Stratovarius: De la tierra del hielo y la nieve

Chicos/as, les dejo una nota que en el año 2006 le hicieron a Timo Tolkki (En su momento el Lider de la banda Stratovarius) cuando llevaron a cabo su visita a la Argentina. Espero la disfruten!!

Los dias 11 y 12 de Octubre de 2006 la banda finesa Stratovarius renovo su encuentro con los fans argentinos.
Más de 20 años de música en dos shows que giraron en torno a su disco homónimo y a una descarga de clásicos de "metal progresivo". Timo Tolkki, ex-guitarrista, hablò de su historia con Argentina, de Cromañón, de los clichés del género, del marketing musical, de su costado espiritual y de sus gustos musicales que van de la música clásica a U2 y de Black Sabbath a ¡Westlife!
Timo Tolkki parece un tipo encantador. Más bien centrado, reflexivo… espiritual. Es el ex-guitarrista de Stratovarius, la banda finesa que desde hace más de veinte años cultiva lo que algunos llaman metal progresivo pero que el mismo músico define como "Heavy Metal Melódico", y se sienta en el bar de un hotel del centro porteño pidiendo un café con leche.

Blanquísimo, morochísimo, de ojos de azul hielo. Habla pausado y no parece un "metalero"… aunque porte tatuaje y ropa negra. En su ropa, a propósito, se escapa algo de su personalidad: lleva una campera del Vertigo Tour de U2. Más tarde confesará que es un gran fanático.

Y habla de música clásica, de meditación, de rezos, de reiki y de un gusto musical sin fronteras. Entre risas y sorpresas también dirá que llora cuando escucha una canción de la boy band Westlife. Una buena canción es una buena canción… y punto.

Esa fue la sexta visita de la banda a la Argentina. Y aunque exista una especie de furor por la música proveniente de Finlandia (Nightwish en un lado del espectro, The Rasmus en el otro)… Stratovarius tiene mucha historia para contar. La banda es clásico para muchos y un buen descubrimiento para otros.

Antes de su primer show de dos en El Teatro de Flores, Tolkki regalo esta nota.

- ¿Cómo se renuevan los shows después de 20 años de música?
- Tengo una forma muy establecida de hacer las cosas antes del show. Es una especie de plegaria; dura como quince minutos. Me acuesto de espaldas en el piso, mis manos se colocan en el pecho juntas, como rezando, cierro los ojos… y me quedo así durante ese lapso. En mi mente, me imagino sobre el escenario. Si es posible, antes del show, voy al estadio, porque cada lugar tiene una energía distinta y yendo antes trato de sentirla. Es genial. Es un proceso de dos vías: cómo reacciona la gente a lo que vos hacés en el escenario y la música que tocás… además del lugar.

- ¿Nunca se torna aburrido?
- Hice miles de shows y no me aburro de tocar. Me aburro de viajar. Como ayer (NR: se refiere al lunes), que tocamos en El Salvador y viajamos, luego, 20 horas. Siempre pasan cosas cuando viajás. Por ejemplo, en ese vuelo, fuimos a México primero y el avión paró después de carretear porque "el viento había cambiado". Tuvo que volver por una ruta en construcción y tuvimos que esperar dos horas dentro de un avión. Después, una mujer se enfermó abordo y tuvimos que volver a la salida… tuvimos que esperar dos horas más hasta que pudimos volar hacia acá. Esas son las cosas que me molestan. Porque lo que es tocar no… los fans siempre están ahí y hacen que valga la pena.

- ¿Qué es lo distinto de tocar en Europa o Japón y en Latinoamérica?
- América Latina tiene algo muy especial… la gente tiene algo especial que los europeos o japoneses no tienen. Llamálo como quieras: es algo más apasionado y energético… no lo sé. La gente es más expresiva acá. Suena a lugar común pero es así. Yo soy de Finlandia y allí nos crían para esconder nuestras emociones… y esa no es la forma en la que es un ser humano porque somos emocionales; las emociones están ahí. Me acuerdo cuándo vinimos la primera vez, creo que era 1997 y ya van seis veces que venimos, que tocamos en un lugar que no tenía backstage… había que atravesar el público para ir detrás de escena. Y nos tocaban y se abalanzaban sobre nosotros… fue impresionante. Tenemos una relación especial con Argentina. Los fans literalmente quieren un pedazo tuyo.

- ¿Qué recordás de alguna de las visitas anteriores al país?
- En esa primera visita hicimos dos shows. Y mientras tocábamos sonaban como explosiones. Me acuerdo que pensé que le estaban disparando a alguien. Nunca había visto algo así. Luego me dijeron que eran petardos… era impresionante.

- Sabes que ese "folclore" no existe más porque provocó una tragedia en un show local…
- Sí lo sé. Me lo contaron y es muy triste. Ese accidente podría haber sido evitado porque las salidas estaban bloqueadas… muy triste. No importa que esta vez no haya fuegos artificiales en nuestros shows… la gente igual va a estar ahí.

- Power Metal Melódico, Metal Progresivo… ¿cómo definís la música de Stratovarius? ¿Esos "géneros" son puro marketing?
- Son marketshit (NR: algo así como "mierda del mercado". Si tuviera que definir mi música diría que es Heavy Metal Melódico. Porque nuestro sonido es tan amplio… no es sólo metal. Tenemos grandes baladas y fuertes sonidos. No pueden ponernos barreras… esas definiciones no nos harían justicia. Adoro la música clásica, por ejemplo. Cuando estoy en mi habitación es lo que escucho. También escucho música para relajarme… sonidos reiki.

- Parecés muy espiritual…
- Soy muy espiritual. Fue un proceso que empezó hace años. Es un proceso por el que todos pasan. Estoy expresando mi alma en mi música y cuánto más viejo me pongo, más espiritual me vuelvo. Es un proceso natural… todos deberían atravesarlo sino fuera porque el mundo se pone tan loco.

- ¿Qué está pasando con la música de Finlandia? Nightwish, The Rasmus… Stratovarius…
- Creo que también es algo que está macerándose hace mucho tiempo. Tenemos muy buenas bandas en Finlandia y mucho underground. Los fineses somos gente con muy poca confianza en nosotros mismos. Eso viene de mucho tiempo atrás porque Finlandia fue ocupada por los alemanes… cada país tiene un poco de eso. Esta situación no sucedía antes porque los grupos fineses no creían que podían lograrlo… sencillamente pensaban que no podían.

- ¿Y por qué Stratovarius pudo… veinte años atrás?

- Nunca tratamos de hacer nada. Simplemente sucedió. Empecé a tocar cuando tenía 7 años. A los 16 tocaba música clásica con guitarra eléctrica en las iglesias. Y eso no era común.

- ¿No creíste como las demás bandas que no iba a ser posible…?

- Ni me lo planteé, simplemente toqué. También había una cosa de mercado, que sí o sí había que pasar por el gran monstruo discográfico. Y eso era muy difícil para bandas de Finlandia. Antes la música estaba muy controlada… el gusto estaba controlado. Ahora, con Internet, eso no es posible. Si las bandas surgen y son buenas… resulta más fácil ser reconocido.

- Hablando de la web… tienen una muy buena página, ¿creés que les hubiera sido útil esa herramienta cuando surgieron? ¿Hubiera sido todo distinto?
- Claro que sí. Me encanta la web. Pero lo nuestro lo veo como un proceso. Empezamos en algún lugar, nos hicimos populares en Japón y seguimos… por una ruta distinta a la convencional. Ahora cuando escucho los primeros discos nuestros los detesto. No me gustan. Tenía 22 años… Cuando envejecés cambia tu gusto.

- ¿Qué bandas sienten como hermanas hoy en el ambiente? En el tipo de música, en el objetivo que intentan alcanzar, en la intención, en el mensaje…

- No encuentro hermanos en el metal. Hace mucho que no lo escucho tanto. Y no me gusta el Nü metal. No sé qué es lo que está pasando en el ambiente. En mi caso, sigo escuchando Black Sabbath. Si pienso en una banda cercana, se me ocurre U2. Ellos tienen un mensaje muy fuerte, creen que pueden cambiar el mundo y eso es genial. Ahora volví a escuchar Abba y Los Beatles.

- Jamás hubiera imaginado que un disco de Abba pudiera estar en tu discoteca…
- Me encantaba de chico y ahora vuelvo a escucharlo. No me da gracia, aunque suene gracioso. Cuando era adolescente escuchaba Rainbow o Deep Purple. Hace algunos años estoy escuchando mucho pop. Tengo una variedad muy amplia de gustos musicales. Hasta escucho bandas adolescentes de pop. ¿Conocés la banda Westlife? Tienen una canción que se llama You Raise me up que me hace llorar. Es una gran canción. Y eso es lo que me importa. No quiénes son, o cómo se ven, qué hacen… sino el tipo de canción que tocan. Lloro cuando escucho Westlife (Se ríe).

- Me estás obligando a poner en el título: "Timo Tolkki, guitarrista de la banda de metal Stratovarius, llora cuando escucha la banda de pop adolescente Westlife"…

- Ponélo. Es lo que soy… está bueno educar a la gente. No creo que mis fans argentinos escuchen Westlife pero no creo que les moleste que yo lo escuche. Además, también lloré cuando vi a U2 en el Vertigo Tour en Alemania. Realmente tienen un mensaje. Lástima que nunca los conocí.

- ¿Cómo van a ser los shows en Argentina?

- El nuevo disco recién va a grabarse el año que viene. Las canciones están todas escritas… me surgieron así… muy fácil. Las canciones llegaron de algún lugar. Estábamos muy preocupados por estos shows en Argentina porque íbamos a tocar en un festival en el que también estaba Saxon. Sabemos que la gente pagó mucho dinero por las entradas y ahora esa banda canceló. Pero luego nos dijeron que mucha gente había comprado las entradas, y como teníamos miedo de que no les devolvieran el dinero si no veníamos, venimos igual. Sonará el último disco, homónimo, y toda nuestra música. Vamos a hacer shows muy largos. Ojalá lo disfruten. Siempre es un placer tocar.