención, concentración y retención inmediata. Mide la posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, lo que puede ser un indicador de daños orgánicos y cerebrales. Entrega puntajes brutos y comparación con CI esperado.
3. Memoria de palabras (Rey). Evalúa memoria verbal inmediata, consiste en leer en voz alta 15 sustantivos comunes, y pedirle al sujeto que los repita. Entrega puntaje bruto, de 1 a 15 según número de palabras memorizadas.

Procedimiento

1. Aplicación colectiva de Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo. A partir del análisis de resultados, se identifica el grupo de consumidores de mariguana (consumo al menos en 4 oportunidades en el último mes), y se excluye todo aquél que consumiera otra sustancia
2. Aplicación colectiva (por grupos curso) al total de la muestra, del test de Dominó, para descartar sujetos que no alcancen rango de normalidad promedio expresada en puntajes de C.I
3. Se conforma la muestra de consumidores y el grupo control equivalente de no consumidores. Ambos grupos de CI normal
4. A la muestra seleccionada (consumidores y control) se le aplicó individualmente: Test de la figura Compleja de Rey, Test de Benton y memoria de palabra. La evaluación por alumno tuvo una duración aproximada de una hora.
5. Análisis y comparación de resultados obtenidos por ambos grupos: En el Test de Benton se midió la diferencia entre puntaje obtenido y esperado en relación a C.I. Es decir, si la diferencia entre el puntaje obtenido y el esperado era de 3 o más puntos, se considera deterioro psico-orgánico para los dos grupos:

* Comparación de puntajes obtenidos por ambos grupos en medidas de deterioro cognitivo.
* Con la prueba de Rey y Benton se realiza un análisis y comparación de las estrategias de ejecución empleadas por ambos grupos

Muestra

El colectivo del que se obtiene la muestra comprende estudiantes de Educación Media en liceos municipalizados, particulares subvencionados y particulares pagados. La muestra fue estratificada por afijación no proporcional, considerando variables sexo, curso, coeficiente intelectual y nivel socieconómico y estuvo conformada por 304 alumnos de liceos educacionales del Area Metropolitana (Santiago), pertenecientes a niveles socioeconómicos bajo, medio y alto (determinados por dependencia y comuna en que se ubica el establecimiento). La investigación es descriptiva, no experimental, ex post facto.
Instrumentos

Aplicación colectiva a toda la muestra (n=304)

1. Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo (6) abreviado y adaptado, destinado a recolección de datos demográficos, conductas de consumo y otras informaciones requeridas.
2. Test de Dominó (D-48). Evalúa inteligencia no verbal o el llamado factor G de inteligencia general, a partir de capacidad de pensamiento lógico. Controla diferencias causadas por factores sociales y educativos. Se aplicó colectivamente, con el fin de descartar sujetos cuyo C.I no alcanzara los parámetros de normalidad promedio, independiente del consumo. Entrega puntajes en percentiles y equivalencias con CI esperado.

Aplicación individual a grupo consumidor y grupo control no consumidor.

1. Test de la Figura Compleja de Rey. Ampliamente utilizado en investigaciones recientes sobre efecto de drogas en adolescentes (7) Evalúa funcionamiento neuropsicológico. Mide habilidad y estrategias de ejecución en el plano visoperceptivo, memoria visual y entrega indicadores del funcionamiento mental del sujeto: capacidad de jerarquización y organización de la información visual.. Entrega puntajes para identificar 6 tipos de estrategia de ejecución y percentiles de acuerdo a edad para copia y memoria visual
2. Test de Benton:. Evalúa la eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención, concentración y retención inmediata. Mide la posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, lo que puede ser un indicador de daños orgánicos y cerebrales. Entrega puntajes brutos y comparación con CI esperado.
3. Memoria de palabras (Rey). Evalúa memoria verbal inmediata, consiste en leer en voz alta 15 sustantivos comunes, y pedirle al sujeto que los repita. Entrega puntaje bruto, de 1 a 15 según número de palabras memorizadas.

Procedimiento

1. Aplicación colectiva de Cuestionario de Evaluación Psicosocial y Consumo. A partir del análisis de resultados, se identifica el grupo de consumidores de mariguana (consumo al menos en 4 oportunidades en el último mes), y se excluye todo aquél que consumiera otra sustancia
2. Aplicación colectiva (por grupos curso) al total de la muestra, del test de Dominó, para descartar sujetos que no alcancen rango de normalidad promedio expresada en puntajes de C.I
3. Se conforma la muestra de consumidores y el grupo control equivalente de no consumidores. Ambos grupos de CI normal
4. A la muestra seleccionada (consumidores y control) se le aplicó individualmente: Test de la figura Compleja de Rey, Test de Benton y memoria de palabra. La evaluación por alumno tuvo una duración aproximada de una hora.
5. Análisis y comparación de resultados obtenidos por ambos grupos: En el Test de Benton se midió la diferencia entre puntaje obtenido y esperado en relación a C.I. Es decir, si la diferencia entre el puntaje obtenido y el esperado era de 3 o más puntos, se considera deterioro psico-orgánico para los dos grupos:

* Comparación de puntajes obtenidos por ambos grupos en medidas de deterioro cognitivo.
* Con la prueba de Rey y Benton se realiza un análisis y comparación de las estrategias de ejecución empleadas por ambos grupos.

Resultados
Tabla 1. Distribución de % Total de Consumidores exclusivos de marihuana en relación al total de la muestra por nse n=304




La tabla 1 muestra que el mayor porcentaje de consumidores se concentra en el liceo perteneciente a nse bajo (municipalizado) y el menor, al nse alto
La tabla 1 muestra que el mayor porcentaje de consumidores se concentra en el liceo perteneciente a nse bajo (municipalizado) y el menor, al nse alto

Tabla 2. Distribución de % de Consumidores exclusivos de marihuana por sexo. En este gráfico se incluye en el grupo de no consumidores exclusivos (NCE) a todo el resto de la población (N=266) dentro de los cuales están incluidos también los policonsumidores, que por supuesto no fueron parte del grupo control.



memoria

marihuana

chile

Tabla 5. Percepciones y creencias acerca del consumo de otros
Marihuana

C

NC
Indiferencia consumo ocasional 865 59%
Desaprobación consumo frecuente 7% 26%
Alcohol
C

NC
Indiferencia consumo ocasional 50% 33%
Desaprobación consumo frecuente 51% 66%
Tabaco
C

NC
Desaprobación consumo frecuente 74% 45%

La tabla 5 muestra que además de la baja percepción de riesgo asociado a consumo, no hay entre los consumidores una actitud negativa o de rechazo hacia el consumo de otros. Entre los consumidores el rechazo al alcohol y al tabaco, es mayor que a la mariguana.
Tabla 6. Razones que aducen los adolescentes para explicar el consumo n=43
Motivación para el consumo
% Consumidores
Saber de qué se trata
65.0%
Para relajarse
58.0%
Para sentirse bien
48.0%
Olvidar los problemas
37.2%
Tener pensamientos y sensaciones profundas
34.9%

La tabla 6 muestra las razones que los adolescentes dan para explicar el consumo. Muchos de ellos anotaron más de una razón
Tabla 7. Percepción de consumidores y no consumidores en relación al colegio, profesores y otros compañeros en relación al consumo
Percepción colegio

C

NC
No se transgreden normas de disciplina 33% 59%
Se transgreden 68% 41%
Percepción profesores

C

NC
No castigan el consumo 33% 10%
No saben qué harían 30% 36%
Castigarían 37% 52%
Percepción compañeros

C

NC
Le dirían algo para que no consumiera 33% 64%
No harían nada 67% 23%
No saben que harían 0% 10%
Expectativas

C

NC
Probabilidad de terminar 4ºM 81% 89%
Probabilidad de estudios universitarios 21% 43%



La tabla 7 muestra que en general los consumidores perciben el colegio como menos exigente que los no consumidores. Esta misma relación se aprecia en cuando a percepción de existencia de normas disciplinarias. Sienten que los profesores no los castigarían si los sorprenden fumando, mientras un grupo importante de consumidores y no consumidores, no sabe como reaccionarían sus profesores si los sorprendieran fumando. Claramente, los fumadores perciben menos posibilidades de concluir sus estudios y continuar en la universidad

Los resultados indican que además de la baja percepción de riesgo asociado a consumo, no hay entre los consumidores una actitud negativa o de rechazo hacia el consumo de otros. Entre los consumidores el rechazo al alcohol y al tabaco, es mayor que a la mariguana.
Tabla 8. Acceso a la droga: lugares, proveedores
Tiempo para conseguir
C
Menos de una hora 54%
Unas horas 35%
Lugar para conseguir
C
Coleguio 5%
Alrededores del colegio 23%
Fiestas 42%
Proveedores
C
Amigo 74%
Conocido 12%

La tabla muestra que es posible conseguir la droga en forma casi inmediata, en lugares normales y cotidianos sin tener que salir o recorrer distancias para conseguirla y que le es proporcionada por personas cercanas, amigos o conocidos

Resultados específicos aplicación de pruebas individuales
Tabla 9. Resultados aplicación FCR para consumidores y no consumidores

Esperado (puntaje)

Consumidores (puntaje)

No consumidores (puntaje)


Promedio DE Promedio DE min max promedio DE min max
Memoria visual 22 4,9 17,5 4,6 4,5 35,0 24,7 3,9 12,0 36,0 p<0,01
Memoria de palabras 7,7 1,5 4,0 13,0 8,0 1,9 3,0 14,0

La tabla muestra resultados de la aplicación de la FCR y Memoria Verbal, para consumidores y no consumidores, con diferencias estadísticamente significativas en cuanto a los resultados obtenidos por ambos grupos en memoria visual. En cuanto a memoria verbal, aunque se aprecian diferencias en los puntajes obtenidos, éstas no son estadísticamente significativas. Este resultado es esperable, en términos de que la memoria verbal no se vería tan afectada como la visual.
Tabla 10
Prueba de Benton
Consumidores

No Consumidores
Significación estadística
Promedio DE Min Max Promedio DE Min Max
Puntaje total 7,7 1,4 0,0 10,0 8,8 0,9 6,0 10,0 p<0,01
Puntaje de errores 5,0 1,9 0,0 11,0 3,0 1,7 0,0 9,0 p<0,01

De acuerdo a desempeño en pruebas que evalúan eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención/concentración y retención inmediata, los resultados son significativamente inferiores en el grupo consumidor. Los resultados sugieren posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, si se considera el alto número de errores cometidos por los consumidores y que pueden ser indicativos de daños orgánicos y cerebrales. La atención y concentración, junto con la capacidad de retención inmediata son funciones cognitivas fuertemente involucradas en el aprendizaje escolar (4)

psicosocial y consumo


Tabla 11. Prueba Rey Copia. Clasificación Tipos de Copia por velocidad, precisión y estilo
Puntaje

Tipo

C

NC
I Construcción sobre rectángulo (adultos) 21% 33%
II Comienza por detalles, con atención al rectángulo 9% 13%
III Comienza con contorno integral sin diferenciar rectángulo 16% 10%
IV Yuxtaposición de detalles por ensayo-error (niños) 49% 38%
V Detalles reconocibles sobre fondo confuso 5% 5%
VI Asociación a esquema familiar (sólo vago recuerdo) 0% 0%

La tabla muestra resultados de estilos de trabajo mostrado por los consumidores y no consumidores. El tipo I muestra estilo de trabajo adulto, preciso, veloz y con utilización de buenas estrategias de trabajo, para concluir en el estilo VI, esperable en sujetos con daño orgánico. Mientras el 46% de los no consumidores se ubican en los dos primeros tramos, sólo el 30% de los consumidores mostraron un buen estilo de trabajo. Coincidentemente, mientras el 49% de los consumidores (casi la mitad) utiliza un estilo de trabajo, básicamente de ensayo y error (estrategia típica de niños), un porcentaje menor (38%) de los no fumadores presenta este tipo de estilo de trabajo.

hombres consumidores


Conclusiones
En relación al comportamiento del grupo en general:
1. Características del grupo.

En términos demográficos, los resultados de nuestro estudio concluyen que la cantidad de consumidores en colegios de sectores marginales, es mayor que la detectada en colegios de nivel medio y alto. En todos los sectores se aprecia un inicio cada vez más temprano del consumo: 15 años e incluso menores, en un importante porcentaje de la muestra. Los resultados son coincidentes con la mayoría de los estudios realizados en el último tiempo, que apuntan a una sostenida disminución en la edad de inicio, hecho que aumenta considerablemente los riesgos de daño. Al adelantarse la edad de inicio del consumo, aumenta la cantidad de consumidores, la que además se ve acrecentada por una tendencia sostenida a que las niñas igualen los niveles de consumo de los varones, de modo que se suman niños menores y niñas al grupo consumidor.
2. Motivación para el consumo.

Los motivos que los adolescentes encuestados aducen para consumir hablan de la banalización y de la positivización asociada al consumo: “saber de qué se trata” , “relajarse” “sentirse bien”, “tener pensamientos y sensaciones profundas” , “olvidar los problemas” . Muy preocupantes son las motivaciones de los jóvenes relacionadas con la creencia de que la droga facilita la incorporación a grupos de amigos con los cuales pueden pasarlo bien. Finalmente, cabe agregar que el 34.9%% atribuyen que la motivación para consumir es porque logran “tener pensamientos y sensaciones mas profundas”, en circunstancias que en la realidad ocurra todo lo contrario, es decir el pensamiento se vuelve mas superficial, concreto y sobre todo vago.
3. Percepción de riesgo.

La tabla muestra que la diferencia en la percepción de riesgo es significativa entre consumidores y no consumidores, al igual que la creencia de que se puede dejar voluntariamente el consumo, es decir, que no produce adicción. Son precisamente los consumidores los que consideran que consumir la droga no produce daño ni adicción. Comparativamente, perciben el alcohol y el tabaco, como más perjudiciales que la mariguana.
4. Factores protectores.

El colegio. Además del factor protector por excelencia que es la familia, el colegio es un importante agente protector de niños y jóvenes en riesgo social, lo que pareciera no ocurre con los consumidores, o al menos ellos no lo perciben así. La mayoría presenta índices más altos de deserción, inasistencia a clases, repitencia, percepción de escasas exigencias académicas y de que es posible transgredir las normas de disciplina. Consecuentemente, no se relacionan bien con los profesores y sus calificaciones son significativamente inferiores a las de los no consumidores. Sus expectativas respecto de la posibilidad de concluir la enseñanza media y continuar estudios universitarios una vez concluida ésta, también son inferiores a las de los no consumidores. De acuerdo a los resultados obtenidos, la mayoría de los consumidores, piensa que si sus profesores los sorprendieran consumiendo, no los castigarían, o simplemente ignoran lo que harían, de manera que el temor a ser sorprendidos o a las consecuencias que ello podría acarrear, no constituye un elemento como para controlar la conducta. Es curioso, que un alto porcentaje de jóvenes, tanto consumidores como no consumidores, declare no saber cuál sería la actitud del profesor si los sorprendiera. Quizás no hay una postura o un discurso lo suficientemente claro y explícito de parte del colegio en relación al consumo. En cuanto al grupo de pares, los consumidores piensan que no rechazan al que consume o al consumo en general, percepción diferente al grupo de no consumidores qienes consideran que el grupo no los aprobaría.
5. Disponibilidad de droga.

Los resultados son concluyentes en términos de que es posible conseguir la droga en forma casi inmediata, en lugares normales y de concurrencia cotidiana, sin tener que salir o recorrer distancias para conseguirla y que le es proporcionada mayoritariamente por personas cercanas, amigos o conocidos.

Respecto del acceso a la droga, es altamente preocupante que alrededor de los colegios en general, y a los colegios de sectores deprivados y con alto consumo en especial, se organice también el comercio ilegal: un alto porcentaje de alumnos consumidores responde que han visto a compañeros pasando o vendiendo droga en las cercanías del colegio.
Efectos del consumo en las funciones cognitivas
En estilo de trabajo.

A partir de los resultados comparados de ambos grupos (consumidores y controles) podemos concluir que los consumidores obtienen rendimientos significativamente inferiores a los grupos control en pruebas que evalúan precisión y estilo de trabajo, mostrando estrategias y formas de abordaje de la tarea esperables en sujetos menores o con posibles daños neurológicos.
Memoria visual y verbal.

En cuanto a memoria visual, los resultados de consumidores indican puntajes muy inferiores a los logrados por los grupos controles en tareas que requieren de este tipo de memoria para ser ejecutados exitosamente. La memoria verbal, no obstante haber obtenido puntajes algo inferiores, no parece estar tan comprometida.
Atención, concentración.

De acuerdo a desempeño en pruebas que evalúan eficiencia intelectual actual a partir de la capacidad de atención/concentración y retención inmediata, los resultados son significativamente inferiores en el grupo consumidor. Los resultados sugieren posible alteración en la integración y estructuración de los estímulos espaciales, si se considera el alto número de errores cometidos por los consumidores y que pueden ser indicativos de daños orgánicos y cerebrales.

Aún cuando a partir de los resultados de este trabajo no es posible determinar con precisión cuál es la magnitud del daño producido o más aún, que este daño sea efecto directo y exclusivo del consumo de mariguana, se puede establecer a) una clara asociación entre el consumo y la disminución significativa de puntajes en las funciones cognitivas evaluadas, en relación a lo esperado, b) rendimientos significativamente inferiores a los obtenidos por los grupos controles no consumidores y c) deficiencias en los estilos y estrategias de ejecución empleados en la tarea y en la organización del material.
En síntesis,

se registra un aumento del consumo entre los jóvenes escolares, con adelanto de la edad de inicio e incorporación de las niñas al grupo consumidor. Se aprecia disminución del rol de factores protectores, tales como la percepción de riesgo en el consumo o la acción de factores de control social como podrían ser los profesores o el propio grupo de pares (sin contar la familia). El colegio no contiene ni limita, dado que la relación del joven consumidor es distante, de muy poco compromiso, con malos rendimientos y pocas o nulas proyecciones a futuro.

Si se considera que la mayor cantidad de consumidores se concentra en colegios de sectores marginales y que la mariguana afecta funciones cognitivas involucradas directamente en el aprendizaje escolar, nos encontramos frente a un círculo vicioso perpetuador de la pobreza (factor de riesgo en sí misma) y la marginalidad a menos que se intervenga para interrumpir el espiral negativo que implica esta dinámica: a) la pobreza y la marginalidad social facilitan el consumo b) el consumo afecta funciones cognitivas básicas para el aprendizaje escolar y por tanto contribuye al fracaso y la deserción c) el colegio, como red social y factor protector, no logra cumplir su función protectora de riesgo social d) la marginalidad y la pobreza, facilitadoras del consumo, se perpetúan.
Discusión

Sin duda, parte de las dificultades metodológicas para realizar este trabajo, derivaron de la dificultad de encontrar consumidores exclusivamente de cannabis, sumado a que elegimos investigar con jóvenes que aunque consumían (mínimo cuatro veces al mes), no presentaban síntomas agudos al momento de ser evaluados. Si ese hubiera sido el caso, la comprobación de los efectos habría sido sin duda más concluyente, sin embargo no era nuestro objetivo medir los efectos clínicos del cannabis, puesto que eso ya es bien sabido, sólo nos interesaba ver si el consumo habitual de los jóvenes, que es considerado por la sociedad como “normal”, afecta o no en el aprendizaje escolar. En muchos países, incluido el nuestro, no hay campañas de prevención contra el consumo de la marihuana, como sí lo vemos contra el tabaco, lo cual lleva a los jóvenes a consumirla de manera totalmente irresponsable. Si se considera que el inicio antes de los 16 años provoca cambios neuropsicológicos mas significativos que los producidos en inicios tardíos, la situación es aún mas grave, ya que todos los estudios, incluido el nuestro, muestran como la edad de comienzo ha disminuido (14 o 15 años). Nos preocupa que el consumo del cannabis sea tan frecuente en los años de formación, justo en el momento en que más se necesita que estén indemnes las funciones de atención, memoria y concentración, para el logro de un buen desempeño académico.

También consideramos preocupante el hecho que tanto la comunidad médica como la población general, reciban informaciones contradictorias y no bien fundamentadas científicamente, lo cual contribuye a fomentar el desconocimiento y confusión que existe respecto al real efecto del cannabis, lo que finalmente influye en la no realización de campañas preventivas por parte de las autoridades.

Finalmente, la evaluación individual, realizada por profesionales altamente calificados, en las mismas salas de clase, entrega información relevante en relación al comportamiento del alumno consumidor en el terreno mismo y de sus percepciones acerca del entorno, los profesores y sus pares, su desmotivación y escasas expectativas respecto de su futuro escolar.

evidencian efectos

Referencias bibliográficas
1 Abanades, S. et al (2005) Farmacología Clínica del Cannabis. 2005;20:187-189. Volver.
2 Comisión Clínica de la Delegación de Gno. para el Plan Nacional sobre Drogas (2006) Informe sobre Cannabis. España, Ministerio de Sanidad y Consumo. Volver.
3 Conace (2006) Sexto estudio nacional de drogas en población escolar de Chile, 2005, 8º Básico a 4º Medio. Informe final. Volver.
4 Dörr, A., Gorostegui, M.E., (2007) Procesos Cognitivos. En: Dörr, A., Gorostegui, M.E., Bascuñán, M.L. Psicología General y Evolutiva . Santiago de Chile: Edit. Mediterránea. Volver.
5 Ferguson, D.M., Horwood, L.J. (2000) Does cannabis use encourage other forms of illicit drug use? Addiction 2000; 95:505-20. Volver.
6 Mena, I. (2006) . Artículo sobre marihuana paraguaya. Entrevista. El Mercurio. Volver.
7 Lara, M.A., Galindo, G. y otros (2003) La Figura Compleja de Rey en Adolescentes que Consumen Disolventes Inhalables. Salud Mental, Vol. 26, 6. 17-26. Volver.
8 Macleod, J. et als. (2004) Psichological and social sequelae of cannabis and other illicit drug use by young people: a sistematic review of longitudinal, general population studies. Lancet. 2004;363:1579-88. Volver.
9 Moscovici, en Di Giacomo, 1978 Teoría y Método de Análisis de representaciones sociales. Volver.
10 Ortiz L., A. (1998) Cannabis:¿medicina o droga?. Psiquiatría Pública. Vol.10, 6, 408-412. Volver.
11 Pistis, M. et als. (2004) Adolescent exposure to cannabinoids induces long-lasting changes in the response to drugs of abuse of rat midbrain dopamine neurons. Biol Psychiatry. Jul 15;56 (2): 86:94. Volver.


Fuente: http://www.alasbimnjournal.cl/alasbimn/index.php?option=com_content&task=view&id=650&Itemid=188

14 comentarios - efectos de la marihuana en el cerebro

@MaUri_funebrero
Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en adolescentes escolares. AJ43-1
142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1.13555011015Versión de impresión

Dörr, Anneliese, PS. 1;
Gorostegui, M. Elena, PS. [1,2];
Dörr, M.Paz B MD3;
Sekler, Alejandra, PS. 4;
Villacura, Leonor, PS.1;
Flores, Patricia, PS.4;
Sandra Viani, PS.1;
Mena, Ismael, MD5
1 Universidad de Chile, Facultad de Medicina, Santiago de Chile.
2 Universidad Católica de Chile, Facultad de Psicología, Santiago de Chile.
3 Hospital Clínico, Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile..
4 Hospital del Salvador, Santiago de Chile.
5 Clínica Las Condes, Santiago de Chile.


Correspondencia:

Psichologist Anneliese Dörr:


adorr@med.uchile.cl


Cita/Reference:

Dörr, Anneliese, Ps. et alt. Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en jóvenes adolescentes. Alasbimn Journal 11 (43): January 2009.
Article N° AJ43-1. http://www.alasbimnjournal.cl/


efectos de la marihuana en el cerebro
@MaUri_funebrero
aalas dijo:
MaUri_funebrero dijo:Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en adolescentes escolares. AJ43-1
142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1.13555011015Versión de impresión

Dörr, Anneliese, PS. 1;
Gorostegui, M. Elena, PS. [1,2];
Dörr, M.Paz B MD3;
Sekler, Alejandra, PS. 4;
Villacura, Leonor, PS.1;
Flores, Patricia, PS.4;
Sandra Viani, PS.1;
Mena, Ismael, MD5
1 Universidad de Chile, Facultad de Medicina, Santiago de Chile.
2 Universidad Católica de Chile, Facultad de Psicología, Santiago de Chile.
3 Hospital Clínico, Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile..
4 Hospital del Salvador, Santiago de Chile.
5 Clínica Las Condes, Santiago de Chile.


Correspondencia:

Psichologist Anneliese Dörr:


adorr@med.uchile.cl


Cita/Reference:

Dörr, Anneliese, Ps. et alt. Efectos del consumo de marihuana en funciones cognitivas en jóvenes adolescentes. Alasbimn Journal 11 (43): January 2009.
Article N° AJ43-1. http://www.alasbimnjournal.cl/


psicosocial y consumo


si es un paper cientifico y lo deje como estaba


sacalo por que queda mal,y es mentira esos efectos
@Emas_88 +2
La marihuana no es mala. Lo excesos si
@phoenix87
mariguana ya con eso me saco la gansa de leer lo
@ElCrazy
phoenix87 dijo:mariguana ya con eso me saco la gansa de leer lo

no te da ganas de informarte antes de hablar?
@ovelonse
ya me dio ganas de probarla GRACIAS
@J4Vi3R_7
LO LEÍ COMPLETO Y NO ESTA DE MÁS INFORMARSE, BUEN POST COMPA, BASTANTE COMPLETO SE AGRADECE LA INFO (te daria puntos pero mi usuario vale callampa jajajajjaj)