Manjaro, todo un manjar

analisis

Escrito por Rodrigo Russo en MuyLinux.com


Tras un tiempo de la salida de su última versión, voy a hablar un poco sobre Manjaro. Otra distribución más dentro de la bolsa de innumerables distribuciones pero esperen; no está basada ni en Debian, ni en Ubuntu sino en Archlinux. Entre sus sabores, trae XFCE, Openbox y Cinnamon (KDE, LXDE y Mate no están listas todavía para la versión actual pero sí lo están para la anterior por lo que podremos asumir que busca ser un sistema relativamente liviano. Vamos a empezar por la primera la cual, también, es la principal.

review


XFCE lleva un largo tiempo como alternativa a quiénes no les gusta (o funciona) GNOME o KDE y, actualmente, sirve como sustitución para los nostálgicos que preferimos la vieja GNOME, por ende, podría decir que es la más importante de las variantes de Manjaro. Si alguno de vosotros opináis que XFCE es feo, debéis ver esta configuración. Personalmente, me encanta por dos simples motivos: la alta capacidad de personalización y lo liviano que resulta ser. En este caso, el estilo sigue la línea de elementaryOS, el cual además sigue la línea de MacOSX. Tenemos un lanzador de aplicaciones en la parte inferior y el panel con el menú, bandeja del sistema y demás.

Cinnamon


Luego, tenemos Openbox, misma idea pero, por supuesto, bastante más mínima. Tenemos en la parte superior nuestro panel de tint2 (con configurador gráfico incluído) y listo. Podremos acceder a las aplicaciones por medio del botón derecho del ratón. Bastante simple y al punto, se podría agregar algún que otro detalle más pero creo que, en este caso, buscan ser más bien minimalistas.

manjaro


Finalmente, está Cinnamon que vendría a ser el distinto entre los anteriores. Primero, me llamó la atención que, a diferencia de los otros, la barra de tareas esté en la parte inferior y, luego, no me pareció que fuera liviana en absoluto. Digamos que sería orientada para quiénes esperan un escritorio más completo y estilizado pero por el precio de un consumo de recursos mayor. Hago la mención por ser parte del proyecto, sin embargo no va ser sobre la cual voy a probar. Nuevamente, estoy bajo una máquina virtual y a continuación daré los detalles.

xrfce


Antes de embarcarnos en la instalación, como siempre, estoy usando VirtualBox con 512MB de RAM y 32MB de vídeo, lo cual no creo que sea muy válido como parámetro frente a la realidad pero la idea es probar cuán usable podría ser para cualquier usuario. También hago la salvedad que voy instalarla en su edición XFCE. Bien, comencemos. Recordemos que estamos hablando de una distribución basada en Archlinux por lo tanto deberíamos de esperar algunos de sus rasgos. El primero a la vista es el instalador en terminal sorprendentemente muy sencillo de utilizar. Para quiénes habéis instalado bastante tiempo atrás Arch (previo al cambio en su instalador), encontrarán que se trata del mismo estilo, paso a paso teniendo el control (relativamente) de lo que se está haciendo.

Manjaro, todo un manjar



Una vez completada la instalación, el sistema nos da la bienvenida a la manera tradicional, sin splash con el logo al estilo moderno y la barrita que se mueve de punta a punta, sino con palabras moviéndose a altas velocidades informándonos sobre lo que se está iniciando y lo que se está haciendo, es decir, como debería ser.

Posteriormente, nos encontramos con lxdm brindándonos un inicio liviano y sin nada de cosas raras. Es que así parece ser el sistema: liviano y sin cosas raras. Una vez dentro, estamos usando XFCE 4.10 el cual está estilizado de una manera reminiscente a GNOME 3 (o mejor dicho usa el propio estilo Adwaita), digo por el color blanco de los menúes, la tipografía, los bordes de ventanas… aún así, si no os gusta, podéis cambiarlo sin ningún problema con las opciones de apariencia pues trae todas las variantes por defecto de XFCE. Dicho sea de paso, los íconos son Faenza, no mis favoritos pero sí muy bonitos.

Como no podía faltar (aunque parece que la moda ya ha pasado), tenemos un dock llamado Plank, una versión simplificada del famoso Docky. No tiene nada de especial. Simplemente muestra las aplicaciones abiertas, se esconde cuando algo lo tapa (por ejemplo un aplicación maximizada) y listo. Igualmente luce muy bien y le da un toque extra, además de su bajo consumo. En mi caso, tengo a Plank consumiendo 20MB, menos de la mitad frente a cairo-dock (un excelentísimo dock) que me está consumiendo 53MB. Quizá el primero con menos efectos pero, a fines prácticos, va de maravilla y sin complicaciones.

Haciendo un repaso general por las aplicaciones disponibles, contamos con Thunar en gestión de archivos, la opción tradicional de XFCE; GIMP como editor de imágenes, firme como siempre; en herramientas para internet tenemos a Chromium como navegador, XChat y Pidgin para conversar en línea y mensajería instantánea y Evolution como lector de correos; un reproductor de audio llamado XNoise que desconozco completamente pero me recuerda mucho a Audacious y VLC como reproductor multimedia; en cuanto a aplicaciones de oficina, tenemos Abiword y Gnumeric, otra vez haciendo uso de alternativas más simples y livianas; finalmente, y no menor, en el apartado de juegos hay una sola aplicación que me pareció llamativa (digo, porque me esperaba encontrar con la pila de juegos de GNOME o algo por el estilo), Steam. Ignoro su estado actual y qué tan bien funciona pues no soy usuario de ese servicio.

En caso de que vuestra aplicación de uso cotidiano no esté en la lista, la podréis instalar fácilmente con lo que, personalmente, es el mejor gestor de paquetes disponibles: pacman. A pesar de ser rápido y sencillo de usar (pacman -S para instalar, pacman -Ss para buscar y pacman -Sy para actualizar), el sistema nos provee de un entorno gráfico, para que no tengáis que meteros con comandos raros si no os apetece, llamado pamac. Por otro lado, tenemos un intermedio llamado yaourt que, al igual que pacman, se ejecuta en consola pero con una interfaz más amigable y colores para poder distinguir mejor lo que se muestra en pantalla. Para quiénes no lo conozcan, yaourt facilita las posibilidades del sistema de paquetería de Arch ya que tras ingresar como argumento (sin ningún parámetro en el medio) el nombre del paquete, nos imprime los nombres disponibles coincidentes y, además, nos ofrece un número a un co
stado de ellos para, simplemente, tener que teclearlos separados y ¡voilá!, todo comienza a instalarse. Dicho sea de paso, también nos integra el sistema AUR a las búsquedas, cosa que si necesitamos algo que no está disponible oficialmente podremos instalarlo y todo de manera automatizada (parecido a portage que le pedimos el paquete y éste se encarga de compilarlo)

analisis


En cuanto al rendimiento, parece moverse todo muy fluidamente pues no estamos empleando aplicaciones externas que nos quiten un porcentaje de los recursos. El sistema recién iniciado está en un 160MB de consumo de memoria de RAM aproximadamente y quién más consume es el demonio de blueman, aplicación para gestionar dispositivos conectados por Bluetooth. Personalmente, no tengo ningún dispositivo con esta característica. Luego le sigue el notificador de Evolution y, nuevamente, no suelo utilizar recordatorios con el ordenador, por lo tanto más memoria libre. Habiéndolos desactivado del inicio, mi consumo actual es de 138MB de RAM (¡menos de un 13%!).

En resumen, mucho más no se puede especificar sobre el sistema en sí. El resto queda en manos de cómo se desempeñan por sí mismas las aplicaciones pues en el fondo es, como dije al principio, otra distribución más dentro de la bolsa de innumerables distribuciones. Igualmente, me gusta el enfoque que tiene de llevar un escritorio liviano (y por este motivo muchas veces feo) a algo lo suficientemente estilizado como para adecuarse a los estándares de gustos pero, tampoco, estar sobrecargado de cosas. Aparte es la excusa perfecta para probar Archlinux para quiénes aún no la hayan hecho aún.

Salvando pequeños detalles que puedan existir, como por ejemplo pamac que me interfería con pacman y lo bloqueaba, considero que es una distribución muy recomendable simplemente porque está plantada sobre bases firmes como son XFCE y Archlinux. Sinceramente, no tengo más que comentarios positivos y eso que no se encuentra en una versión con número entero; por supuesto que eso es relativo y no es un indicador de nada, pero si los desarrolladores aún no le dieron un número final por algo será…

Escrito por Rodrigo Russo en MuyLinux.com

review

Sos usuario de Manjaro Linux, tenés dudas, o querés aportar? Unite a la nueva comunidad de Manjaro

Cinnamon