¿Pueden los perros transmitir infecciones a sus dueños?



Según un estudio australiano, el tracto gastrointestinal de los perros podría ser un reservorio de la bacteria Escherichia coli patogénica extra-intestinal (ExPEC, por sus siglas en inglés) resistente a una familia de antibióticos llamados fluoroquinolonas. Dado que una cepa particular de este microorganismo, la ST131, está asociada a infecciones extra-intestinales en los humanos, la transmisión de gérmenes por estas mascotas representa una preocupación para la salud pública.
De marzo a septiembre de 2009, investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Queensland detectaron la presencia de E. coli resistente a las fluoroquinolonas en las heces de los perros ingresados ??en uno de los principales hospitales veterinarios de ese país.
De 124 animales estudiados, el 68% tenían bacterias resistentes a la ciprofloxacina y el 18,5% resistentes a ciprofloxacina y pradafloxacina (dos miembros de la familia de las fluoroquinolonas). Además, los científicos encontraron que varias cepas de E. coli que se encuentran en las personas y en los canes están genéticamente relacionadas.
Los autores señalaron que “desde un punto de vista microbiológico, los perros son realmente una parte de la familia”, citando informes previos que muestran que una cepa de E. coli que causa infecciones del tracto urinario en las personas podría ser compartida entre estos miembros del hogar.
Dicha transmisión implica que los perros son un reservorio de bacterias resistentes. Sin embargo, los investigadores observaron que sólo dos canes en este estudio transportaban la cepa ST131, que causa infecciones extra-intestinales en personas, así que probablemente no constituyen un vector importante para la difusión de esta cepa a nivel mundial. De hecho, "la transferencia podría ser en sentido inverso, desde los seres humanos a los perros", dijeron.
Jesús Rodríguez-Baño, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Virgen de la Macarena en Sevilla, España, dijo que varios estudios han demostrado que los dueños y sus animales comparten algunas bacterias y algunos genes resistentes. "No entendemos muy bien qué tan importantes son las mascotas como vectores en la transmisión de algunos genes de resistencia, pero en realidad, cada vez hay más datos que sugieren que podrían ser tan relevantes como otros miembros de la familia", dijo.
Humanos y mascotas, mucho más que una amistad
La transmisión de bacterias y virus entre personas y animales es una calle de dos vías, según el Dr. Grayson, profesor de medicina en la Universidad de Melbourne, Australia, y presidente del comité del programa de ICAAC (Interscience Conference on Antimicrobial Agents & Chemotherapy). Se refirió a estudios que mostraron que las personas transmitieron otra bacteria patógena, el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, a sus mascotas y, de forma inversa, ocasiones en que los canes regresaron de un hospital veterinario y propagaron este germen a sus dueños.
Otro aspecto del problema es que el uso de antibióticos en los animales domésticos y de granja no está tan estrictamente regulado como lo está para las personas. "Los principios se aplican por igual a los perros y los humanos", enfatizó el Dr. Grayson. "Si las personas hacen un mal uso de los antibióticos, eso dará lugar a la aparición de las resistencias."
Señaló que algunos estudios han examinado si sería apropiado tratar a la mascota en el caso de que una persona tenga infecciones recurrentes. Dijo que hay datos interesantes de los Países Bajos que muestran que cuando algunos criadores de cerdos tuvieron infecciones recurrentes, la misma cepa de la bacteria fue encontrada en los porcinos.
La idea de tratar a los animales es particularmente relevante en el caso de una persona inmunodeficiente que tiene infecciones recurrentes causadas por un determinado organismo. "Entonces, las mascotas están en el orden del día. Uno tiene que preocuparse de determinar si el ambiente está contaminado o si la persona no está siendo adecuadamente tratada", dijo Grayson.
Cuando ambos sistemas inmunológicos son similares, entonces el patógeno puede adaptarse a cualquiera de las dos especies. "Es por eso que los cerdos son tan importantes. Desde el punto de vista inmunológico, son similares a los humanos, por lo que el intercambio de patógenos, ya sea el virus de la gripe o el estafilococo, es más fácil", dijo. "En otras especies, como gatos o perros, que son más distantes de las personas, es más raro que el mismo microbio infecte a ambos (humanos y perros/gatos)."
El mensaje a los veterinarios y médicos es el mismo: Uso racional de los antibióticos, y sólo cuando es necesario.

Los Perros Mascotas Sospechadas de Transmisores de Bacterias

FUENTE: MEDSCAPE