La naturaleza y, sobre todo, el empuje por sobrevivir hasta en las condiciones más duras y díficiles hacen que algunas especies se adapten a su entorno de una manera asombrosa, cambiando, mutando y, en algunas ocasiones, dando lugar a sorprendentes animales como el que os presento hoy.

¿Es un pájaro? ¿Es un ratón? ¡Es el Jerbo Pigmeo!


Su nombre es Jerbo pigmeo de Egipto (Salpingotulus michaelis) y mirándolo bien podríamos afirmar que tiene una curiosa mezcla de un montón de animales: parece un canario, pero añade el aspecto de diminuta liebre, pequeñas patas al estilo de los canguros, cuerpo de hámster... como si alguien hubiera cogido todas estas especies, las hubiera metido en una coctelera y este divertido animal, casi de dibujos animados, hubiera salido del resultado.


link: http://www.youtube.com/watch?v=AYrUnQZR9l4

¿Genial, verdad? 3,2 gramos que encierran todo un prodigio de la evolución.

Porque su aspecto se lo tiene que agradecer a los largos años, miles de años, de evolución y adaptación a un duro entorno: el desierto. Sus ágiles patas traseras le permiten escapar de los múltiples depredadores que le acechan, su pelaje amarillo es un buen camuflaje entre las arenas del desierto y su pequeño tamaño le ayudan a colarse casi por cualquier rendija o piedra.

evolucion

Incluso dentro de la misma especie existe una gran diversidad de géneros cuya adaptación a su entorno ha sido diferente. Existen jerbos con grandes orejas que les ayudan a detectar hasta el más mínimo ruido o movimiento, jerbos con cuartos traseros aún más grandes que les permiten saltar hasta 10 veces su propia estatura... toda una colección de curiosos roedores que nos muestran que la evolución y adecuación a un medio es realmente asombrosa y que la Naturaleza, además de sabia, también puede ser divertida.


Fuente: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/ciencia_cultura/es-un-pjaro-es-un-ratn-es-el-jerbo-pigmeo-p2090.html