Prueba Nemo, el gestor de archivos de Linux Mint

Si (entre otras cosas), algo tienen de bueno las distribuciones GNU/Linux, es su versatilidad para instalar el gestor de escritorio, de archivos u otra cosa, en una distro diferente.

Es el caso de Nemo, el gestor de archivos de Linux Mint, que se ha separado de esta distro y ahora es posible instalarlo en cualquier otra compatible.

El caso es que Nemo, está basado en el propio Nautilus y solo es un fork del mismo, pero como suele ocurrir muchas veces, el alumno supera al maestro y más en este caso, ya que podemos tener instalados tanto Nemo como Nautilus, sin problemas de compatibilidades e incluso se pueden usar muchas extensiones de Nautilus en este gestor.

Linux Mint, bifurca su gestor de archivos.



¿Que podemos encontrar en Nemo?


Principalmente:

Configuración de la barra de herramientas

Opción para mostrar la ruta completa en la barra de título y las barras de tabulación

Muestra la opción “privilegios elevados” cuando se ejecuta como root

“Abrir como root” en el menú contextual

“Abrir en terminal” en el menú contextual

Marcadores GTK en los menús contextuales

Añadido “Establecer como papel tapiz” en el menú contextual

Varias formas de ver los botones de la barra de herramientas

Soporte para arrastrar y soltar en la barra lateral

Mostrar el espacio libre/usado en las unidades

Categorías en una barra lateral plegable

Soporte para el envío de archivos a través de correo electrónico

Mejoras en las propiedades de imagen




¿Como instalarlo en la familia Debian?

Tan sencillo como agregar su repositorio desde la terminal e instalarlo con:

sudo add-apt-repository ppa:gwendal-lebihan-dev/cinnamon-stable 
sudo apt-get update
sudo apt-get install nemo




Aunque también se pueden descargar los archivos desde su pagina de github

Nota: Tengo que aclarar que también instala el escritorio Cinnamon aunque no es necesario.



nemo