Carlos Noriega. Desaparecido FCE UBA


El siguiente es un extracto del libro
" La rotonda de la memoria "


El libro desarrolla un relato historico basado en las historias de vida y actividad militante de los hombres y mujeres que estudiaron y enseñaron en las aulas de la FCE, y que fueron muertos, asesinados y desaparecidos por represiones, dictaduras y por el terrorismo de estado que practico el genocidio del periodo 1976/83.


La fuente es el libro mismo, la transcribi personalmente. Para que nadie mas se coma el verso de que " algo habran hecho..."


Carlos Noriega
d.d. 1/2/77 en Miramar, P.B.A., 35 años.


Carlos Noriega nació en Buenos aires en 1941 e integra la docena de hijos de españoles que figuran en al placa de la Rotonda ( Patio de la facultad de Ciencias Economía UBA. Su padre, comerciante, ya había fallecido cuando en 1960 se incorporo a la
facultad. La temprana perdida de su papa debió estimularle un rasgo que llamaría la atención: su comportamiento de muy buen hijo en relación con su madre.
Proveniente del Carlos Pellegrini, entro en la FCE directamente, sin examen de ingreso. La escueta ficha individual que lleno ofrece una sorpresa porque pone “ ingles, francés, portugués”. También revela en su excelente caligrafía a un joven ordenado, metódico, de gran disposición para el aprendizaje. No en vano hoy la sala de computación del Pelle lleva el nombre de Carlos Noriega. Entro en la FCE con el propósito de cursar para contador, pero enseguida se entusiasmo con la carrera de economía. Tiempo después integro un grupo de estudiantes de la carrera empleado por un año en el consejo federal de inversiones, para colaborar en un relevamiento de la estructura regional de la economía argentina. Un día de primavera, Carlos apareció en la oficina trayendo una rosa para cada una de las mujeres que trabajaban allí. Era una persona cariñosa y de actitud positiva, con buena onda, buen compañero y amiguero.
Carlos conoció a Isolina Ana Cerino en al facultad. Ella estudiaba para contador. No cursaban juntos, pero se reunían para estudiar materias comunes de Economía. Con sus explicaciones, el le allanaba las dificultades y ella lo admiraba en secreto. Entre curvas y multiplicadores se gesto el noviazgo culminado en casamiento. Tendrían tres hijos, Santiago, Ana y Maria Mercedes. Tras trabajar en el Consejo Nacional de Desarrollo, en 1965 Noriega viajo a Chile para hacer un curso en la sede de la comisión Económica para América Latina de la ONU, la CEPAL que conducía Raúl Prebisch. Un día estaba bañándose y sintió un temblor bajo sus pies. Rápido manoteo una camisa, busco algo mas largo, en el apuro no lo encontró y opto por salió desnudo a la calle. Ahí ya había chilenos, quienes acostumbrados a los sismos, salían equipados para pasar la noche a la intemperie como precaución. Ellos le dieron una manta. Tiempo después, un segundo terremoto lo sorprendió con Isolina y la lección bien aprendida...
En la FCE no llego a graduarse porque trabajando en el CONADE le ofrecieron trasladarse a Francia contratado por la Organización Europea para la Cooperación el Desarrollo, de modo que en 1968 Carlos e Isolina se fueron a Paris. Luego pasarán a Chile, de vuelta en la CEPAL.
En 1969 se establecieron en Buenos Aires. Isolina estaba embarazada y ese año nace Santiago, el primogénito. En septiembre de 1970, la revista Mercado publica una foto de Noriega, sentado en su escritorio del INEC, en el piso 12 del Ministerio de Economía. No había cumplido los treinta y es el jefe del Censo Nacional de Población de ese año. Enormes computadoras procesaran los datos que recojan los censistas. Luego pararan a Chile, de vuelta en la CEPAL. De regreso en 1973, Noriega es nombrado director del INDEC. Continuaba en ese cargo cuando sobreviene el golpe del 76. Los interventores militares le piden nombres de subversivos que puedan ocultarse en la plantilla de 900 personas, entre estables y contratados. “ Yo no trabajo con subversivos ni conozco a ninguno “, contesta Carlos. Los nombramientos de personal estable han pasado por el cedazo de la SIDE. Los de los contratados no. Lo emplazan por dos meses y vuelven a la carga. El militar lo apura: “ Si a los dos meses de estar yo en un cargo no se quie3nes son mis subordinados, soy yo quien no hago bien mi trabajo”. La respuesta de Noriega es la misma “ Es un técnico, no un delator”, aunque claro, eso se lo confía a sus amigos, no a ellos. También se negará a adulterar datos estadísticos.
En el verano del 77 Carolos, Isolina y los chicos están de vacaciones en Miramar. Han alquilado una casa. El 31 de enero salen a cenar con amigos. Los niños y la señora que los cuida quedan durmiendo. Cuando el matrimonio vuelve en la madrugada, se encuentra con cinco hombres armados adentro. Dicen pertenecer a fuerzas de seguridad, que tocaron el timbre y como no les abrieron tuvieron que entrar por una ventana del fondo. Los vidrios rotos cayeron sobre Santiago y su cama. Los tipos lo tranquilizaron con una mentira, despertaron a la señora y esperaron. Tras la espera todo transcurre rápidamente, en 5 o 10 minutos. Los represores lograron aparentar rutina. No quieren gritos ni escándalo. Interrogan brevemente a Noriega. Aparentemente, ni siquiera saben su nombre y su ocupación, pero tiene que acompañarlos. Carlos se pone la campera y se va tranquilo, pensando que lo llevan por averiguación de antecedentes. Isolina pregunta adonde van; los tipos no se lo dicen y le advierten que no salga de la casa. Ella no les hace caso y alcanza a ver el Falcon que se aleja. Busca a los amigos y hace la denuncia en la comisaría de Miramar. Como no hay noticias van a la comisaría de Mar del Plata. “ Señora, esto es una guerra” dice un oficial. Uno de los amigos es abogado y radican un habeas corpus. En Bs As Isolina se reúne con un hombre que podría saber algo. El se sienta y pone un revolver sobre la mesa. Ella le cuenta que Carlos trabajo en las Naciones Unidas y la OECD y el tipo responde “ ¿No sabe usted que en estos lugares se entrena a los subversivos?”. Isolina recuerda que durante el breve interrogatorio en la casa le preguntaron a Carlos si había hecho en la casa de Miramar un asado con gente. Durante ese convite Noriega critico a la dictadura. Se conjeturo que un vecino lo habría denunciado. El dueño de la casa que alquilaban era capitán de la marina.
Una amiga de Carlos estaba en el CELS e Isolina recurrió a ella. La Asamblea Permanente también la ayudo. Los amigos de Noriega en el exterior también se movilizaron. Por el reclamaron desde congresos de economistas hasta la Naciones Unidas y Amnistía Internacional. Pero nada se supo.

Carlos Noriega. Desaparecido FCE UBA

Fuentes de Información - Carlos Noriega. Desaparecido FCE UBA

Dar puntos
8 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 2.663 Visitas
  • 3 Favoritos

7 comentarios - Carlos Noriega. Desaparecido FCE UBA

@22elchanchi Hace más de 6 años
pense que era \"chupino\" ...
@gonstar Hace más de 6 años
Gracias por la info.
@marianox Hace más de 6 años
ta bueno.. lastima q la imagen q tenes de abatar es una justificacion de mierda...
@nicolopolo Hace más de 6 años
muy bueno y gracias por el trabajo de transcribirlo +3
@sauron2005 Hace más de 6 años
De historias como estas hay muchas por esos anios, gracias por recordarlo aqui . Te van puntos
@djobi Hace más de 6 años
Interesante siempre enterarse de casos así, pero es verdad que hay muchas historias como ésta que lamentablemente no sorprenden. De todas formas tampoco se justifica la desaparición de personas que si militaban políticamente, hay que aclarar, porque puede parecer que querés decir \"él no debía desaparecer porque no fue un zurdo subversivo\", aunque ya sé que vos no querés decir eso, me parece que se puede prestar para pensarlo. Saludos para todos los Hombres Sensibles de Flores, especialmente para Manuel Mandeb. También un saludo para los Refutadores de Leyendas, que a veces hacen también hacen falta.