¿Qué son las fábricas de cachorros?

Uno de los problemas más serios y complejos para el bienestar animal y la salud pública son las fábricas de cachorros. Éstas son, simplemente, granjas donde se realiza la cría intensiva de perros, con estándares muy bajos para el cuidado de los animales, sin tomar en cuenta para nada su bienestar ni la socialización de los cachorritos.


Además, las fábricas de cachorros venden sus perros a cualquier persona, sin preocuparse de a dónde van a parar o si van a estar bien o mal. Es por eso que la mayoría de estas fábricas venden sus cachorros a tiendas para mascotas o a distribuidores que se dedican a comerciar con perros.

Por eso, cuando compras un perrito sin tener la opción de ver a sus padres (al menos a la madre) ni el lugar en que han sido criados, es muy probable que con tu dinero estés fomentando la industria cruel de las fábricas de cachorros. Y esto puede ocurrir si compras en una tienda de mascotas, en la calle, por internet o a través de alguien que te ofrece traerte un perro desde cualquier lugar del mundo, ya sea que el cachorrito tenga un excelente pedigree o sea el perro más mestizo que puedas encontrar.

¿Pero cuáles son los verdaderos problemas con las fábricas de cachorros? La comercialización y el lucro con seres vivos no son los problemas reales. Existen criaderos comerciales que lucran con la producción y venta de perros, pero que se preocupan del bienestar de sus animales (al menos mientras están en el criadero).

Los problemas reales son:

* El maltrato animal al que están sometidos los reproductores y sus crías. Los padres y las madres de esos cachorritos viven enjaulados toda la vida, sin acceso a cuidados mínimos y en un aislamiento casi absoluto. Pueden llegar a enloquecer por las condiciones en que viven y no reciben cuidados veterinarios, por lo que suelen estar enfermos. Además, cuando ya no sirven para reproducir, son abandonados en las calles.
* Riesgos a la salud pública porque muchos de esos cachorros tienen enfermedades físicas y mentales al momento de ser vendidos. Lastimosamente, la falta de cuidados veterinarios, la mala alimentación y la prácticamente nula socialización que reciben los perritos, los convierte en agentes de riesgo.
* El aumento de sobrepoblación canina y abandono de perros por la compra impulsiva de mascotas que no pueden ser cuidadas y son abandonadas o "puestas a dormir" cuando crecen.


Fabrica de perros


No todos los criaderos son fábricas de cachorros

Aunque muchas organizaciones radicales condenan a todos los criaderos, ya sean comerciales o no, hay que tomar en cuenta que no todos los criaderos son fábricas de cachorros. Existen criadores que sí toman en cuenta el bienestar de sus perros y, dentro de sus posibilidades, buscan lo mejor para criarlos.

Los criaderos aficionados, o de hobby, suelen dedicarse a una o máximo dos razas caninas. Crían en beneficio de la raza (aunque considerando las tendencias actuales en las exposiciones caninas, esto es discutible), en pequeñas cantidades, suelen tener a sus perros como mascotas y no como reproductores y generalmente averiguan detalles del comprador antes de venderle un perro.

Por su parte, los criaderos comerciales responsables también cuidan de sus animales, aunque produzcan perros para lucrar. Estos criadores crían en grandes cantidades y tienen a sus perros en caniles (no como mascotas), pero les ofrecen buenas condiciones de vida, se preocupan de socializarlos y les brindan todos los cuidados veterinarios requeridos. Lastimosamente, no verifican a quienes les venden sus perros y aportan al problema de la sobrepoblación canina. Aún así, dados sus altos estándares de cría en relación al bienestar animal, no pueden considerarse fábricas de cachorros.

Finalmente, también existen quienes crían perros ocasionalmente, casi sin saber nada del tema. Suelen ser personas que tienen un macho y una hembra o que consiguen una pareja para su mascota.
Generalmente, estas personas no son criadores establecidos y sólo tienen camadas ocasionales. No suelen verificar a quién le venden los perritos más que viéndole la cara (y si les parece buena gente le venden el cachorro), pero tampoco suelen vender sus cachorros a tiendas de mascotas. Generalmente tienen a sus perros como mascotas, aunque algunos son perros guardianes.

Estos criadores ocasionales pueden aportar al problema de la sobrepoblación canina, pero sus cachorros suelen estar en condiciones aceptables o buenas, tanto de salud como emocionalmente. Aunque, por supuesto, en algunos casos los perros se encuentran en malas condiciones.

Es difícil decir si las estrategias tradicionales son muy efectivas. Aún con la fuerza que tienen algunas organizaciones protectoras de animales a nivel mundial y la cantidad de campañas realizadas, se siguen criando cachorros en factorías que no toman en cuenta el bienestar animal.
[/size]
perros