Escuchá cantar al Dr. House (Hugh Laurie)
23/03/2011
dr. house lanza su nuevo disco

“No, no nací en Alabama… ni ninguna gitana maldijo a mi madre….

Como si eso no fuera suficiente, encima soy un actor!!!:
Uno de esos bobos mimados ….. incapaz de encontrar el camino al aeropuerto sin un asistente ….. No me sorprendería encontrar tatuado algun carácter chino en mis nalgas… Y para peor de todo, acabo de romper la regla de oro … No compras pescado en el dentista o le pedis al plomero consejo financiero, entonces… Por que escuchar a un actor que canta?”

No, no es un “Houseismo”, es un auténtico Hugh Laurie. Cambiamos el clásico “Everybody Lies” (Todos Mienten) por “Let Them Talk” (Déjalos Hablar), veamos….

“Let Them Talk” es el primer álbum grabado por Hugh Laurie tras haber firmado con Warner Bros Records en 2010. Producido por Joe Henry y grabado en Los Angeles y New Orleans, el álbum es una celebración del blues de New Orleans, un genero que es para Hugh el músico, su verdadera “razón de ser”.

Hugh Laurie cuenta con 300 millones de visitas en You Tube, 18 millones de fans en Facebook (3°, atrás solo de Lady Gaga y Eminem) y una audiencia global de 81 millones de personas por House. La Música fue siempre medular . Desde su epifanía adolescente al oir Tipitina, se desarrolló como un músico experto, jugando un rol prominente e interpretandola en su trabajo en la pantalla, incluyendo A Bit of Fry & Laurie, Jeeves & Wooster y por supuesto House.

Espiritualmente inspirado por álbumes del genero como el de Ry Cooder: ‘Buena Vista Social Club’ y la banda de sonido de T-Bone Burnett de ‘O’ Brother Where Art Thou’, este disco de Hugh Laurie llamado ‘Let Them Talk’, se compone de una extraordinaria selección de perlas del genero, reconocidas voces y músicos legendarios que le dan forma a este trabajo

Hugh recorre todo el álbum cantando al frente de su piano y en este viaje se le unen la Reina de New Orleans Irma Thomas, el supremo pianista Allen Toussaint, el inigualable Tom Jones y especialmente el gran héroe de toda su vida, la mismísima leyenda del genero: el inmenso Dr John en “After You’ve Gone”

Este disco se lanza en Europa y en Argentina el próximo 9 de Mayo, y será apoyado por una serie de shows en Londres, Paris y Berlín, y un programa de TV especial que recorre el viaje musical de Hugh por New Orleans, con performances en vivo de Hugh y su banda, más invitados especiales que colaboraron en el proyecto, todo a filmarse en Kingsway Studios en el French Quarter el próximo 22 de marzo

Pero mejor dejemos que Hugh hable de su disco……..

“No nací en Alabama en 1890s. Puede que ya se hayan dado cuenta. No me he alimentado a base de granos, cosechado para un patrón, o montado en un vagón de tren. Ninguna gitana le vaticinó algo alguna vez a mi madre cuando nací, y no hay ningún perro demoniaco en mi camino… hasta donde sé.


Dejen que este disco muestre lo que en realidad soy: un ingles de clase media, transgrediendo abiertamente las melodías y la música del mítico sur americano.

Como si eso no fuera suficiente, encima soy un actor!!!: uno de esos bobos mimados que no ha ido ni siquiera a la panadería en mas de una década y es incapaz de encontrar el camino al aeropuerto sin un asistente niñera. No me sorprendería encontrar que tengo tatuado algún carácter chino en mis nalgas. O en el hombro, da lo mismo.

Y para peor de todo, acabo de romper la regla de oro del arte, de la música y de mi carrera: los actores se supone que deben actuar y los músicos deben ocuparse de la música. Así es como funciona. No compras pescado en el dentista o le pedís al plomero consejo financiero, entonces por que escuchar a un actor que canta?

La respuesta es: No hay respuesta. Si te importan el origen, la procedencia y la genealogía, entonces deberías buscar en otro lado, no tengo nada para ofrecerte, nada que te interese.

Empecé mis clases de piano a los 6 años con la Sra Hare. Ella debe haber sido una buena mujer, probablemente; pero en mis retorcidas memorias la recuerdo como una bruja verrugosa que me intimidaba con brasas ardientes llamadas Do-Re-Mi. Lo resistí por alrededor de 3 meses, machacando las teclas a través del “Libro Elemental del Piano Vol. 1”, hasta que llegamos a “Swanee River” de Stephen Foster.
(Ah, al pasar les cuento que Foster también fue un transgresor: nació en Pennsylvania y nunca en realidad estuvo en Swanee River, ni puso un solo pie en Florida, que adoptó la canción como su himno en 1935)

Ahora, difícilmente puedan decir que “Swanee River” es un blues tradicional, en una de sus primeras ediciones fue calificada como una “melodía etíope”, pero está mucho mas cercano al genero que las cancioncitas francesas y las danzas polacas que componían el resto del maldito libro.

Bueno, el día llego, y la Sra Hare dio vuelta la pagina: “Swanee River” leyó, mirando a través de los anteojos que imagino para ella, 45 años después. Y luego, con una mueca en sus labios peludos continuó “‘Negro Spiritual – Slightly Syncopated. Oh Dios no!…..” Con eso ella dio vuelta la página rápidamente y pasó a “Le Tigre Et L’Elephant” o a alguna otra infernal pesadilla, y con eso mi relación con la instrucción formal de la música terminó.

Y entonces, un día, una canción surgió en la radio, estoy convencido que fue “I Can’t Quit You Baby” por Willie Dixon, y toda mi vida cambió. Un pequeño agujero de gusano se abrió para mi y caí en el País de Las Maravillas. Desde entonces, el blues me ha hecho reír, llorar, bailar, co….bueh, este es un proyecto ATP, por lo que no puedo decir exactamente TODO lo que el blues me ha hecho hacer.

En el centro de este nuevo Reino Mágico, allá bien alto en la montana (lo que muestra que tan poco sabía yo en ese entonces) se encontraba la ciudad de New Orleans. En mi imaginación repleta de balbuceantes melodías llenas de música, romance, alegría, desesperación; su ritmo penetraba en mi torpe mentalidad inglesa y me hacia sentir tan feliz… y tan triste, yo simplemente no sabia que hacer conmigo mismo.

New Orleans fue mi Jerusalen.

Ahora, la pregunta de por qué un inglés adolescente blandito fue tan profundamente tocado por la música que nació de la esclavitud y la opresión en otra ciudad, en otro continente, en otro siglo, es para que una docena de especialistas la contesten antes que yo: desde Korner a Clapton, desde los Stones hasta Jools Hollands. Digamos mas fácil que simplemente sucede.

Durante la siguiente década, me devoré a todos los guitarristas que encontré: Charley Patton y Lead Belly, que fue un genio, como lo fueron también Skip James, Stripper Blackwell, todos los Blinds (Lemon Jefferson, Blake, Willie Johnson, Willie McTell), Son House, Lightnin’ Hopkins, Bo Diddley, Muddy Waters, y tantos más que estaríamos acá toda la noche nombrándolos.

Y luego vinieron los monumentales pianistas: Pete Johnson, Albert Ammons, Meade Lux Lewis, Roosevelt Sykes, Leroy Carr, Jelly Roll Morton, Champion Jack Dupree, Tuts Washington, Willie “The Lion” Smith, Otis Spann, Memphis Slim, Pinetop Perkins, Professor Longhair, James Booker, Allen Toussaint y el increíble Dr John.

Me inclino más al piano que a la guitarra porque se queda en un solo lugar, que es lo que más me gusta hacer. Las guitarras llevan a los pies a desplazarse incansablemente de un punto a otro. Me gusta estar sentado.

Y en cuanto a los cantantes, la lista es enorme, pero cito solo 2 nombres en ella: Ray Charles y Bessie Smith.

Estos tremendos artistas vivieron al día, todos ellos conociendo el precio de la hogaza de pan, y la mayoría pasaron momentos de gran escasez en su vida. Es decir, ellos tienen las verdaderas credenciales, y por ello los respeto tanto como a cualquier otro, posiblemente más.

Pero a la vez, no podria nunca soportar ver esta música confinada en una jaula de cristal, bajo el honorable nombre de la Cultura: “Solo Para Ser Manejada Por Respetables Ancianos De Color”. Así se cava la tumba, para el blues y para todo lo demas, para cualquier cosa. Shakespeare sólo siendo interpretado en el The Globe, Bach siendo solo tocado por alemanes circunspectos. Es una tremenda formalidad, y rezo para que Lead Belly nunca esté lo suficientemente muerto para garantizar que esto suceda.

Asique esta es mi única credencial, mi tarjeta de presentacion, que espero que me lleve desde las cuerdas de terciopelo del escenario a sus corazones. Amo esta música, tan auténticamente como se que se siente, y quisiera que ustedes la amen también. Y si ustedes sienten una centésima parte del placer que he obtenido de ella, estamos todos mas alla de cualquier juego”. HUGH LAURIE -MARZO 2011



link: http://www.youtube.com/watch?v=gI7_sXFN6t0