Tu tipo de yoga

La primera vez que practiqué yoga, los únicos factores que consideré para elegir dónde hacerlo fueron de tipo logístico, es decir: horario, precio, ubicación. Cada vez que me cambiaba de casa o de trabajo, buscaba un estudio que me quedara cerca y se acomodara a mi ritmo. Sin embargo, a pesar de las ventajas logísticas de mi elección, ciertas prácticas no resultaban ser lo que yo necesitaba. Finalmente, hablé con un instructor de yoga que me orientó sobre los diferentes estilos, escuelas y métodos de yoga. Entonces entendí que hay un tipo de yoga para cada necesidad.
Ashtanga, Kundalini, Iyengar, Swastya, Bikram... Muchos de estos estilos son más bien recientes, pero todos parten de una base común que tiene miles de años de antigüedad. Aquí les comparto una pequeña guía, muy básica y simplificada, para facilitar la elección del tipo de yoga que mejor vaya con sus necesidades.


tu tipo de yoga

Iyengar: para principiantes y meticulosos. Este tipo de yoga es para la gente que se detiene en los detalles o que necesita practicar la paciencia; también resulta muy útil para los que están iniciándose o rehabilitándose, ya que las posturas o ásanas se hacen de manera lenta y suave. El Iyengar pone énfasis en la alineación y la conciencia corporal; cada postura se sostiene por 30 segundos y se recurre a frazadas, cintas y bloques de madera para lograr la posición correcta.

yoga

Ashtanga: para practicar en casa. Es una clase más vigorosa en la que se va de menos a más. Se hace una secuencia de posturas y se repiten varias veces; en cada nueva serie se aumenta el grado de dificultad. Debido a que las posturas se memorizan, es fácil hacerlo en la casa.

postura

Kundalini: complemento espiritual. Es uno de los tipos de yoga más antiguos y su objetivo va más allá de lo físico; a las posturas o ásanas se integran respiraciones, meditación y canto. En muchas escuelas, la clase de Kundalini dura más de dos horas.

eleccion

Power Yoga: para los fanáticos del cardio. Este método nació en la década de 1990. Toma como base las ásanas de Ashtanga yoga, pero busca lograr fuerza y flexibilidad. Es el tipo de yoga que más se practica en los gimnasios, ya que su dinámica es similar a la de las clases de cardiostep o zumba. Las series y las posturas pueden variar, ya que el instructor tiene cierta libertad para estructurar su clase.

flexibilidad

Bikram y Moksha: para los amantes del trópico y la playa. Se practica en un salón que está a una temperatura de 37 a 42 C. El calor del lugar otorga mayor flexibilidad a músculos y articulaciones, mientras relaja y tranquiliza la mente. Este yoga es como un todo en uno: sauna, meditación, cardio, estiramiento y exfoliación.

kundalini

Swastya: para los que buscan más que una clase. Este tipo de yoga tiene más de 5000 años de antigüedad. En las últimas décadas ha sido difundido por el maestro DeRose en diversos países y en varios continentes. Tiene distintos niveles de aprendizaje y en todos se busca un crecimiento integral, tanto físico como mental.

Este método utiliza herramientas como "la reeducación respiratoria, la administración del estrés, las técnicas orgánicas que mejoran el tono muscular y la flexibilidad, procedimientos para perfeccionar la descontracción y la concentración mental. Todo eso, en última instancia, con miras a la expansión de la lucidez y al autoconocimiento".

Ahora sí, namaste y ¡suerte en tu elección!


ashtanga

si lo leiste y te gusto comenta... si te impresiono deja puntos...