Atención: esto es una traducción de un blog. Mi perra no es una retrasada mental, la de Allie Brosh sí.

Uno de mis miedos se confirmó anoche: mi perra es un poco retrasada mental.

Su nivel de inteligencia me intrigaba desde que la adopté, e inmediatamente descubrí que era incapaz de darse cuenta cómo subir y bajar escaleras.

Mi perra es una retrasada mental

Le eché la culpa a su ineptitud en el hecho que se había pasado la mayor parte de su vida confinada a una pequeña casa para perros porque sus antiguos dueños no podían controlarla. Creí que era sólo porque no había visto escaleras nunca en su vida. Aceptando la noble responsabilidad de educar a esta pobre y poco privilegiada criatura, me pasé horas guiándola cuidadosamente a subir y bajar las escaleras; colocando galletitas en cada escalón para incitarla y celebrando cualquier indicación de progreso. Cuando todavía no podía usar las escaleras después de una semana con mi entrenamiento, le eché la culpa a su extrema falta de control motriz. Mi perra es tan poco coordinada que parece que su descendencia canina tiene partes de otra especie con un número diferente de piernas, como una estrella de mar o algún tipo de serpiente primitiva.

La siguiente pista vino cuando intenté empezar a entrenarla. Estoy acostumbrada a entrenar perros; me pasé mucho tiempo en mi niñez trabajando con varios caninos porque no tenía la habilidad social para interactuar con otras personas. Con tantos años de experiencia, estaba segura que entrenar esta nueva perra sería una tarea muy sencilla.

Estaba equivocada. No solamente es una tarea extremadamente difícil entrenar a esta perra, también es dolorosa emocionalmente. Se esfuerza tanto en complacerme. Cada fibra de su cuerpo tiembla con el deseo de hacer un buen trabajo.

perra
Puedo ser una buena perra!
Puedo ser una buena perra!
Puedo ser una buena perra!
Una buena perra, como quieres!

Realmente lo intenta muy duramente.

blog
Siéntate.

retrasada mental

allie brosh
Siéntate.

hyperbole and a half

Mi perra es una retrasada mental
Siéeeeeeentate.

perra

blog

retrasada mental

allie brosh

hyperbole and a half

Pero cuando girar la cabeza a ángulos extremos falla en producirle una epifanía que la lleve a los resultados que quiero, usualmente tiene un cortocircuito en su cerebro y empieza a dar vueltas en el piso.

A lo largo de los últimos dos meses, hizo algo de progreso, pero es dolorosamente lento y prontamente olvidado. Aún así, seguí asumiendo que mi perra tal vez tenía una capacidad oculta para la inteligencia; que todo lo que tenía que hacer era trabajar lo suficientemente duro y tal vez se despertaría un día y sería tan capaz como cualquier otro perro. Hasta anoche.

Anoche esta sentada en mi sillón navegando la Internet como una descerebrada cuando levanté la cabeza y me dí cuenta que mi perra estaba lamiendo el piso. Sólo lamiendo y lamiendo. Al principio pensé que tal vez se me había caído algo rico ahí, pero sus lamidos no estaban localizados en un sólo lugar. Estaba lamiendo el piso de la habitación de una forma aparentemente azarosa. Al notar que la estaba viendo, se acostó en el piso y siguió lamiendo por el lado de su hocico mientras me miraba fijamente y movía la cola.

Mi perra es una retrasada mental

En ese momento me dí cuenta que necesitaba saber con seguridad si mi perra era una retrasada mental o no.

Busqué "como descubrir si tu perra es una retrasada mental" en Google, y tras buscar un poco, encontré una prueba de inteligencia para perros que me pareció bastante legítima. Se trababa de probar la habilidad del perro de resolver una tareas muy básicas, como salir de abajo de una sábana.

Encontré las cosas necesarias y empecé la prueba.

El primer test me indicaba que llamara a mi perra usando una variedad de palabras que no eran su nombre para determinar si sabía la diferencia. La llamé "heladera!" y me contentó ver que mi perra no respondió. Tampoco respondió a las palabras "película", "lavaplatos" y "banana". Empecé a sentirme muy orgullosa de mi perra. Entonces vino el paso crucial: la llamé por su nombre. Nada. La llamé un par de veces más para estar segura. Todavía nada.

Las palabras colgaron en la habitación como un signo brillante de neón prediciendo que mi perra iba a fallar. "No importa", pensé. "Le irá mejor la próxima".

En la segunda prueba, tenía que poner una frazada sobre mi perra y tomar el tiempo que le tardaba en salirse. Tiré la frazada sobre ella e inicié mi cronómetro. Hizo algunos intentos mínimos por liberarse, pero a medida que pasaban los segundos, me resultó claro que no iba a pasar la prueba.

perra

blog

retrasada mental

Aún así, le di el beneficio de la duda y asumí que tan sólo le gustaba estar bajo la frazada y podría salir si quería. Por pura fé, le agregué un par de puntos a su nota.

Luego de fallar tres pruebas más, llegamos a la última. Si podía anotarse cinco de los cinco posibles puntos en esta sección de la prueba, saldría de la categoría más baja y llegaría a ser solamente una perra con inteligencia "debajo de lo normal".

Primero, tenía que hacer que se siente, lo cual fue una prueba de por sí. Luego tenía que mostrarle una galletita, dejar que la oliera, y entonces (estando segura que mi perra lo viera) colocar la galletita en el piso y taparla con un vaso de plástico. Si volcaba el vaso para comerse la galletita en un cierto lapso de tiempo, habría pasado la prueba.

Puse la galletita bajo el vaso y inicié el reloj.

Mi perra corrió hasta el vaso y lo olió. Luego empezó a caminar en círculos a su alrededor mientras me miraba como si yo fuera un mago desaparecedor de galletitas. Le apunté al vaso. Sabía que estaba haciendo trampa, pero quería ayudar a que mi perra pasara la prueba.

allie brosh

No me entendió, pero se dió cuenta que tenía que hacer algo, así que empezó frenéticamente a hacer cosas porque tal vez, sólo tal vez, una de esas cosas sería la correcta y el mágico vaso del mago le diría dónde se fue la galletita.

hyperbole and a half

Mi perra es una retrasada mental

perra

blog

retrasada mental

allie brosh

Depués de cinco minutos de mirar a mi perra hacer todo tipo de cosas sin ningún patrón, finalmente acepté que no iba a pasar la prueba y que sí, muy probablemente fuera mentalmente disminuida. Pero diablos, no iba a dejar que mi pobre perra retrasada mental sintiera que me había fallado.

hyperbole and a half

Mi perra es una retrasada mental
Buen trabajo, perra... la encontraste.


Fuente: Hyperbole and a Half