¿Qué es una ampolla?

Una ampolla es una protuberancia en la piel que contiene líquido. Suelen tener forma circular. El líquido que se forma debajo de la piel puede ser transparente o sanguinolento

¿Qué causa una ampolla?

Las ampollas pueden ser producidas por lesiones, reacciones alérgicas o infecciones, que pueden incluir las siguientes:

Quemaduras o escaldaduras.
Quemaduras por exposición al sol.
Fricción (de un zapato, por ejemplo).
Dermatitis de contacto.
Impétigo (una infección contagiosa de la piel).
Infecciones virales (incluidas la varicela y el herpes zoster).

Los síntomas de una ampolla pueden parecerse a los de otras condiciones de la piel o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

Primeros auxilios para las ampollas:

Las ampollas a menudo se curan de manera natural. El tratamiento varía según la causa. Entre las pautas generales para tratamiento se incluyen las siguientes:

Lave él area con agua y jabón.


Una compresa de hielo o fría puede ayudar a reducir la inflamación y la molestia.


Mantenga la zona seca y limpia, no reviente ni pinche la ampolla.


Si la ampolla se explota, coloque un vendaje adhesivo o venda en el área para mantenerla limpia.


Observe la zona por si se presentaran signos de infección como aumento de la temperatura, inflamación, enrojecimiento, drenaje, formación de pus o dolor. Si usted nota cualquier señal de infección, llame al médico de su hijo. Puede ser necesario administrarle antibióticos.

Ampollas

ampollas dermatologia

Ampollas

ampollas dermatologia

Ampollas

COMO EVITAR Y TRATAR LAS AMPOLLAS EN LOS PIES

Una ampolla es una burbuja de pared delgada y llena de líquido en la piel. Una ampolla empieza como una zona irritada, un área que genera molestias en la piel, y que se siente como si se hubiera frotado demasiado. Si se le hace caso omiso, la zona irritada evolucionará hacia una ampolla.

La causa más frecuente de ampollas es la fricción o la presión. Usar calzado sin calcetines, o usar calzado demasiado apretado puede llevar a la formación de ampollas. Puedes presentar una ampolla en las plantas y en los dedos si estás haciendo trabajo que causa frotamiento.

Para tratar adecuadamente una ampolla sigue las siguientes instrucciones:

Primero, esteriliza una aguja haciéndola pasar por una llama, y a continuación, límpiala con alcohol para reducir el riesgo de infección.

Después lava la zona afectada y pincha la ampolla, una vez que el líquido haya drenado, es decir, cuando la ampolla esté vacía, cubre la zona con un apósito impregnado en alguna sustancia cicatrizante y antiséptica. Cámbialo todos los días.

Si la ampolla se rompe sola, trátala como una herida abierta. Lávala con jabón y agua tibia. Aplica un ungüento antibacteriano y cúbrela con una venda limpia. Debes estar atento ante la presencia de signos de infección, como enrojecimiento, dolor, hinchazón, o estrías de color rojo que se dirigen hacia el corazón.

Es mejor dejar intactas las ampollas por fricción si puede evitarse irritación de la piel hasta que desaparezca el líquido.

Cuidado preventivo de las ampollas:

• Usa talco para los pies.

• Para montañismo o deportes en clima muy fríos, utiliza un calcetín delgado o liner bajo un calcetín grueso que elimine la humedad por acción capilar, que absorba la humedad.

ampollas dermatologia
Ampollas

• Usa calzado adecuado y de la talla precisa; ya que los zapatos demasiado rígidos o apretados presionan los pies y producen roces, mientras que los zapatos demasiado flojos hacen que el pie se deslice dentro del zapato y también producen roces.

• Quienes practican excursionismo a pie deben usar buen calzado y calcetines internos delgados, y cambiarse los calcetines al menos una vez al día. Los pies húmedos están más propensos a ampollas.

• Evita andar con sandalias que lleven tiras estrechas y finas, pues en este caso el roce es mayor, especialmente en aquellas en las que el sistema de sujeción consiste en una tira entre los dedos del pie.






Fuente 1
Fuente 2
Fuente 3