El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Sip y su participacion en los genocidios de America Latin

La Sip y su participacion en los genocidios de America Latin


El Presidente de la SIP fue un alto funcionario de prensa de la última dictadura militar en Uruguay


Al menos tres diarios de la República Oriental del Uruguay renunciaron a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), luego de que esa cámara empresaria regional eligiera como presidente al ex director de Prensa de la última dictadura militar uruguaya y editor del semanario Búsqueda, Danilo Arbilla.

Según publicó el diario montevideano La República, Arbilla había sido designado en el cargo por el presidente Juan María Bordaberry, permaneció en funciones luego de que el mandatario eliminara con respaldo militar las instituciones republicanas y continuó también cuando las Fuerzas Armadas desplazaron a Bordaberry y se hicieron cargo directamente del país.

En realidad, Arbilla participa desde hace tiempo de los ámbitos de decisión de la SIP, pero a las empresas periodísticas orientales les molestó su designación como presidente.

Los medios montevideanos que renunciaron a su participación en la cámara empresaria regional son el matutino La República, la revista Posdata y el vespertino El Diario, que si bien no era miembro pleno de la entidad había formalizado poco tiempo atrás su solicitud de ingreso. Todos anunciaron que no retornarán la organización hasta tanto Arbilla no abandone la presidencia.

La República informó que "los medios uruguayos que quedan en la SIP son el diario que fue vocero de la dictadura militar, El País; el diario de la Secta Moon, Ultimas Noticias, y el diario del Opus Dei, El Observador. El semanario Brecha no integra la SIP". Uruguay sufrió una dictadura militar entre los años 1973 y 1985, que al igual que las demás que asolaron Latinoamérica durante los años setenta reprimió a la sociedad, encarceló, asesino y desapareció a los disidentes, expulsó al exilio a miles de personas, impuso a sangre y fuego el neoliberalismo económico e desató una férrea censura sobre los periodistas y los medios de comunicación.

Un ejemplo de la forma en que se silenciaba a los periodistas en Uruguay ocurrió el 27 de junio de 1973, en un decreto que imponía la censura a los medios de comunicación. En su artículo tercero, el decreto decía: "Prohíbese la divulgación por la prensa oral, escrita o televisada de todo tipo de información, comentario o grabación que, directa o indirectamente mencione o se refiera a lo dispuesto por el presente decreto atribuyendo propósitos dictatoriales al Poder Ejecutivo, o pueda perturbar la tranquilidad y el orden públicos".

Durante la gestión de Arbilla en la dictadura, fue asesinado el director del semanario Marcha, Julio Castro, y fueron secuestrados decenas de periodistas y escritores, entre los que se encontraban Carlos Quijano, Carlos Borche y Santiago Puchet y el poeta Juan Carlos Onetti.

También, durante su gestión entre 1973 y 1976, se clausuraron 173 medios de comunicación (14 de los cuales fueron cierres definitivos), se produjeron cientos de allanamientos a las redacciones y se intervino la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), la organización sindical de los periodistas, y todos sus dirigentes fueron encarcelados.

Todas las clausuras, cierres, secuestros, requisas y suspensiones aplicadas contra periodistas y medios de comunicación sumaron más de medio millar durante el período en que Arbilla fue jefe de Prensa de la dictadura, según la información del diario La República.

También fueron requisadas las ediciones completas de los medios argentinos Mayoría, La Opinión y La Nación (cuyos directivos comparten ahora la mesa con Arbilla en la SIP), hasta se secuestro íntegra una edición de la revista internacional de cultura "El Correo de la Unesco".

El presidente de la SIP participó del cierre de los diarios La Gaceta de San Ramón (Canelones), Ultima Hora, La Mañana, Ahora, Crónica, El Popular y Acción, un vespertino que dirigía el actual presidente Jorge Batlle. También cayeron el semanario Marcha (cuyo director fallecido dos años después en su exilio de México), y los periódicos Idealismo, El Faro de Sauce, Ahora, Mensajero, Valdense, 9 de Febrero, Víspera, Darbas, La Idea Nueva, Civismo, Perspectiva.

Poco después de su designación, Arbilla fue agasajado en el Golf Club de Montevideo, una cena a la que estaban invitados los ex presidentes Julio Lacalle, Julio María Sanguinetti y el actual Jorge Batlle, entre otros. Ninguno de los tres concurrió y los medios locales obviaron explicar que Arbilla habia clausurado un vespertino que dirigía Batlle, y que Sanguinetti era también por entonces periodista.

La designación de Arbilla también recibió un pudoroso silencio en la Argentina, donde los diarios porteños Clarín y La Nación obviaron informar sobre el acontecimiento.

Durante la dictadura fueron encarcelados Edmundo Rovira, que murió en el Penal de Libertad, Norma Cedrés, funcionaria de El Popular que murió en el penal de Punta De Rieles, mientras que Julio Castro, subdirector de Marcha, es uno de los uruguayos desaparecidos.


Los “ilustres Capitanes” de la Prensa Libre
Una pequeña aproximación a los ejecutivos y constructores del mito de la independencia y la objetividad. Las técnicas que enmascaran la parcialidad.

Si la guerra es la continuación de la política por otros medios, entonces, los medios de prensa, forman parte del arsenal utilizable en la dialéctica de la lucha por el poder.

La concentración, última etapa evolutiva de aquella vieja idea de libertad de prensa que sostenían los revolucionarios franceses de 1789, ya no funciona como ellos lo soñaron, en el papel de centinela de los poderes republicanos y de la voluntad popular.

Muy por el contrario, el cuarto poder – al que nadie ha elegido jamás con su voto - se ha convertido en un guardián de sus propios intereses corporativos, y es en defensa de dichos intereses que no vacila en castigar cruelmente a aquellos gobernantes que intenten perjudicarlos. Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, y el mismísimo Estados Unidos de Barack Obama son testigos de esta realidad.

En efecto, la concentración casi infinita de los conglomerados mediáticos en las últimas dos décadas ha generado dentro de los sistemas de representación democrática un nuevo fenómeno que ha sido denominado “terrorismo mediático”, cuyo objetivo es la conquista del campo simbólico, para imponer la ideología dominante y cuya táctica es la desestabilización permanente; agresiva e impiadosa de los gobiernos que se interpongan a sus dictados.

La corporación mediática ha creado incluso organizaciones internacionales que, a modo de batallones, promueven la desestabilización de los poderes constituidos. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) es una de ellas.

Basta con escudriñar las currículas de sus líderes reconocidos, para internarse en el tejido casi infinito de los oligopolios mediáticos transnacionales.

De esa forma, una visita a la página institucional de la Sociedad Interamericana de Prensa es el primer y obligado paso de aquellos que deseen investigar acerca de quienes son los miembros prominentes -los capitanes- de la organización.

Como ya se señalara en una nota de esta misma edición, la SIP reconoce como Presidente Honorario Vitalicio –nótese que el término vitalicio significa irrevocable y no sujeto a elecciones periódicas- al señor Scott C. Schurz, quien representa al consorcio Schurz Communications Inc., de Indiana, Estados Unidos. Schurz Communications publica trece diarios, entre los que se distingue el Herald-Times Bloomington y siete semanarios que suman una circulación combinada de 225.000 ejemplares.

La empresa además posee nueve estaciones de televisión y dos compañías de cable que se suman a trece emisoras de radio propias y participación en la explotación de otras tres estaciones ajenas. Complementa sus activos con un directorio telefónico y una compañía impresora. El holding de la familia Schurz sitúa geográficamente sus emprendimientos en Indiana, Kentucky, Maryland, Pennsylvania, California, Florida, Missouri, Michigan, Georgia, Dakota del Sur, Kansas y Virginia.

El Presidente de la SIP, Earl Maucker, es también el director del periódico del Sun-Sentinel de Fort Lauderdale, Florida. El Sun-Sentinel es un periódico local de 170 páginas que combina avisos e información y que está considerado como el más grande del sur de Florida.


El Sentinel es parte de un conglomerado mediático poseedor de periódicos en distintos estados de la Unión.

La lista se compone del Chicago Tribune (Illinois); Los Angeles Times (California); Baltimore Sun (Maryland); Daily Press (Virginia); Hartford Courant (Connecticut), The Virginia Gazette y Newsday (ambos de Virginia); Orlando Sentinel (Florida); The Morning Call (Pennsylvania); y AM New York.

Todos estos medios de papel poseen versión electrónica algunos de ellos patrocinan localmente otros servicios informativos, como ocurre en Chicago con Triblocal; Metromix.com; Chicagosports.com; ChicagoLive; Chicago Magazine; Hoy Chicago, RedEye; CLTV; WGN-TV y WGN-AM.

También el Sun Sentinel apadrina publicaciones dirigidas a la educación técnica, comunitaria y de adultos del estilo de Broward Educator; la revista News in Education y otros medios locales del sur de Florida como El Sentinel, City & Shore Magazine, Forum Publishing Group, Inc., South Florida Parenting, South Florida Teenlink, TCPalm.com, CW South Florida, la estación digital de radio y televisión WXEL y WPTV Nuevo Canal 5.

Como si esto fuera poco también son propietarios del equipo de béisbol “Medias Blancas” de Chicago.


El plantel de dirección de la Sociedad Interamericana de Prensa obtiene tinte plurinacional con la presencia de un colombiano que oficia de Primer Vicepresidente, el señor Enrique Santos Calderón, de quien se vuelcan referencias en otro artículo de APM.

Un primo del directivo de la SIP, Juan Manuel Santos Calderón, se desempeñó hasta agosto de 2009 como Ministro de la Defensa y fue principal protagonista de los hechos que terminaron con la vida de dos miembros del Secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) –Raúl Reyes e Iván Ríos- y del rescate de Ingrid Betancourt en una operación militar sin precedentes.

Juan Lozano Ramírez, un tercer copropietario del diario, fue incorporado al gobierno de Uribe como ministro de Ambiente y Vivienda, cargo en el que se desempeñó hasta marzo de 2009.

Todos estos dirigentes políticos han sido vinculados –en distinto grado– con las fuerzas paramilitares creadas por el gobierno y el ejército para enfrentar a las guerrillas.

El vicepresidente segundo de la SIP es William E. Casey. Casey representa a la editorial Down Jones & Co. New York, mundialmente conocida por su producto The Wall Street Journal. Además es la responsable índice Down Jones, que mide la actividad bursátil.

Down Jones fue adquirida en 2007 por el magnate australiano Rupert Murdoch.

Murdoch reina sobre un imperio mediático que haría palidecer de envidia a Ciudadano Kane: valuado en 68 mil millones de dólares, se compone de 175 diarios ubicados en todos los continentes.

En Estados Unidos posee la cadena de televisión Fox; los estudios de cine 20th Century Fox y el sitio de internet MySpace.


La secretaria de la SIP, Elizabeth Ballantine, pertenece al diario The Durango Herald, de Colorado.

Fundado en 1881, este medio local provinciano posee negocios conexos con publicaciones como el Cortez Journal; la revista de turismo Inside/Outside; el diario SW Colorado Home; la Web Durango y el Herald Store.

La presencia del Durango Herald, una empresa chica -en comparación con las otras representadas en el directorio de la SIP- sirve a los fines de aportar la apariencia de una pretendida diversidad democrática.

El director ejecutivo es el chileno Julio Muñoz Mellado, quien por el estatuto de la SIP responde directamente al presidente del comité ejecutivo.

Las otras instancias de la SIP son el Comité Ejecutivo, el Consejo Consultivo y la Junta de Directores, pero ninguna de ellas sirve para diluir el poder concentrado por los dueños de diarios de estadounidenses y de los grandes grupos que controlan la prensa escrita del resto del continente.

Entre estos últimos puede reconocerse a: Gonzalo Marroquín, de Prensa Libre, Guatemala; Fabricio Altamirano, de El Diario de Hoy, San Salvador, El Salvador; Jorge Canahuati Larach, de La Prensa, San Pedro Sula, Honduras; Juan Luis Correa, de La Estrella, El Siglo, Panamá, Republica de Panamá; Juan Francisco Eal y Ortiz, de El Universal, de México, DF; Felipe T. Edwards, de La Segunda, y por lo tanto de El Mercurio de Santiago, Chile; Luis A. Ferré, de El Nuevo Día, de San Juan, Puerto Rico; Armando González Rodicio, de La Nación, de San José, Costa Rica; André Jungblut, de la Gazeta do Sul, de Santa Cruz do Sul, Brasil; Jaime Mantilla Andersen, del Diario Hoy, Quito, Ecuador; Bartolomé Mitre, de La Nación de Buenos Aires, Argentina; Gustavo Mohme, de La República, de Lima, Perú; Rafael Molina, de El Día, de Santo Domingo, República Dominicana; Jaime Sirotsky, de RBS, Porto Alegre, Brasil; La familia Noble, de Clarín, Argentina…

Podríamos seguir buceando en los nombres y seguiríamos encontrando los mismos resultados: los capitanes de la SIP son reclutados entre los empresarios mediáticos más importantes del lugar que se trate y sus ganancias irán de la mano con la concentración mediática que hayan podido concretar.

Pero hay algo que es aún peor y que estriba en reconocer que, lamentablemente, el trabajo de todos los personajes nombrados ha sido de excelente calidad. La prueba radical y lapidaria está presente en los millones y millones de seres de todo el mundo absolutamente convencidos de que las ficciones que estos señores a diario les venden son la realidad.



Coautor de crímenes de la dictadura uruguaya participa en Cumbre de la SIP

Isidoro Duarte cuenta un poco de la vida de Danilo Arbilla, quien hoy aparece como defensor de la libertad de expresión en la SIP, pero en el pasado fue director de prensa del dictador uruguayu Juan María Bordaberry, quien emitía decretos como la prohibición de divulgar "todo tipo de comentario o información, que directa o indirectamente (atribuya) propósitos dictatoriales al poder ejecutivo, o que pueda perturbar la tranquilidad y el orden público".



Es tal la impudicia y la inescrupulosidad de la SIP, que no ha intentado ocultar a uno de sus expresidentes en la reunión que realizan en Caracas. Acabamos de ver por algunos de los canales de TV en Venezuela ,esos canales que realzan a esta siniestra organización, al Sr. Danilo Arbilla haciendo declaraciones de principios, de libertad de expresión ( de presión diría Galeano). Este periodista, que en las horas más oscuras y dolorosas que vivió el pueblo uruguayo, fue uno los agentes de la sanguinaria dictadura que persiguió a todos los medios y a periodistas, cerrando publicaciones de todo tipo y poniendo presos a todos los dirigentes sindicales de la Asociación de Prensa del Uruguay, dictadura responsable de asesinatos , desapariciones forzadas, torturas, prisiones, persecuciones políticas, laborales, de ideas.

Entre las desapariciones de periodistas se destaca el de Julio César Castro, una de las figuras señeras del periodismo uruguayo, Director del Semanario Marcha (actual Brecha), semanario que se había constituido en un periódico de referencia en toda América, que incluyó a firmas de pensadores, escritores, dirigentes sindicales, polìticos de todos los países de Nuestra América y del mundo. También otro de sus grandes directores, Carlos Quijano tuvo que exiliarse para proteger su libertad y su vida, igual que otros muchos periodistas y escritores como Eduardo Galeano, Hugo Alfaro, Juan Carlos Onetti…

Este señor Danilo Arbilla, miembro importante de la SIP, y que ocupó su presidencia en el 2002, fue Director de Prensa del Presidente Juan María Bordaberry (actualmente preso), y posteriormente cuando éste, con los militares, disolvió el Poder Legislativo, y todos los demás poderes del Estado (igualito que Carmona el 12 abril 2002) produciendo el Golpe de Estado que se prolongó desde 1973 hasta 1984, el periodista infame continuó ocupando el cargo de director de Prensa y sirviendo a la dictadura. Uno de los decretos de la dictadura, que aplicaba el Sr. Arbilla , no sé si fue su redactor , decía "Se prohíbe la divulgación por la prensa, oral, escrita o televisada todo tipo de comentario o información, que directa o indirectamente mencione o se refiera a lo dispuesto por el presente decreto atribuyendo propósitos dictatoriales al poder ejecutivo, o que pueda perturbar la tranquilidad y el orden público".

Durante la dictadura y como resultado de la gestión de este representante de la Sip, se clausuraron cerca de 180 medios, se allanaban a diestra y siniestra las redacciones de los medios, se arrastraban a palos a los periodistas que se encontraran a los calabozos de la dictadura, muchos desaparecieron como el caso mencionado de Julio César Castro, se buscaban a los dirigentes de los periodistas en sus hogares en las madrugadas o en los lugares donde se protegían, todo un infierno que viviía la libertad de prensa, los periodistas y todo el pueblo uruguayo.

Desde 1973 hasta 1976, la gestión del SIP-Danilo Arbilla, acumuló cerca de 600 secuestros, cierres, clausuras, suspensiones, contra periodistas y medios. Su furia en la defensa de la " libertad de expresión " que ellos defienden no quedó en las fronteras uruguayas, y así también fueron perseguidos diarios argentinos que contuvieran noticias que no fueran del agrado de este Torquemada de la prensa, como el caso del diario La Nación , La Opinión – actuales miembro de la SIP, - y por si fuera poco, también la UNESCO fue perseguida por este gran demócrata de la dictadura, con la incautación de la revista cultural de ese organismo "El Correo de la UNESCO".

El Sr. Danilo Arbilla, alto miembro de la SIP , participante de la reunión que ese organismo empresarial realiza en Caracas, es culpable de la más brutal represión contra los medios y los periodistas de toda la historia uruguaya, de crímenes cometidas contra periodistas , y es cómplice, de la dictadura, ejecutora de los peores crímenes contra la libertad, la democracia, los derechos humanos.



Reunión de la SIP: La "Cosa Nostra" estuvo en Paraguay



No han sido elegidos por ninguna elección democrática, pero el poder que ejercen supera a cualquier gobierno, pues sus mandatos no tienen plazo. Poseen el monopolio de la información, y de los medios de comunicación social, son el poder oculto detrás de las palabras impresas, las imágenes de televisión o los espectros radioeléctricos. Su poder roza la omnipotencia, donde las fronteras de los Estados no llegan, en la tierra de nadie, donde solo las mafias dominan.

Aquellos oscuros personajes, llamados empresarios de medios, agrupados en su organización madre, la Sociedad Interamericana de prensa (SIP), estuvieron por nuestro país recientemente durante cuatro días de intensas reuniones y talleres tratando los distintos aspectos que afectan a los negocios de las familias. Les presentamos aquí la cara oculta de esta rosca mafiosa y sus baluartes.

Entre las conclusiones de la jornada de la SIP en Paraguay, se definieron las principales preocupaciones actuales de los dueños de medios. Como era de esperarse, se realizó una mención especial al presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, quien"ha seguido con su indesmayable tarea de humillar oficialmente a la prensa". Este osado presidente, como pocos mandatarios, ha tenido el atrevimiento de denunciar públicamente y poner bajo sospecha las manipulaciones, el monopolio de la información y la dictadura mediática. Se convirtió en principal blanco de la Sociedad Interamericana de Prensa, luego del golpe de Estado, organizado y ejecutado, entre otros por los principales dueños de medios de ese país afiliados a la SIP, como Venevisión, RCTV, y Globovisión, quienes se dedicaron a tergiversar los acontecimientos y promover abiertamente el golpe de Estado a través de sus pantallas.

Los mismos colmaron la indignación de los venezolanos, y de la opinión pública internacional, al poner un cerco de censura sobre la vuelta de Chávez al poder, luego que la gente saliera a las calles a manifestarse a favor de su gobierno, y de que la esposa de Hugo Chávez denunciará a través de una cadena internacional el secuestro de su esposo. Cuando eso, para los venezolanos la única manera de informarse de su realidad y de hacer denuncias era a través de los canales internacionales. Desde entonces, el clima de hostilidad entre los medios golpistas y el gobierno de Chávez ha ido en crecimiento. La Sociedad Interamericana de Prensa, supuesta veladora de los derechos humanos, la democracia y de la libertad de expresión, por supuesto no emitió un solo comunicado contra el golpe de Estado, la censura impuesta desde los medios, y la abierta participación de los empresarios afiliados a la misma en dicho quiebre institucional.

La SIP también critica en sus conclusiones a los gobiernos de la región que están creando sus propias oficinas de información, osando disputarle su monopolio de la "libre circulación de la información".

¿Qué es la SIP?
Entre los insólitos reclamos debatidos en estos funestos días, se hablo de la ambigua "necesidad" de penalizar internacionalmente a las autoridades que no tengan cuidado en sus expresiones sobre la prensa, pues se "puede crear un efecto amedrentador", que no facilita el ejercicio de la libertad de expresión. Es decir, el totalitarismo mediático, busca prohibir las críticas y la libertad de expresión de quienes quieran criticarlos. No se habló sin embargo de que la prensa tenga cuidado en sus expresiones para promover golpes de Estado, manipular o censurar informaciones.

La SIP tiene razones para aborrecer las críticas a sus socios, y a su organización, pues tienen un sucio expediente demasiado groso.

Esta organización periodística, o más bien de empleadores de periodistas, fue formada en 1943. Según el periodista Oscar Camero, en la conferencia de 1950 de la SIP los agentes de la CIA Joshua Powers y Jules Dubois lograron expulsar a los periódicos de tendencia "comunista" de entre sus filas, decisión afín a la línea "pluralista" tan mentada por la organización, imponiéndose luego a Washington como sede de la organización.

Dicha organización se habría convertido desde entonces, según el editor del periódico ecuatoriano Opción, Franklin Falconi, en un instrumento de la política estadounidense para la región, cuyo objetivo principal era infundir miedo a la población sobre los "personajes de riesgo" en el continente, como Fidel Castro, Salvador Allende, y otros. Actualmente esa política continua, y entre sus principales personajes peligrosos están Hugo Chávez, Evo Morales, y Rafael Correa.

Actualmente tiene más de setecientos medios agremiados, más de 400 son de EEUU. Por supuesto el equipo directivo de la organización está permanentemente acaparada por propietarios de medios estadounidenses, que marcan las líneas que debe seguir la "prensa libre" de su patio trasero. AEn este periodo, la directiva está encabezada por el norteamericano Earl Maucker, del Sun-Sentinel de Florida, y un vasto imperio mediático.

Algunos organismos de la SIP como su "Instituto Prensa y Sociedad-IPyS" son financiados abiertamente por elementos del gobierno estadounidense como la NED, la National Endowment for Democracy, fondo del departamento de Estado que ayuda a "consolidar la democracia", o más bien, a desestabilizar gobiernos legítimos, como se sabe.

Siguiendo al dedillo la política norteamericana para América Latina, según Falconi, la SIP y sus miembros se pusieron firmes ante la implantación de cruentas dictaduras militares. Guardaron silencio ante el derrocamiento de Jacobo Arbernz en 1954, en Guatemala, guardaron silencio ante el derrocamiento y asesinato de Salvador Allende en 1973, donde el diario el Mercurio de Chile tuvo una protagónica participación y promoción del golpe. No denunciaron a los casi 200 periódicos cerrados en la década de los setenta en Uruguay; en Argentina y Paraguay son conocidas las buenas relaciones de los medios con las dictaduras, las cuales se distanciaron recién cuando la política norteamericana cambiaba el libreto.

Identikit de los "padrinos"
La magia de la manipulación informativa ha conseguido presentar a los miembros de la SIP como supremos sacerdotes de la libertad de expresión. Sin embargo, estos magnates de la prensa que nos han visitado, al igual que su organización, cuentan con frondosos antecedentes. Por citar a algunos:

Enrique Santos Calderón: colombiano, actual vice-presidente de la SIP. Su familia es propietaria del diario El Tiempo, de Bogotá, principal diario colombiano, y único de circulación nacional, a través de la propiedad mayoritaria en el grupo periodístico CEET (Casa Editorial El Tiempo). Entre sus familiares existen importantes personajes del gobierno de Alvaro Uribe: Francisco "Pacho" Santos Calderón, es el vicepresidente, su primo Juan Manuel Santos Calderón, ministro de la Defensa y Juan Lozano Ramírez (tercer copropietario del diario), fue incorporado al gobierno de Uribe como ministro de Ambiente y Vivienda. Los mismos, han sido acusados como organizadores, financistas y encubridores de las fuerzas paramilitares creadas por el gobierno y el ejército para enfrentar a las guerrillas.

El Tiempo había publicado la famosa foto del asesinado comandante de las FARC, Raúl Reyes acompañado del ministro del Interior de Ecuador Gustavo Larrea, la cual fue presentada como prueba ante los cancilleres de la OEA para probar el vínculo del gobierno ecuatoriano con las FARC. Este hecho se convirtió en bochorno, al descubrirse que fue un montaje, teniendo que rectificarse el periódico culpando a la policía de Uribe.

Danilo Arbilla: periodista uruguayo, ex presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa. Un flamante periodista del diario que tiene fe en la patria, le preguntó a Arbilla en una entrevista reciente: "¿Cuántos como usted, de los guerreros de la libertad de prensa, van quedando de aquellos años duros?". Este "guerrero de la libertad de prensa", se desempeñó como director de prensa de la dictadura cívico militar uruguaya en los años setentas. Durante esa gestión fue asesinado el director del semanario Marcha, Julio Castro, y fueron secuestrados decenas de periodistas y escritores, así también fueron clausurados 173 medios de comunicación, hubo cientos de allanamientos a redacciones y se intervino la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Quizá para tan guerrerístico trabajo es que Danilo Arbilla "ahuyentaba el estrés de su mente creando recetas con mondongo", como lo afirmaría en otra de las suculentas notas del diario de la calle Yegros.

Marcel Granier: uno de los principales accionistas de las empresas 1BC, cuyo medio más famoso es el canal venezolano RCTV, que hasta la culminación de su concesión monopolizaba junto a Venevisión, el 80 % de la elaboración y producción de informaciones en Venezuela. Granier y RCTV, protagonizaron junto a los demás canales privados el golpe de Estado del empresario Pedro Carmona en el 2002 contra el gobierno de Hugo Chávez. Granier, promovió abiertamente desde su medio el golpe de estado y la guerra civil, donde se produjeron manipulaciones y censuras informativas. Habrían acordado a cambio la administración de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de ese país.

Luego del levantamiento popular que exigió la restitución de Chávez al poder, RCTV y los demás canales iniciaron un cerco de censura que fue denunciado por el gerente de producción del noticiero de RCTV, Andrés Izarra, a quien Granier había ordenado: "no transmitir ninguna información sobre Chávez, sus seguidores, sus ministros o cualquier otra persona que pudiera estar relacionada con él"

Granier asistió al palacio de Miraflores cuando asumió el gobierno golpista, donde aplaudió con vehemencia la decisión de cerrar el canal estatal. Irónicamente, años después la suerte se le revertiría, y por sus implicaciones en dicho golpe no se le renovaría la licencia al canal RCTV, desatando la conocida polémica. Actualmente, RCTV internacional transmite por cable e internet.

Aldo Zuccolillo y Alejandro Dominguez Dibb: son los referentes locales de la SIP. La turbia historia de Aldo Zuccolillo es harto conocida. Director de Abc Color, es un hijo ingrato de la dictadura de Stroessner, a la cual se vinculó política y familiarmente, apoyándola abiertamente desde su periódico hasta que intereses empresariales, y los vientos de cambio, según se afirma, rompieron la alianza (Ver artículos en la Web).

El otro referente paraguayo de la SIP es Alejandro Domínguez Dibb, director del diario La Nación e hijo del empresario tabacalero Osvaldo Domínguez Dibb (ODD), propietario del medio.

Por vínculos familiares y empresariales, la familia Domínguez Dibb se hizo de fortuna durante la dictadura. Osvaldo Domínguez fue acusado en numerosas ocasiones de estar involucrado en el contrabando y falsificación de cigarrillos.

Actualmente, el diario conserva una línea abiertamente favorable a la dictadura stronista. Según periodistas de este libertario medio de la SIP, son comunes la censura a las informaciones en contra de la dictadura stronista y, por supuesto, todo lo concerniente al contrabando de cigarrillos. También según los trabajadores del diario, tiene línea anti-indigenista, como resultado de un conflicto de tierras en el Chaco en que ODD habría sido expropiado a favor de un grupo indígena por resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Según testimonios, en cierta ocasión toda una edición de la revista dominical del diario fue sacada de circulación por llevar en tapa un reportaje sobre la comunidad indígena con la que tuvieron conflictos en el Chaco, apenas pudo distribuirse en la capital. En el 2007, uno de sus artículos donde comparaba a los indígenas con el cáncer fue premiado como el artículo más racista del año en el mundo, por la organización internacional Survival.

Alejandro Domínguez presentó el informe sobre Paraguay a la SIP, donde critica el Programa de Comunicación para el desarrollo del actual gobierno, por ser un proyecto supuestamente propagandista, así como advierte sobre la aparición de las radios comunitarias que "representan un claro atentado al funcionamiento legal de las radios comerciales", o más bien, una molesta competencia para el monopolio mediático.




link: http://www.youtube.com/watch?v=7J0_Sgg61w8


link: http://www.youtube.com/watch?v=4RkAl3lWZtg


link: http://www.youtube.com/watch?v=UpJI3o2nsCM


http://www.prensamercosur.com.ar/apm/nota_completa.php?idnota=4504
http://www.voltairenet.org/article120121.html
http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?4537
http://www.nodo50.org/mariategui/reuniondelasiplacosanostraestuvoenparaguay.htm

Fuentes de Información - La Sip y su participacion en los genocidios de America Latin

Dar puntos
20 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 3 Seguidores
  • 1.774 Visitas
  • 6 Favoritos

Comentarios Destacados

@mjcoreloaded Hace más de 3 años +8
Y en estos se escudan mariconeando Clarin cuando le ponen la budinera o no se hacen cargo de sus cagadas con sus trabajadores?

6 comentarios - La Sip y su participacion en los genocidios de America Latin

@mjcoreloaded Hace más de 3 años +8
Y en estos se escudan mariconeando Clarin cuando le ponen la budinera o no se hacen cargo de sus cagadas con sus trabajadores?
@losmismos1 Hace más de 3 años +3
muy buen post +10 luego lo leo con detenimiento
@andresbin Hace más de 3 años +2
no te metas con la SIP que se arma, si siempre sale en la tele que son buenitos y patriotas
@AuKaChe Hace más de 3 años
andresbin dijo:no te metas con la SIP que se arma, si siempre sale en la tele que son buenitos y patriotas

Si, en TN lo dicen siempre
@mano_negra_91 Hace más de 3 años
uno de los ex presidentes de la SIP era el dueño del Mercurio de Chile uno de los diarios que avalo el golpe de estado a allende y que oculto informacion sobre los secuestros de la dictadura

encima no escuche en ningun momento que la SIP se pronuncie contra la muerte de periodistas en Honduras

es increible la doble moral que tienen estos muchachos...

tendria que haber mas de estos post para informar de que los que no venden es solo humo. reco