Nombre Científico: Phasianus colchicus
Clase: Aves
Orden: Galliformes
Familia: Fasiánidos (Phasianidae)
Longitud:
Macho: 75 – 85 cm
Hembra: 52,6 – 62,5 cm
Alimentación: Insectos, semillas, bulbos, frutos y brotes tiernos.
Hábitat: Tierras de labranza, praderas abiertas, bosques y matorrales.
Distribución: Gran parte de Europa, y Asia hasta China. También introducido en algunas regiones de Norteamérica y Australasia.
Identificación: Los faisanes tienen largas colas salientes.
El macho tiene el cuerpo cobrizo, la cabeza y el cuello de color verde oscuro iridiscente, una mancha de piel roja alrededor de los ojos y a menudo un collar blanco.
La hembra es marrón
Puesta: 8 – 12 huevos.
Incubación: 23 días.


Pareja de faisanes de collar (izquierda hembra y derecha macho)

Faisan Vulgar o De Collar (Phasianus colchicus)
ave


Faisán de Collar Macho
ornamental
faisan. vulgar
de collar
Phasianus colchicus
Faisan Vulgar o De Collar (Phasianus colchicus)
ave
ornamental
faisan. vulgar

Faisán de Collar Hembra
de collar
Phasianus colchicus


Común en gran parte de Europa y en menor medida en Norteamérica y Australasia, el faisán vulgar es oriundo de Asia, desde donde se ha introducido como ave de caza y se cría en cautividad. Es una especie muy cauta, que gusta del terreno con vegetación baja y densa como matorrales, carrizales y lindes de bosques. Pasa gran parte del tiempo en el suelo en busca de comida, y de vez en cuanto se encarama a algún árbol. Su variada alimentación incluye semillas, bayas, cereales y brotes, gusanos y otros invertebrados. Es frecuente encontrarlo en pequeños grupos durante gran parte del año, pero durante la época de cría establece pareja, o bien los machos forman arenes con varias hembras, que anidan en solitario tras aparearse. Depositan los huevos, hasta quince, en un agujero entre la vegetación, y los incuban durante 23 días.

El plumaje de la cabeza es azul verdoso metálico, con dos plumillas a modo de moños a ambos lados. El plumaje que recubre el cuerpo es cobrizo, con ribetes negros. Cola bastante larga, de color ocráceo amarillento vermiculado de negro. La hembra es mucho menos vistosa, con un colorido general pardo oscuro.

Ave originaria de Asia, en España existen Faisanes desde hace siglos en la faisanería de los jardines de Aranjuez, donde fueron aclimatados para animar las cacerías reales.

El Faisán vulgar, que habita en gran parte de Europa es un híbrido resultante del cruce de tres subespecies salvajes: el faisán chino, el faisán caucasiano y el faisán mongol.

Los faisanes se caracterizan por ser bastante grandes, con las patas fuertes y armadas de espolones en los machos. La cabeza tiene casi siempre desnuda la zona alrededor del ojo y la cola es muy larga en la mayoría de las especies.

El celo de los faisanes comienza a mediados de marzo. Cada macho se une a una o dos hembras que lo acompañan y contestan a a su voz sin prestar atención a los gritos de los otros machos. Cuando uno de estos gallos emparejados encuentra algún alimento, congrega a sus hembras con una suave llamada, acudiendo estas presurosas para comer lo que el macho picotea. Estos ofertorios, generalmente van seguidos por la cópula. Al acabar el celo, las parejas se disuelven y los machos continúan su vida solitaria mientras las hembras se retiran para comenzar la puesta.

Huevos
Faisan Vulgar o De Collar (Phasianus colchicus)


El nido consiste simplemente en una depresión del terreno tapizada por hierbas y plumón donde la hembra pone de 8 a 12 huevos, que son incubados durante 23 días. A las pocas horas de nacer, los pollitos abandonan el nido, ya capaces de comer rápidamente y de ocultarse entre la vegetación. A los 10–12 días de edad pueden volar perfectamente, pero permanecen aún durante algo más de un mes bajo la tutela materna.


Secretos de la cría de faisanes


Según el productor Jorge Fillol, para iniciarse en esta actividad es necesario, como en una escalera, empezar desde abajo e ir paso a paso en la producción.

A pesar de algunos fracasos debidos al desconocimiento del manejo del ciclo productivo, la cría de esta ave exótica apunta como una alternativa interesante.

Como otras actividades alternativas que han surgido como posibles buenos negocios y que en la marcha presentaron dificultades, la cría de faisanes en la Argentina ha sufrido altibajos y fracasos.

Parte del problema radica en un desconocimiento del ciclo de producción del ave, de la realidad económica que mueve y la elección del mercado inadecuado.

"Se produce el fracaso porque no existen criterios sobre lo que se debe hacer -afirma Jorge Fillol, que desde hace ocho años cría exitosamente faisanes y otras aves en su granja Dynamik, y adem s asiste a exposiciones, cursos y ferias internacionales. Este año, y por sexta vez consecutiva, estuvo presente con un stand en la Rural de Palermo.

"Se empieza al tanteo, prueba y error -agregó-. Muchos fracasan por el desconocimiento. Hay que entender que una manera de ahorrar plata, y mucha, es comenzar sabiendo que‚ se va a hacer. Desde la compra de un tipo determinado de jaulas, hasta la alimentación correcta."

Para Fillol es básico empezar, "de arriba para abajo. Primero, uno tiene que saber a qui‚n le va a vender lo que quiere producir. Para eso hay que hacer un pequeño estudio de mercado. Ir a tocar la puerta de un restaurante, a una empresa de "catering", por ejemplo. Luego hay que testear a que precio se va a vender el producto, para estudiar la distribución, dónde lo va a faenar, y por último, cómo lo va a producir.

Primero, pocos

Algo conveniente, en particular en este tipo de actividades alternativas, es iniciarse con un número reducido. Fillol aconseja arrancar con cien pichones y de esta manera chequear en pequeña escala, su capacidad para el negocio y el resultado que puede obtener para pensar en algo de mayor magnitud. El productor opina que 3000 aves es el número b sico ideal para obtener una buena rentabilidad. Pero, aclara, hay que estar dispuesto a poner dinero. "Hay que invertir -insiste-. Esto no es poner diez mil pesos y arrancar. Para hacer las cosas bien y en regla, seguir los pasos correctos y legales en el faenamiento, el etiquetado, la comercialización, hay que gastar y tener capital suficiente."

Un valor realista de la inversión en un plantel de 3000 aves ronda los 50.000 pesos, incluidos los pichones, las jaulas y el alimento. El productor debe tener en cuenta cu ndo y cómo va a recuperar el capital.

"El dinero invertido en el plantel se recupera rápido -explica Fillol-pero el de la estructura tarda unos cinco años."


Alicia Terradas

Pasos vitales para entender el negocio

Elemental: a los conocimientos b sicos para la producción de faisanes hay que sumar datos valiosos que hacen a un mejor manejo.


Aunque hay reglas de oro para cumplir, según el productor Jorge Fillol, para desarrollar con éxito la cría de faisanes, hay pasos que no se pueden descuidar y son los siguientes:


Complementar: otro aspecto que encarece los costos de producción, y por lo tanto del valor del faisán, que ronda los 12 a 15 pesos el kilo faenado y etiquetado, es la estacionalidad del ciclo del ave. El faisán pone una vez al año.

"Si en seis meses est terminado, el resto del a¤o es ocioso y se debe mantener la estructura montada", acota Fillol. Por eso la actividad se hace más rentable y atractiva si se la complementa faenando otras aves como codornices o guineas.

O si se plantea como una alternativa dentro de una explotación agropecuaria,"resulta un buen negocio, ya que se aprovecha capital ocioso e incluso si hay cereales, pueden servir de alimento a los faisanes, abaratando los costos", agrega.

Para la elección del plantel Fillol se inclina por los faisanes de collar, de una línea que tenga buen cruzamiento híbrido para que se obtenga un animal grande.

En Dynamik trabaja con líneas traídas de Estados Unidos, a las que se ha cruzado para obtener un híbrido comercial.


Mercado: en el aspecto comercial, la pregunta es cómo buscar el mercado adecuado. Fillol resume su experiencia en este sentido. después de recorrer restaurantes y otros comercios, opté por volcarse mayormente a particulares y a gente que se dedica a hacer comidas.

"Hace dos años volví de Estados Unidos, donde me di cuenta de que lo que había que hacer era tratar de enfocar el "puerta a puerta", con muy buen servicio y muy buena atención.

Hoy el 80% de mis clientes son particulares que pagan al contado y bien. Otro sector interesante lo constituyen las empresas de "catering", que compran m s y mayor volumen".

En estos momentos, Fillol est abocado a intentar la exportación -sería el primero en hacerlo- ya hacia un país como Japón. Las mayores trabas que se le presentan son los c nones altos que hacen difícil competir con otros países exportadores.

Otros temas

Fillol destaca algunos puntos de interés en el ciclo de producción de los faisanes, aves del granero Phasianus, como para tener en cuenta:


Puesta: como ya se señaló, los faisanes ponen una sola vez al año. Los huevos eclosionan a los 23 o 24 días.


Etapa caliente: abarca desde el nacimiento hasta los sesenta días. Se colocan las aves debajo de campanas de gas o con lámparas infrarrojas a 39ø C, para ir bajando gradualmente la temperatura.


Etapa fría: una vez que se equipara la temperatura del recinto con la exterior, entre los sesenta y noventa días, se los va acostumbrando a la intemperie, donde se les proporciona una cama especial de viruta o cáscara de arroz, similar a la que se usa para criar pollos.


Etapa exterior: desde los noventa días hasta su terminación a los ciento cincuenta o ciento ochenta días, se los mantiene en sitios con pastizales, al aire libre aunque llueva, lo cual no los afecta porque son muy rústicos.

En esta etapa hay que cuidarlos de los coccídeos, que son par sitos intestinales controlables con medicación específica.


Territoriales: son aves muy territoriales, por este motivo necesitan de un espacio amplio calculado en dos metros cuadrados para cada una. Para 3000 animales hay que disponer de tres cuartos de hectárea.

Si se tiene sembrado un sorgo o algún otro cultivo, es interesante porque al faisán le gusta esconderse, además de disminuir así los costos de alimentación.


Alimentación: una buena calidad de aliemento implica, por lo menos en el iniciador, una proporción del 28% de proteínas y 3000 kilocalorías. Después puede decrecer ese porcentaje.

No hay una línea específica de alimentos para faisanes, pero se puede adaptar el que se emplea para pavos, para pasar posteriormente a una mezcla de granos.


Mano de obra: una persona puede ocuparse de atender a 3000 animales, siempre teniendo un conocimiento previo de manejo y en lo posible, con esa experimentación con el n£mero reducido que ya se señaló.

Videos


Link: http://www.youtube.com/watch?v=fzSMkd_GrYM



Link: http://www.youtube.com/watch?v=WILKKihDj70



Link: http://www.youtube.com/watch?v=DP3AB4KtJpk



Link: http://www.youtube.com/watch?v=gOt9d8jgYU8



Link: http://www.youtube.com/watch?v=FHChU52nch0&feature=related

Fuente
http://www.avesfotos.eu/faisan_vulgar.html
http://pajarosdelmundo.blogspot.com/2008/06/faisn-vulgar.html
http://cmapserver.unavarra.es/servlet/SBReadResourceServlet?rid=1118304426686_1414945247_13018
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=200021