Hola taringueros, aquí les dejo un post sobre mi animal favorito, el PERRO.

Principios Básicos de la Educación del Perro

Cuando adoptas un perro debes pensar antes que nada que sera tu animal de compañia durante aproximadamente quince años. Desde el momento en que lo elegimos somos responsables de su comportamiento, cuidado y bienestar. Un perro es el reflejo de lo que su dueño le enseña a diario, por eso es importante comenzar la eduación desde el momento en que llega a nuestro hogar imponiéndole las normas y límites para que aprenda lo que debe o no hacer. Es muy importante NO separar al cachorro de su madre antes de las seis semanas ya que esto perjudica el desarrollo de su personalidad tornándolo tosco y hasta agresivo y/o medioso. Para los primeros días en que se encuentre en tu hogar es recomendable que lo dejes dormir dentro de tu casa, en un lugar confortable, acogedor y en lo posible intenta estar muy cerca de él. No lo dejes abandonado en el garage o en un lugar donde se sienta solo, recuerda que lo alejaste de su mamá y hermanos con quienes se sentía a salvo, cuidado y protegido.
No debe tomar mucho tiempo escoger el nombre, el mismo deberá ser corto, no mas de tres sílabas para que le sea fácil asociarlo. Educar a tu perro no significa castigarlo físicamente ni emocionalmente ya que con esto engendramos violencia y fobias en el animal. Es parte del aprendizaje que él entienda qué actitudes son erróneas a través del significado de palabras como “No”, “Alto”, “Suelta”, dadas en el momento del acto, ni antes ni después. Es importate no confundir al perro, si hoy no le permitos subir a la cama tampoco se lo permitiré mañana. Conductas contradictorias por parte del dueño genera el mismo tipo de conductas contradictorias en el animal ya que un día nos obedecerá y otro día no lo hará porque así es nuestra manera de enseñarle.
Existe lo que se denomina la “socialización” que si bien dura toda la vida, hay un período crítico que abarca desde el nacimiento hasta la doce semanas de vida. En esta etapa el perro está muy abierto para aprender y es muy curioso. Hay que basar su educación en estímulos positivos y demostrarle que nos agradó su conducta ante un hecho ya sea utlizando palabras de aprobación, felicitación o brindándole algún alimento. A partir de este período ya debes socializarlo con otros perros ya sean adultos o cachorros, ya sean de diferentes razas, sexo y tamaños. Al jugar con otros perros aprenderá a regular la fuerza de su mordida, ya que cuando la misma provoque dolor, el otro cachorro dejará de jugar al menos por unos segundos. Regular su mordida significa morder sin causar dolor cuando esté jugando y aún cuando quiera demostrar enojo. Parte de esta socialización es la interacción con personas y la misma debe ocurrir por voluntad del perro y no de manera forzada. Preséntale a tus amigos, tu familia, llévalo a pasear y que conozca otras personas , haz que juege con niños y bebés. Un perro para ser guardián antes que nada debe estar bien socializado. Es importante aclarar que antes estas situaciones en que lleves a pasearlo al parque o lo socialices con otras mascotas debe haber culminado sus dosis de vacunas, de lo contrario deberás hacerlo con perros que conozcas y se encuentren sanos y llevarlo a pasear cargado en tus brazos.
Acostúmbarlo a que conozca el lugar y los diferentes objetos con los que convive. Es normal que se asuste ante un nuevo objeto (paraguas, secador de pelo) o sonidos (tormenta, fuegos artificiales) entonces deberás presentárselos de manera gradual, mantener distancia ente el objeto y el perro y de a poco ir acortándola. También escuchar música y películas con sonidos fuertes ayudan en esta etapa de aprendizaje.

Información sobre Perros

¿Porqué se pelean los Perros?

La principal causa de pelea es la jerarquía. Los perros arreglan sus problemas a través de las peleas y muy raramente una pelea culmina en tragedia sino por lo contrario termina cuando uno de los perros estableció su posición en la escala jerárquica.

Entran dentro de las peleas por la jerarquía las que se desencadenan principalmente por el dominio del territorio. También cuando quieren conseguir un premio o una caricia, o cuando existe una perra en celo. A diferencia de los machos, las hembras son mas agresivas y si bien las peleas entre estas son menos frecuentes, pueden terminar en consecuencias fatales.

Antes que la enfermedad, el remedio… ¿Cómo prevenir las peleas?

En primer lugar hay que entender que los perros actúan por jerarquía para establecer un dominio y esto no va a cambiar y la peleas culminan hasta que quede bien claro entre ellos quien es el jefe, ésta es la naturaleza animal.

Debemos contribuir a ayudar a establecer el equilibrio jerárquico haciendo aceptar al resto el rol del perro alfa. Algunos puntos importantes a tener en cuenta, es que no se debe proteger al canino mas débil y sumiso porque sino el perro dominante seguirá imponiéndose sobre el resto para seguir dejando en claro quien es el que manda y se convertirá en un círculo que nunca acaba. Se debe prestar atención antes que nada al perro dominante, darle primero la comida que al resto, acariciarlo antes que a los demás, de esta manera se contribuye a afirmar la pirámide jerárquica y tu perro ya no sentirá necesidad de hacerlo a través de las peleas.

¿Que hacer antes las peleas?

Si la pelea no presenta riesgo, déjalos pelear hasta que uno de los dos domine la situación.

Ante una pelea considerada peligrosa, el ser humano debe intervenir de forma correcta porque sino puede llevar la peor parte. La manera correcta de separarlos, si hay dos personas es que cada uno agarre un perro de las patas traseras, las levante del piso y lo haga caminar hacia atrás. Si hay una sola persona, se debe agarrar al perro se debe hacer lo anterior descrito pero con el perro que está dominando.

Los gritos únicamente los alentarán a seguir peleando, al igual que los golpes.


perros

Juguetes para los Perros

A los perros y sobre todo cuando son cachorros, les encanta jugar.
Jugar es parte de su desarrollo, de su crecimiento.
Jugando aprenden, descubren, conocen, sociabilizan.
Los cachorros para aprender sobre un objeto, necesitan morderlo. Es una conducta normal de todos los cachorros. Pero muchas veces esto puede ser un problema. A nadie le gusta descubrir que su perro a roto objetos que para usted son importantes.
Los juguetes para perros tienen un olor unico y no se parecen a ningun otro objeto que hay en su casa. Algunos juguetes pueden no llamarle nunca la atención y otros pueden ser sus preferidos, pero esto depende de cada perro.
Nunca cometa el error de darle juguetes como ropa vieja, ya que el perro jamás distinguirá ropa vieja de ropa en buen estado y eso le puede traer problemas.
Motive a su perro a morder sus propios juguetes y entonces entonces podrá evitar que rompa otros objetos de su casa.
Huesos de plastico o de cuero de vaca son ideales para los cachorros, ya que estan desarrollando los dientes y quieren morderlo todo.
Los huesos de cuero de vaca se los comen y no son nocivos, los de plastico son mas duraderos, pero puede ser que se aburran pronto de ellos.
Juguetes de goma los cuales tienen la ventaja que puede arrojarlos para que corran tras ellos. Algunos vienen con un silbato que al morder el juguete emiten un sonido que resultara llamativo para el perro.

todo

saber

Una cuerda es uno de los juguetes preferidos del perro. Sin duda que su perro jamas se aburrirá de jugar con este objeto.
Es para jugar de a dos, usted y su perro. Por este motivo es que el perro no se aburre nunca de jugar con la cuerda. Jugar solo es muy aburrido y lo hacen solo cuando son cachorros, pero con este juguete no perderán nunca la pasion por el juego.
Tome la cuerda por una punta y que su perro la tome por la otra punta. Comiencen a tirar uno para cada lado y su perro quedará fascinado. Tambien puede colocar la cuerda alta y hacer que su perro salte para tomarla.
Estas cuerdas son de lana, no use cuerdas de nylon porque dañará la boca de su perro.

educar

La pelota es otro de los juegos preferidos por el perro. Tambien se juega de a dos, aunque algunas veces puede descubrir a su mascota jugando sola con su pelota. Arrojele la pelota y motivelo para que vaya tras ella, una vez que la tome correrá hacia usted para que se la arroje nuevamente. Hay pelotas de todo tipo, generalmente de goma y con pintura que no es nociva. Procure no utilizar las clasicas pelotas de tenis porque tienen una pelusa que las cubre y se la tragarán, ademas de tener un fuerte olor a pintura muy nociva.

Información sobre Perros

¿Porqué los perros necesitan jugar?

A los perros les encanta jugar, es una actitud que probablemente la tengan durante toda su vida. Esto es debido a que los seres humanos han criado a los perros de manera tal que conservan muchas características de los cachorros, y por tanto el deseo de jugar perdura aun siendo adultos.
Para los cachorros el juego es algo sumamente importante. Al igual que un niño descubre el mundo y se integra en el mediante el juego, a un perro le sucede lo mismo.
Los perros descubren sus capacidades físicas al jugar, van descubriendo cuan rapido pueden correr, van descubriendo como pueden darse vuelta, girar, esquivar obstaculos, saltar y que tipo de maniobras complejas son capaces de realizar.
Por estos motivos, el juego forma una parte fundamental en la educación del perro y definirá su caracter para toda la vida.
Es mediante el juego que el cachorro comienza a aprender sus primeras conductas de supervivencia como huir del peligro, defenderse de otros, defender su territorio. Tambien aprenden a relacionarse con los humanos y con otros perros u otros animales.
A los perros les encanta jugar a pelearse, de este modo descubren en que consiste el dominio y aprenden a reconocer su posición social.
También descubren cuales son las conductas que deben utilizar para influenciar sobre los demás y así aprenderan como deben actuar para conseguir algo que desean o que deben hacer para evitar algo que no quieren que suceda.
Un cachorro al que se le priva del juego, que no ha interactuado con otros cachorros, que no ha corrido tras una pelota o no ha jugado a morderse y perseguirse, seguramente de adulto será un animal muy sumiso y probablemente tendrá mucho miedo cuando otro perro o humano desconocido se le acerque a el y esto lo llevara a no disfrutar de una vida social y lo puede transformar en un animal muy violento.
Jugando a pelearse aprenderan los cachorros que la violencia es inaceptable para convivir en una manada. Pero, ¿como es que peleando aprender a no ser violentos? Cuando son muy pequeños a los perros les encanta mordisquearse entre ellos, y así aprenderan muy rapidamente que si no muerden de manera suave entonces ocurre algo malo. Los cachorros tienen dientes muy afilados, y al morder a su amigo de camada, escucharan un chillido fuerte y su amigo se retirará del juego e incluso sucederá que su madre lo castigue. De este modo aprenderan de cachorros que la agresión fisica les trae problemas.
Así como a un niño le gusta jugar a los policias y ladrones, o jugar con un arma de juguete mientras grita “te voy a liquidar bastardo”, esto no es mas que un juego, una actuacion, y los niños bien lo saben. De este mismo modo los perros tienen juegos similares como perseguirse o revolcarse mientras se mordisquean, gritan, gruñen y finjen que luchan. Pero esto no debe tomarse como agresión, sino como lo que es, un juego.
Es por este motivo que los perros tienen una serie de señales que indican que se trata de un juego y no de una agresión real.
El perro se inclina con las patas delanteras estiradas, el trasero y la cola hacia arriba, mientras mira a su compañero de juego.
Esta es la señal mas corriente que utilizan los perros para decir “vamos, juegemos que tengo muchas ganas”. Luego de esta reverencia, generalmente corren rapidamente, o dan circulos, o corren a su compañero de juego. Y en esto consiste la mayor parte del juego, en perseguirse y finjir que pelean.
Los perros no tienen una gran variedad de juegos, pero sin duda nunca se aburren de jugar todos los días el mismo juego. Uno de sus juegos preferidos consiste en tomar un objeto (como una pelota o un palo) y salir corriendo con la esperanza de que un humano o un compañero lo persiga. Si no consigue ser perseguido, entonces puede acercarse al otro perro y dejar caer el objeto al suelo, para insitar asi a que el otro perro intente tomarlo, y en cuanto se acerque, rapidamente lo tomará antes que se lo robe y comenzará a correr nuevamente. A este juego podríamos llamarlo “pillame si puedes”.
“La pelea” es otro de sus juegos favoritos. Consiste en hacer un gran alboroto con gruñidos y ladridos, mordisqueos suaves y mostrarse los dientes unos a otros, mientras finjen que estan en una gran lucha.
El juego es lo que integra a un perro a la sociedad, le hará perder miedos y descubrir la vida. Por tanto no hay que privarles jamás de la posibilidad del juego, no hay que transmitirles temor cuando dos perros juegan a luchar o correrse, porque sin duda que ese temor le marcará su caracter para siempre.
Si tiene un cachorro que ha sido separado de su madre y hermanos, intente jugar con el todo lo que pueda y mejor aún haga que se relacione con otros animales de muy pequeño, para que jugando aprenda a relacionarse, aprenda cuales son los límites y aprenda que esta bien y que está mal.

perros

¿Qué tipo de dueño es con su perro?

Jody Diehl, entrenadora de perros certificada y especialista en comportamiento animal, asegura que los perros actúan siempre como perros. Y cuando los humanos olvidan eso, las cosas suelen complicarse.A continuación enlistamos cuatro tipos de dueños de perros, y las maneras de obtener los resultados deseados de manera positiva y funcional para el hombre y su mejor amigo.
El soñador, este tipo de dueño cree que los perros vienen programados para vivir con los humanos.
“La gente espera que su perro se siente y haga trucos sobre la alfombra”, dijo Diehl. “Sin entrenamiento, no hará ese tipo de cosas”.
No obstante, el soñador piensa que un perro reconoce automáticamente la orden de “sentado” y que sabe que no debe despedazar sus revistas recién compradas ni robar cualquier cosa comestible de la cocina.
Al igual que los bebés, los perros no saben qué expectativas tiene el mundo sobre ellos hasta que no se les enseñan.
Soluciones: aceptar que los perros necesitan una manera de canalizar ciertos comportamientos caninos, dijo Diehl, como masticar cosas o hacer hoyos en la tierra.
Lo mejor es conseguirles algunos juguetes para morder y encontrar un lugar en el que puedan escarbar libremente. Además, considerar invertir en su entrenamiento. Las órdenes deben ser enseñadas en etapas, señaló. Enseñar comandos vocales como “sentado” siempre debe ser precedido por órdenes emitidas con señales manuales, que son mejor entendidas por los perros.
El consentidor, este tipo de dueño no puede decir que no ante una tierna carita peluda. Y evidentemente eso no es un crimen, dijo Diehl.
Sin embargo, permitir que los perros siempre se salgan con la suya puede meter en problemas a este tipo de dueños.
Un perro con un dueño consentidor mostrará un comportamiento típico que Diehl llama “comportamiento del perro grosero”, que incluye lloriqueos, ladridos, llamadas de atención del perro a su dueño ya sea con sus patas o con su fría nariz para siempre obtener lo que quiere.
Pero el perro no tiene la culpa, si suplicar y ladrar siempre tiene resultados, entonces eso es exactamente lo que harán los perros.
Soluciones: establecer límites de manera consistente.
Los dueños deben ignorar los comportamientos que les desagraden y recompensar los que aprueben. Pero también deben estar conscientes de que si tratan de ignorar un comportamiento y luego de 20 minutos de ladridos optan por ceder, lo único que le están enseñando al perro es a ladrar 20 minutos para obtener resultados.
El dominador, este dueño es de los que creen que necesitan establecerse como el miembro dominante en la relación perro-humano.
Por lo general, los dominadores dirán que nunca dejan que el perro pase antes que ellos por una puerta ni coma antes que ellos.
“Los perros no están tratando de dominar al mundo. Hacen lo que les resulta conveniente. Son criaturas sumamente oportunistas”, dijo Diehl. Los perros con dueños de este tipo pueden volverse retraídos y temerosos de actuar, de manera buena o mala, por miedo a las consecuencias negativas.
Soluciones: revertir los efectos de un dueño dominante puede resultar complicado y lleva tiempo, comentó Diehl. El dueño deberá dejar de repetir esos comportamientos negativos y comenzar con interacciones exageradamente positivas, señaló, como alabar y recompensar al perro por todo hasta que la mascota recupere la confianza.
El confundidor, de manera similar al soñador, le da al perro más crédito del que debería. El confundidor piensa que el perro tiene inteligencia integrada para diferenciar cuando algo está bien y cuando no.
El confundidor es el típico dueño que se da palmadas en el pecho invitando al perro a que salte para darle un abrazo, y luego se enoja cuando Fido hace lo mismo con la abuela y la tira al suelo con todo y zapatos ortopédicos.
Soluciones: la consistencia es la clave. Es necesario hacer lo mismo siempre. Un dueño que quiere “abrazos” cuando llega a casa pero que no quiere sacar a la abuela de abajo de las patas de su Gran Danés primero debe imponerle al animal que esa acción no es aceptable. Luego de que haya aprendido eso, le puede enseñar a saltar sólo en respuesta a una orden como un simpático truco.

todo

Educación Higiénica

Para que nuestro perro no haga sus necesidades dentro de la casa, se han de establecer ciertos métodos que se realizarán de manera paulatina y en conjunto. Se debe tener en cuenta antes que nada que el cachorro antes de los seis meses de vida no tiene total control de su vejiga, por lo que se deberá tener aún mas paciencia.
Nunca castigar físicamente al animal, basta con un “No” en voz alta y en el momento exacto del acto, ni antes ni después. Nunca restregar el hocico del perro en la “caca”, ya que entenderá por esta acción que queremos que se revuelque en su propio excremento o que se lo coma.
Comenzando…
Utilización del papel: Como las primeras semanas de vida aún no tendrá completa sus dosis de vacunas, no lo podrás sacar a la calle, entonces deberás elegir una habitación de la casa o un espacio amplio el que cubrirás con papel de diario. Al principio quizás sea necesario mojar algunas partes del periódico con su orina. Notarás que el perro elige determinadas partes del papel para hacer sus necesidades entonces lo que harás es retirar algunos papeles para ir achicando el área.
Salir a pasear: Cuando hayamos completado su dosis de vacunas y haya aprendido a hacer su necesidades en el diario, será momento de que lo saquemos a la calle, quizas no con el éxito deseado las primeras veces ya que se había acostumbrado al periódico y en la calle no lo tendrá, por lo que los paseos seguramente van a ser mas largos y cuando lo logré le darás unas feicitaciones.
Es muy importante establecer una rutina de horarios tanto para la comida como para los paseos, de esta forma evitamos que el perro vaya al baño en horas indeseadas. Si come a cualquier hora, hara sus necesidades a cualquier hora.

saber

¿Su Perro rompe todo?

Es común escuchar historias sobre los objetos que nos han destruido los cachorros. ¡Mi perro lo rompe todo! es una frase casi cotidiana en el primer año de vida de nuestro perro. Pero esta destrucción tiene una explicación y siempre existe la posibilidad de corregir esta mala conducta de nuestro perro, eso sí, se debe tener paciencia y nunca castigarlo porque lo único que logramos es empeorar la conducta. Ante todo hay que comprender los motivos, dejar de pensar como humanos y pensar como perros, el perro no distingue el bien del mal, todo lo hacen de forma natural.
Factores que motivan esta conducta:
-Curiosidad: En el cahorro existe esa gran curiosidad por reconocer los diferentes objetos, olores, gustos y lo hacen llevándose todo a la boca, igual que los bebés, pero en el caso de los perros al tener mas fuerza en la mandíbula y dientes filosos terminan rompiendo nuestros preciados objetos.
-Aburrimiento: La mayoría de las veces estas situaciones se dan cuando el perro está solo, por lo que se siente abandonado y aburrido entonces busca una manera de distracción. A esto hay que sumarle que el cachorro está cambiando lo dientes, entonces también es una forma de aliviar el dolor.
Qué debemos hacer para que el cachorro no rompa todo?
-No dejar al alcance objetos nuestros. Cuando un cachorro esta solo en su casa, se vuelve muy ansioso y temeroso por ese estado de soledad momentanea, recordemos que lo hemos apartado de su madre y sus hermanos y necesita adaptarse a sus nuevos padres de dos patas. Es casi inevitable que un cachorro rompa todo lo que encuentre al dejarlo solo, por lo tano, somos nosotros quienes debemos tomar la precaucion de no dejar objetos al alcance del cachorro. A medida que el cachorro vaya creciendo, esta actitud desaparecera.
-No le pegue por romper objetos, basta con mostrarle el objeto roto y decirle “NO” bien fuerte. Si le dice “veni para aca” y le muestra el objeto roto y le pega, entonces luego el perro tendra mucho temor a la palabra “veni” aunque la este usando para darle su golosina preferida.
-Darle al cachorro varios objetos (juguetes) que sean adecuados para llevárselos a la boca. No proporcionárselos todos juntos porque al otro día ya se habrá aburrido, lo mejor es ir intercalando para que siempre resulten novedosos.
- Los perros necesitan morder objetos, mas aun cuando son pequeños y estan creciendo sus dientes. Proporcionele objetos para que el pueda morder, como huesos de plastico, huesos de cuero de vaca, etc. Cuando muerda algo que no debe, como ser las patas de una mesa, gritele firmemente “NO” pero sin pegarle ni sarandearlo. Luego alcancele el hueso o juguete que tiene permitido morder. Si repite esto cada vez que muerda algo no permitido, vera como en pocos dias esa actitud desaparecera.
-Si vamos a ausentarnos por varias horas de casa, lo mejor es sacar a pasear al perro al menos media hora antes de irnos. La idea de ésto es distraerlo y que vuelva cansado, con lo que librará tensiones y tendrá menos necesidad de romper.
-No darle ropa vieja (zapatillas, medias, etc) para que rompa, porque el perro no sabe distinguir los objetos viejos de lo nuevos, entonces al rezongarlo por romper una ropa que no debia, esto le provocara mucha confusion.
Estos son puntos importantes que se deben poner en práctica a diario y con paciencia y comprensión dan muy óptimos resultados.

educar


Bueno taringueros, espero que les haya gustado y servido este post, ya que me costó MUCHO armarlo, gracias por verlo.