Stallman explica porqué no usa móviles y porqué no volverá a la Argentina



Padre de GNU y apóstol del software libre, Richard Stallman concluye su visita a Argentina con una entrevista en la que ha aportado su visión sobre los métodos de control electrónico que él ya no utiliza (como los teléfonos móviles) y manifestando su tristeza por no poder volver a Argentina dado que este país ha comenzado ha implementar el protocolo de seguridad SIBIOS mediante identificación biométrica, con el que Stallman está en profundo desacuerdo.

Te contábamos aquí en Gizmodo ayer la mala suerte que había tenido Stallman en su visita a Argentina cuando le robaron el portátil, una buena cantidad de dinero y su pasaporte, y hoy ha ofrecido una entrevista en la que desgrana parte de sus habituales proclamas.

Ante todo reiteró su convencimiento de las bondades del sistema de software libre citando las dos posibilidades: que sea el usuario quien controla el software o que sea el software quien controla al usuario. El primero permite la libertad de modificar el programa mientras que la segunda puede comportar el control sobre el propio usuario por parte de terceros con fines no siempre benévolos. De ahí su postura a favor de GNU/Linux o la licencia BSD aunque esta no sea del todo libre.

Referente a la telefonía móvil dado que todos funcionan con software no libre y además existe la posibilidad de geoposicionar el terminal, y con ello al usuario, Stallman reconoce que no tiene teléfono móvil propio, que en ocasiones utiliza terminales ajenos y recomienda que rechacemos el uso de esta tecnología.

No rechaza las redes sociales pero sí manifiesta que Facebook es un “motor de vigilancia” y pide a sus amigos que no suban fotos suyas.
Stallman no volverá a la Argentina.
Sobre la ambivalencia del término “free“, que en inglés puede significar tanto libre como gratis, aclara que un programa es libre si respeta la libertad de los usuarios y es gratuito si está disponible sin necesidad de pagar por él porque así lo ha decidido su desarrollador.

También se opone al programa del gobierno argentino de reparto de ordenadores a los escolares porque en palabras de Stallman ello supone más que igualdad de oportunidades “igualdad de sumisión“. Y en cuanto a su oposición al sistema SIBIOS de identificación mediante huella dactilar dice que él no quiere estar vigilado por el Estado hasta ese punto y por eso se niega a acceder a países que tengan ese tipo de controles.

Una pena perderse todo lo bueno que hay en Argentina a cambio de que alguien sepa cómo es tu huella dactilar.