Ubuntu 11.04: y un buen día se volvió estable…



En el artículo en el que escribí sobre Ubuntu 11.04 indiqué que si bien tenía muchos problemas técnicos, también es cierto que en Canonical generalmente los solucionan rápidamente mediante actualizaciones. Y bueno, luego de un mes y medio después de su lanzamiento, instalé en una partición Natty Narwhal y la verdad ha cambiado bastante y para bien.

¿Qué diferencias he notado?

Estabilidad: ahora sí se puede decir que estamos ante una versión estable. No sufrí ningún cuelgue del sistema incluso instalando codec y configurando el sistema.
Rapidez: el sistema funciona fluido y realmente es rápido. Aplicaciones “pesadas” como LibreOffice se abrieron sin mayor demora y el rendimiento en general se ve mejorado.

Estos dos cambios básicos han logrado que pueda concentrarme en usar la nueva interfaz sin temor a tener problemas de funcionamiento. Y la verdad que con tranquilidad y poco tiempo de esfuerzo uno se acostumbra a Unity. La nueva interfaz es más “eye candy” que otra cosa y mostrándosela a varias personas comprobé que resulta muy atractiva para usuarios nuevos de Linux. Por lo demás, las ventajas de Ubuntu ya las conocemos: la facilidad de uso, la enorme cantidad de software disponible (más con el agregado de los repositorios ppa), gran compatibilidad a nivel hardware y su comunidad de usuarios.

Sin dudas, ahora sí se nota el avance y eso da mayores expectativas para la salida de la versión 11.10. Así que si quieren probar Unity, no duden en instalar la última versión de Ubuntu. Pero eso sí, asegúrense de bajar todas las actualizaciones (al día de ayer unos 145MB aprox.) lo más rápido posible (incluso pueden hacerlo durante la instalación si marcan la opción correspondiente). Ahora que ya está “todo en orden” ¿Comenzará Unity a ganar terreno entre los usuarios?…




Fuente