Hola taringueros
Este es mi 3* post.
Bueno como dije en mi 2 post no les quiero dar ordenes a ustedes solo trato de informar.

La Alimentación de tu perro

Al igual que el hombre, el perro también ama su comida, aunque a diferencia del primero, tiene un pobre sentido del gusto, por lo que es capaz de comer prácticamente cualquier cosa. Es por esta razón que muchos perros mueren envenenados tan fácilmente, pues se guían más por el olor que por el sabor.

Muchos perros de compañía soportan una vida aburrida y contemplan la hora de comer como el momento estelar del día; algunos incluso llegan a sobornar a sus dueños para que les regalen golosinas poco recomendables o para que les den de comer más veces de las debidas. Esta combinación de hechos explica por qué la obesidad constituye un verdadero problema en uno de cada tres animales domésticos.

A diferencia del gato, el perro no es un carnívoro estricto, por lo que no debe alimentarse únicamente de carne. Es más, la carne, principal fuente de proteínas, no debería suponer más de la mitad de la dieta del animal.

La carne también proporciona grasas,que contienen ácidos grasos esenciales, necesarios para diversas funciones corporales, como un buen estado de la piel y el pelaje. El resto de las necesidades calóricas diarias debe ser suplementado con carbohidratos, que se encuentran contenidos en las croquetas para perro. Una dieta comercial equilibrada proporciona todas las vitaminas y minerales esenciales.

Las proteínas son necesarias para el crecimiento y reparación del tejido muscular y óseo, y el mantenimiento de los procesos metabólicos. Los ácidos grasos esenciales dan apariencia lustrosa al pelaje del animal, proporcionan energía y una piel sana. Los carbohidratos ofrecen energía al perro y ayudan a estabilizar los movimientos intestinales dando masa a la dieta.

El perro doméstico debería de obtener todas las vitaminas y minerales necesarios en una dieta equilibrada. No obstante, a veces puede requerir complementos vitamínicos. Este caso suele darse durante la gestación, la lactancia o el desarrollo del cachorro, y cuando el animal está convaleciente de alguna enfermedad. Sólo se deben aportar estos complementos bajo la supervisión del médico veterinario, ya que su exceso puede ser tan perjudicial como su carencia.
La alimentacion de los perros

La frecuencia de las comidas no es realmente importante, aunque la norma es una o dos veces al día. Si está sobrealimentado, habrá que reducir la aportación calórica o aumentar su desgaste energético con más ejercicio. Si tu perro se rehúsa a comer habrá que buscar consejo veterinario acerca de su salud, y ofrecerle comida dos o más veces al día, retirando los restos al cabo de un rato. La guerra entre nuestra voluntad y la del animal puede durar una semana, pero al final el perro comerá lo que nosotros queramos

Como sugerencia, puedes tomar la siguiente tabla de alimentación como una guía para darle de comer a tu perro:de 1 a 3 meses cuatro a seis veces al día
de 4 a 6 meses tres veces al día
de 7 a 14 meses dos veces al día
de 15 meses en adelante una vez al día (dos si pesa más de 20 Kg)


Si prefieres darle un alimento comercial, procura que sea de una marca conocida. No le des nunca alimento caduco y procura que disponga de agua fresca en todo momento. Nunca le des alimento para gatos, pues es demasiado alto en proteínas. Debes ofrecerle la comida a temperatura ambiente y habrá que tirar la comida enlatada no consumida (las latas de comida se pueden guardar cubiertas con tapas de plástico en el refrigerador durante un máximo de tres días). Nunca debemos dar al perro huesos quebradizos como los de pollo, y debemos vigilar su peso, no hay que dejarlo engordar.

Si el perro se resiste a comer durante 24 horas, habrá que consultar al médico veterinario, podría tratarse de alguna enfermedad.

Si tu perro tiene exceso de peso, tendrá que hacer más ejercicio y habrá que proporcionarle raciones más reducidas o una dieta baja en calorías que su veterinario le puede recomendar.

Para algunos perros la comida llega a ser una obsesión, especialmente cuando están aburridos. Si le damos de comer siempre que nos lo pide se reforzará su comportamiento y conseguiremos un perro gordo y pesado.

Necesidades Diarias de Agua

Todos los días el perro pierde agua a través de la orina y las heces, al jadear y de una forma limitada, al sudar. Los perros dependen tanto del agua como los humanos y su cuerpo puede deshidratarse, con daños irreversibles, si no dispone de agua durante más de 48 horas. Aunque las latas de comida para perros normalmente conienen tres cuartas partes de líquido esto no basta, para satisfacer las necesidades del perro.

Deberíamos llenar todos los días su plato con agua fresca hasta el mismo nivel. Si observamos que bebe más de lo habitual conviene consultar al veterinario, podría ser signo de algún trastorno interno.

No siempre es igual

Los tiempos cambian, y al mismo tiempo, las necesidades nutricionales de tu perro. Tu perro pasará por tres etapas importantes en su vida: cachorro, adulto y vejez. En cada una de estas etapas, algunas de sus necesidades cambiarán junto con él, incluyendo sus necesidades nutricionales. Debido a esto, es importante que sepas que tu perro no puede comer el mismo tipo de alimento durante toda su vida.

Necesidades del cachorro

Las dietas cambian conforme el perro va creciendo. Tu cachorro tiene una energía envidiable, está lleno de curiosidad y quiere descubrir todos los misterios que encierra el mundo que lo rodea. Como un cachorro crece rápidamente (demasiado rápido, de acuerdo a la opinión de muchos propietarios), necesita una nutrición adecuada para compensar toda esa energía que emana jugando, y para ayudarlo a crecer sano.

Recuerda que los cachorros siempre van a actuar como si llevaran tres días sin comer, así que no dejes que su actuación merecedora de un Oscar provoque que le des de comer demasiado, pues aumentaría de peso y podrías provocarle serios problemas de salud.

No es nada recomendable que le dejes alimento disponible en cualquier momento. Los cachorros de razas grandes que comen demasiado, crecerán demasiado rápido, lo que podría predisponerlo a una enfermedad en los huesos. Los cachorros de razas pequeñas que comen demasiado, tendrán sobrepeso y se convertirán en adultos obesos. En cualquiera de los dos casos, un cachorro que tiene comida disponible en todo momento, puede llegar a comer simplemente por aburrimiento. Otra desventaja es que si le dejas el plato lleno todo el día, tu perro no te asociará a tí con cosas buenas (especialmente la comida), y cuando intentes ofrecerle una golosina durante el entrenamiento, su respuesta será un amplio bostezo para hacerte saber que, aunque no haga lo que le pides, de todos modos irá a comer cuando el quiera.

Cuando escogas un alimento para tu cachorro, asegúrate que está diseñado específicamente para esta etapa. Prácticamente todas las marcas de alimento para mascotas tienen una presentación para cachorros que cubre todas sus necesidades nutricionales.
Aunque cada cachorro es distinto, es recomendable dividir la ración en dos o tres tomas al día hasta que cumple los seis meses. A partir de esa edad, puedes darle de comer cada 12 horas, y a partir del primer año de su vida puedes alimentarlo una sola vez al día. Tu médico veterinario puede asesorarte en el tipo de alimento más adecuado para la raza y edad de tu perro, y puede darte consejos para que hagas lo correcto en todo momento.

La nutrición del perro adulto

El alimentar a un perro adulto es relativamente sencillo. dado que los perros no son tan melindrosos para comer como los gatos, no es un problema común el que el perro simplemente ignore el plato de comida. Sin embargo, aunque tu perro podría simplemente comer "cualquier cosa", esto no significa que puedes pasar por alto la calidad del alimento que debes ofrecerle.

Procura darle a tu perro una dieta nutricionalmente balanceada de acuerdo a su actividad y estado físico. Si tu perro es de raza grande (más de 25 Kg.), sus necesidades serán distintas a la de un perro de talla chica o mediana, si hace demasiado ejercicio, conviene darle un alimento con alto contenido de proteínas. Si es una perra y está gestante o amamantando a su camada, deberás darle igualmente un alimento altamente protéico. Tu médico veterinario puede ayudarte a decidir cual es tu mejor oción dependiendo de si tu perro está obeso, es más bien sedentario, o quizá necesite un tipo de alimento especial si presenta alguna enfermedad.

Existen muchas marcas de alimento para perros y, obviamente, muchas diferencias en la calidad de los ingredientes que los conforman. Se han hecho varios estudios en los que se ha determinado que los alimentos para mascotas disponibles en supermercado no siempre llenan las necesidades nutricionales de los perros adultos, por lo que los más recomendables son los alimentos que se consiguen únicamente en clínicas veterinarias.

La nutrición de los perros mayores

Si tu perro ya pasó de los seis o siete años, es considerado un perro anciano o viejo. No queremos ofender a ningún propietario y mucho menos a un perro con estos términos, por lo que emplearemos el término de "perro mayor". Quizá te parezca que tu perro no es "tan viejo" por que sigue teniendo una actividad "normal", pero debes tener en cuenta que conforme pasan los años, el metabolismo de tu perro ya no es el mismo de antes. Los perros mayores necesitan cuidados especiales. Te darás cuenta que ahora tu perro prefiere comer tres o cuatro veces al día en lugar de hacerlo una sola vez, y que los alimentos suaves o finos son los que prefiere más.

Al igual que en otras etapas de la vida de tu perro, las compañías de alimento han lanzado al mercado productos especiales para los perros mayores. La diferencia ahora es que tiene un menor contenido de proteína, pues un exceso de proteínas en esta edad provocaría serios problemas renales a tu perro y además tienen una mayor cantidad de fibra. Asegúrate de darle un alimento de buena calidad y de baja proteína.

Algo que no puede faltar

Por supuesto, todos los perros de cualquier edad, raza o tamaño necesitan un elemento importante en su nutrición: agua fresca. Debes mantener un recipiente con agua limpia y fresca todo el tiempo.

Recuerda que si tienes alguna duda concerniente a la nutrición adecuada de tu perro, puedes preguntarle a tu médico veterinario para que te aconseje. Ten presente que tu perro merece tener una vida sana y llena de amor.

La alimentación de tu cachorro

Digamos que tienes un perro de 15 años de edad y un cachorrito de apenas seis meses. ¿Puedes darle la misma comida, al mismo tiempo? ¡Por supuesto que no! La alimentación de un cachorro debe tener un horario completamente distinto, y el tipo de alimento no puede ser el mismo que el de un perro adulto.

Cuando tienes un cachorro, necesitas checar qué es lo que ha estado comiendo. Ojalá que haya estado comiendo alimento bien balanceado, diseñado especialmente para cachorros de su raza. Si decides cambiar a un alimento que consideras mejor, trata de hacerlo de manera gradual, a menos que el médico veterinario te recomiende lo contrario por alguna circunstancia en particular .

La mayoría de los criadores y especialistas en nutrición canina están de acuerdo en que la mejor dieta es una combinación de un cuarto de comida enlatada mezclada con tres cuartos de comida seca (croquetas). La carne es buena para ellos y, el sabor que adquiere esta mezcla les fascina, lo que hace que se terminen prácticamente todo con rapidez y gusto.

Una mezcla de comida húmeda y comida seca se conoce como "semi-húmeda". Generalmente esta es una buena mezcla para los perros, sin embargo, puede hacer que los cachorros aumenten demasiado de peso, además de que no ayudan a controlar el sarro como lo hacen los alimentos secos.

¿Lo alimento a toda hora o con un horario fijo?

Muchos propietarios no saben si deben dejar comida disponible para el cachorro durante todo el día o si es preferible llevar un horario establecido para hacerlo. El principal problema con dejar la comida disponible todo el tiempo es que tu perro podría llegar a comer continuamente, aunque no tenga hambre, simplemente por aburrimiento. Esto implica que aumentará de peso y se volverá obeso o que crecerá demasiado rápido, lo cual podría provocarle un problema en los huesos (especialmente en razas grandes). El mantener un horario establecido para darle de comer, ayuda incluso al entrenamiento de tu perro. Otra de las desventajas al dejar el alimento disponible todo el tiempo es que, un perro que se alimenta con frecuencia, defeca con frecuencia, lo que provoca que enseñarle dónde quieres que haga sus necesidades sea aún más difícil.

La comida es un incentivo muy fuerte para un cachorro. Puedes usar comida para un refuerzo positivo, pero jamás le niegues el alimento por que hizo algo malo o por que tuvo un accidente en la alfombra de la sala. El mantener a un perro hambriento como castigo, traerá consigo comportamientos negativos en el futuro. Tu perro podría comer demasiado cuando le ofrezcas el alimento después de habérselo negado demsiado tiempo, y al comer demasiado, podría llegar a enfermarse.

Mientras el cachorro va creciendo, necesitará varias comidas al día, dependiendo de su edad. Los cachorros más jóvenes (hasta los cuatro o cinco meses de edad) necesitan de 3 a 4 raciones diarias, a partir de los 4 o 5 meses y hasta los 9 o 10 meses de edad, puedes darle dos o tres veces al día. A partir de los 10 a 12 meses de edad, puedes darle de comer dos o incluso una vez al día.

¿Y el agua?

El agua es una parte esencial en la dieta de cualquier animal. Asegúrate que tu perr tenga agua disponible todo el tiempo. Trata de poner el agua en recipientes que no sean demasiado ligeros, pues tu perro podría voltearlo jugando, ni demasiado altos, por que tu perro no alcanzaría el agua. Mantén agua fresca en todo momento, cambiándola al menos una vez al día. Procura no darle leche, ya que esto le podría provocar diarrea a tu perro. En lugar de la leche, existen suplementos que puedes darle a tu perro sin peligro, pero deben ser recomendados por un médico veterinario.

Así que, recuerda: los cachorros tienen necesidades nutricionales muy distintas delos perros adultos o viejos. Consulta con tu médico veterinario para que te recomiende la dieta más adecuada para tu cachorro, de acuerdo a la talla, peso, edad y condición física (y de tu bol$illo).

La Alimentación del perro adulto

Poco a poco, tu cachorro ha ido creciendo para convertirse en todo un perro adulto, te has ido dando cuenta de que ya no es tan fácil cargarlo, o de que casi tira a las personas cuando efusivamente se les arroja encima. Te has dado cuenta de una amplia gama de actitudes y de cosas que te indican que tu pequeño cachorro se ha ido conviertiendo en un hermoso perro adulto. Ahora bien, debes estar consciente de que sus necesidades nutricionales ya no son las mismas. ¿Cuándo es el momento ideal para cambiar de un alimento para cachorros a uno de perro adulto (mantenimiento, alta proteína, etc.)?

Cuándo cambiarle la dieta

Esta pregunta es muy sencilla, sin embargo, la respuesta es un poco compleja, pues depende mucho del tamaño que alcanzará tu perro en edad adulta. Por ejemplo: en razas chicas y de compañía (menos de 20 Kg) se recomienda hacer el cambio de dieta a partir de los doce a quince meses de edad. En razas grandes (20-50 Kg) la edad recomendable es de los 15 a los 18 meses, y en razas gigantes (más de 50 Kg), el cambio se realiza a los 18 ó 24 meses.

Ten en cuenta que el cambio debe ser gradual, pues si le ofreces el nuevo alimento de tajo, podrías provocarle problemas a tu perro.

¿Cada cuándo le doy de comer?

Te hemos recomendado darle de dos a tres veces al día mientras era cachorro
A partir de esta nueva dieta, puedes darle de comer una sola vez al día, o incluso dos, si así lo prefieres. Lo más importante es que debes hacerlo siempre a la misma hora (con un rango de 15-20 minutos de tolerancia). Muchas personas optan por dejarle el plato lleno todo el día, pero esto no es lo más recomendable, pues el perro podría comer más por costumbre que por hambre y, con esto, aumentaría considerablemente de peso.
De manera general, el darle una o dos veces de comer a tu perro, facilitará enormemente su adiestramiento. Por supuesto, no le permitas que ruegue por un poco de comida cuando te sientas a la mesa, y mucho menos le des algo, pues le estarías haciendo un daño terrible

¿Cuál es el mejor alimento?

Ahora que cambiarás su dieta, deberás elegir nuevamente entre una amplia gama de marcas, presentaciones y sabores. Te recomendamos adquirir un alimento premium o super-premium
, pues las marcas de supermercado en general no están elaboradas con la misma calidad de ingredientes que aquéllas que se venden exclusivamente en clínicas veterinarias. Tu médico veterinario puede asesorarte para elegir un tipo de alimento de acuerdo a su raza y actividad.

Tu perro depende exclusivamente de ti para alimentarse con algo nutritivo, de alta calidad y por supuesto, apetecible. En varias clínicas veterinarias pueden regalarte muestras de alimento para que veas si a tu perro le gusta o no. Haz la prueba y observa qué marca le gusta más. Quizá te suceda que tu perro come "de todo", así que tu mejor aliado en este caso es, nuevamente, tu médico veterinario. Pídele que enliste las cualidades de cada marca para que te ayude a elegir la ideal para tu perro.

Lo que no debe faltar jamás

El agua es esencial para todo ser vivo. Jamás prives a tu perro de este elemento tan esencial. Procura tener un tazón lleno de agua fresca y limpia en todo momento. Si llegase a suceder que tu perro es de los que siempre se las ingenia para voltear el tazón del agua, trata de conseguir uno de acero inoxidable con borde antiderrapante. Revisa que la parte inferior sea más ancha que la superior. Este tipo de tazones son mucho más fáciles de lavar, prácticamente no provocan alergias y son bastante resistentes a los perros "rudos".

Tu perro se merece lo mejor, además de una buena alimentación, no te olvides de demostrarle tu cariño en todo momento. Tendrás un compañero inseparable.
¿Qué le doy a mi perro maduro o senil?

Conforme va creciendo una persona, sus necesidades cambian. Generalmente, requieren un cuidado distinto del que se les daba cuando eran apenas unos niños. Lo mismo sucede con tu perro. Cuando tu perro esté entrando en su etapa de madurez, sus necesidades (aunque distintas de las que tenía hace unos años) deben ser satisfechas en su totalidad, con una dieta adecuada para asegurarle que los años venideros sean ta placenteros como hasta ahora lo han sido.

El valor nutricional de los años dorados

La buena nutrición es muy importante para cualquier perro, pero aún más cuando va entrando a su etapa de madurez. Se trata de proporcionarle la misma calidad y nutrición que ha estado llevando para evitar lo más posible cualquier problema médico. Si la marca de alimento que le habías estado dando no tiene una presentación "senior", lo más conveniente es cambiar de marca por una que si ofrezca este tipo de alimento. Realiza el cambio de manera gradual, quizá te convenga esperar dos semanas. De este modo, el cambio no será drástico y tu perro disfrutará de un nuevo alimento que satisfaga sus necesidades nutricionales. Si tu veterinario te recomienda el uso de un alimento en particular para ayudar en el tratamiento de alguna enfermedad, no dudes en adquirirlo, pues le estarás dando la mejor opción, sin lugar a dudas.

La batalla contra el tiempo

Mientras avanzan los años, la actividad de tu perro disminuye gradualmente, lo que pudiera traer consigo ciertos trastornos como artritis o algún problema del corazón. Aún si su salud es perfecta, el peso de los años afecta los músculos y las articulaciones, por lo que tu perro seguramente se volverá más "lento". No te preocupes por esto, es un proceso normal de la edad avanzada.

Este período en la vida de tu perro provocará que la comida no sea digerida tan fácilmente como antes, y la grasa no se quema de manera casi automática como en años anteriores. Ya que tu perro no puede controlar la cantidad de calorías que existen en su dieta, depende totalmente de tí para evitar que suba de peso. Sabemos que es más fácil subir kilos que eliminarlos, por eso te recomendamos que estés al pendiente de lo que come tu perro en todo momento. Disminuye los premios que solías darle. No permitas que aumente de peso, pues podrías estar provocándole serios problemas de salud. Recuerda que no es cierto eso de "gordo es igual a sano". Tu médico veterinario puede asesorarte al respecto.

No te olvides del agua

El agua es esencial para la vida. Recuerda que una mascota de cualquier edad necesita de un tazón de agua fresca y limpia en todo momento. Algunos perros maduros tienden a tomar más agua de la que solían tomar antes, de cualquier modo, si notas cualquier cambio en el consumo de agua, consulta al veterinario, pues podría ser un signo de enfermedad.

Otro aspecto de la nutrición en perros maduros es cómo y dónde lo alimentas. Si tienes un perro de talla grande como un Gran Danés o un Afgano, procura elevar el plato de comida a un nivel más adecuado para que no tenga que comer a nivel del piso. Existen platos especiales en los que se puede ajustar la altura de auerdo a cada perro. Se ha comprobado que al evitarle a tu perro el estrés de comer a nivel del piso, le estarás ofreciendo un descanso para su espalda y sus articulaciones.

Disfruta de esta etapa junto con tu perro

Si llevas a tu perro a una revisión médica al menos cada seis meses, si te aseguras de darle un alimento de excelente calidad, si juegas con él cuando te lo pida y si le tienes todos los cuidados posibles, te aseguramos que pasarán juntos muchos años más. Jamás le des la espalda.

Tipos de Alimentos Comerciales

Los alimentos para mascotas comenzaron a desarrollarse en 1860 en Inglaterra, como una galleta seca preparada para alimentar a los perros que viajaban en los barcos durante un tiempo prolongado. Posteriormente se desarrollaron alimentos secos para perros, un poco distintos de las dietas completas y balanceadas que conocemos hoy en día.

Durante la Primera Guerra Mundial se fabricaron los primeros alimentos enlatados, pero solamente para uso militar, y se pusieron a la venta una vez que finalizó la guerra. Con el paso del tiempo, los alimentos balanceados fueron perfeccionándose, y comenzaron a ser indispensables en las dietas de nuestras mascotas, acompañando la necesidad de una buena nutrición, con un adecuado equilibrio de proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y calcio para cada animal.

Resulta más fácil garantizar una dieta equilibrada para nuestro perro que para el resto de la familia. Controlamos completamento lo que ingiere y podemos elegir entre la amplia gama de alimentos comerciales, de fabricantes reconocidos en el area de alimentacion para animales, podemos proporcionar todos los nutrientes precisos para satisfacer las necesidades alimenticias de nuestro perro. Las necesidades energéticas de nuestro perro cambiarán a lo largo de su vida, por lo que existen dietas especificas formuladas para cada etapa de su vida. Dándole alimentos especiales para mascotas, lo que se intenta conseguir es la manera de darles una vida larga y sana.


Alimentar correctamente a tu perro significa suministrarle una dieta equilibrada, que contenga todos los nutrientes adecuados para su crecimiento. En la actualidad existen alimentos balanceados para cada estado fisiológico del animal; como para los cachorros, adultos, perros seniles, hembras lactantes, perros obesos, etc.

En base a investigaciones sobre las necesidades específicas de los perros, las distintas marcas de alimento balanceado determinan la relación de proteínas, vitaminas y calcio que debe recibir cada animal según su tamaño, edad y actividad física.

Existen básicamente dos presentaciones comerciales de alimento para perros:

Secos.- son las conocidas croquetas, presentan numerosas ventajas ya que son cómodas, faciles de almacenar y de administrar, practicamente inodoras y dejan pocos residuos indigeribles lo que facilita la limpieza. Es recomendable revisar que no contengan gran cantidad de derivados vegetales (soya, oleaginosas, entre otras) ya que al no ser completamente digeridos por el perro le pueden ocasionar un problema de gases que haran incomoda la convivencia entre usted y su mascota.

Húmedos (Alimento en Lata).- consisten por lo general en una mezcla de harinas y carne, son alimentos ricos en proteinas y proporcionan una dieta equilibrada, pero no es recomendable alimentar a su mascota unicamente con latas ya que puede llegar a ser un resultar una costumbre costosa.

Muchas personas prefieren darle comida casera a su perro. Esto está bien si la comida es balanceada correctamente para llenar las necesidades nutricionales del animal. No basta con darle sobras, y de hecho puede incluso llegar a ser perjudicial si su dieta se basa únicamente en las sobras de la comida familiar. Lo más recomendable es darle un alimento comercial específico para su edad, etapa fisiológica, raza, dietas específicas para tratar algún padecimiento y la actividad del animal.

Muchas personas nos han preguntado cómo hacer para que su perro se acostumbre a la comida comercial si le han dado comida casera tanto tiempo. El cambio de alimento no debe ser brusco, y no es tan sencillo como dejar de dar una dieta y cambiarla al día siguiente.

De cualquier modo, si tienes alguna duda con respecto a la alimentación adecuada que tu perro debe recibir, puedes consultar al médico veterinario para que te asesore.

También masticando se aprende

Masticar un hueso, ya sea natural o artificial, es una de las mejores diversiones que puedes ofrecerle a tu perro sin la ayuda de sus "padres". Un perro adora cualquier hueso: masticar algo no es la única manera de obtener horas y horas de interminable diversión y entretenimiento, también limpia los dientes de tu perro y le mejora el aliento.

Para los cachorros que están mudando la dentadura, el masticar algo ayuda a aflojar los dientes de "leche" (temporales) y calma la sensación incómoda de las encías. Al igual que el juego de persegur su propia cola o de perseguir una pelota, la masticación es uno de los aspectos centrales y básicos del comportamiento canino.

¡ Que rico !

El juguete para masticar más antiguo es, desde luego, el viejo hueso. Sin embargo, como propietario debes tener en cuenta que un hueso no debe servir como sustituto de comida para un perro, e incluso puede causar constipación (estreñimiento). De hecho, aunque vaya en contra de la creencia tradicional, te recomendamos dejar los huesos reales fuera de su alcance. Como regla general, no le des huesos a tu perro. ¿Por qué? Pues por que un hueso puede ser triturado por los dientes de tu perro y puede partirse en forma de puntas, y perforar el intestino de tu perro. Muchos expertos están de acuerdo en que las carnazas y algunos juguetes de plástico resistente son mucho más preferibles que los huesos.

Muchas personas creen que esta recomendación está hecha con el único fin mercadotécnico de vender más productos que sustituyan al viejo hueso, e insisten en darles huesos verdaderos a sus mascotas. Si este es tu caso, procura al menos darle un hueso grande o "largo" de res. Nunca de pollo, pues son más fáciles de romper en aristas con punta que constituyen un verdadero peligro para la saslud de tu perro. La tibia es bastante buena en este aspecto, comúnmente se le conoce como "canilla" (al menos en México). Este tipo de huesos son más difíciles de romper, pero... se han dado casos.

De cualquier modo, te recomendamos consultar con tu veterinario para ver si es recomendable que le ofrezcas a tu mascota huesos reales. Ten presente que debes vigilarlo cuando esté jugando con lo que le hayas dado.

Lo más recomendable, por supuesto, es darle a masticar productos de carnaza para evitar que eche a perder tu par de zapatos favorito. Jamás le des un par de zapatos viejos para que muerda y juegue con ellos, por que tu perro no va a distinguir entre los zapatos viejos y los nuevos, y pensará que puede morder o jugar con cualquier zapato que desafortunadamente se cruce en su camino.

Las carnazas y juguetes para morder están disponibles en todas las variedades, colores, tamaños, texturas e incluso sabores, para darle gusto hasta a los perros más exigentes, desde un Chihuahueño, hasta un Gran Danés. Es muy importante que revises cada juguete para evitar que tenga bordes o aristas que pudieran lastimarle el paladar. Recuerda que al estar mordiéndolo, el juguete, hueso o carnaza se volverá resbaloso por la saliva, y que pueden llegar a tragárselo completo o por partes. Si el objeto tragado es lo suficientemente grande, podría llegar a asfixiar a tu perro o a quedarse atorado en el intestino. Checa muy bien el tamaño de los juguetes que le das y la consistencia de éstos. Las pelotas de hule espuma, por ejemplo, son muy fáciles de tragar, y de hecho son los objetos extraños más comunes ingeridos por los perros.

Hay un sinfin de productos en el mercado diseñados para que tu perro satisfaga la necesidad de masticar algo, pero te recomendamos comprar aquellos que están hechos de goma altamente resistente o de combinaciones con nylon. La goma se endurece y se rompe con el tiempo bajo la acción del sol y la saliva de tu perro. Te recomendamos dejar que tu perro juege con estos productos, luego retirárselo y secarlo perfectamente para guardarlo en un lugar fresco y seco. El juguete más popular de este tipo es el Kong®, que puedes encontrarlo en distintos tamaños y colores. Los juguetes que tienen combinaciones con nylon (Nylabone®) están diseñados para que, al mismo tiempo, limpie la dentadura de tu perro actuando como un cepillo dental.

Recuerda: el masticar algo es un comportamiento instintivo de tu perro, y no lo debes privar de hacerlo. Si no encuentra algo para masticar, va a satisfacer esta necesidad con tu sillón favorito o tu par de zapatos preferidos. Un propietario responsable debe ofrecerle a su perro juguetes que le sean útiles. Debes procurar que la necesidad de tu perro por masticar algo sea encausada a un comportamiento permitido y seguro, tanto para él, como para tus muebles.

Los peligros que encierran los dulces

Es un hecho que a todos nos gustan los dulces, aunque no todos podamos comerlos. En general, lo más terrible que podría provocarnos el comer dulces desmesuradamente, sería tener que seguir una estricta dieta para eliminar todas esas calorías que tan dulcemente disfrutamos.

Sin embargo, el darle dulces a tu perro puede provocarle cosas peores que unos kilos de más; puede ser que necesite una revisión de emergencia por un veterinario, o quizá algo mucho más grave.

El chocolate más amargo de tu vida

El chocolate, en sus distintas presentaciones, contiene una sustancia amenazadora llamada teobromina, que es tóxica para muchos animales. El consumo excesivo de esta sustancia (apenas unos cuantos gramos de chocolate) puede provocar problemas cardíacos, disminuir el envío de sangre hacia el cerebro, y un sinfín de trastornos más. Es un hecho que entre más oscuro sea el chocolate, mayor es su cantidad de teobromina y, por lo tanto, más tóxico es. Debido aesto, podríamos decir que el chocolate blanco provoca menos problemas que el oscuro, pero de ningún modo debes considerarlo "seguro".

Podría suceder que tu perro encontrara los chocolates por cuenta propia, y no por que alguien se los haya dado deliberadamente. En este caso, los signos que te pueden ayudar a determinar si tu perro se ha intoxicado con teobromina son: respiración agitada, vómito, hiperactividad, y cualquier otra conducta que catalogues como extraña (cada uno como propietario aprende a diferenciar la conducta normal de la anormal en cada perro).

En el caso de los gatos, éstos se vuelven más sensibles a los estímulos que los rodean (luz, ruido). Un gato podría salivar excesivamente y, al igual que el perro, puede llegar a presentar vómito e hiperactividad.

Si sospechas que tu perro ha ingerido chocolates, llama a tu médico veterinario de inmediato. Con el cuidado adecuado, tu perro no tendrá problemas graves y se recuperará pronto.

¿Y las envolturas?

Existen otros peligros caseros que los propietarios no toman en cuenta. Recuerda que el olfato de tu perro es, por mucho, superior al del humano, y que si se topa con una buena cantidad de dulces puede tomarlo como un apetitoso buffet. Pero ¡cuidado!, las envolturas de plástico, aluminio o papel pueden provocar problemas digestivos cuando son tragadas. Desafortunadamente, lo más probable es que los signos que mostrará tu perro si se come algunas envolturas no se hagan aparentes sino algunos días después. Si los hábitos de tu perro para defecar son diferentes a los de siempre, llama a tu médico veterinario.

Es muy probable que logres darte cuenta de si tu perro ha estado hurgando en las dulceras, por favor no lo regañes si no lo pescas in fraganti, por que si lo castigas incluso unos minutos después, no entenderá por qué estás tan agresivo con él.

Toma precauciones

La prevención es la clave para mantener a tu perro lejos de problemas causados por los dulces. Tómate unos minutos para desarrollar un plan de ataque y asegúrate de que todos los miembros de la familia sepan cuál es el objetivo. No puedes permitir que los niños le den dulces a tu perro aún cuando sea con las mejores intenciones. Si haces dulces, procura que todos los ingredientes estén fuera del alcance de tu perro (aún si salta). Puedes sacar a tu perro al patio mientras preparas los dulces. Ahora bien, si recibes visitas y les ofreces alguna golosina, explícales que no deben darle nada a tu perro y diles la razón. Es un hecho que todos los perros suplicarán con ojos lastimeros que se les dé a probar un poco de lo que estamos saboreando, pero no lo hagas ¡por su propio bien!

Hasta otra.
Chau