Seguramente a muchos les pasa que el perro del vecino ladra sin parar, de mañana de tarde de noche, de madrugada, siempre tiene un buen motivo para ladrar. En mi caso es asi el perro de mi cecino es un cocer i es realmente insoportable, por eso pense en este post, porque tal vez a alguien le sirva o se de cuenta de que el pero del vecino lo molesta mas de lo que creia






Clasificando a los dueños del Perro con problema de Ladridos Crónicos
Que hacer si el perro de tu vecino ladra mucho

La gente que tiene perros ruidosos o mal portados tiende a caer en una de estas tres categorías.

El mal informado
El Flojo y Difícil
El Malicioso y Terco
Dueños mal informados



Algunas veces cuando un perro ladra de manera impropia es simplemente porque su humano está mal informado. El dueño no sabe que el perro está ladrando, no sabe que la gente está sufriendo por los ladridos, no sabe que los perros pueden ser entrenados para no ladrar, o no sabe cómo entrenar a su perro para que no ladre. Seguramente tampoco sabe que hay aparatos llamados collares de impulsos que probablemente calmarán a su perro de inmediato.

Si estás viviendo una crisis de ladridos en tu casa lo mejor que te puede pasar es que estés lidiando con un dueño mal informado. Lo único que tienes que hacer es proporcionarle la información que requiere y en unos cuantos días tu vecino resolverá el problema por sí mismo.

Estimo que ha de haber probablemente un cinco por ciento de dueños de perros problemáticos que son gente buena y decente y rápidamente resolverán las molestias que te están causando, tan pronto reciban la información que necesitan.

Notas Anónimas

Es rara la persona que no experimenta terror cuando piensa en ir a la puerta del vecino y hacerlo salir para tener "una plática". Es mucho menos estresante dejarle una nota, aun mejor, una nota anónima. Hasta ahorita no nos han contado de algún problema de ladridos que haya sido resuelto fácilmente. Por esa razón si dejas una nota anónima escribe cosas de las no te sentirás avergonzado después, piensa que si realmente quieres resolver el problema vas a tener que enfrentar al vecino tarde o temprano cara a cara , cuando lo hagas él o ella se darán cuenta que tú fuiste el que escribió las notas.

Cuándo debes ir
Nuestra naturaleza como seres humanos nos obliga a tratar de resolver los problemas de la forma más sencilla posible. Para ser más exactos, es parte de nuestra naturaleza tomar primero el camino más corto, el de menos estrés y el más agradable. Es muy fácil predecir cuando irás a enfrentar a tu vecino: irás cuando llegues al punto en que hablar con tu vecino parece un paseo en el parque comparado con otro día lleno de ansiedad y desagrado por los ladridos del perro.

Lo más seguro es que ignores este consejo pero de todos modos aquí va: probablemente las cosas se resolverán mejor si hablas con tu vecino desde el principio. Si sigues lo que tu naturaleza humana te dicta y esperas hasta que estés a punto de explotar vas a estar demasiado furioso para pensar claramente. Peor aun, le vas a gritar al vecino y te apuesto que este se hará tu mortal enemigo, y en este caso todo podría volverse en tu contra.

Qué debes decir
Estadísticamente en tu visita inicial con un vecino al que no conoces es mucho más probable que te encuentres cara a cara con un dueño malicioso o necio. Sin embargo por razones estratégicas, la primera vez que vayas necesitas suponer, o al menos fingir que el perro ladra simplemente porque el vecino no está bien informado.

Por eso la primera vez que visites a los dueños en su casa debes ir con buenas intenciones y portarte muy cortésmente, de esta forma intentas ganarte su cooperación en una forma amistosa que les dará la impresión que todos trabajarán juntos para resolver el problema. De esta manera se sentirán bien con tu pedido de que tomen responsabilidad de su perro.

Quien sabe, quizás la gente de al lado no esta bien informada y por eso es que el perro ladra. Con eso en mente en alguna de tus visitas les puedes dar la siguiente información:

Primero, asegúrate de que saben que el perro ladra por un problema de conducta usual y que la gente de tu familia sufre por esto.
También infórmales que su perro puede ser entrenado para no ladrar, fácil y rápidamente. Puedes darles un copia de las páginas Explicación rápida del entrenamiento antiladridos y/o Explicación detallada del proceso de entrenamiento antiladridos para tu perro.
Dales la información completa sobre collares electrónicos, la cual puedes encontrar en esta página.
Y ya que estás en ello, de ser necesario saca de la sección amarilla una lista de entrenadores de perros profesionales en tu área que puedan contestar sus preguntas y ayudarlos a entender el proceso de entrenamiento para su perro. Aun mejor, selecciona uno de los entrenadores tú mismo y entrevístalo para discutir sobre entrenamiento antiladridos. Se cuidadoso, no todos los entrenadores son competentes y lo último que necesitas es un idiota con credencial que falle en entrenar al perro y trate de cubrir su mediocridad diciéndole a los vecinos que el perro es incapaz de aprender.

Así que en la entrevista asegúrate que lo que el entrenador dice sobre el entrenamiento antiladridos sea consistente con lo que has aprendido en este sitio de Internet. Si el entrenador parece que toma en serio su profesión y sabe lo que está haciendo recomiéndalo a tus vecinos. A veces esto da buenos resultados.

Durante el curso de la conversación con tus vecinos trata de determinar porqué ladra el perro. Si el animal ladra para entrar y salir de la casa puede que el problema se resuelva comentándoles a los vecinos sobre las puertas para mascotas , si tienes dinero quizás hasta te puedes ofrecer a pagar parte del precio de la instalación.

Finalmente consigue el número de teléfono de tu vecino y apúntalo en un lugar seguro. Puede que tener ese número sea extremadamente importante en el futuro.

Esto es todo lo que necesitas hacer si tu vecino es el tipo de dueño mal informado y su perro ladra como resultado de ello. Se supone que aquí se acaba tu problema con los ladridos. Si el problema continúa por más de una semana debes considerar que estás tratando con otro tipo de gente que mantiene perros ruidosos: Perezosos y Difíciles de tratar.

Dueños Flojos y Difíciles

Entre la gente que mantiene perros escandalosos hay muchos que saben como entrenar a sus mascotas y no están opuestos a la idea, pero necesitan algo o alguien que los motive a hacerlo.

Para convencer a este tipo de dueño de perro lo único que necesitas hacer es llamarles por teléfono, muy amablemente una o dos veces a la semana. Hazlo por suficiente tiempo hasta que entienda que tu vida esta siendo perturbada por su comportamiento irresponsable y que tú nunca vas a dejar de molestarlo hasta que haga lo correcto y calme a su perro. En unas cuantas semanas todo arreglará si estas lidiando con una variante del dueño flojo o necio.

Pero, ¿y si no? ¿Qué pasa si sigues las indicaciones al pie de la letra y los ladridos continúan?, bueno, desafortunadamente eso manda a tu vecino hacia una tercera clasificación: El tipo de dueño Malicioso y terco.

El dueño Malicioso y el dueño Terco

En mi experiencia más del 45% de la gente que mantiene perros ruidosos son gente obstinada que ignora peticiones y ruegos, La única forma de obligarlos a educar a sus perros es si los agobias por un largo periodo de tiempo. Increíblemente este tipo de vecinos te van a molestar de cualquier forma que puedan, nunca te van a dar oportunidad de nada, estamos hablando de gente irascible, viciosa, gritona, estricta, que no cederán ni pizca de terreno. Personas incorregibles cuya perspectiva de la situación es como dice Charlton Heston: " Si quieres silencio vas a tener que arrancarlo de mis manos frías y muertas"

A primera vista no parece que tanta terquedad pueda vivir en una sola persona, pero piensa en esto: si escoges diez personas de la calle y haces un estudio psicológico de ellos vas a encontrar que a uno o dos de ellos les encanta pelear y contradecir. Jamás te imaginarías que 90% de esas diez personas que evaluaste sean propensas a tener esa clase de comportamiento. Si observas cuidadosamente, la gente que tiene perros con problemas de conducta tiene este tipo de características psicológicas.

Estoy convencido que un gran porcentaje de personas agresivas mantiene perros ruidosos o con problemas, no es casualidad, esta gente escoge conciente o inconcientemente tener perros así. En otras palabras una persona que sea hostil va a hacer que su perro moleste y ladre porque así le manda el mensaje de su forma de ser a los vecinos. La mayoría de la gente que tienen perros ruidosos es gente con serios problemas que escogen hacerlo así

Que no te caiga de sorpresa que ese hombre o esa mujer que te está haciendo la vida de cuadritos es una persona hostil que carece totalmente de empatía. Tratar de convencer a una persona así para que tome responsabilidad de su perro puede ser misión imposible y tomar los pasos necesarios para forzarlos puede ser muy peligroso.

Típica sucesión de acontecimientos

Si piensas presionar a ese vecino para que se responsabilice de su perro necesitas entrar a la cueva del lobo sabiendo que hay una serie de acontecimientos que casi siempre ocurren.

Hay un 95% de probabilidad de que las cosas no se arreglen en tu primera visita al confrontar a tu vecino. No va a corregir al animal y los ladridos van a continuar. Puedes explicarle que estás sufriendo, hablar bonito y bien con el dueño acerca de su animal y darle toda la información que necesita. Aun así, independientemente de lo que tu vecino te diga, hay un 95% de chance que los ladridos continuarán sin cambios.

Bien, ya estamos claros: tu primera visita amable no va a darte resultados. Y me da mucha pena decirte que tampoco tu segunda o tercera, cuarta o quinta visita darán resultado si estas lidiando con un tipo o tipa de lo peor. Necesitas comprender que cooperación amistosa no es la naturaleza de la gente maliciosa y necia, no se los enseñaron de chiquitos.

Una vez que te das cuenta que tienes un vecino de esta clase checa lo más pronto posible las leyes de tu país y de preferencia de tu comunidad, ciudad o pueblo, si no hay leyes que te protejan contra vecinos con perros viciosos tienes dos opciones: Te das por vencido y aceptas el abuso o como mula inicias el proceso de hartarlo de ti hasta que él se de por vencido.

Si te decides por la segunda opción ponte listo porque estas moviéndote en terreno peligroso y vas a requerir hacer planes cuidadosos, auto disciplinarte y aprender a usar estrategias para evitar consecuencias indeseables.

Necesitas tener cuidado con esto: Desde el punto de vista de tu vecino tú eres el malo y él la víctima inocente, entre más lo presiones más seguro va a estar de que estás abusando de él, puedes apostar que las cosas van a ser así, es algo que en su perspectiva insidiosa debe ser así.

¿Por qué?, bueno, ese tipo de personas, obstinadas e intratables, con perros que ladra histéricamente tienen condiciones médicas que se llaman desórdenes de personalidad y pueden ser diagnosticados por cualquier médico, estos desórdenes se llaman: Narcisismo, Paranoia, Trastorno de Personalidad Antisocial, Trastorno de la personalidad Limítrofe. Esta gente es incapaz de interactuar con la sociedad respetuosamente.

En la mente de esta gente cada persona que ellos se encuentran en su vida es su superior o su inferior, es el mismo fenómeno que encontramos en los perros. La diferencia es que los perros son felices siendo los inferiores, pero los enfermos psicológicos con personalidades depredadoras solo son felices cuanto sienten que ellos son los que tienen el poder. Para más o menos entender a esta gente tienes que asimilar que para ellos no es felicidad convivir armoniosamente con sus semejantes, para ellos felicidad significa tener a todo mundo en conflicto, enojados y así mostrar su superioridad.

Si realmente estás tratando con uno de esos tipos tienes que comprender que al llenar tu casa de ladridos te está mandando su mensaje de que es muy macho y él es el jefe. Cuando le pides que aquiete a su animal lo toma como que tú quieres tomar el trono del dominio. Para tu vecino, callar a su perro o no, es una competencia que va determinar quien es el triunfante y quien es el humillado.

En la percepción de una gente de este tipo el acto de entrenar a su perro significaría darte el completo control de su casa, y es algo que el o ella simplemente no harán, si no son los dominantes automáticamente serán los inferiores y no lo pueden soportar.

Con esta forma de ver las posiciones sociales no hay forma de que tu vecino aquiete a su perro fácil y rápidamente. Dado su problema de personalidad no puede ayudarte, simplemente no puede seguir instrucciones, órdenes o peticiones y esto le da una desventaja: no puede defenderse sin mentir.

Imagina que alguien le dice al vecino malicioso: "He oído que tienes problemas con un vecino, ¿qué pasa?"

Si el vecino dice la verdad y describe las cosas como pasan tiene que decir: "Tengo un perro sin entrenar ladrando como histérico a unos cuantos metros de la casa de mi vecino. Los ladridos están bajando su calidad de vida y su familia está sufriendo terriblemente. Quiere que me haga responsable del animal y terminar con su problema, pero me niego y por eso es que tenemos problemas." Si tu vecino dijera la verdad pondría al descubierto el vil, abusivo, odioso que es.

Realmente no puedes esperar que una persona así responda a tu petición de corregir a su perro y realmente no se puede defender sin mentir. Esta gente va a fabricar una nueva situación donde tú lo estás torturando y ellos tienen que sufrir tu tiranía. Puedes contar con que este caso para el manicomio va a tratar de darle vuelta a las cosas y va a convencer a todo mundo de que tú eres un diablo y lo torturas a diario. Si no eres cuidadoso va a salirse con la suya.

Esta es tu parte vulnerable: si vas mucho a su casa para discutir sobre el problema que te ha creado vas a quedar como el villano de la vecindad y de pronto te darás cuenta que hay muchos otros vecinos que están de su lado: los vecinos que no saben que las leyes no te protegen se van a preguntar porqué diablos no llamas a la policía para que ellos manejen el asunto. Y los que ignoran que los perros se entrenan fácilmente van a preguntarse porqué le estás pidiendo al tipo lo imposible.

También tienes que lidiar contra el hecho que mucha gente honestamente piensa que una persona tiene el derecho inviolable de tener a su perro como lo quiera tener, incluso en un edificio de departamentos. Mencionemos también a todas esas almas afortunadas que nunca han sido molestados por ruidos excesivos y se les hace imposible creer que sea "tan malo". Esa gente realmente considera tu comportamiento como ultrajante.

Así que ya lo ves, con todo esto contra ti no es difícil para tu vecino intratable convencer a la gente de que él es tu víctima y que la única razón por la que tu insistes tanto con el asunto del perro es porque eres un neurótico busca- pleito y todo este problema no tiene nada que ver con un animal escandaloso que vive a unos metros de tu casa donde tu familia tiene sus actividades de la vida diaria.

Ese es el dilema, si vas con las autoridades no va a pasar nada, y si le pides cortésmente al dueño te ignora. Por otro lado si insistes mucho, la vecindad te va a considerar como un tipo agresivo busca pleito. No cabe duda de que es una situación difícil, pero hay un caminito muy pequeño y frágil que podrías cruzar.

Lo más importante es conseguir el número telefónico del tipo en tu primer encuentro, después de eso habla solamente por teléfono con él. Algunas veces la situación va a requerir que vayas personalmente a su casa, pero habla por teléfono tanto como te sea posible. Esto también va a disminuir sus posibilidades de pintarte como el agresivo o el tirano del vecindario.

Algo mas que podrías hacer es ofrecerle comprar un collar electrónico. Mi amarga experiencia es que es mucho más fácil y menos debilitante gastar el dinero para comprar ese artículo. Si acepta lo del collar pónselo al perro y cuéntate como los pocos afortunados que sí pudieron, lo pocos muy afortunados.

Si rechaza tu oferta (lo que la mayoría hace) tienes dos alternativas y una es peor que la otra. En este punto tienes que aprender a aceptar el estrés que este problema le causa tu familia o iniciar el proceso de contactar al dueño del perro constantemente.

Arreglándotelas con Dueños Maliciosos y Tercos

Un verdadero dueño patológico casi nunca va a adoptar una postura que te obligue a ser agresivo con él, aunque quiere que todo el vecindario piense eso. Te va a menospreciar, insultar y va a hacer todo lo que se le ocurra para enojarte, incitarte y meterte en una batalla personal. Eso es lo que quiere, eso es lo que busca.

Recuerda que si tú respondes agresivamente con él, vas a estar en desventaja. No va a tomar mucho tiempo para que la cosa se ponga tan fea que terceras personas se envuelvan en el pleito, por ejemplo la policía, estos usualmente se quedan desconcertados porque no saben si el problema es un dueño de un perro que está siendo victima de su vecino o dos vecinos de carácter fuerte que pelean por razones indefinidas.

No olvides, es muy importante que te mantengas en calma y respetuoso. No dejes que tu vecino te atraiga al círculo vicioso de hostilidad al que quiere meterte. Si lo provocas, aunque sea una vez, lo va a recordar y lo va a tomar como evidencia de que el problema es que tú lo odias.

Con eso en mente no lo amenaces ni le grites, no lo insultes o le digas groserías, no dañes su propiedad y sobre todo no lastimes al perro. Si no haces ninguna de esas cosas vas a quitarle la posibilidad de acusarte de que solo tienes algo en contra de él. Concentrarte en arreglártelas con él.

El dueño malicioso e irresponsable ha creado una situación en la cual no puedes dormir en tu propia casa sin antes hacer arreglos. Si algún miembro de tu familia quiere tomar una siesta, habla por teléfono con el vecino o ve personalmente si es necesario y pídele que meta al perro hasta que la siesta de tu familiar se termine. Si necesitas estudiar, trabajar, pensar, relajarte, irte a dormir o hacer una llamada importante, lo que sea, ve y solicítale que mantenga al perro callado hasta que termines de hacer lo que sea que quieras hacer. Después de todo él ha creado la situación en la cual no puedes hacer nada en tu casa sin antes hacer arreglos con él. Tienes derecho a hablarle por teléfono o ir a su casa personalmente a solicitarle cosas porque te ha forzado. No importa si no hace lo que le pides, ten paciencia y mantente persistiendo. Esa es la clave para hacer que un vecino necio entre a los estándares de la decencia humana.

Lo Malo

Quiero aclarar que el plan para arreglar el asunto con tu vecino no es una cosa muy fácil, tampoco es algo en lo que quieres meterte si te es posible evitarlo. Sin embargo, desafortunadamente en muchas partes del mundo la gente ha sido encajonada en leyes que son inaplicables.

Si el lugar donde vives tiene leyes que no sirven para nada, lo más seguro es que tengas dos opciones: seguir el plan como lo explico aquí o someterte al abuso constante. El plan Mixon debe ser aplicado solamente si la ley no te deja otra opción. No debes meterte en camisa de once varas si tienes al menos una remota posibilidad de poder hacer algo legalmente, porque te aseguro que no vas a disfrutar la experiencia en absoluto.

Recuerda que hay gente que vive para tener conflictos, anhelan confrontación y adoran molestar a la gente que les rodea. Esa gente provoca antagonismos intencionalmente y se entrega al conflicto como un medio de vida, todo el tiempo que están sobre la faz de la tierra se la pasan envueltos en algún tipo de disputa cargada emocionalmente, con quien se deje. Este tipo de personas a menudo tienen perros que ladran y/o perros que son peligrosamente agresivos, es como una trampa con la que atraen a los que están alrededor, para que participen en el conflicto que tanto anhelan.

El sonido de los ladridos que viene del otro lado de la cerca puede de hecho ser el llamado de tu vecino belicoso para que te unas a su conflicto y por supuesto, cuando tú vas y lo presionas para corregir el problema puede que en realidad estés bailando al son que él te marca.

El proceso de llegar a un acuerdo con este tipo de gente es siempre una prueba muy dura, quizás no es tan malo como vivir para siempre bajo la tiranía de un perro que ladra constantemente, pero de todos modos es demasiado estresante para ti y los tuyos.





Espero que les sirva de algo