El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El último Card Captor cap 11 La ira de Lao

Capítulo XI

La ira de Lao

" Acabo de pasar por algo realmente espantoso y también por algo feliz. Por ser navidad y cumpleaños de Yukito fuimos al parque de diversiones , ¡me sentía tan feliz y contenta!...

......................................


El último Card Captor cap 11 La ira de Lao

Lo espantoso fue que la carta "Firey" apareció y estuvo a punto de incendiar todo el lugar.. ¡fue realmente horrible!!, Lo bueno fue que Li me ayudó otra vez con la carta "Time"para evitar que alguien inocente fuera lastimado mientras capturábamos la carta... ¡pero pasé mucho miedo!... por un momento ví a las personas que quiero mucho en peligro: mi hermano, Yukito, Tomoyo, Mei Ling y el mismo Li. ¡El pobre estaba ayudándome con todas sus fuerzas pero esa carta estuvo a punto de quemarlo!... creo que si no hubiera sido por todos ellos no hubiera podido usar dos cartas a la vez. Kero recuperó algo de sus poderes y me regaló una hermosa vista que disfruté mucho, ¡pero aún no me recupero del susto y la alegría que sentí...!"

IRA

Retrocedamos hasta aquella misma noche que fuera invocado el último card captor, cuando el pequeño se había retirado ante la llegada de Touya -no lo habrán olvidado ¿o sí?- motivando con esto una violenta reacción del casi agónico Lao......

- "¡¡¿Porqué, porqué.. porqué no acabaste con esos dos de una vez por todas??... ¿para que crees que te invoqué desde un principio??.. ¿qué clase de ser eres tú??!!!"

- "¿De qué estas hablando?"

- "Hablo de ti, miserable niño sobrenatural.. ¿a quien mas puedo estarle diciendo algo??".. ¡te invoqué para que acabaras con esa chica en las narices de ese hechicero y después terminaras con él.!!.. ¿porqué no lo hiciste??" -el anciano moribundo estaba temblando de ira y despecho de tal forma que hubiera asustado a cualquiera, pero no al pequeño que estaba con él.

- "Porque te metiste en medio cuando estaba por hacerlo...."

- "¡PERO PUDISTE HABERLES REMATADO!!"

El viento se agitó furiosamente alrededor de la Torre de Tokyo mientras el pequeño ser empezaba a abandonar su actitud infantil y un leve ceño aparecía en su semblante, pero aún divertido por la ira del anciano se cruzó de brazos, mientras los anillos de sus deditos empezaban a lanzar destellos en la noche.

- "No obedezco tus órdenes viejo... tengo mi misión y es por eso que existo" -dijo con una leve sonrisa- "¿acaso crees que en realidad intervendrías?" -ahora sí rió con voz fuerte y adulta, cosa que fue verdaderamente chocante al ser tan contrastante con su aspecto- ".. el joven Li se deshizo de ti con una facilidad que realmente habla muy bien de sus capacidades... de hecho, si yo hubiera sido él, no hubiera dudado en lo más mínimo en atacarte..."

- "¡Pero ese chico solo hizo...!" -protestó el viejo entrecortadamente.

- "Solo revirtió tu poder, es cierto... y estás muriendo por ello pero en realidad no te atacó, solo se defendió de tus ataques.... si realmente te hubiera atacado no hubieras tenido una oportunidad de sobrevivir pese a tu experiencia.. parece que efectivamente ese joven es un hechicero demasiado poderoso para ti..."

El anciano cayó al piso y un amplio chorro de sangre se derramó sobre la plataforma de la Torre mientras el pequeño ser a su lado le contemplaba impasible.

- "¿POR.. PORQUÉ ESTAMOS AQUÍ?..¡¡¡ ¿PORQUÉ SI ES TU MISIÓN TAN IMPORTANTE NO LOS MATASTE A TODOS?!!!!!!.."

- "Este lugar.." -las manitas del niño tocaron la estructura de la Torre- "es importante... mucho más importante de lo que puedes darte cuenta..... en muy poco tiempo aquí se decidirá el futuro del mundo por el cumplimiento de la vieja profecía.... por eso hay tanto poder mágico a su alrededor.... por lo que se decidirá aquí.... la batalla entre ambos "Kamui".."

- "¿De qué.. estás hablando?"

- "De nada que en realidad me importe" -dijo encogiéndose de hombros- "soy alguien nacido de magia antigua y si los mortales que la desarrollaron dejan de existir o no.. no me importa, solo existo por mi misión.." -miró al anciano, que se retorcía en el suelo casi desfallecido- "parece que no te queda mucho tiempo viejo... de modo que te explicaré el porqué de mis acciones... ¿querías saber el porqué no acabé con el joven Li y esa maestra de cartas?... porque Yue estaba interfiriendo y pidiendo ayuda...."

- "¡¡¡¿AYUDA?!!" -gritó furioso, pese a su debilidad- ".. ¡¿ACASO ESE HOMBRE QUE APARECIÓ HACIENDO QUE LOS ESPÍRITUS SE VOLVIERAN EN MI CONTRA?!! ¡¡¡¿Y QUIÉN ES YUE?!!!"

- "Yue es el juez de las cartas Clow, o al menos lo fue.... ahora protege a esa maestra de Cartas ... el hombre que apareció también tiene que ver con la captura de cartas que esos dos jóvenes realizaron en el pasado, al igual que una chica que encontré cerca del templo. Y como las piezas se están buscando entre sí, decidí que no me molestaré en hacerlo porque esperaré a que se reúnan todos..."

- "¡¡¡¿Todos?!!!.. ¡¡ESO ES UNA ESTÚPIDA PERDIDA DE TIEMPO!!!!""

- "Todos los que estuvieron involucrados y ayudaron de una u otra manera a capturar cartas... todos deben ser eliminados... ese es el propósito de la última carta.. que es el último card captor..."

- "Eso.. significa.."

- "Significa que al ser yo también una carta, quien o quienes me invocan también se relacionan a la captura o uso de cartas mágicas... y por ello también deben ser.... eliminados.."

Los ojos del anciano se abrieron desmesuradamente entendiendo ahora el porqué del estricto secreto y las advertencias para la invocación del último card captor...

- "NO... ¡¡¡NO PUEDE SER!!!"- gritó con espanto- "tú... ¡¡¡entonces no solo mataste a Hien Li, sino también a mi hermano y los miembros del clan Chen que te convocaron!!... "

- "Me alegra que se haya calmado. No hay nada peor que la ira" -repuso- "Fin de la discusión señor Lao" -sonrió el pequeño.

A una sola y profunda mirada del ser -y un destello de los anillos de sus deditos- el cuerpo ya agónico de Lao se contrajo visiblemente, mientras feroces sacudidas de viento y cuchillas de agua le estrellaban y atravesaban contra la Torre de Tokyo hasta que finalmente se desplomó, convertido ya en una masa irreconocible...

- "Esta vez... empiezo con quien debía terminar" -comentó para sí el pequeño al ver el cuerpo muerto del anciano- "ya lo ve señor Lao.. la ira es mala consejera..... si tan solo usted no se hubiera enojado tanto quizá le hubiera permitido vivir hasta ver realizado su deseo.... la destrucción del joven Li y los demás.... que es cosa solo de tiempo.."

El viento se agitó levemente a su alrededor mientras el pequeño contempló la luna pensativamente...

- "¿Están casi todas tus piezas listas Yue?... ya has conseguido mucho pero aún quedan unas cuantas sueltas que necesito terminen de reunirse.... ¿cuántas tienes?" -se rascó la cabeza, algo perplejo- "a ver.." -contó con sus deditos- "la maestra de cartas, el hechicero, Kerberos, el sujeto que controla espíritus, la mujer que ayudó a la encarnación actual de Clow a probar a esa chica, antes que fuera Maestra de Cartas..... la niña que compartía el secreto y ayudaba grabando las situaciones... aún me faltan... sí, aún quedan algunos más...., bien, hasta entonces..... quizá sea mejor que te deje vivir con tu forma humana por unos días.... al igual que los demás...."

La luna se ocultó en aquel instante y el pequeño se echó a reír de nuevo....

- "No hay forma ... y lo sabes.... es una batalla perdida para ustedes desde el principio.... porque no puedo ser destruido y eso los deja sin esperanzas.... sin ninguna esperanza... o si lo dudas.. pregúntale al señor Lao..."

Rió de nuevo.

- "Bien, bien..... sabes que tienes siete noches antes de que continúe con mis actividades y busque por mí mismo a los que están lejos.... porque es mejor reunir a todos, totalmente a todos para hacer mi trabajo de una vez....." -comentó pensativo- "¿qué tan poderosas pueden ser las reencarnaciones?.. creo que tendré que averiguarlo por mí mismo.." -volvió a mirar los restos de Lao- "¿verdad que la ira es mala consejera señor Lao?... "

Muy lejos de Tokyo, en una hermosa ciudad a orillas del Támesis, una alta figura masculina de cabello oscuro se paseaba repetidas veces en una lujosa y amplia habitación mientras trataba de controlar su preocupación de la mejor manera posible..

Pero aquello que había sentido esa noche era realmente perturbador....

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura sonrió viendo a Yukito devorar lo que le había traído con el mismo buen apetito de hace diez años. En aquellos cuatro días realmente la recuperación del profesor Tsukishiro había sido asombrosa y aquella mañana había ido a visitarle porque se sentía confusa.

Y aquella sensación de paz y tranquilidad solo la invadían si Yukito estaba presente.

- "¿Qué te sucede Sakura?" -replicó el maestro dejando de comer por unos segundos- "pareces algo preocupada... ¿ocurre algo malo?"

- "No.... en realidad no es malo.. solo que.."

Yukito la contempló con interés mezclado con preocupación..

- "Yukito... ¿nunca has estado inseguro sobre lo que puedes sentir respecto a alguien?"

El aludido sonrió. Así que era eso. Lo suponía.....

- "¿Qué te tiene tan preocupada Sakura?.. algún problema en tu casa: Kerberos, Touya ¿o ... Li?"

La chica miró al piso sin saber como contestar.

- "No sé como decirlo...... me siento más feliz que hace mucho tiempo, pero no entiendo porqué mi hermano siempre está molestando a Shaoran... anoche quiso irse y no se encuentra bien, es cierto que Touya le dijo que tenía que quedarse por su salud y se ha quedado en casa pero a veces siento que estoy siendo muy injusta..... porque me alegra que mi hermano esté en casa, pero me incomoda mucho como él y Kero molestan a Shaoran.... no sé con quien soy mas injusta.."

- "Trata de ser paciente Sakura" -replicó Yukito con una de sus dulces sonrisas, que pese a tener ya 26 años, seguía teniendo la misma gentileza- "conozco bien a Touya y sé que te quiere mucho aunque no le gusta demostrarlo y eso es algo que también tú sabes... cuando vino a verme anteayer me contó que se había alejado de ustedes por casi cinco años.... temo que por eso es que se siente tan preocupado por ti... tal vez más que antes y no sin razón.."

- "Pero.. ¿qué razón?.. ¿lo de Lao y ese niño?"

- "No. Otra razón importante además de tu seguridad: tu hermano siempre te ha sobreprotegido mucho Sakura y no me digas que no lo notaste porque eso no es verdad.." -ella asintió- "pero tuvo sus razones para alejarse de ustedes y ahora que regresa encuentra que su hermanita ya no lo es... ya no eres su hermanita pequeña... eres una muchacha muy bella y él sabe muy bien lo que significa..."

- "¡Yukito!!"

- "Sabe que te va a perder muy pronto Sakura. Lo sabe. Porque no importa que tan buen hermano sea o que tanto te quiera tu padre... pronto tendrás a alguien más a quien vas a amar de una manera totalmente diferente y que te llenará de felicidad pero que hará que dejes de ser Sakura Kinomoto, hermana e hija.... ¿lo entiendes verdad?"

- "¿Crees que Touya está celoso de Shaoran porque teme que yo...?" -se ruborizó sin terminar la frase.

- "Sabes que ellos nunca se han llevado bien del todo" -rió- "pero... eso es posible.... y también lo digo por Kerberos.... no lo malinterpretes, ellos te quieren y quieren que seas feliz pero ..."

- "¡¡Pero es que yo no...!.. ¡ Shaoran y yo no tenemos nada!!!"

- "Se sienten celosos por el hecho que un joven esté cerca de ti... si no es Li será alguien más.... pero saben que alguien te arrancará de su lado pronto y eso les pone de tan mal genio.."

La muchacha quedó pensativa.

- "¿Pero cómo puedo estar segura que amo a alguien verdaderamente Yukito?"

- "A veces lo sabes al instante, como me ocurrió a mí con Keiko" -comentó- "en mi caso fue como si me hubiera caído un rayo.."

- "¡Oh perdón, no quise traerte recuerdos que..!"

- "Descuida, esos recuerdos me hacen feliz" -había una dulce melancolía en su semblante al decir eso- "yo llevaba a una pequeña a la enfermería del colegio, donde ella estaba practicando.... aún era estudiante de enfermería entonces.... ¡en fin!" -suspiró- "pero hay otra personas que les toma más tiempo notarlo......"

La muchacha le sonrió dulcemente.

- "¡Gracias Yukito!.. eres realmente muy bueno conmigo al hablarme de esto porque no tengo con quien discutirlo... nunca me atrevería preguntarle eso a mi padre, sé que él es muy bueno, pero me dá demasiada pena.... y con mi hermano mucho menos..."

- "¿Y Tomoyo?.. ¿porqué no lo consultas también con ella?.... cuando vinieron a verme ayer me dijo que estaba comprometida.."

- "Lo sé, pero dudo que realmente esté enamorada de su novio. Ella misma está tan confundida como yo. Personalmente creo que le aceptó porque se sentía muy sola y no porque lo quisiera.... además, olvida lo que te dije" -sonrió- "¡no sé porque lo hice!!... no tengo nada con Shaoran y no estoy interesada en él más que como un amigo.. ¡un buen amigo!"

Yukito suspiró. Nunca terminaría de entender algunas cosas... pero si Shaoran quería realmente a Sakura tendría realmente que hacer más que solo mirarla.....

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kaho Monouhi terminó su búsqueda sintiéndose muy cansada. Había reunido una buena cantidad de textos antiguos a su alrededor pero no encontraba nada que la terminara de convencer. No había nada allí que hablara sobre aquella carta... nada que pudiera señalar algún indicio de cómo derrotar a ese ser...

- "Dudo que podamos hallar algo en estos libros Kaho" -repuso un hombre, terminando de leer un impresionante rollo amarillento- "nuestra biblioteca es básicamente sobre todo lo relacionado a la comunicación con espíritus.. la utilización de magia para protección de los seres vivos... apenas si tenemos referencias de cartas mágicas.."
- "Entonces.. ¿no hay de donde averiguar al respecto?"

- "Según lo que indagué de mis superiores en Kyoto" -le replicó el hombre- "no manejamos el tipo de magia que ha invocado ese anciano... y aunque admito que también el anciano Lao tiene habilidades de médium prácticamente no usaba esas habilidades de la forma que nosotros lo hacemos.. pero cumplí mi palabra y busqué la mejor ayuda que pude encontrar... debe llegar aquí en un par de días.. quizá pueda ayudarnos a salvar a tus amigos.."

Kaho sonrió. A su lado, el hombre asintió brevemente mientras colocaban los viejos sellos sobre los antiguos manuscritos con una leve sonrisa comprensiva.

Kia Monouhi era un hombre de unos 30 años, de cabello castaño claro y levemente ondulado que llevaba muy corto. De temperamento alegre y casi optimista tenía una buena reputación como médium y contaba con buenos e influyentes amigos en los círculos espirituales, su confianza en su esposa era casi ilimitada, su labor ampliamente conocida y sin ser miembro del clan Sumeragi -los mediums más poderosos del país- tenía una habilidad absolutamente considerable que solo iba de la mano con su afecto por su familia y aunque se rumoreaba que tenía un secreto precisamente familiar eso no influía en nada y amaba profundamente a su esposa. Para nadie era un secreto que él y Kaho se habían casado hace seis años. No tenían hijos todavía pero al igual que Kia, ella no perdía totalmente las esperanzas de tener familia y mientras tanto, su confianza era más y más profunda al paso del tiempo.

Kia no ignoraba la relación que había sostenido Kaho con un adolescente Touya Kinomoto, pero no le importaba en lo más mínimo porque sabía que eso había quedado en el pasado y su confianza era siempre esperar lo mejor del porvenir, de modo que para animar a su esposa -que había pedido libre aquella tarde en el Campus Clamp- le sugirió un largo paseo por el centro de la ciudad mientras le comentaba sobre la persona que esperaba pudiera ayudarles, pero cuando ambos se encontraban por salir a dar su paseo una figura apareció ante su puerta..

- "Buenas noches señores... no quisiera haber interrumpido una hermosa velada pero es preciso que hable con la señora de esta casa.." -repuso una voz de mujer desde las sombras.

Kaho quedó sorprendida.

Ante ella se encontraba una hermosa mujer de largo y suelto cabello castaño oscuro pero que tenía un mechón sujetado en una larga trenza.....

- "Tu eres.... ¡Nakuru!!"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura tenía una gran gota en la nuca. Ya no veía la hora en que su padre regresara de la universidad para olvidar que sentía que estaba al borde de un volcán a punto de erupcionar.

Es que con las miradas que se lanzaban Shaoran, Touya y Kero la cocina bien podía explotar.

Suspiró. Era un problema.

- "¿Te sirvo un poco más hermano?" -repuso tratando de bajar la tensión del ambiente.

- "No" -replicó el aludido tan cortante como siempre-"Tu cocina no ha mejorado gran cosa monstruo.... si pruebo más de esto me enfermaré.."

- "¡¿Cómo te atreves??!!" -saltó mientras lanzaba una patada por debajo de la mesa.

El rostro de Touya se contrajo por el dolor. Eran cinco años que tenía de no ver a su hermana y había comprobado en ese instante que Sakura lanzaba patadas mucho más fuertes de lo que él esperaba, pero mientras la cara de la muchacha era un himno al enfado sus ojos verdes tropezaron con la expresión asombrada de Shaoran.

Y ella inmediatamente se ruborizó.

- "¡Pero que tonta soy!!!.. ¡ahora Shaoran pensará que sí soy un monstruo!!"-pensó acongojada.

- "Gracias por la comida" -murmuró el joven chino poniéndose de pie- "voy a mi habitación a hacer mis cosas.."

- "¿Tus cosas?" -se asombró la muchacha.

- "Ya estoy bien" -repuso el muchacho- "y aunque agradezco la amabilidad que han tenido conmigo...." -le lanzó una mirada a Touya - "bueno, algunos..... pero creo que es mejor que vaya a mi casa...."

- "Pero .... todavía estás débil Shaoran" -insistió la muchacha- "el hecho de que salieras de la casa hoy no significa que estés recuperado, además que estás viviendo solo y no hay quien pueda atenderte si empeoras repentinamente y.."

Se detuvo cuando notó que Shaoran miraba al piso en obstinado silencio y que Touya y Kero la miraban con suspicacia.

- "Es que... ¡casi se desmaya cuando regresábamos!" -se defendió.

- "Pero prefiero estar en mi casa..." -continuó él- "contrataré a alguien y.."

- "Escucha de una vez mocoso" -repuso Touya- "deja de.."

- "¡Ya no me trates de mocoso!" -protestó, muy serio- "no necesito que me estén tratando como un niño porque no lo soy..... tengo demasiadas responsabilidades y muchas personas dependen de mi como para que aquí me traten como niño.."

- "Entonces compórtate como el adulto que dices ser" -Touya también se puso repentinamente sereno y estaba empleando el mismo tono de voz que usaba en el hospital- "lo que te pasó no fue poca cosa y el hecho que tengas habilidades especiales no te hacen inmortal ni mucho menos infalible... ya haber salido hoy fue una estupidez, pero otra peor sería que te fueras a una casa donde estarás solo... ese viejo y el niño pueden regresar en cualquier momento y aunque a mi tampoco me gusta mucho tu presencia en mi casa no puedo permitir que alguien que está convaleciente se coloque en una situación mortal solo por terquedad... además es mejor que permanezcas aquí hasta que sepamos más de esos dos... creo que ambos estamos de acuerdo que para poder asegurarnos de..."

Ambos hombres se miraron con fijeza, sabiendo que pensaban lo mismo... no tenían más opción que trabajar unidos para asegurarse de proteger a Sakura..

- "Hmmmm.... justamente eso .... ¿Averiguaste algo cuando saliste?" -preguntó Kero.

- "No, no tuve tanta suerte" -repuso Shaoran sentándose de nuevo a la mesa- "Yukito no pudo reconocer nada de lo que le mostré y yo mismo estoy un poco confundido.... envié un fax a mi casa para que me enviaran algunos textos antiguos por correo especial para poder verificar algunas cosas que encontré en los libros de la señorita Mizuki... la señora Monouhi, pero esperaba que Yukito pudiera reconocer algo o darme alguna idea..."

- "Tal vez tengamos que analizar lo que dijo Yue... es lo único que tenemos..." -sugirió Sakura repitiendo lo dicho por Yue- "el dijo que : ´el último card captor es la carta final de aquel tipo de magia antigua, que reúne el poder del final y del equilibrio..´"

- "¿Qué puede significar eso?" -murmuró Touya.

- "No lo sé, pero creo que tendremos que basarnos en eso" -repuso Sakura- "oye Kero.... ¿tu no sabes nada de ese niño?... porque si Yue si lo sabe tal vez tu también.."

- "No Sakura... en realidad no tengo ni idea" -suspiró el muñeco de felpa- "Yue siempre ha estado mucho mejor informado que yo sobre la magia de la que nosotros provenimos y nunca supe nada de una carta así: una carta que quiere eliminar a aquellos que hallan capturado cartas mágicas..... ¡es casi una contradicción.!."

- "Bueno, hay que ver el lado bueno de esto" -interrumpió la muchacha, tratando de animar a los presentes- "lo importante es que encontramos a Rika y Yamazaki... ¡incluso tendremos un reencuentro en un par de días!!.."

Touya se encogió de hombros.

- "Supongo que tienes razón" -dijo sin darle importancia- "buenas noches, 'monstruo'"

Sakura controló las ganas de volver a patearle a duras penas, pero le dejó irse sin hacer nada. Conocía los bruscos cambios de humor de Touya y a estas alturas no le sorprendían, de modo que terminó de cenar mientras Shaoran permanecía pensativo..

- "¿No te gusta?"

- "¿Qué?" -se sorprendió- "no... no es eso, solo.... solo estaba pensando en otra cosa.."

- "¿En lo que dijo Yue?" -murmuró Kero, con la boca llena de pastel.

- "No..... no en eso esta vez..... pensaba en lo que nos contó Yamazaki de su familia... todo lo que le ha pasado ..."

- "De modo que era eso" -suspiró la chica- "bueno.... el mismo Yamazaki dice que parece tener muy mala suerte últimamente y..." -súbitamente notó la expresión del joven- "un momento.. ¿qué estás pensando?"

- "Sabes muy bien que eso no es mala suerte Sakura" -repuso el muchacho- "ya te he contado las desgracias que Lao directa e indirectamente ha provocado a aquellos que fueron mis amigos... aquella cantidad de mala suerte es imposible que haya sido casual.."

- "¡Pero..!"

- "Hice el hechizo mientras preparabas la cena... " -comentó apretando los puños- "y pude rastrear la magia de Lao claramente sobre el pobre Yamazaki.... ¡maldición!!... ¡también lo que le pasó a él fue culpa mía!!!"

La muchacha le miró con pesar.

- "¡La única mala suerte de Takashi Yamazaki ha sido el ser mi mejor amigo de la primaria!!" -estaba indignado, avergonzado y furioso, todo a la vez- "... ahora no sé como verle a la cara sin sentirme culpable de lo que le pasa.. y además él está tan contento de verme que hasta sugirió un reencuentro.. ¡por eso estoy tratando desesperadamente de investigar como detener a Lao y a esa pequeña cosa!!... pero hay cosas que ni siquiera si los derroto podré arreglar... como las vidas de los que me conocieron y ya están muertos.. y la familia de mi pobre amigo..." -mordió sus labios recordando lo que la carta dijo sobre su padre- "además de.... ¡maldición debo acabar con esa carta!!"

- "Estoy segura que lo lograremos" -dijo con tristeza, comprendiendo el pesar del muchacho- "y aunque es cierto que no podrás devolverle a Yamazaki su familia, tal vez puedas ayudarle ahora..... y aunque no es culpa tuya lo que Lao le hizo, si lo piensas bien, estoy segura que encontrarás la manera de ayudarle..."

Kero frunció el ceño ante la expresión que tenía Sakura contemplando al pensativo Shaoran. De repente ambos jóvenes estaban mirándose fijamente el uno al otro... mientras sus corazones latían más y más aprisa....

- "¡¡SAKURAAAA!!!" -chilló Kero totalmente escandalizado, apareciendo de repente entre ambos jóvenes.

Ambos muchachos se separaron en el acto. Shaoran se puso de pie golpeándose contra la mesa en su apuro mientras Sakura recién notaba que Touya apareció de nuevo en la puerta y muy alarmado..

- "¡No pasa nada..!!.-repuso la chica con la cara roja..

Shaoran asintió en silencio sin querer dejar de mirar el piso para que no notaran el color de su rostro... pero la expresión de Kero no dejaba ninguna duda.

- "¡¡¡¿Qué ibas a hacerle a Sakura eh???!!.. ¡no me gusta!!.. ¡ella es mi ama y tú no me agradas para ella!!" -chillaba agitando los bracitos.

- "¡Deja de decir tonterías Kero!!" -pidió la muchacha toda sofocada.

Definitivamente la expresión de Touya no prometía nada bueno pero Shaoran estaba demasiado nervioso para notarlo de modo que murmuró algo ininteligible y salió casi corriendo a su habitación mientras algunos segundos Sakura le siguió -¡por supuesto que ella fue a su propia habitación!!- mientras Touya y Kero se quedaron mirándose fijamente con la misma expresión de desconfianza y enojo. Fué entonces cuando la Bestia del Sello voló hacia donde el doctor Kinomoto aún seguía pensativo y le dijo:

- "¿A ti tampoco te agrada ese mocoso verdad?... yo mismo le hubiera hecho pedazos de sentirme totalmente recuperado... ¡oye!!.. ¿me estás escuchando?"

- "¡Mocoso!" -murmuraba Touya un poco distraído....

- "Creo que coincidimos en algo..." -repuso Kero con expresión de complicidad- " y quizá por el momento podamos olvidar nuestras diferencias ya que tenemos algo en común que ese sujeto desea quitarnos..."

Los ojos de Touya brillaron pero su expresión desconfiada no varió en su rostro apuesto. Al parecer había encontrado un aliado para poder retener a su hermanita.... al menos hasta que encontrara a alguien que realmente la mereciera.. no como ese tipo por supuesto....

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Aquella mañana Sonomi contempló la figura del joven frente a ella y contuvo su enfado a duras penas. No estaba aún del todo segura de los sentimientos de su hija por el extranjero y solo permanecía en silencio y devorando su malhumor en consideración a su hija y por Sakura, que les había pedido que le acompañaran a recibir a Mei Ling al aeropuerto.

Jean estaba incomodísimo. No ignoraba que su futura suegra conocía que había estado anoche -cuando se rehusó a salir con su novia argumentando estar aún algo débil- en un importante restaurante de la ciudad y muy bien acompañado por la encantadora hija del dueño de una importante cadena hotelera internacional con quien había coincidido en Tokyo, pero no entendía todavía el porqué su irascible suegra no le había acusado ante Tracie. Aquello sí hubiera sido desastroso para él. Tracie sabía que era un divertido playboy europeo y que salía con varias mujeres -seguro que no esperaba le fuera totalmente fiel- pero estaba muy cambiada últimamente y no estaba seguro que no le ofendieran sus aventuras como en París, además que el fax que había recibido en el hospital enviado por sus padres realmente le había espantado.

Sus acciones en la bolsa habían caído estrepitosamente y los intereses olvidados de una deuda en un importante casino en Montecarlo habían mermado considerablemente sus bienes y su situación era más que complicada. Jean tenía sincero afecto por la bella diseñadora y deseaba casarse con ella... en realidad le había propuesto matrimonio confiando en que su belleza adornara su fortuna pero ahora menos que nunca podía permitirse el lujo de perderla.. el problema era que no había podido resistirse a invitar a aquella amiga....

Sonomi dudaba todavía. Acababa de recuperar el afecto y la confianza de Tomoyo y temía la reacción de la joven.

- "¡Pero esto no puede ser!! ¿realmente eres tu Daidouji?!!" -se asombró la recién llegada Mei Ling- " ¡esto es increíble, increíble!"

Las tres jóvenes se abrazaron efusivamente y Tomoyo empezó con las presentaciones, sorprendiendo definitivamente a su ex -compañera de clases con la presencia del rubio francés.

- "Enchanté mademoiselle"(encantado señorita) -repuso Jean, tratando de no mirar el rostro de Sonomi, que no le perdía de vista ni por un segundo- "me siento gratamente sorprendido por la belleza oriental que han visto mis ojos en estos días.... días que no olvidaré jamás".

- "De eso no tengo dudas" -susurró Tomoyo, muy divertida al notar cuan enojada estaba su madre- "nunca había sido tan ferozmente controlado... ¡por eso temía que conociera a mi madre!!"

- "Pero Tomoyo... ¿no te molesta eso acaso?"

- "En realidad no mucho.... el pobre Jean ha estado en el hospital durante varios días y para él pasarse sin chicas bonitas, paseos y el golf es casi la muerte.."

Jean y Sonomi estaban un poco retrasados -bueno, era Jean quien no sabía como escapar de la mirada de su futura madre política - y aprovechando esto fue que Sakura se animó a decir otra vez:

- "Es que no parece que él te importara demasiado"

- "Sí, eso hasta yo lo noté" -comentó Mei Ling.

- "La verdad es que Jean no es malo" -continuó la diseñadora- "solamente es un poco artificial pero eso no es del todo su culpa... yo misma entiendo lo fácil que es dejarse llevar por el lujo, pero ya saben como es mi madre... dice que no le agrada y como nunca le gusta perder siempre le busca defectos... pero él fue bueno conmigo cuando yo más necesitaba compañía y eso no puedo olvidarlo... ¿Y que hay de ti Mei Ling? ¿estás comprometida acaso?"

La muchacha china notó inmediatamente la palidez de Sakura.

- "Se habló de un posible matrimonio entre Shaoran y yo pero ha quedado sólo en palabras...." -rió- "de hecho solo vine a traerle unos libros muy antiguos que nos pidió, ¡no son cosas para enviar por correo! y pienso inscribirme en alguna universidad en Japón... la abuela dice que necesito conocer gente que no sean hechiceros para ampliar mis amistades..."

- "Entonces... ¿realmente ibas a casarte con Shaoran?" -murmuró Sakura.

Mei Ling negó con la cabeza diciendo firmemente que su relación era ya netamente familiar y que aunque Shaoran estaba en la obligación de casarse por las normas de su clan, tendría que elegir por sí mismo.

- "Tracie" -intervino Jean- "¿hablabas sobre nuestro matrimonio?... espero que no pienses celebrarlo aquí, porque por supuesto que debe ser en París... ¿qué dirían nuestros amigos si nos casáramos en secreto?.. eso sería de muy mal gusto chérie..." (querida)

Mei Ling y Sakura se miraron mutuamente. ¿Realmente Tomoyo pensaba casarse con ese extranjero por amor o solo porque le estaba agradecida por su compañía en los momentos que más necesitaba no estar del todo sola?

- "Creo que mejor regresas a descansar en tu hotel Jean" -le contestó la aludida.

Mientras el rubio se alejaba Sonomi aprovechó la situación para decirle dos palabras antes que terminara de irse:

- "Escúchame tú horrible insecto repugnante" -le dijo mientras su hija se adelantaba con sus amigas- "si le haces algún daño a Tomoyo voy a hacer que lo lamentes por el resto de tu vida..."

Jean se escapó sintiéndose asustado. Su japonés no era bueno, pero pese a la barrera del idioma pudo entender perfectamente que su futura madre política acababa de declararle la guerra.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Yukito suspiró quedadamente pero no podía quedarse callado. Aquel asunto no le parecía demasiado justo aunque no ignoraba los enormes problemas que podía acarrearle las palabras que iba a decir. Touya se había marchado hace casi una hora, pero aunque no compartía la opinión de su amigo esta vez y el mismo doctor Kinomoto lo sabía, no podía contemplar a su interlocutor sin decir nada.

- "¡Es mi hermana!!" -había protestado Touya hace una hora en cuanto Yukito tocó el tema- "¿acaso me estás sugiriendo que me ponga a aplaudir los avances de ese mocoso con ella?.. ¿cómo se te ocurre?"

- "Es que Sakura ya no es una niña Touya.... ya no puedes alejar a los jóvenes de su lado como lo hacías con los niños cuando ella era pequeña.. ¿no crees que estás exagerando?"

- "Sabes muy bien que no me hablas de ´jovenes´ en general..... tú me estás hablando de ese condenado tipo chino..." -protestó.

- "No te estoy diciendo que le arrojes a los brazos de Sakura.." -Touya quedó estupefacto ante lo que su amigo decía con su afabilidad y calma acostumbradas- "pero sí te pido que los dejes en paz.... si algo va a pasar o no entre ellos no es algo para que tú estés interviniendo. ¿o acaso te gustaría que Sakura interviniera en tu relación con Hikari?"

- "Eso no es asunto suyo.."

- "Y la amistad entre ellos tampoco es algo que tu puedas decidir mi amigo.." -sonrió Yukito, divertido ante las conocidas reacciones del médico- "¿porqué no aplicas las mismas reglas que usas para ti con tu hermana?"

Touya había mirado a Yukito con expresión fastidiada. Volverle a ver había sido una de las mejores cosas que le habían ocurrido y la confianza entre ambos amigos era la misma que siempre, pero si había algo que detestaba era que Yukito tuviera razón y él no. De modo que permaneció en obstinado silencio. Ya sabía que no debía inmiscuirse, que Sakura ya no era una niña pero no podía evitar irritarse con aquel sujeto chino siempre rondando a su hermana. Mucho más cuando aquel muñeco de felpa había sugerido mil planes para evitar que pasaran juntos el mayor tiempo posible y ni que decir que se quedaran solos en la casa... a decir verdad, a él esas idea no le parecía tan malas...

- "Gracias por permitir que Kiku me hiciera compañía todos estos días" -comentó Yukito, tratando de cambiar el tema y disipar el humor de su amigo- "aunque no puedo verla siempre me hizo sentirme acompañado.. ¿no te molesta que la enviara a tu casa esta mañana verdad?"

- "No, definitivamente no. Aunque a Sakura aún le espanta el verla atravesando paredes es mejor que esté en casa de día y te acompañe por las noches.... pero temo que vaya a hacer una tontería flotando objetos ante mi padre y allí si que no sabría explicarlo... a él no le he comentado nada sobre Kiku..."

- "¿Y como va todo con Hikari?"

- "Aún está algo enfadada por el plantón que le dí la noche que encontré a Sakura" -dijo- "y aunque le dije que tuve una emergencia familiar la idea que me haya mudado con mi padre y mi hermana no le ha gustado mucho..."

- "Bueno, como me comentaste que planeaba volver a mudarse contigo.."

- "Sí, pero con ese viejo y ese niño rondando tan cerca, por el momento es mejor que esté viviendo con ellos..... no quiero estar preocupado todo el tiempo..."

- "Pero si Li se está quedando con ellos también... "

- "Ya deja ese tema Yuki" -le pidió secamente- "nunca me agradará ese tipo y punto, y aunque reconozco que Sakura ya es una muchacha joven ESE tipo no me agrada nada" -vió entonces que su amigo había dejado de comer por conversar con él- "¿no comes nada por hablarme de ese sujeto?, ¿y porqué insistes en eso? ¿acaso sabes algo que yo no sé?"

- "Sakura me dijo que le consideraba un buen amigo" -se defendió Yukito, sin mentir- "pero....."

- "Entonces deja de imaginar tantas tonterías y no me hagas enojar de solo pensar en eso" -replicó algo aliviado, pero tan brusco como de costumbre- "anda, ya cállate y come.."

bueno amigos esta vez tendre que dividir este gran capitulo en dos partes porque exedido he los caracteres que me permiten

0 comentarios - El último Card Captor cap 11 La ira de Lao