Cuando tengan su primer perro les recomendaría que lo lleven al medico porque es posible que tenga "parásitos", aca les dejo un test para saber si su perro tiene parásitos:

1- Su no hace últimamente otra cosa que...

A-Lamerse el ano.
B-Cazar moscas.
C-Emitir algún quejido que otro, pero nada grave.

2-¿Le ha sorprendido restregándose contra el suelo?

A-Si, últimamente le da por andar sentado.
B-Solo cuando vuelve del W.C. Creo que es su manera de sentirse limpio.
C-Mi perro nunca hace esas cosas.

3-¿Come con el mismo apetito siempre?

A-Devora su ración con una intensidad que asusta.
B-Come lo que le doy, pero me extraña que no pida más.
C-No hace demasiado caso a la comida.

4-Observe sus heces, ¿Cómo son?

A- Bastante menos consistente que hace unos días.
B-Están llenas de granitos de arróz, quizá me halla excedido en la ración.
C-No suelo observar las cacas de mi perro, para eso está su veterinario.

5-¿Es regular a la hora de ir al baño?

A-¿Regular? No hace más que abonar el jardín, y encima con diarrea.
B-Como un reloj: dos veces al día y la misma hrora.
C-Últimamente anda más suelto que antes, creo que necesita una dieta astringente.

6-¿Que aspecto tiene el manto de su animal?

A-Inmejorable, es la envídia del barrio.
B-Algo reseco y un poco feo.
C-Está hecho un asco, y se le cae tanto que no me atrevo ni acariciarle. Temo que se quede pelado.

7-¿Gimotea con frecuencia?

A-Más que la dama de las Camelias.
B-Sólo de vez en cuando, justo después de defecar.
C-No, mi perro está muy bien educado.

8-¿Le ha sorprendido con algún vomito?

A- Sí, y además expulsó fideos, a pesar de que jamás incluyo este alimento en su dieta.
B- Solo un día que, después de comer, le saqué a correr los 100 metros libres.
C- Si, seguro que comió alguna porquería.

9-¿Con que alimenta a su compañero canino?

A- Solo le doy balanceado de primera calidad.
B- Balanceado y algún extra debajo de la mesa. Le encantan los trocitos de carne cruda.
C- Visceras, carne, un puñadito de arroz.... Ya sabe, lo típico.

10-¿Su perro es dado a olfatear las heces de sus colegas?

A- Mete el hocico y, si no me doy cuenta, se las zampa enteritas.
B- Olfatea todos los excrementos . Sin dejar uno. Es un cochino.
C- Ni se acerca a ellos.

11- Haga un repaso general a su aspecto:

¿Cómo lo encuentra?
A- Fuerte y sano como un toro
B- Algo decaído y flojucho, nunca ha sido un perro demasiado vital.
C- A decir verdad, muy raro. Delgado pero con el vientre hinchado como una papa.

12-¿Cada cuanto tiempo desparasita a su perro?

A - Una vez al año
B-Cada tres meses, como manda mi veterinario.
C- Bueno...lleva collar antiparasitario y esas cosas. Es suficiente, ¿no?


DE 12 A 20 Puntos
¿Gusano?
Ni uno.

Descuide, su perro está como un roble. Los parásitos no han encontrado la forma de saltarse las barreras de la desparasitación y la dieta en condiciones.Su perro está en buenas manos.

Tu primer perro ¿como lo cuido? (megapost)


DE 20 A 29 Puntos
Puede que Si,
Puede que No.

Es posible que su perro este infestado, algunos de esos síntomas (vómitos, heces blandas, inapetencia) podrían significar que las lombríces han empezado a hacer de las suyas. Acuda a su veterinario con una muestra de heces y siga sus instrucciones.

perros



DE 29 A 36 Puntos
Una autentica plaga.

Los parásitos están causando estragos en el organismo de su animal, y si no pone remedio de inmediato el desenlace pordría ser fatal. Sustituya esa dieta caprichosa por balanceados completos y retire las heces de su perro de la calle y acuda al Veterinario.


cariño


PUNTUACIÓN:

1) A-3, B-1, C-2
2) A-2, B-2, C-1
3) A-1, B-2, C-3
4) A-2, B-3, C-1
5) A-3, B-1, C-2
6) A-1, B-2, C-3
7) A-3, B-2, C-1
8) A-3, B-2, C-1
9) A-1, B-2, C-3
10) A-3, B-2, C-1
11) A-1, B-2, C-3
12) A-2, B-1, C-3

Si después de hacer el test te dice que tiene parásitos llévalo a un medico inmediatamente porque mientras mas tarde peor se va a poner...

educar




Despues de un tiempo, cuando ya este curado, ahora lo vamos a educar:

Cuando vean que su perro esta haciendo algo indebido, por ejemplo, hacer las heces adentro de la casa, no tengas miedo de retarlo, porque si no lo educas cuando es chico, en el futuro va a hacer lo que quiera y no lo vas a poder controlar.
Cuando estén dando un paseo por la calle y vean que el perro quiere intentar morder a una persona o a otro perro inmediatamente tienen que distraerlo tirando de la correa (al principio tiene que tener una correa y después cuando veas que va cambiando le vas a poder sacar la correa).
Esto es lo mas importante que siempre tienes que recordar, tienes que alimentar bien a tu perro, y también bañarlo porque si no lo bañas puede ser posible que le agarre sarna u otro tipo de enfermedad, y hablando de alimentarlo, sino lo alimentas bien cada vez estaría mas cansado y te obedecería menos...
Por ultimo, recuerda de darle cariño a tu perro solo cuando se porta bien o esta tranquilo, si se porta mal retalo...

Y siempre cuídenlo al perro porque puede ser que mas adelante pueda tener estas enfermedades solo si no lo cuidas, aqui estan las enfermedades mas comunes de los perros, signos clinicos y tratamiento:

dominarlo


Piel

La piel es un órgano expuesto a sufrir enfermedades constantemente. Las causas de sus problemas son muy variadas: cambios hormonales, alimentos, medicamentos, etcétera. A continuación se mencionarán las enfermedades más comunes en la piel.

Alergia al piquete de pulga. Es una reacción de hipersensibilidad a uno o más componentes de la saliva de la pulga, se adquiere principalmente en el verano. Es un problema muy frecuente y desesperante para ti y, sobre todo, para tu perro.

Signos clínicos que notarás

Zonas sin pelo en la grupa y en la base de la cola.

Tu perro se rascará y se lamerá desesperadamente hasta lesionarse de gravedad por sí mismo.

Zonas enrojecidas, sangrantes o con costras.

Tratamiento a seguir

Baña al animal con jabones antipulgas y/o apoya el tratamiento con productos orales, tópicos o inyectables, recetados por el veterinario.

Fungosis –problemas de hongos. Es una infección de la piel ocasionada por hongos que invaden y viven dentro del pelo, uñas o piel. La humedad causada por baños continuos, o el tener a tu perro alojado en un lugar húmedo y falto de ventilación, le ocasionaría una invasión fungal.

Signos clínicos que notarás
Zonas muy características, sin pelo, redondas; depende del tipo de hongo que está afectando a tu perro.

Tratamiento a seguir

Llévalo al veterinario para que recete la terapia correcta.

Laceraciones y heridas accidentales. Al estar jugando, tu perro puede sufrir raspones o cortadas que lastimarán su piel. Por fortuna, algunas pueden ser atendidas sin la ayuda del veterinario.

Signos clínicos que notarás

Zonas enrojecidas con o sin pelo.

Puede o no haber presencia de sangre.

Tu perro se rascará y se lamerá continuamente.

La zona afectada puede estar inflamada.

Tu perro puede sentir dolor si tocas el área afectada por el hongo.

Tratamiento a seguir

Verifica la zona afectada.

Corta el pelo del rededor.

Lava con agua y jabón neutro la zona; luego enjuágala perfectamente y sin tallar enérgicamente.

Seca la zona muy bien, esponjeando –sin tallar.

Aplica desinfectantes no agresivos con poder secante, como violeta de genciana, topazone, vetzarol, aluspray, etcétera.

En caso de que persista el problema o haya complicación bacteriana o fungal, consulta al veterinario.

Sarnas. Es la falta de pelo en diversas zonas causada por parásitos. Es un mal muy desagradable a la vista, así que evita que tu perro la contraiga. Hay tres tipos de sarna: una de ellas es la sarna demodésica, que no es contagiosa y solamente se presenta en cachorros al abatirse la respuesta inmunológica, ya que este parásito forma parte de la microflora normal de la piel. Las sarnas sarcóptica y soróptica, en cambio, son altamente contagiosas, por lo que es necesario que lo lleves al veterinario para que dé el diagnóstico a través de un frotis de la piel.

Signos clínicos que notarás

Comezón.

Falta de pelo en zona localizada.

Inflamación.

En la sarna demodésica las lesiones se localizan sólo en la cabeza y las extremidades.

En las sarcóptica y soróptica la comezón y las lesiones son más intensas y, a veces, sangrantes, y se localizan en el vientre, la cara, las extremidades, el tórax y las orejas.

Tratamiento a seguir

Llévalo al veterinario para dar el diagnóstico pertinente.

Pioderma. Es una infección bacteriana ocasionada por el exceso de humedad, inmunosupresión, automutilación, etcétera.

Signos clínicos que notarás

Zonas sin pelo inflamadas y enrojecidas.

Presencia de secreciones malolientes con o sin sangre.

Dolor.

Presencia de escamas.

Prevención.

En el caso de tener muchos pliegues en la piel –como el sharpei– es necesario una limpieza correcta cotidiana para evitar el exceso de humedad y la acumulación de bacterias entre los pliegues.

Tratamiento a seguir

Lleva al perro al veterinario para dar el tratamiento adecuado.

Tu primer perro ¿como lo cuido? (megapost)


Aparato respiratorio

Tos de las perreras. Es la tos seca que puede darle a tu perro cuando esté junto con otros en un área sucia e infectada, dentro de jaulas y compartiendo utensilios con los demás. Es común que la contraigan los perros en las pensiones o las tiendas mal aseadas. Este mal se transmite por fomites –moco, saliva, estornudo, comederos, jaulas, etcétera. Si no la atiendes a tiempo con la terapia correcta, tu perro puede caer en cuadro de neumonía y pudiera morir.

Signos clínicos que notarás

Tos.

Moco seroso –transparente y sin olor.

Moco purulento –de color y maloliente.

Depresión.

Postración.

Inapetencia.

Fiebre –que apreciarás en el abdomen, los cojinetes plantares calientes y resecos, la nariz reseca.

Conjuntivitis.

Tratamiento a seguir

Limpia y desinfecta con cloro, cloruro de benzalconio, hipoclorito de sodio o clorhexidina el área donde vive tu perro, sobre todo si se aloja con otras mascotas para evitar una reinfección.

Aísla a los animales enfermos.

En caso de tener sólo un perro, desinfecta las áreas donde se encuentre y llévalo al veterinario.

Ya que el sistema respiratorio es muy delicado, no le administres ningún medicamento como aspirinas, jarabes, etcétera, porque complicarán el cuadro aún más.

Consulta al veterinario apenas presente alguno o varios de los signos mencionados, para que recomiende la terapia apropiada y la apliques a la brevedad.

Moquillo canino. Es una enfermedad viral común en los animales jóvenes y viejos no vacunados. Los animales infectados eliminan el virus en todas las secreciones del cuerpo, así como la orina y las heces. Las principales fuentes de infección son las tiendas de mascotas, los criaderos, los asilos, etcétera, cuando están sucios e infectados.

Signos clínicos que notarás

Son muy variables, pero lo más común es que presenten:

Falta de apetito.

Depresión.

Fiebre.

Rinitis y conjuntivitis con secreciones anormales –moco de color verde, con pus, etcétera.

Neumonía.

Bronconeumonía.

Vómito.

Diarrea.

Signos nerviosos en la fase terminal.

Prevención

Es posible aminorar o erradicar la incidencia de la enfermedad por medio de la vacunación. Si tuviste perros enfermos antes de que llegara el nuevo cachorro, desinfecta a conciencia con agua, detergente y cloro todas las áreas que aquel perro acostumbraba visitar por unos cuatro días consecutivos y enjuágala perfectamente con agua, para que no irrite las partes sensibles del nuevo cachorro.

Tratamiento a seguir

Depende mucho de tu constancia en la aplicación del tratamiento indicado por el veterinario.

Si tu perro llega a recuperarse tendrá secuelas nerviosas; los cojinetes plantares, al igual que la nariz, quedarán agrietados de por vida. A pesar de esto vivirá una vida casi normal.

perros


Aparato gastrointestinal

Parvovirus, rotavirus y coronavirus. Existen enfermedades intestinales de origen viral, poco frecuentes en la actualidad gracias a la vacunación. Suele creerse que si el perro o cachorro está vacunado, será inmune. Sin embargo, si tu perro presenta alguna otra enfermedad o inmunosupresión, es susceptible a adquirir alguna de estas enfermedades. Respeta el calendario de vacunación para reforzar la capacidad inmune de tu mascota. Puede darse el caso de que tu perro presente la enfermedad estando vacunado, pero será leve y el médico veterinario podrá actuar inmediatamente, de modo que tu perro o cachorro posiblemente se salvará o sufrirá las menores consecuencias. Estas enfermedades son moquillo, parvovirus, coronavirus, rotavirus, entre otras, las cuales el especialista debe atender lo más pronto posible.

Signos clínicos que notarás

Vómito.

Intolerancia al alimento y agua.

Dolor abdominal.

Fiebre –abdomen caliente, cojinetes plantares calientes y resecas, nariz reseca.

Inapetencia.

Postración.

Estreñimiento.

Excremento maloliente.

Excremento duro como piedra.

Excremento con sangre.

Diarrea.

Diarrea con sangre completa.

Diarrea con sangre digerida –sangre morada o negra.

El tratamiento paliativo será limitado, desgraciadamente, porque las causas pueden ser muy variadas: intoxicación por plantas, plomo, insecticidas, desinfectantes, venenos, detergentes, úlceras gástricas, etcétera.

Tratamiento a seguir

Consulta al veterinario lo más pronto posible. Es la única opción para que dé su diagnostico y tratamiento a seguir.

cariño



Boca

Las enfermedades de la boca son muy variadas y principalmente se desencadenan por la falta de aseo. Las enfermedades más comunes son gengivitis, acumulación de sarro y pérdida o fractura de dientes.

Signos clínicos que notarás

Salivación excesiva.

Laceraciones.

Dientes fracturados.

Presencia de abscesos.

Inflamación de las encías.

Sangrado.

Mal aliento –halitosis.

Tratamiento a seguir

Consulta al veterinario para que confirme si es una pieza fracturada, o si el problema ha sido causado por caries o simplemente por exceso de sarro. Deberás dar seguramente una limpieza regular a los dientes de tu perro con productos dentales especiales.

educar


Oídos

Otitis. Es la inflamación del conducto auditivo o cartílago auricular, ocasionada por diversas causas. Ésta puede ser interna, media o externa.

Signos clínicos que notarás

Sacude demasiado la cabeza.

Inclina la cabeza hacia un lado.

Oreja u orejas caídas

Inflamación del oído y de la oreja afectada.

Tu perro se rascará mucho la oreja.

Pudiera haber sangrado.

Exceso de humedad en el conducto auditivo.

Acumulación de pelo y cerumen.

Predisposición de raza, esto quiere decir que las raza que tienen las orejas muy grandes y pendulosas, sufren más este padecimiento. Por ejemplo, los basset hound o los cocker ingleses.

Dolor.

Mal olor.

Cambios de conducta.

Pérdida de la capacidad auditiva.

Descamación.

Falta de pelo en las orejas.

Tratamiento a seguir

Revisa antes que nada los oídos, para verificar que no tienen adentro algún objeto extraño.

Si no hay objetos extraños en los oídos, lávalos con agua oxigenada rebajada con agua o con vinagre rebajado en agua, 2 veces al día por 3 días.

Seca perfectamente el área.

Si después de 3 días continúa el problema, consulta al veterinario.

dominarlo


Ojos

Conjuntivitis. Es la inflamación de la conjuntiva causada por diversos factores, por lo que algunos de los signos presentados varían un poco en los animales.

Signos clínicos que notarás

Opacidad del ojo.

Resequedad del ojo.

Ojos enrojecidos.

Pérdida de la vista total o parcial.

Ojos cerrados.

Párpados inflamados.

Lagrimeo excesivo.

Inflamación del tercer párpado –bolita roja junto al lagrimal–.

Comezón en el área afectada.

Dolor a la palpación.

Presencia de lagañas con o sin pus.

Tratamiento a seguir

Lava los ojos de 3 a 5 veces al día, por 3 días, con agua de manzanilla del día y tibia, sin tallar enérgicamente.

Aplica fomentos de agua de manzanilla del día tibia por 5 minutos, con algodón, además de los lavados.

Si después de 10 días persisten las molestias, consulta al veterinario para que aplique la terapia correcta.

Tu primer perro ¿como lo cuido? (megapost)


Aparato urogenital

Hembras. Afortunadamente en este sistema son realmente pocas las enfermedades frecuentes. Aun así, mencionaremos las más comunes. La mayoría de los signos son muy semejantes, por lo que se trataran en general. Ahora bien, siempre visita al veterinario para que emita el diagnóstico y el tratamiento temprano y correcto de cada padecimiento.

Signos clínicos que notarás

Salida de líquido anormal de color opaco y/o maloliente por la vulva.

Orina anormal, mal oliente, de color lechoso u opaco.

Inflamación de la vulva.

Inflamación del vientre o abdomen.

Dolor a la palpación.

Vulva enrojecida.

Estos signos son muy similares a los de la piometra y la cistitis.

Piometra. Es una infección del aparato reproductor causada principalmente por la influencia hormonal, específicamente por la progesterona, la cual el organismo puede producir excesivamente, por una aplicación mal manejada o sobredosis.

Signos clínicos que notarás

Tu perra bebe mucha agua –polidipsia.

Orina mucho –poliuria.

Puede aparentar estar gestante, lo que se debe rectificar con el veterinario por ultrasonografía o radiología, según sea el caso. Sin embargo, toma nota:

–Radiología: No puede utilizarse en los primeros 15 días de la gestación, porque la radiación provoca malformaciones en los fetos.

–Ultrasonografía: Es un medio muy seguro que puede utilizarse en cualquier momento de la gestación, pues no afecta a los fetos, aunque es más caro y no todos los veterinarios cuentan con este servicio.

Tratamiento a seguir

Tu perra puede curarse sola en un periodo de cinco a ocho días, y no sufrir consecuencias posteriores; pero si persisten las molestias después de estos días, llévala al veterinario.

Si se cura sola, estrictamente en el celo inmediato que tu perra presente, deberá gestarse.

Sólo el veterinario puede diagnosticar y tratar este problema. Esto es muy importante que lo tengas presente.

Se puede practicar la radiología o ultrasonografía, según sea el caso.

Según sea el caso, también podrá practicarse la ovariohisterectomía –OVH o esterilización.

Cistitis. Es una infección e inflamación de la vejiga y/o de los conductos urinarios. Es multifactorial.

Signos clínicos que notarás

Orina lechosa, maloliente y pudiera presentar sangre.

Tratamiento a seguir

Sólo el veterinario puede resolver el problema.

Tumor venéreo transmisible –TVT. Es un tumor proliferativo que puede encontrarse en la vagina y la vulva, que se transmite directamente de las células tumorales durante el contacto sexual o social. Principalmente se contagia por el contacto con perros callejeros. Cabe mencionar que este tumor en específico no es exclusivo del aparato urogenital, ya que los perros que lo padecen lo transmiten a otros por contacto directo, lengüetazos o por el simple roce.

Signos clínicos que notarás

El TVT lo puedes encontrar solo o múltiple. Aparece como masas de consistencia suave, hemorrágicas, en forma de coliflor. El sitio más común es la vagina caudal o la vulva.

Los sitios extragenitales incluyen la piel, las cavidades oral, nasal, y el perineo, porque tu perra al lamerse los genitales toma células tumorales y, al acicalarse, se infectará otra parte del cuerpo e incluso a otros perros. Es altamente transmisible y agresivo. En este caso debes manipular a tu perra con guantes porque puedes contraerlo. Lo mejor es llevarla al veterinario para que confirme el diagnóstico.

Tratamiento a seguir

Este tratamiento sólo puede ser llevado a cabo por el veterinario.

Si es quirúrgico, el resultado puede ser eficaz en algunos animales si logra retirarse el tumor por completo. Sin embargo, después de la cirugía bastantes perras recaen en la enfermedad.

La quimioterapia puede utilizarse como un auxiliar de la cirugía o como procedimiento único, pero esto sólo puede determinarlo el veterinario.

Machos. Lo más común en los machos es la inflamación de testículos, el escroto y el prepucio, lo cual puede deberse a diversas causas como:

Infecciones de vías urinarias por diversos organismos.

Piquete de insectos.

Agresión física –golpes.

Pelea entre animales.

Diversos tumores.

Signos clínicos que notarás

Inflamación de los testículos.

Dolor a la palpación.

Zona enrojecida y caliente.

Crecimientos anormales alrededor de los testículos o del pene.

Crecimiento excesivo del prepucio.

Orina con sangre.

Inflamación del epidídimo.

Tumor venéreo transmisible –TVT. Los signos y el tratamiento son iguales que en la hembra, sólo que en el macho el tumor se encuentra en el prepucio, los testículos y el pene.

Tratamiento a seguir

La mejor opción es que lo lleves al veterinario porque puede acontecer mayores complicaciones que podrían ser fatales, además de que te pueden contagiar.

Pododermatitis. Es un padecimiento multifactorial, aunque común, en los perros que habitan en lugares húmedos o bien, es provocada por parásitos, como en el caso de las sarnas.

Signos clínicos que notarás

Postración.

Dolor al caminar.

Cojera.

Dolor a la palpación.

Puede presentarse sangre.

Puede haber infección y por lo tanto salida de líquido mal oliente y pus.

Presencia de llagas o grietas.

Tratamiento a seguir

Generalmente las causas son exceso de humedad o por desinfectantes usados en el hogar y/o productos irritantes, como el cloro y los detergentes.

Con agua y jabón neutro lava delicadamente los cojinetes plantares.

Seca perfectamente el área.

Aplica agua oxigenada a presión con una jeringa de 10 ml sin aguja.

Aplica desinfectantes con poder secante, como violeta de genciana, topazone, licor de forge, aluspray, vetzarol, etcétera.

Aplica desparasitantes de uso tópico, por lo que consulta con el veterinario para que determine el producto a utilizar.

Repite el tratamiento –sin lavados– 2 veces al día por 3 días.

Si persisten las molestias después de estos 3 días, llévalo al veterinario porque pudiera haber complicaciones graves, incluso la afección podría llegar a hueso y terminar en la muerte de tu perro.

perros


Quemaduras

Si tu perro habita en un lugar con piso de cemento, caluroso y sin sombra, muy probablemente sufrirá quemaduras en los cojinetes plantares. En efecto, las quemaduras pueden ser hasta de tercer grado.

Signos clínicos que notarás

Postración.

Dolor al caminar.

Cojera.

Dolor a la palpación.

Presencia de llagas o grietas.

Pudiera haber sangre.

Al complicarse pudiera haber presencia de pus.

Tratamiento a seguir

Resuelve la causa de raíz, proporcionando suficiente sombra a tu perro.

Si hay laceraciones, aplica agua oxigenada a presión con una jeringa de 10 ml sin aguja por 3 días.

Si persisten las molestias por más de 5 días, llévalo al veterinario para aplicar el tratamiento pertinente.

cariño


Rabia

La rabia es una enfermedad bastante grave que ha cobrado miles de vidas humanas en el mundo, y que no ha sido erradicada de nuestro país, por lo que es importante que cada año todos los peros y los gatos sean vacunados. Una de las principales causas, por la que no se ha logrado controlar la enfermedad en un 100 %, es el número tan elevado de animales callejeros. Constituyen un gran foco de infección de ésta así como de muchas otras enfermedades. Desgraciadamente, la sociedad no atiende las campañas para el control de la población de pequeñas especies, e incluso defienden a perros y gatos callejeros. Con todo, es importante que los vacunen y desparasiten, y aprovechen las campañas de esterilización gratuita con el fin de evitar el crecimiento desmedido de estos animales que muchas veces sólo tienen dueños ocasionales. Sólo así puede controlarse la transmisión de la rabia, así como de muchas epidemias.

Transmisión

Se transmite principalmente por la mordedura profunda de un animal infectado, a través de la saliva. El virus penetra el tejido nervioso, para luego migrar hasta el sistema nervioso central y las glándulas salivales de donde se libera.

El consumo de carne de animales muertos e infectados no sometidos a cocción también es un agente de contagio.

Existen animales que pueden transmitir la rabia sin presentar signos clínicos.

El virus, sin embargo, no resiste el calor, además que muchos desinfectantes lo inactivan fácilmente.

Los signos clínicos se presentan de 2 a 8 semanas después de la infección, que es el tiempo de incubación del virus.

La rabia comprende tres fases:

Sin signos evidentes.

La primera fase con frecuencia pasa inadvertida, pero puedes notar signos sutiles de cambio de comportamiento, fiebre, reflejos lentos y que tu perro se lamen constantemente en el sitio de la mordida, como si tuviera mucha comezón.

Furiosa.

El sistema nervioso central ya es invadido: notarás signos de comportamiento errático, como irritabilidad, inquietud, ladridos, agresión por episodios, ataques a objetos inanimados, rascan, gruñidos inexplicables, fotofobia y comportamiento sexual anormal. También puede tu mascota desarrollar desorientación y convulsiones.

Paralítica.

Se desarrolla parálisis, que frecuentemente primero afecta a la extremidad mordida, luego la faringe –percibirás un cambio en el ladrido. Siguen problemas para respirar y parálisis de la mandíbula que verás caída, lo que provocará un exceso de salivación.

Diagnóstico

Se hace un estudio de la cabeza y las glándulas salivales del animal, ya que cualquier perro sospechoso a rabia se debe poner en cuarentena o someterse a eutanasia. Y las autoridades locales se deben poner en sobre aviso a la población del área, por si mordió a alguna persona y se de pronto tratamiento; mientras se confirma si las pruebas fueron positivas a rabia.

Tratamiento a seguir

No hay tratamiento posible. El animal rabioso tendrá que ser sacrificado por las autoridades de la Secretaría de Salud. Los humanos que la padecen pueden sobrevivir si se vacunan rápidamente.

La lucha contra esta enfermedad depende de la conciencia de la sociedad para que vacunen a los perros y gatos domésticos, así como a los animales callejeros.

educar


Displasia de cadera

La displasia de cadera es un defecto de la articulación de la cadera –coxo-femoral–, con distintos grados de afección, que generalmente sucede en las primeras etapas de la vida de un perro. Puede afectar una o las dos articulaciones de la cadera.

Esta enfermedad, con frecuencia hereditaria, es común en perros de razas grandes y gigantes, como grandes daneses y san bernardos. Asimismo surge como consecuencia del peso excesivo que sostiene la cadera. Las razas pequeñas, sin embargo, pueden también sufrir de displasia, aunque esto es menos común.

La displasia puede prevenirse si proporcionas a tus cachorros una alimentación balanceada, que no excesiva –consulta la sección de alimentación–.

Signos clínicos que notarás

Cojera de uno o los dos miembros afectados.

Dolor después de hacer ejercicio.

Dolor al incorporarse y al caminar.

Resistencia al movimiento.

Postración.

Diagnostico

Depende mucho de la historia clínica, el examen físico y la evaluación radiográfica que haga el especialista.

Tratamiento a seguir

El veterinario impondrá uno de dos tipos de tratamiento: el de mantenimiento y el quirúrgico.

El primero se recomienda a animales ligeramente afectados o para aquellos que se encuentren en la etapa inicial de la enfermedad. Es importante que lleves a tu perro al veterinario especialista para que ponga en marcha el tratamiento más adecuado. Sin embargo, generalmente mitigará las molestias por un tiempo, ya que finalmente tendrás que someterlo a la cirugía. Lo que puedes hacer de inmediato es restringirle toda actividad, con el fin de disminuir la inflación de la articulación y por ende disminuirá el dolor.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, debes considerar que es muy caro. Además, es necesario y de gran importancia que un veterinario especialista determine el procedimiento a seguir con el individuo.

Como puedes ver, es muy importante que cuando tu perro no se sienta bien, acudas al veterinario.

dominarlo


Medicina preventiva

Vacunacion y desparasitacion para tu cachorro:

Mientras el cachorro es amamantado por su mamá recibe las defensas necesarias para protegerse de muchas enfermedades, pero una vez que sale del ambiente materno queda expuesto a ellas. Es muy importante desparasitar y vacunar a tu cachorro, si quieres conservarlo sano. Más vale prevenir que lamentar.

La edad para iniciar la vacunación puede variar en cada cachorro, depende de su fortaleza física y del ambiente en que se desenvuelva. Sin embargo, te sugerimos este eficaz esquema de medicina preventiva para tu cachorro.

1.5 meses: Desparasitación ligera –con productos no agresivos.

2 meses: Vacuna contra parvovirus canino.

2.5 meses: Vacuna triple –moquillo, leptospira y hepatitis B.

3 meses: Refuerzo de la vacuna contra parvovirus canino.

3.5 meses: Refuerzo de la vacuna triple.

4 meses: Vacuna antirrábica. Después de esta aplicación deberás vacunarlo cada año.

A tu criterio repite el cuadro de vacunación al año siguiente de su primera aplicación, sin refuerzos, con el fin de que tu perro desarrolle una mayor resistencia a las enfermedades.

Recomendaciones

No lo lleves a la calle antes de la aplicación del refuerzo de la primera vacuna.

También es recomendable que tu cachorro no conviva con otros perros dentro o fuera de la casa antes de la vacunación.

Es mejor empezar la vacunación a los dos meses de edad, pero si insistes en que el cachorro salga a temprana edad, es preferible iniciarla al mes y medio de edad.

Si algún perro infectado de parvovirosis estuvo en tu casa, desinfecta con agua, detergente y cloro todas las áreas que visitó y enjuágalas escrupulosamente. Esto debes hacerlo en el momento que salga el perro infectado y, por lo menos, tres días antes de que un nuevo cachorro llegue a tu casa.

Si tu perro no visita frecuentemente lugares públicos desparasítalo cada 6 meses, pero si lo hace, desparasítalo cada 4 meses. Es conveniente que uses un medicamento diferente cada vez, para que los parásitos no desarrollen resistencia a la sustancia activa.

Lo que debes saber antes de cruzarla:

El mito del celo. Cuando tu perra vaya a entrar en la etapa del celo verás un sangrado característico, cuya duración varía en cada perra. El sangrado per se no indica que sea el momento ideal para cruzarla. Tradicionalmente las personas cruzan a sus perras nueve días después del término del sangrado; es un error, tu perra puede presentar el celo durante el sangrado o varios días después de su fin.

Si quieres una monta exitosa te recomendamos que lleves a tu perra al veterinario, cuando se presente el sangrado, para hacerle un frotis vaginal y determinar los mejores días para la cruza —el veterinario toma una muestra de células de la vagina y las examina en el microscopio para identificar la etapa del ciclo estral en que se encuentra la perra.

En el macho puede realizarse una evaluación del semen, para garantizar su calidad y asegurar que la monta sea exitosa. Del semen se evalúa la cantidad de eyaculado, el pH, que los espermatozoides migren en conjunto en alguna dirección y no en círculos, que no sea mayoría la que presente malformaciones y el número de espermatozoides por mililitro.

Tal vez te parezca sofisticado y poco romántico este procedimiento. Sin embargo es importante conocer esta información antes concluir que la perra no se dejó montar porque no le gustó el galán y perder la oportunidad de tener cachorritos en casa.

La edad ideal para cruzar a tu perra. Durante el primer celo tu perra todavía está experimentando cambios hormonales para completar su crecimiento, por eso es mejor cruzarla a partir del segundo celo. Se recomienda que la perra haya completado el cuadro de vacunación y de desparasitación, para que transmita la inmunidad necesaria a sus cachorros y éstos, a su vez, desarrollen una mayor resistencia a las enfermedades hasta que comience su cuadro de medicina preventiva.

Algunos consejos para la cruza. Puede darse el caso que la monta no pueda realizarse normalmente porque cualquiera de los dos perros sea inexperto, agresivo o que ella tenga la vulva pequeña. En estos casos la mejor opción es la inseminación artificial -se recolecta el semen del macho y se deposita directamente en la vagina de la hembra.

Es común que después de la monta haya salida de secreciones por la vulva, porque tu perra puede presentar alergia al semen de algunos perros o porque sea excesivo el volumen de la eyaculación. Para evitar esto, levanta las extremidades posteriores de tu perra para evitar la salida del semen.

Cuidados durante la gestación:

Debes considerar un cambio sencillo en la dieta; dale alimento para cachorro o si está dentro de tus posibilidades económicas, compra un alimento para perras gestantes porque dichos alimentos poseen la cantidad adecuada y equilibrada de nutrientes que le exige la gestación. Además, es importante que al comenzar la gestación tu perra esté fuerte y bien alimentada.

Dale suplementos sólo bajo prescripción médica. No es recomendable suplementarle minerales como el calcio o vitaminas en esta etapa. Por ejemplo, el exceso de calcio puede provocarle hipocalcemia o fiebre de leche cuando comience la lactación -se liberan excesivamente las reservas de calcio en sangre y ocasionan descalcificación ósea, rigidez muscular, postración y apatía.

Estudios médicos. A partir de la última cruza, debes contar 30 días como máximo para hacer el diagnóstico de gestación por medio de ultrasonografía y saber si tu perra no quedó preñada, es necesario distinguir entre un embarazo psicológico pseudogestación o piometra –consulta la sección de enfermedades de las hembras– y tomar las medidas necesarias.

Las radiografías no son recomendadas en el primer mes de la gestación; provocan malformaciones en los cachorros. Sin embargo, es aconsejable realizarlas a partir del día 50 de gestación para determinar el tamaño y número de los fetos. Además, gracias a ellas puedes prever una cesárea, en caso de que los cachorros sean muy grandes para salir por el canal pélvico de forma natural.

Otras consideraciones. Tu perra gestante debe realizar su vida normal, obviamente sin obligarla a realizar ejercicio excesivo.

Es muy importante que no sometas a tu perra gestante a vacunaciones, desparasitaciones o medicamentos no prescritos por el veterinario.

Finalmente, durante la gestación, es normal que haya secreciones de la vulva de color amarillo paja e inodoras, las cuales no representan ningún problema, aunque siempre es recomendable que el veterinario revise a tu perra.

El parto:

Antes del parto. Tu perra se mostrará intranquila y ansiosa. Comenzará a rascarse y buscará un lugar seguro para hacer su nido. Si le proporcionas un lugar apropiado, como una caja con periódicos, será suficiente. Enséñale que en ese lugar deberá parir. Otros indicadores de que el parto se aproxima son un goteo de leche en las tetas y secreciones por la vulva por la ruptura de la fuente.

El parto. Normalmente tu perra hará todo el trabajo sola, pero si presenta dificultades y tú puedes y te sientes capacitado para ayudar, hazlo con precaución.

Si el cachorro nace y tu perra no puede romper la placenta, rómpela con tus uñas o con la ayuda de unas tijeras, con mucho cuidado para no lastimar al cachorro. Si después tu perra no limpia al cachorro y éste no respira, frótalo enérgicamente con la mano sobre el dorso, esto lo estimulará para respirar. Cuando esté estable ponlo junto al vientre de la mamá para que mame el calostro.

Ahora bien, si el cachorro se atora en el canal de nacimiento y la mitad de su cuerpo queda dentro de la madre, jálalo cuidadosamente al ritmo de las contracciones uterinas de su mamá para evitar lastimarlo y desgarrar a tu perra. Si a pesar de esto no puede salir, lleva a la perra de inmediato al veterinario, pues los dos corren peligro mortal.

Generalmente el tiempo aproximado de nacimiento entre cachorro y cachorro es de 45 a 60 minutos, aunque en algunos casos puede ser un poco menor. Observa la cantidad e intensidad de las contracciones, ya que tu perra puede fatigarse después de la expulsión de la primera cría. Ofrécele un poco de leche con miel de abeja para proporcionarle fuerzas.

Si notas pocas y muy esporádicas contracciones llévala inmediatamente al veterinario, ya que si hay más cachorros dentro del vientre, pueden morir. Jamás administres hormonas a tu perra para inducir las contracciones y facilitar el parto, a menos que el veterinario lo indique.

Después del parto. Aún después de haber parido a su último cachorro, tu perra continuará expulsando restos de placenta y líquidos fetales, de color café e inodoros, durante varios días e incluso semanas. Si estas secreciones se prolongan demasiado o despiden un olor pútrido, lleva a tu perra con el veterinario para que la examine.

Una vez destetados los cachorros, retira paulatinamente la dieta especial de la madre y sustitúyela por la habitual.

Recuerda siempre que la naturaleza todo lo ha previsto para que salga bien.

Tu primer perro ¿como lo cuido? (megapost)


Alimentacion:

Siete puntos sobre la alimentación de tu perro:

si quieres que tu perro te adore, recuerda que el amor entra por la panza. Una buena alimentación se transparenta en la condición física de tu perro: el pelo brilla y toma un color más firme, la piel conserva su elasticidad y tu perro se ve contento, vigoroso y activo. Además, se mantendrá sano, y si llegara a sufrir alguna enfermedad su recuperación será más rápida. Recuerda, una alimentación adecuada conserva una vida feliz. Y tu perro te adorará por ello.

El sabe lo que quiere: cada perro come lo que necesita. Los perros son como la gente: cada uno es un individuo con características, preferencias y necesidades particulares. Aunque tengas dos perros de la misma edad, raza y sexo, éstos pueden tener diferentes costumbres y actividades y, por tanto, distintos hábitos o requerimientos nutricionales. Tal vez uno de ellos coma más rápido que el otro y debas alimentarlos en lugares separados, o que uno se la pase corriendo todo el día y jugueteando por el jardín y requiera más energía. Considera las características propias de tu perro cuando definas su dieta. En verdad, no hay dos perros idénticos. La observación, el sentido común y el buen consejo del veterinario te serán de gran ayuda.

No sólo de carne vive tu perro. Pensar que los perros comen solamente carne es un mito: ningún perro es cien por ciento carnívoro. Si te fijas bien, verás que a tu perro le gustan otras cosas; necesita una dieta balanceada que incluya verduras y cereales además de carne. Puedes darle carne magra de res, pollo o vísceras bien cocidas y proporcionarle también un guiso de arroz con verduras, todo ello sin más condimento que una pizca de sal. Con la carne cruda hay que tener cuidado, porque contiene bacterias y parásitos que pueden perjudicar su salud.

¡Cuidado! Tu perro no debe comer cualquier cosa. Los sobrantes de la carnicería, en su mayoría pellejos, huesos y cartílagos, tienen un bajo aporte nutricional y mucha grasa; además, en exceso provocan estreñimiento o diarrea. Puedes hacer feliz a tu mascota con huesos redondos de res, como los de rodilla y cadera, o con trozos de huesos largos como el tuétano, que no se astillan, le sirven de juguete y le limpian y fortalecen los dientes.

Una opción práctica para una alimentación balanceada. La mejor elección para que alimentes a tu perro es que compres alimento comercial, porque está balanceado y existe en el mercado una gran variedad de opciones, diferentes marcas y fórmulas para las distintas etapas y actividades de cada perro. Además, son muy prácticos: los encuentras en cualquier tienda, los almacenas con facilidad en casa, y sólo tienes que servir la cantidad adecuada para tu mascota. Esta opción resulta más rentable que elaborar día a día la comida de tu mascota. Sin embargo, si tienes la disposición, el tiempo y los recursos necesarios averigua con tu perro si prefiere la sopa tradicional. Te asombrará que a tu perro le guste tu espagueti favorito.

Nada de probaditas. Tú puedes ser la causa principal de que tu mascota tenga una alimentación mala y desordenada. ¿Quién puede resistir a esos ojos de yo no fui, de dame una probadita, como si jamás le dieras de comer? Terminamos ofreciéndole un pedacito, casi siempre por pura culpa, y nos consolamos inocentemente pensando cosas como qué tanto es tantito. Pero, ¿cuántas veces se puede repetir esto al día? Es posible que más de cuatro veces, y que esas probaditas acaben convirtiéndose en una buena ración que afectará su horario de comidas y su digestión, provocándole gases, excremento fétido, y estreñimiento o diarrea, además de mal aliento y dientes con sarro y caries. Por su bien –y el tuyo– no le des a tu perro dulces ni compartas tu comida con él, pues además, tu amigo corre el riesgo de volverse obeso y que lo afecten enfermedades cardiovasculares graves.

¿Cuántas veces al día lo debo alimentar? La frecuencia de la alimentación diaria de tu perro varía de acuerdo a su edad:

— De uno a tres meses de edad, tu cachorro debe comer por lo menos cuatro veces al día.
— De cuatro a siete meses de edad, debe comer tres veces al día.
— De ocho meses de edad en adelante, debe comer dos veces al día

Los requerimientos nutricionales de tu perro:

Los nutrientes contenidos en la alimentación de tu perro se dividen en cuatro grupos: grasas y carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas; cada uno de ellos aporta algo distinto para el mantenimiento de la salud. Para que tengas una idea, a continuación te presentamos una breve descripción de cada grupo.

Grasas y carbohidratos. Aportan energía y calorías para su trabajo muscular. Los carbohidratos contienen principalmente el almidón que se encuentra en los cereales, pero para que éste pueda ser digerido y aprovechado por el organismo debe ofrecerse cocido —arroz, avena, etcétera. Las grasas pueden ser de origen animal o vegetal, como por ejemplo el aceite de olivo, la mantequilla, el aceite de germen de trigo, o el tocino.

Proteínas. Su función principal es aportar los aminoácidos esenciales para que tu perro construya las células de los músculos y de los órganos, factor de gran importancia especialmente durante la etapa de crecimiento, y para que tu perro cuente con las condiciones necesarias para ser un animal fuerte. Las proteínas están presentes en la carne, la leche, el pescado, el queso, el huevo y las leguminosas.

Minerales. Son esenciales para la constitución de los tejidos de su cuerpo y su esqueleto, especialmente si todavía es un cachorro. Éstos se encuentran en la harina de hueso, la leche, el queso, el pescado y los vegetales. Algunos minerales que necesita tu perro son el calcio, el fósforo, el sodio, el cloro, el potasio, el hierro, el cobre y el magnesio, entre otros.

Vitaminas. Son esenciales para el crecimiento de los cachorros y para el bienestar general del perro independientemente de su edad, porque refuerzan un sinnúmero de procesos biológicos, como por ejemplo, la fijación de calcio por efecto de la vitamina D. Se encuentran en el hígado, los aceites vegetales y animales, los gérmenes, la leche y el huevo. Se distinguen, como en los humanos, por letras: A, D, E, K, B1, B2, ácido pantoténico, ácido nicotínico, ácido fólico, B6, biotina, B12, colina, y ácido ascórbico.

Empezando por el principio: cómo alimentar a tu cachorro. Lo mejor es seguir a la naturaleza. Es muy importante que apenas nazca tu cachorro, mame inmediatamente el calostro de su mamá, porque le aportará las defensas y los nutrientes que va a necesitar en las primeras semanas de su vida. Te recomendamos que lo destetes después de los dos meses de vida.

Si lamentablemente la mamá muere o, por alguna razón, deja de producir leche, tu cachorro se sentirá estresado y quedará propenso a perder peso y a enfermarse. En este caso va a necesitar de tu cariño y tu paciencia, y de una solución para terminar su etapa de lactación: puedes comprar leche de perra en polvo o, a falta de ésta, hacer un preparado con un vaso de leche entera de vaca, una yema de huevo, una cucharada de miel de abeja y un poco de grenetina natural. Dásela en una mamila o enséñalo a que la beba de un plato. Después del mes y medio de edad puedes sustituir paulatinamente el preparado o la leche de perra en polvo por alimento comercial para cachorro.

Como todos los cachorros, el tuyo crecerá muy rápidamente durante los primeros semanas de vida: imagínate, debe duplicar su peso en poco tiempo; por ello su dieta debe ser más concentrada en nutrientes. Durante las primeras semanas después del destete tienes que ser muy cuidadoso con lo que le des de comer y alimentarlo por lo menos cuatro veces al día. Te recomendamos que le ofrezcas alimento comercial para cachorros, porque tiene la concentración adecuada de nutrientes. Conforme tu cachorro crece, sus necesidades nutricionales van disminuyendo en igual medida que la cantidad de alimento, por lo que deberás reducir gradualmente las veces que le das de comer, hasta llegar a dos o incluso una sola al día, a partir de los seis meses de edad. Ten cuidado de no darle demasiado alimento, pues se puede poner obeso. Un buen consejo para ello es que no le dejes el plato con la comida: es mejor que se lo retires 15 minutos después de habérselo ofrecido, evitando que se atragante y sienta malestar.

Alimentación para la vida: la etapa de crecimiento y la edad adulta. Al iniciar su crecimiento, tu perro empezará a comer menos, lo que no quiere decir que disminuya la calidad de su dieta sino que ésta sufre modificaciones importantes. En esta etapa es básico que lo ejercites para evitar la obesidad, fortalecer sus músculos y huesos y alcanzar un desarrollo óptimo. Además, es aquí en donde va a llegar a la madurez sexual, y si quieres destinarlo a la reproducción, es importante llenar sus requerimientos nutricionales con la alimentación adecuada, antes de cruzarlo. Un perro bien alimentado es un perro guapo.

Es importante que establezcas bien el horario de alimentación y selecciones la cantidad y calidad del alimento de acuerdo a la actividad que realice tu mascota. Establecer un horario de comida ayuda a determinar los tiempos en que él o ella defecará u orinará y a formarte una rutina de limpieza del área afectada.

Según estudios realizados, y de conformidad con prácticas de manejo y conservación de mascotas, el alimento comercial es lo más adecuado. Existen en el mercado alimentos especiales para esta etapa, con los nutrientes necesarios y con fórmulas variadas para cada tipo de actividad.

Por una tercera edad feliz. Al llegar a la etapa en la que se puede considerar al perro un abuelito —de los 8 años en adelante— debes tomar consideraciones especiales: tu mascota no podrá llevar a cabo las mismas actividades de antes, al menos al mismo ritmo, y es posible que comience a tener dificultades para aprovechar correctamente los alimentos que consume a diario. Conclusión: debes variar su dieta.

Por ejemplo, con la baja en la actividad física pueden aparecer problemas de eliminación de grasas e incluso obesidad. Lo recomendable, entonces, es que aumentes la cantidad de fibra de su dieta, agregando más verduras y cereales —con lo que de paso le ayudas a combatir el extreñimiento— y disminuyas a cero la comida chatarra y los dulces.

Piensa también en proporcionarle alimentos más suaves, porque es generalmente en esta etapa en la que se comienzan a perder los dientes.

Una vez más, ahora para este caso, lo más fácil y recomendable es comprar un alimento comercial para perros viejos que esté al alcance de tu economía, o consultar a un médico veterinario para elaborar una dieta blanda casera que sea adecuada a tu perro.

Alimentos daniños:

Hay alimentos que de plano no son recomendables para tu perro, e incluso hasta pueden llegar a ser peligrosos. Toma los siguientes consejos muy en cuenta:

Chiles e irritantes. No le des irritantes, o sea, alimentos con chile, grasa, comida chatarra, dulces, etcétera.

Sobras. No le des desperdicios de nuestra comida como alimento. Tu mascota no es un procesador de basura.

Huesos de pollo. Nunca le des huesos de pollo, te lo repetiremos hasta el cansancio, pues se astillan y entierran en cualquier parte de su tracto gastrointestinal, provocando serios daños; además, no son totalmente digestibles y le pueden causar extreñimiento o diarrea con o sin vómito.

Leche y sus derivados. No le des demasiados productos lácteos a tu perro adulto por dos razones: lo engordan y, si desarrolla intolerancia a la lactosa, le pueden producir diarrea y vómito.

Huevo crudo. No le des huevo crudo, porque la clara contiene avidina, un factor que impide la absorción de la vitamina B1. Lo que sí puedes hacer es darle la yema cruda o el huevo cocido completo una vez a la semana.

Ajos y cebollas. Nunca le des cebolla o ajo. La cebolla tiene toxinas que destruyen los glóbulos rojos, y causan anemias severas e inclusive la muerte si no es atendido a tiempo. El ajo causa hipertensión arterial.

Papas. La papa sólo puedes dársela cocida, porque de lo contrario le causarás una intoxicación, por causa de la solanina, componente de ese tubérculo en su estado crudo que es nocivo para los perros.

Chocolate. El chocolate contiene teobromina y cafeína, sustancias tóxicas presentes en los chocolates con leche y los chocolates comunes, excepto en el chocolate blanco. Estas sustancias provocan sobreestimulación de su corazón y si la administración es constante, sufrirá vómito, diarrea y obesidad; en casos graves puede llegar a ocasionarle una inflamación del páncreas (pancreatitis).

Acuérdate que la alimentación de tu perro es fundamental para su salud y su felicidad.

Baño y limpieza:

Debes bañarlo cada tres o cuatro semanas, para evitar el exceso de humedad en la piel y, como consecuencia, su resequedad.

Usa agua tibia y jabón neutro, con el fin de evitar enfermedades de la piel, como resequedad, caspa, urticaria, etcétera. Si el animal tiene parásitos externos como pulgas o piojos, báñalo con algún jabón especial, como jabón del Perro Agradecido, Asuntol o alguno recomendado por tu veterinario.

Nunca uses champú, acondicionadores, ni detergentes, porque resecan la piel, causan caspa, o problemas que pudieran llegar a ser graves.

Cepillado. Si tu perro es de pelo largo cepíllalo a diario con una carda especial –cepillo para perros– y si es de pelo corto, cepíllalo por lo menos 3 veces a la semana para mantener la sedosidad y brillo del mismo.

Uñas. Si tu perro vive dentro de la casa es necesario que le revises las uñas, porque en esas condiciones las uñas no se desgastaran naturalmente y crecen en exceso. Esto le causará molestia al caminar, dolor e, incluso, se le pueden enterrar y producir abscesos. Mejor recórtalas cada dos o tres meses con la ayuda del veterinario, según sea el caso.

Oídos. Son una parte fundamental de la anatomía de tu perro. Junto con el olfato, los perros piensan con este sentido; quizás lo usan más que la vista. Por tanto, debes limpiar los oídos de tu perro con detenimiento y cuidado por lo menos una vez al mes. El procedimiento es relativamente sencillo. Puedes utilizar agua oxigenada o un poco de vinagre rebajados con la misma porción de agua. Limpia la oreja de la parte interna –la que está en contacto con el cuerpo– con un algodón mojado con alguna de las sustancias mencionadas, cuantas veces sea necesario hasta que queden bien limpias. Posteriormente, con una mano levanta la oreja y con la otra moja un algodón limpio; exprímelo lo más posible dentro del oído. De inmediato, oprime ligeramente la parte baja del oído –no de la oreja–, y dale un ligero masaje por unos segundos. Deja que tu perro sacuda la cabeza para que expulse el exceso de líquido del oído. Por último, con un algodón seco limpia la parte interna de la oreja y del conducto auditivo. Repite el mismo procedimiento para limpiar el otro oído. Desde luego, para que lo hagas bien, necesitarás algo de práctica.

Sacos anales. Comúnmente olvidamos los sacos anales o simplemente no sabemos que existen, pero juegan un papel importante. Si no los limpias constantemente tu perro defecará con dificultad o sufrirá de estreñimiento severo y dolor.

Estos sacos se encuentran en la parte interna y final del recto, junto al ano. No se ven pero puedes palparlos. Para limpiarlos, levanta la cola a tu perro. Al lado del ano sentirás pequeños abultamientos –éstos son los sacos anales. El procedimiento es fácil. Colócate a un costado del animal; levántale la cola con una mano, y con la otra desliza suavemente los dedos índice y pulgar a ambos lados del ano para que no lesiones el área. Un líquido maloliente saldrá a presión: es excremento atrapado en los sacos que no puede salir sin una ligera presión. Si nada sale, no te preocupes: pudiera ser un buen signo, pues tu perro pudo hacerlo sin tu ayuda, con el famoso cochecito. Si no sale nada pero sientes abultamiento en los sacos, consulta al veterinario.

Si tienes un perro de raza pequeña seguramente tendrás que limpiarle los sacos anales. Si, en cambio eres dueño de uno grande o mediano, a lo mejor no tendrás que hacerlo, pero no te confíes.

Dientes. Son una parte importante, pues con ellos tu perro tritura el alimento que come. Lávalos con productos y cepillos especiales para perros; nunca con tu pasta, es muy agresiva para ellos, les pica y les arde. Si prefieres, proporciónale huesos de carnaza para que se los limpie él mismo y te liberes del round.

Ojos. Los ojos son la vida. Los animales de razas pequeñas suelen sufrir padecimientos en los ojos, generalmente se les irritan y lagrimean mucho. porque se encuentran cerca del suelo y el polvo los infecta. Te recomendamos laverle los ojos y el área por donde corre la lágrima –pelitos pigmentados– por lo menos tres o cuatro veces a la semana con agua de manzanilla tibia y fresca. Si tu animalito presenta otros signos, como ojos cerrados, párpados inflamados, dolor al tocarlos, comezón, inflamación del tercer párpado por más de cinco días, u opacidad del ojo, llévalo al veterinario para que haga la revisión pertinente. No dejes pasar más de ocho días sin que tu perro sea examinado por un veterinario. La negligencia puede ser grave.

Si sigues todos estos pasos tu perro sera muy feliz:

perros

cariño

educar

dominarlo

Tu primer perro ¿como lo cuido? (megapost)

perros

cariño

educar

dominarlo


Y esta es una frase que vas a recordar siempre:

Sabes cual es el mejor perro, el tuyo, porque siempre te acompaña cuando te sentis mal, en las buenas y en las malas, por eso tenes que cuidarlo y amarlo...


muchas gracias
por favor, comenten todos los que lo ven, quiero saber si tengo que cambiar algo

fuente: http://www.portaldog.com/textos/Parasitos_en_los_perros.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer00.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer01.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer02.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer03.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer04.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer05.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer06.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer07.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer08.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/enfermedad/in_cuida_enfer09.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/medicina_prev/in_cuida_med00.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/medicina_prev/in_cuida_med01.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/medicina_prev/in_cuida_med02.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/medicina_prev/in_cuida_med03.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/alimentacion/in_cuida_ali00.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/alimentacion/in_cuida_ali01.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/alimentacion/in_cuida_ali05.htm
http://www.mascotanet.com/perros/cuidados/manejo_y_cui/in_cuida_cui03.htm