Pinguinos en Punta Tombo en vivo

Colonia de Pinguinos de Punta Tombo


Colonia de Pingüinos de Punta Tombo
El acceso a Punta Tombo es por la Ruta Provincial Nº 1, a 200 Km. de Puerto Madryn y 7 de Trelew. Son 107 Km. de ripio, mantenidos diariamente durante la temporada alta, pero de difícil maniobralidad por las piedras sueltas. El recorrido dura entre 1 ½ y 2 horas.

El trayecto a Punta Tombo ofrece la soledad y aparente quietud característica de la estepa patagónica. A poco de iniciar el viaje se atraviesa por el predio de la estancia Cabaña el Descanso, pudiendo observar la casa principal, los corrales y el lugar que sirve de bañadero para las ovejas. Luego es factible ver manadas de guanacos y de choiques (o avestruces) y también liebres patagónicas o maras, martinetas, zorros grises y algún piche, que cruzan el camino raudamente.



Reserva de Pingüinos de Punta Tombo
La Reserva de Pingüinos de Punta Tombo fue creada por la Provincia de Chubut (Argentina) en 1979, con el objetivo de proteger una de las colonias de aves marinas más diversas de la Argentina y la mayor colonia continental del Pingüino de Magallanes. Sus 21 hectáreas ubicadas sobre la costa patagónica, albergan cada año cerca de medio millón de estos ejemplares.

Los pingüinos empiezan a llegar a Punta Tombo a partir de septiembre y están allí hasta marzo. Pero desde mediados de noviembre nacen los pichones y por ello el atractivo aumenta al poder observar la familia completa, siendo ésta la mejor época para realizar la excursión.

En la entrada al parque, se encuentra un guardafauna, quien informará sobre lo qué está permitido hacer y los recorridos a seguir. Una vez que se traspasa la barrera, aproximadamente a 1 Km., está el área de estacionamiento de vehículos. Hay que circular muy despacio porque ya es territorio de pingüinos y se atravesarán sin reparo alguno.

Al acercarse a la senda principal, aparece ante la mirada del turista, un paisaje increíble: una masa rocosa de 3 Km. de largo por 600 mts. de ancho, cubierta por arena, arcilla, pedregullo y rodeada de amplias playas, donde el Pingüino de Magallanes establece su morada.

Posteriormente se accede a un pequeño puente de madera, por debajo de donde, los pingüinos cruzan con su andar característico, provenientes de la costa. Es necesario caminar con cuidado para no estropear las cuevas que estos animales hacen a los costados de los senderos, aunque la mayoría de los nidos se encuentran bajo los arbustos.

La Reserva de Pingüinos de Punta Tombo es la única en la que el hombre puede caminar entre ellos, observar cómo alimentan a sus pichones, presenciar algún cortejo o, incluso, alguna pelea. No está permitido darles de comer, tocarlos o interponerse en su camino. Son inofensivos pero se defienden con su filoso pico si se sienten atacados.

A lo largo del circuito se pueden encontrar carteles de madera con breves explicaciones en español e inglés sobre la vida de estas aves.

Hacia el límite izquierdo hay unos pequeños acantilados de rocas desde donde se observa la playa y cientos de pingüinos nadando o tomando sol. Hacia el otro lado, una senda lleva al final del recorrido donde no hay tantos ejemplares, pero muchas veces es posible ver manadas de guanacos y avestruces.

La excursión a la Reserva de Pingüinos de Punta Tombo demanda unas 5 horas aproximadamente. Sin embargo, las experiencias vividas durante su recorrido son imperdibles y le dejarán al turista un recuerdo imborrable.
Acerca del Pingüino de Magallanes
El Spheniscus magellanicus, más conocido como Pingüino de Magallanes, llega en primavera a las costas patagónicas para anidar, tener sus crías y cuidarlas, mientras que durante el invierno austral se desplaza hasta el sur de Brasil, permaneciendo el resto del año en aguas de temperatura fría.

El Pingüino de Magallanes anida en colonias, como la de Punta Tombo. Sus nidos se encuentran en general, en lugares cercanos a la costa porque allí el suelo es más fácil de trabajar. Hacen cuevas en tierra o bajo los arbustos, y es común que los mismos nidos sean utilizados por los pingüinos año tras año.

Tanto hembras como machos construyen y defienden el nido, incuban los huevos y alimentan a los pichones. El período de incubación, generalmente de 2 huevos, es de 40 días a partir de principios de octubre. Los pichones nacen cubiertos de un plumón gris que mudan más tarde. A finales de enero y febrero los jóvenes ya se valen por sí mismos y en abril, junto a los adultos, dejan la colonia.

Durante el cortejo y la incubación, el Pingüino de Magallanes permanece en tierra y sólo se dirige al mar para beber. Cuando la cría nace, los padres van al agua cada 2 a 6 días para conseguir alimento. Su menú abarca peces -anchoitas-, crustáceos, krill y calamares.

Los pingüinos pasan gran parte de sus vidas en el agua, e incluso duermen en ella. Son expertos nadadores y, aunque en tierra los vemos lentos, en el mar poseen una velocidad de hasta 8 kilómetros por hora, utilizando sus aletas para impulsarse y sus patas como timón. Las patas, ubicadas en la parte posterior del cuerpo, les permiten también caminar en tierra y hasta correr más rápido que el hombre. Andan de forma erecta, tambaleándose como los patos.

El Pingüino de Magallanes alcanza una longitud de 70 cm., con un peso entre los 2.7 y 4.8 Kg. Los machos adultos se diferencian de las hembras por su mayor tamaño y porque poseen un pico más largo y grueso. Estos animales son muy "coquetos", ya que pasan gran parte del tiempo cuidando su plumaje para mantener la impermeabilidad y la estructura de sus plumas. Las mismas forman una estructura rígida por afuera del cuerpo pero suave y abrigada por adentro, lo que les permite permanecer en estas aguas frías. Como si la protección de las plumas fuera poco, debajo de la piel tienen una gruesa capa de grasa.

Dentro de los predadores de los pingüinos se encuentran el petrel gigante y la orca, quienes se alimentan preferentemente de los juveniles o los enfermos. Y, lamentablemente, el hombre también contribuye con la muerte de pingüinos a través de sus redes de pesca y el derramamiento de combustible y petróleo. El empetrolamiento hace que las plumas del animal pierdan su capacidad aislante; por ello ya no pueden nadar en las aguas frías, se echan en la playa y mueren por la falta de alimento e intoxicación.
FUENTE>
http://www.interhabit.com.ar/peninsula_valdes/punta_tombo_104.htm




MIRALO EN VIVO ACA>
http://www.lupacorporation.com/pinguinos/pinguinos_en_vivo.html

12 comentarios - Pinguinos en Punta Tombo en vivo

pichicha
si se ve medio oscurito, pero lindo
Madera
muy bueno, me encantan los pinguinos
Hyperblade
leatiso. Mañana te doy puntos, denuncia el repost que te hicieron
kodenoba
el T!ringuero no pide puntos.... postea por amor al arte