TEMPERAMENTO:Sin lugar a dudas, el temperamento del Fila Brasileiro es la característica que más lo define y diferencia del resto de las razas caninas. Asimismo es su peculiar comportamiento lo que le hace ganar adeptos.

La vida del Fila transcurre en un continuo ir y venir entre el amor y el odio. Amor a todo aquello que asume como propio: su dueño, su familia, sus propiedades... Odio hacia todo lo demás. Cualquier ser vivo ajeno a su entorno es considerado como un agresor, propiciándole la respuesta que a su juicio merece tal invasión.

Ya desde temprana edad el Fila observa un comportamiento característico, bien distinto de la mayoría de razas caninas. El cachorro de Fila no gusta de jugar con extraños por muy amables que éstos pretendan ser. A partir de los cuatro meses de edad comienza a desconfiar de las visitas, evitando todo contacto con ellas y alejándose gruñendo. Conforme pasan los días ese miedo y desconfianza hacia los desconocidos se va convirtiendo en exacerbado odio y, coincidiendo con el aumento de su potencial agresivo, consecuencia lógica de su desarrollo físico, aumenta también el número de reacciones agresivas ante extraños.

Es probable que la persona que posea un Fila por primera vez se sienta un tanto desconcertada ante la forma de proceder de su compañero durante los nueve o diez primeros meses de vida, ya que es frecuente que el mismo cachorro que gruñe y acosa al vecino lo reciba al día siguiente ofreciéndole el mejor de sus juguetes.

Pero esas alteraciones de comportamiento son absolutamente normales, ya que al fin y al cabo estamos hablando de un perro que se encuentra en su más tierna infancia, con unas ganas locas de jugar y de pasar el mayor tiempo posible en compañía. No obstante ya comienzan a aflorar en él las pautas de comportamiento típicas de la raza, y tan sólo es cuestión de tiempo, de poco tiempo, el que el cien por cien de los extraños sean siempre mal recibidos. A la vuelta de un año de edad, como máximo, todo ejemplar que haya crecido en un ambiente normal debe mostrarse agresivo dentro de su propio territorio.

Nos encontramos, por tanto, ante una de las poquísimas razas que todavía conservan un elevado instinto natural de guarda, y cuestión nuestra es que siga siendo así. En este sentido comentar que el Fila no necesita adiestramiento alguno para ejercer la guarda de una manera tremendamente resolutiva. Y cuando se dice que no necesita adiestramiento se dice también que no debe ser adiestrado. Téngase en cuenta que el estándar FCI de la raza define como faltas importantes las distintas desviaciones del comportamiento que puedan darse, a saber

fila brasilero

El fila brasileño (en idioma portugués Cão de Fila y Cabeçudo Boiadeiro) es una raza de perro de Brasil de gran tamaño e imponente aspecto. Es, por su temperamento, considerado uno de los mejores como guardián. Su fidelidad se convirtió en un proverbio brasileño: "Fiel como un fila". Siempre buscando la compañía de su amo. Esta raza fue creada del cruce del antiguo buldog (temperamento agresivo), mastin inglés (fuerza corporal y vigor para morder) y del bloodhound (gran capacidad de olfato para rastrear).

Raza típicamente molosoide. Estructura ósea poderosa, conjunto rectangular y compacto, aunque armonioso y bien proporcionado. Presenta, junto con su masa corporal, una gran agilidad concentrada y fácilmente perceptible. Las hembras deben presentar una femineidad bien observable que les distinga claramente de los machos.

Puede variar bastante su fisonomía y color, para determinar la pureza de un fila hay que observar, preferentemente de cachorro, que presenten una línea más oscura que separa a las ojeras en su parte externa e interna, además en la punta de la cola deben presentar algunos foliculos pilosos blancos, este último es un gen sumamente recesivo y si el animal no es puro no lo presentará.



Piel

Una característica muy destacable de esta raza, es que la piel de los ejemplares debe ser suelta y gruesa sobre todo el tronco del cuerpo, primordialmente sobre el cuello, donde debe formar muy pronunciadas papadas, las cuales, en ocasiones pueden prolongarse al pecho y abdomen. Algunos ejemplares pueden presentar un pliegue que desciende desde la cruz hasta el hombro y otro pliegue a los lados de la cabeza. Cuando el animal se encuentra en reposo, la cabeza no debe mostrar pliegues, pero cuando el animal se encuentra en estado de alerta y levanta orejas, la contracción de la piel sobre la cabeza, hace aparecer entre las orejas algunos pliegues a lo largo del cráneo; su piel es muy dura.


Pelaje

Corto, denso, suave y bien estirado sobre el cuerpo.

COLOR:

Existen con colores uniformes (negro, amarillo, dorado, rojo, etc) también moteado con fondo de color uniforme y con rayas más o menos oscuras (atigrado oscuro, atigrado negro, atigrado gris, atigrado rojo, atigrado amarillo, etc). Puede haber o no presencia de una máscara negra. Pueden aparecer marcas blancas sobre los pies, el pecho y la punta de la cola.

El fila manto negro, también conocido como fila europeo, presenta un pelaje similar al pastor alemán, negro-dorado, que es negro con marcas color café-rojizo, café, amarillo y hasta gris claro, presentan en los dedos un amarillo más claro que puede llegar hasta blanco. Este perro, el fila manto negro es considerado raza separada del fila brasilero, debido a su menor tamaño y a ser un perro familiar, sin el carácter agresivo que caracteriza al fila brasilero. Sin embargo, la raza, no está muy desarrollada, ni es popular debido a su alto valor que contradice su bajo valor de manutención. En muchos países se considera al filo manto negro y al fila brasilero la misma raza.

Altura y peso

Altura a la cruz: machos 65 a 70 cm y hembras 60 a 65 cm.
Peso mínimo: 50 kg para los machos y 40 kg para las hembras.



Movimiento:

Paso elástico y largo, muy parecido a los felinos. Su principal característica es el desplazamiento simultáneo de los dos miembros del mismo lado, para luego desplazar los dos miembros del otro lado, conocido también como ambladura o "paso de camello"; esto genera un contoneo, con balanceo lateral de las ancas y el tórax, acentuado por la cola cuando se encuentra erguida. Cuando el ejemplar va al paso su cabeza se mantiene bajo la línea dorsal. El trote es suelto, armonioso, con zancadas muy amplias y poderosas cubriendo bastante bien el terreno. El galope siempre es poderoso, donde el perro alcanza una velocidad muy rápida para un animal tan grande y pesado. Su desplazamiento está siempre influenciado por las articulaciones típicas de un molosoide, que le permiten rápidos y súbitos cambios de dirección.

poderoso