Perros (Nuevo)Pero es la 2da parte/color]

Perros



Los perros son el mejor amigo del hombre NUNCA LO ABANDONES!!

Fotos

Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos
jaja estos 2s si que se quieren
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
los 3 mejores amigos
juegos
perras
Perros Post Perruno  entra!!
mascotas
perros
juegos


Historia
Hace 30 millones de años, durante el período Oligoceno, apareció sobre la Tierra la primera criatura con apariencia de perro, el Cynodictis, un animal parecido a la mangosta con un largo hocico. Los fósiles más primitivos de la familia de los perros se han encontrado en Norteamérica y son de este período.
Otra criatura parecida a los cánidos, el Tomarctus, evolucionó durante el período Mioceno hace 24 millones de años. A su vez, hace 300 mil años, el género Canis evolucionó, convirtiéndose en Canis lupus o Lobo. Descendiente de este lobo, el primer perro doméstico es de hace unos 12 mil años. El lobo es el antepasado de todos los perros domésticos, incluido el Gran Danés, que es mucho más grande que el lobo y el Chihuahua, que es mucho más pequeño (derecha). Las formas externas de estas razas pueden parecer completamente distintas de las del lobo y entre sí, pero dentro de su piel cada perro siente y se comporta como un lobo.
El lobo es el más grande de todos los perros salvajes actuales. Durante la última Epoca Glacial, hace unos 40 mil años, tanto los lobos como los humanos vivían en grupos familiares de cazadores sociales. Probablemente los lobos empezaron a alimentarse de carroña y a comer los desperdicios que dejaban los humanos. Con esto, algunos lobeznos .
Chihuahua y Gran Danés llegarían a amansarse y al cabo de muchas generaciones se convirtieron en perros domésticos.
La gente del antiguo Egipto y Asia Occidental fueron los primeros en criar diversas clases de perros, tales como Mastines y Galgos.
En tiempos de los romanos existía ya la mayoría de las formas y tamaños de perros conocidos actualmente. Usaban Galgos y perros de presa para cazar, mientras los grandes Mastines se consideraban ideales para la pelea y para la guerra. Igual que el actual letrero "Cuidado con el perro", los romanos escribían "Cave canem" que significa lo mismo en latín. Todo esto se sabe por los restos óseos de estos perros, pero mejor aún por las figuras, pinturas y otras obras de arte que representan a estos animales. La escultura de los Galgos Townley (derecha), fue hallada en el monte Cagnolo, cerca de Roma, en los últimos años del siglo XVIII. En el mundo antiguo se tenían perros para cazar, pastorear, como guardianes, para el deporte y como hoy día de compañía.
En el Lejano Oriente se usan los perros con muchos fines y se les incluye en el culto religioso.
Siempre desde los tiempos del antiguo Egipto, los perros en las pinturas y esculturas se han representado llevando collares, hasta épocas relativamente modernas.
Todos los perros domésticos del mundo, tanto un Pequinés como un Gran Danés, han heredado los ojos y orejas de su antepasado el lobo. Todos sus sentidos han evolucionado al ser un cazador social de grandes presas, pero estos sentidos se han adaptado y desarrollado en las distintas razas caninas por medio de la "selección artificial". Esto significa, por ejemplo los Galgos, que a aquellos cachorritos con una especial vista se les ha seleccionado como futuros padres durante siglos, de manera que en el transcurso del tiempo los Galgos han desarrollado una vista aún mejor que la de los lobos. Un cambio que se ha producido en casi todos los perros domésticos es que los ojos miran hacia adelante más que hacia los lados, como sucede en el lobo.

Alimentacion

La alimentación del perro es de vital importancia como fuente de salud en el animal. Si el aporte de energía o nutrientes a nuestro amigo es inadecuada, no podemos esperar que su vida sea sencilla y sana. Esta incorrecta nutrición favorecerá a corto, medio o largo plazo a la aparición de patologías.
Pero no es muy difícil seguir una correcta dieta en nuestro perro porque actualmente se dispone de la más variada gama de alimentos. Sólo debemos asesorarnos y seguir las recomendaciones del profesional, es decir, nuestro veterinario. Siguiendo este sencillo consejo podéis estar seguros de que vuestro animal vivirá muchos años y con una estupenda calidad de vida.

Como ya hemos dicho, la mejor opción para que alimentes a tu perro es que compres alimento comercial, porque está equilibrado con todos los nutrientes que tu perro necesita y, además, existe en el mercado una gran variedad de opciones, con diversas fórmulas para las distintas etapas y actividades de cada perro. De todas formas, sólo tienes que servir la cantidad adecuada para tu mascota.
Esta opción resulta más rentable que elaborar día a día la comida de tu mascota.

El número de comidas que le demos al perro dependerá de su edad. Después de la época de lactancia (30-40 días), es decir, después del destete, el cachorro debe comer 4 veces al día hasta los 3 meses. Desde los 3 hasta los 6, 3 veces al día. De los 6 12 meses, 2 veces al día. A partir de año de vida, de una a dos veces al día.
Después de haber comido, el perro necesita permanecer tranquilo. No debemos hacerle correr o trabajar para evitar desórdenes intestinales y congestivos.
La cantidad de comida en el verano tiende a disminuir porque con el calor los perros tienden a permanecer inactivos. Es conviene entonces, descender el volumen de alimento y restringir un poco los grasas (fuente principal de calorías).
Lo contrario sucede en el invierno donde los requerimientos calóricos son mayores.
Alimentación de los perros adultos en período de mantenimiento (Alimentación del perro maduro)

El período de "mantenimiento" es el momento posterior en que un perro ha alcanzado la madurez total.

Los perros normales sanos que no están preñados, amamantando o trabajando tienen requerimientos nutricionales relativamente bajos para mantener una apropiada condición física.

Una buena condición física es aquella en que el animal está bien proporcionado, con flancos observables detrás de la caja torácica y costillas que pueden palparse bajo un leve recubrimiento de grasa.

Con la variedad de alimentos para perros nutricionalmente completos y balanceados que se dispone, proporcionar una dieta adecuada para un perro adulto puede ser muy directo y simple sin la necesidad de complementos de ningún tipo.

Si se le administra al perro un complemento de carne o sobras de comida, éstos no deben representar más del 10% del total de la dieta.

Niveles más altos pueden diluir el valor nutricional de la dieta comercial, predisponer a un animal a la obesidad y pueden crear una conducta alimenticia selectiva en el animal.

En los perros con necesidades calóricas inferiores y/o los perros que son menos activos, se debe prestar atención a la posibilidad de un excesivo aumento de peso. Con frecuencia, se puede reducir el peso de un perro simplemente eliminando las sobras de comida y las golosinas de la dieta y evitando los alimentos para perro de alto contenido energético.

Los perros con sobrepeso pueden tener mayores problemas de salud y una expectativa de vida más corta.

Las recomendaciones en cuanto a la alimentación de perros adultos pueden variar, según la raza, la actividad, el metabolismo y las preferencias del dueño. Ya sea que se alimente a un animal una o dos veces por día, se lo debe alimentar a la misma hora y siempre debe tener agua potable fresca. Igual que en los seres humanos, el apetito de un perro puede variar de un día a otro.

Esto no debe presentar un problema, a menos que persista la pérdida del apetito o que el perro muestre signos de enfermedad o pérdida de peso.

En estas situaciones, un veterinario debe examinar al perro.



Alimentación durante la preñez

Independientemente de la raza de la perra, debe tener por lo menos un año y debe estar por lo menos en el segundo período de celo antes del servicio.

La condición física tanto de los machos como de las hembras empleados en un programa de cría es importante.

Si los machos tienen sobrepeso, pueden ser fisiológica y anatómicamente ineficientes para el apareamiento.

Las hembras con sobrepeso pueden tener índices de concepción menores y mayores problemas en la parición.

La ingesta de alimento variará de acuerdo con la edad, la actividad, el metabolismo corporal y el ambiente. De ser posible, cada perro debe ser alimentado como un animal particular para alcanzar y mantener una condición física normal.

Los requerimientos nutricionales de la hembra durante las primeras seis o siete semanas de preñez no son superiores a los de los perros en período de mantenimiento.

Durante las dos a tres últimas semanas, los requerimientos de todos los nutrientes aumentarán y se pueden satisfacer los requerimientos calóricos durante este último trimestre aumentando gradualmente la ingesta de alimento de la hembra. Se recomienda las dietas que contienen más de 1600 calorías metabolizables por libra de alimento (por 450 gr. de alimento) y por lo menos un 21% de proteína.

La forma más fácil de asegurar una adecuada nutrición es alimentar al animal con un alimento para perros de buena calidad con una etiqueta que diga que es completo y balanceado para la reproducción y el crecimiento o para todas las etapas de la vida.

Cuando se administran estas dietas, los complementos de vitaminas y minerales no son necesarios.

Pueden presentarse problemas por la excesiva cantidad de complementos, en especial cuando se agregan altos niveles de Vitamina A o calcio. A menos que una hembra tenga tendencia a aumentar demasiado de peso durante la preñez, se le puede administrar todo el alimento que desee ingerir.

No resulta inusual que una hembra preñada disminuya temporariamente su ingesta a las tres o cuatro semanas de preñez. Normalmente, comerá más durante la última etapa de preñez. Sin embargo, si esto no ocurre y comienza a deteriorarse la condición física, se deben tomar medidas para aumentar la ingesta de alimentos.

Esto se puede realizar humedeciendo alimento seco con agua tibia para mejorar el sabor o agregando pequeñas cantidades de alimento para perros en lata al alimento seco y alimentándola varias veces por día.

A medida que se acerca la parición, la hembra podrá perder el apetito.

Esto se considera un comportamiento normal y, a menos que parezca tener problemas de salud, no es necesario realizar cambios en el programa de alimentación.

En muchos casos, el rechazo de alimento durante la novena semana es una indicación de que la parición ocurrirá dentro de las 24 a 48 horas siguientes. Por lo general, a las 24 de la parición el apetito de la hembra retornará.

Una vez que nacieron los cachorros, deberá recibir todo el alimento que desee.

Durante la reproducción, el agua sirve como un portador de nutrientes al feto en desarrollo y extrae los desechos para su eliminación.

Otras funciones importantes del agua en la dieta son ayudar a regular la temperatura corporal y a producir leche.

El mantenimiento de los recipientes para agua limpios y el cambio frecuente del agua tienden a alentar su consumo. En todo momento el animal debe tener a su disposición agua fresca en unrecipiente limpio.



Alimentación durante la lactancia

La producción de leche es una de las etapas que presenta más demandas nutricionales en la vida de una hembra.

Una dieta completa y balanceada para reproducción y crecimiento o para todas las etapas de la vida proporcionará la nutrición que una hembra necesita durante este período.

La demanda de leche para amamantar a los cachorros continuará aumentando durante aproximadamente 20 a 30 días (o hasta 4 semanas).

Como consecuencia, los requerimientos de alimento y agua aumentan durante este período.

En el pico de la lactancia, la ingesta de alimento de la hembra puede estar entre dos y cuatro veces por encima de su ingesta de alimento habitual o de mantenimiento.

Es raro que las hembras muy atentas dejen a sus cachorros para comer o beber y será necesario alentarlas. La misma dieta empleada durante el período de gestación puede administrarse durante la lactancia.

A fin de mantener una buena condición física y de proporcionar grandes cantidades de leche para los cachorros, a las hembras que amamantan se les debe ofrecer todo el alimento que deseen.

Para ayudar a aumentar la ingesta de alimento durante la lactancia se puede humedecer el alimento seco para perros con agua.

Otra razón importante para ofrecer el alimento seco humedecido es que a las tres o cuatro semanas de edad, los cachorros normales comenzarán a tomar bocados de alimento sólido.

La alimatación de los cachorros a una dieta comercial de buena calidad en una etapa temprana ayudará a evitar futuros animales con conductas alimentarias selectivas.

Se deben evitar las dietas caseras.

A medida que los cachorros comienzan a ingerir más alimento sólido, disminuirá la demanda de producción de leche de la hembra.

Normalmente se desteta a los cachorros a las seis u ocho semanas de edad, y para la época del destete el consumo de alimento de la hembra debe ser inferior al 50 por ciento por encima de su nivel habitual o de mantenimiento.

Para ayudar a reducir el flujo de leche y evitar problemas en las glándulas mamarias, se recomienda el siguiente procedimiento para el destete:

El día en que se desteta a los cachorros, la hembra no debe recibir alimento pero debe tener abundante agua fresca para beber.

Se debe separar a los cachorros de la madre y se les debe ofrecer alimento y agua. El alimento seco humedecido con agua tibia puede ayudar a estimular la ingesta de alimento de los cachorros.

Al día siguiente del destete, la madre debe recibir ¼ de la cantidad de alimento que ingería antes del servicio.

La madre y los cachorros pueden estar juntos durante varias horas el día después del destete para que los cachorros puedan lactar hasta agotar la leche de la madre.

Al tercer día, la hembra debe recibir la ½ de la cantidad de alimento que ingería antes del servicio y al cuarto día, ¾ de la cantidad. Para el quinto día se le debe ofrecer su nivel de alimento de mantenimiento habitual.

Si la cría es grande, la hembra estará bastante flaca cuando se destete a los cachorros. En este caso, se le debe administrar alimento extra después del quinto día de destete y hasta que su condición física vuelva a la normalidad.

Alimentación de los cachorros

Durante los primeros siete a diez días de vida, los ojos del cachorro recién nacido permanecen cerrados.

Sin embargo durante ese tiempo, los cachorros duplican su peso de nacimiento y son cada vez más activos.

Como regla general, cada cachorro en una cría debe aumentar aproximadamente su peso de nacimiento cada semana durante la etapa de lactancia o amamantamiento (la primera semana puede ser levemente inferior a esto y las últimas semanas puede ser superior).

Si bien la mayoría de las hembras son excelentes madres, algunas madres nerviosas o poco atentas pueden requerir especial atención para ayudarlas a calmarse y a aceptar a sus nuevos hijos.

Esto puede requerir trabajar con la madre y/o los cachorros y colocar a los cachorros cerca de los pezones a la hora de alimentarse.

Los cachorros que no se amamantan bien pueden ser de tamaño más pequeño, inferior temperatura corporal y menor peso.

Manipular a los cachorros rutinariamente dará la oportunidad de verificar su condición y progreso, si bien una excesiva manipulación puede resultar tensionante para la madre y los cachorros y debe evitarse.

La presentación típica de un cachorro al alimento sólido (alrededor de las 3 o 4 semanas de vida) por lo general implica que el cachorro juegue con el recipiente de alimento de la madre y lama el alimento seco humedecido de sus patas.

El tránsito de cachorros tenderá a compactar el alimento, por lo tanto se debe considerar revolver la dieta compactada u ofrecer cantidades frescas periódicamente . A las seis semanas de vida, la mayoría de los cachorros están listos para el destete.

Si han comenzado a ingerir alimento sólido del plato de la madre, no es inusual que los cachorros mismos comiencen a destetarse a las cuatro o cinco semanas aproximadamente.

Los requerimientos de nutriente para mantener el crecimiento y desarrollo normal de los cachorros son mayores que los de un perro adulto.

Por esta razón, se recomiendan las dietas nuticionalmente completas y balanceadas diseñadas para el crecimiento y la reproducción o para todas las etapas de la vida.

No se necesita ningún complemento adicional como vitaminas, minerales, carne u otros aditivos.

La capacidad del estómago de un cachorro no es lo suficientemente grande como para retener el alimento suficiente en una sola ingesta.

A fin de proporcionar el requerimiento diario de nutrientes necesarios, los cachorros jóvenes deben recibir alimento por lo menos tres veces por día hasta que sus requerimientos de alimento, por kilo de peso corporal, comiencen a nivelarse a medida que maduran.

Los horarios de alimentación pueden reducirse a dos veces por día cuando los cachorros tienen entre cuatro y cinco meses de vida y a una vez a los ocho meses o más.

En todo momento deben tener agua fresca en un recipiente limpio. Al igual que con las hembras preñadas, el alimento seco puede humedecerse con agua tibia para alentar su ingesta.

También se puede emplear leche para humedecer el alimento, sin embargo, demasiada leche puede actuar como laxante y causar problemas digestivos en algunos cachorros y perros adultos.

A un cachorro se le debe dar una hora para que coma, después de este tiempo la porción que no comió debe tirarse.

El alimento seco humedecido o el alimento en lata a temperatura ambiente puede perder el sabor e incluso pudrirse si se lo deja por varias horas.

Se recomienda establecer hábitos de alimentación rutinarios alimentando al cachorro en el mismo lugar y a la misma hora; esto puede ayudar a acostumbrar al animal a excretar en un sitio determinado.

No se recomienda ofrecer alimentos para seres humanos de la mesa porque los alienta a pedir y puede crear un animal con conductas alimentarias selectivas.

Los cachorros que consumen una dieta completa y balanceada no necesitan complementos vitamínicos, minerales o carne.

De hecho, se ha demostrado que el exceso de complementos es perjudicial para el adecuado desarrollo de cachorros jóvenes en crecimiento.

La cantidad de alimento ofrecida a un cachorro variará según su tamaño, actividad, metabolismo y ambiente.

No se debe permitir que los cachorros tengan sobrepeso. Un cachorro con sobrepeso no sólo presenta una pobre apariencia, sino que el exceso de peso puede causar anormalidades en los huesos.

Si parece que un cachorro está engordando demasiado, se debe reducir su ingesta de alimento.

Si parece que un cachorro es demasiado delgado y no existen problemas de salud, se debe aumentar su ingesta de alimento. Siempre que los dueños tengan preguntas o preocupaciones sobre la condición física de sus animales, deben consultar a su veterinario.



Alimentación de perros de trabajo

Independientemente de la temperatura ambiental de la estación o del estado fisiológico de un perro, cuando todo lo demás es igual, cuanto más activo es un perro, más alimento requerirá.

Requerirá todos los nutrientes en cantidades mayores que un perro adulto en período de mantenimiento, no simplemente proteína adicional o minerales extra tales como calcio y fósforo.

La actividad física es el resultado exterior visible de una compleja secuencia de contracciones musculares. La combustión de los combustibles de la dieta tales como grasas, proteínas y carbohidratos proporcionan la energía para el trabajo muscular.

El agua, las vitaminas y los minerales están involucrados en la utilización de la energía para trabajar.

Los perros de trabajo son aquellos que se emplean para cazar, arriar ovejas o para las carreras de trineos tirados por perros y los perros que rutinariamente corren largas distancias (es decir, más de 32 km. por semana).

Estos grupos de perros de trabajo pueden tener necesidades de nutrientes incrementadas cuando están entrenando o realmente trabajando.

El requerimiento de nutrientes adicionales dependerá del nivel de actividad individual de cada perro.

Un punto de referencia para estos alimentos sería que fueran completos y balanceados con una alta densidad de nutrientes que incluyan por lo menos un 26 por ciento de proteínas, 10 por ciento de grasas, 30 por ciento de carbohidratos y 1750 kilocalorías cada 450 gr. de alimento seco.

Durante las estaciones en que un perro no está entrenando ni trabajando, se recomienda reducir la cantidad de la ración de entrenamiento/trabajo del perro o pasarlo gradualmente a un alimento con menos densidad de nutrientes y menor energía (que contenga por lo menos 20 por ciento de proteínas y 1.500 kilocalorías cada 450 gr. de alimento).

El mantenimiento de los perros en buena condición física fuera de las estaciones de actividad ayudará a hacer que el acondicionamiento para las estaciones de entrenamiento/trabajo resulte menos tensionante.

Los perros que trabajan o entrenan no deben recibir alimento inmediatamente antes o después de una sesión de gran actividad.

Administrar alimento muy cerca del ejercicio puede dar como resultado un pobre desempeño y trastornos gástricos o incomodidad (que se evidencia por los vómitos o la excreción de materia fecal blanda) y puede aumentar el riesgo de dilatación gástrica.

El uso adecuado del alimento (como snacks o golosinas) durante los períodos de actividad incrementada puede evitar el malestar por hambre y la fatiga en los perros de trabajo.

El uso adecuado establece que el snack o golosina se administre después de un período de descanso, en pequeñas porciones, con agua fresca y seguido de otro período de descanso. Alimentación de perros gerontes ("geriátricos"

Los perros viejos se definen como perros gerontes o "geriátricos" cuando han alcanzado el último 25 por ciento de su expectativa de vida que está directamente relacionado con el tamaño o la raza y también con el cuidado recibido durante su vida: Perros de razas pequeñas ----- mayor de 12 años Perros de razas medianas ----- mayor de 10 años Perros de razas grandes ----- mayor de 9 años Perros de razas gigantes ----- mayor de 7 años Se pueden describir algunos signos de envejecimiento, como por ejemplo: Cambios en el peso corporal Dificultades en la locomoción (movimiento)

Cambios en la audición y/o visión

Cambios en la piel y/o el pelaje

Cambios en los hábitos de orina y excreción

Mal aliento asociado con problemas dentales o bucales

Los estudios han demostrado que los perros gerontes sanos utilizan las proteínas en forma similar a los perros jóvenes adultos y que los perros geriátricos pueden necesitar aproximadamente 50 por ciento más proteína que los perros adultos más jóvenes.

Sin embargo, las dietas comerciales actuales formuladas para perros adultos en período de mantenimiento por lo general proporcionan las proteínas adecuadas. Los animales menos activos pueden tener requerimientos reducidos de energía y se deberá tener precaución al administrar dietas densas en energía para evitar el riesgo de un excesivo aumento de peso.



Alimentación de perros gerontes ("geriátricos"

Los perros viejos se definen como perros gerontes o "geriátricos" cuando han alcanzado el último 25 por ciento de su expectativa de vida que está directamente relacionado con el tamaño o la raza y también con el cuidado recibido durante su vida:

Perros de razas pequeñas ----- mayor de 12 años

Perros de razas medianas ----- mayor de 10 años

Perros de razas grandes ----- mayor de 9 años

Perros de razas gigantes ----- mayor de 7 año

s Se pueden describir algunos signos de envejecimiento, como por ejemplo: Cambios en el peso corporal

Dificultades en la locomoción (movimiento) Cambios en la audición y/o visión Cambios en la piel y/o el pelaje Cambios en los hábitos de orina y excreción Mal aliento asociado con problemas dentales o bucales Los estudios han demostrado que los perros gerontes sanos utilizan las proteínas en forma similar a los perros jóvenes adultos y que los perros geriátricos pueden necesitar aproximadamente 50 por ciento más proteína que los perros adultos más jóvenes.

Sin embargo, las dietas comerciales actuales formuladas para perros adultos en período de mantenimiento por lo general proporcionan las proteínas adecuadas.

Los animales menos activos pueden tener requerimientos reducidos de energía y se deberá tener precaución al administrar dietas densas en energía para evitar el riesgo de un excesivo aumento de peso.

Ejersicios

Diferentes necesidades de ejercicios para diferentes perros

Todos los perros necesitan, y a menudo les encanta, su rutina de ejercicios diarios. La cantidad de ejercicio que su perro necesita depende no sólo de su tamaño, sino también de su raza. Tenga en cuenta que las razas más pequeñas, como los Terrier Jack Russell y los Schnauzers miniatura, pueden tener mucha energía, mientras que algunas razas más grandes, como los San Bernardo y los Newfoundland, no tienen tanta. Mientras el perro es joven, su naturaleza voluble e inquieta hará que se ejercite lo suficiente, pero a medida que va creciendo usted debe sacarlo a pasear regularmente. Sin embargo, es importante que usted no saque a su perro a pasear sin antes haberle suministrado todas sus vacunas y sin que su veterinario haya aprobado estos paseos.



Una guía para ejercitar a su perro



Siempre que usted vaya a estar cerca de una carretera, o avenida transitada, o siempre que su perro pueda causar algún daño o estrago si sale corriendo solo, usted debe mantenerlo sujeto con una correa. Tanto usted como su perro estarán más tranquilos y contentos si él se encuentra bien entrenado. Recuerde que no todas las personas son igualmente tolerantes y aficionadas a los animales como lo es usted, y esos sentimientos deben ser respetados, así que mantenga a su perro bajo control en todo momento. Parte de la caminata se debe realizar sobre un terreno duro, ya que esto lo ayuda a mantener sus uñas cortas.

No cometa el error de sobre ejercitar a su perro si éste se encuentra en etapa de crecimiento, ya que sus huesos todavía no son lo suficientemente fuertes para soportar con la presión adicional que esto pone sobre él. "Poco y a menudo" es la regla a seguir hasta que su perro alcance su completa capacidad de fuerza. Recuerde que las razas grandes maduran más tarde que las razas pequeñas. Su criador o veterinario pueden ofrecerle consejos al respecto.

Los paseos y caminatas servirán no solamente a mantener a su perro en buena forma, sino también para darle la oportunidad de que explore y experimente con nuevos estímulos, incluyendo el conocer a otros perros. Esto lo ayudará en su desarrollo a ser un perro contento y bien ajustado, evitando problemas de comportamiento. Asegúrese de supervisar todos los ejercicios de su perro. No permita que se extravíe y nunca lo deje solo fuera de la casa para que se defienda por sí mismo cuando usted no está.

Recuerde que una buena caminata diaria le mantendrá a su perro, y probablemente a usted también, en buena condición física, manteniendo alejados los problemas de la obesidad. Estudios clínicos han demostrado que generalmente los perros con sobre peso… ¡tienen amos con sobre peso!



Ejercitando a los perros mayores

A medida que su perro va envejeciendo, se cansará mas fácilmente. Sus coyunturas se van poniendo rígidas y se tornará más susceptible a los mismos dolores musculares que experimentamos los humanos a medida que envejecemos. Afortunadamente, existen medicamentos que su veterinario puede prescribirle a su perro, si fuera necesario, para ayudarlo a mejorar su movilidad.

A los perros mayores a menudo se les deteriora la visión y la audición, al igual que otros sentidos incluyendo el olfato. Es por esto que a menudo se pueden ver desorientados y perdidos si son separados de sus amos. Por lo tanto, no deje que su perro se aleje demasiado de usted cuando salgan a ejercitarse.

A pesar de que su perro puede estar menos activo, es bueno para él mantener un nivel moderado de ejercicios, esto lo ayudará a mejorar su circulación, a mantener sus coyunturas en movimiento y a asegurarse de respirar aire fresco. También le da la oportunidad de hacer sus necesidades, evitando de esta manera los "accidentes" dentro de la casa, ya que en esta etapa no le es tan fácil controlar su vejiga e intestinos como cuando era joven.

Lleve a su perro a dar paseos cortos más frecuentemente, pero sin forzarlo más allá de lo que su capacidad de resistencia le permita. Si está lloviendo, asegúrese de secarlo bien al llegar a la casa. Si esta nevando o hay sal en el camino, lávele bien las patas para evitar irritaciones que le puedan causar heridas e infecciones.

Cuando el clima esté extremadamente caluroso o frío, no lleve a los perros mayores a pasear ya que puede ser que su cuerpo no se encuentre en condiciones de soportar las exigencias climáticas. Es preferible esperar a que las condiciones ambientales se tornen más soportables para él y no mantenerlo fuera de la casa por mucho tiempo.

By Idel


Pondre mas informacion e imagenes pronto!