Pez Beta

¿que es un beta?
El betta o luchador de Siam (Betta splendens) es una de las especies más populares entre los peces de agua dulce. Es un miembro de la familia gourami (familia Osphronemidae) del orden de los Perciformes, aunque fue clasificado entre los Anabantidae. Es nativo de la cuenca Mekong en el sureste de Asia.
La coloración natural del B. splendens es un verde y marrón embotado, y las aletas de especímenes salvajes son relativamente cortas. Sin embargo, las castas en cautiverio han desarrollado las aletas largas y de colores vistosos.
En libertad, los peces siameses habitan el agua estancada o con movimiento lento, que incluyen planicies inundadas y arrozales, a temperaturas que están en el rango de 24–30°C (75–86°F). Son omnívoros aunque prefieren alimentarse como carnívoros, alimentándose con alimento vivo como zooplancton y larvas de mosquitos y otros insectos. Los B. Splendens crecen a un tamaño aproximado de 6 cm (2,5 pulgadas) y tienen un período de vida de aproximadamente 2 años.
Los peces siameses o combatientes del siam, se suelen denominar simplemente (aunque algo impreciso) por su nombre genérico, que en este caso se trata como un nombre común ("betta".

comportamiento
los comportamientos instintivos y adquiridos del B. splendens han sido ampliamente estudiados. Sus características y respuestas agresivas han sido estuadiadas, de manera que no se arriesgue a un daño físico inherente a un conflicto real. Durante la década de los 70 se desarrolló una corriente de investigación del comportamiento agresivo de este pez,que reducida recientemente, en parte por el surgimiento de nuevas técnicas de estudio de la agresión por parte de la sociobiología, y en parte porque se observó que, aun cuando no se provocaron daños histológicos, el incitar repetidamente las respuestas agresivas podían tornarse en una fuente de tensión para los peces. Aun así, se obtuvieron resultados interesantes; por ejemplo, se demostró que la presentación de un estímulo de incitación a la agresión actúa como un estímulo incondicional en el condicionamiento clásico, y como un reforzamiento en el condicionamiento operante. Es como si el pez encontrara la oportunidad de atacar a otro pez presa.

en el acuario
Debido a los bellos colores y su fina estructura, los peces siameses peleadores son populares en los acuarios. En países asiáticos se han utilizado en deportes similares a las peleas de gallos, donde es necesario tener peces de aletas cortas. Pero en la actualidad, debido a una crianza selectiva, no es algo fuera de lo normal ver a machos con una variedad de colores y con diferentes formas de aleta. Los especímenes de B. splendens son criados con diversas formas de cola que varían desde la cola tipo vela hasta la muy deseada variedad con colas tipo "media luna" de 180°, donde aun poseen una gran gama de colores: veteado, camboyano, mariposa, y chocolate son tan solo algunos ejemplos
Para mantener un B. splendens individual, se recomienda un tanque con un mínimo de 10 litros (2.2 galones), recomendable que tenga filtro y si está en un lugar donde la temperatura desciende de 26ºC, calentador. Un tanque más grande de 22 litros (5 galones) permitirá mantener los parametros del agua más estables. Hay que mantener una temperatura de 25-28°C (75-84°F), una temperatura de 26º es una buena elección, temperaturas más bajas hacen descender el metabolismo del betta, esto es un poco controvertido, ya que aunque aumenta su esperanza de vida, es más susceptible de contraer enfermedades. Sin embargo, como refieren algunos autores, el Betta Splendens puede vivir perfectamente en un espacio mínimo del tamaño de un vaso de agua, aunque esto es solo para los bettas salvajes y el agua debe estar en perfectas condiciones. El piso del tanque deberá tener, por lo menos, una capa fina (con espesor de 5 mm o 0,25 pulgadas) de grava para incrementar el área de la superficie para que puedan colonizar las bacterias nitrificantes, es mejor que el color sea oscuro. Las decoraciones o escenarios pueden proveer de lugares donde ocultarse, son especialmente importantes cuando se mantengan dos machos en un tanques dividido, o cuando el betta este viviendo en un tanque comunitario. Las decoraciones deberán estar libres de áreas rugosas o puntas afiladas que puedan dañar las delicadas escamas del betta –por esta razón, se recomienda el uso de plantas fabricadas con tejidos en vez de las plantas de plástico–. Las plantas reales mejorarían la calidad del agua, y son muy recomendables, el betta exhibirá un comportamiento más natural e interesante en presencia de estas, agradece especialmente plantas flotantes, una buena combinación de plantas de rápido metabolismo como la lenteja de agua y cambios de aguas frecuentes, nos evitarán usar un filtro. El B. Splendens puede conseguir oxigeno respirando fuera del agua a través de un órgano llamado "laberinto", esta característica les define como pertenecientes a la familia de los laberíntidos, por esta razón no es necesario mantener en movimiento la superficie del agua, de hecho fuertes corrientes en el acuario lo estresarían, por otro lado un leve movimiento de agua en el agua es beneficioso, para no crear zonas de agua estancada, y para fortalecer las aletas del pez. Puede aguantar malas condiciones de agua, pero esto acorta sensiblemente su esperanza de vida que es de un año más o menos. Los compuestos nítrogenados en el agua son nocivos para este pez, por lo que un agua en buenas condiciones se traducirá en un aspecto más espectacular, agradecerá igualmente un agua con taninos que se puede conseguir con un leve filtrado con turba, o añadiendo algunos elementos vegetales.
Debido a la naturaleza agresiva de estas especies, los otros peces que compartan el tanque con los betta deben ser elegidos cuidadosamente, y no se deberá albergar a dos machos B. splendens en el mismo tanque, a menos que estén separados por una pared divisoria. Las hembras pueden o no coexistir pacíficamente en un mismo tanque dependiendo de su temperamento. Antes de albergar a un pez siamés peleador con otras especies, se debe investigar su compatibilidad, y el dueño deberá tener un plan alternativo donde albergar sus mascotas si la comunidad del tanque no funciona. Las aletas del betta suelen ser blanco de peces muy voraces y activos como los barbos tigre, y hay que evitar estas combinaciones. Realmente el mejor acuario para un betta es uno específico, de pequeño tamaño (20 o 40 litros) donde se sienta a gusto para mostrar todo su esplendor.

reproducción
Si incluimos la reproducción cómo un cuidado del pez, podríamos considerar que es esta la parte más difícil del mismo, sin tener éxito por lo general la primera vez que intentemos aparear a los peces. La reproducción del Pez Betta es cuanto más curiosa, aún no se conoce en su totalidad el comportamiento de estos peces, no obstante, se puede seguir una norma general para su reproducción:
Inicialmente deben separarse macho y hembra en distintos acuarios de tal forma que los peces no tengan contacto físico pero puedan verse. También es posible disponerlos en un mismo acuario pero separándolos con un separador de cristal o metacrilato ayudándonos de unas ventosas. En el mercado existen estos separadores.
Se acondicionara ambos reproductores con comida de calidad, alta en proteinas, como ser Tubifex, Artemia Salina, etc.
En un momento dado el macho empezará a construir un nido de burbujas en la parte superior de su acuario.
Cuando el nido esté listo, se procede a juntar a los dos peces en el mismo acuario, aquí pueden suceder dos cosas: o bien el macho ataca constantemente a la hembra, en cuyo caso se procede separándolos y volviendo a intentar los pasos anteriores con otra hembra, por otro lado puede que el macho reciba bien a la hembra, en cuyo caso, si la hembra quiere, el macho procederá a abrazar a la hembra con sus aletas y su cuerpo formando una especie de bola.
Una vez unidos la hembra desovará mientras cae al fondo del acuario, mientras el macho fertiliza los huevos.
Cuando la puesta termine, se retirará rápidamente a la hembra del acuario ya que, seguramente se coma los huevos y las crías, además el macho en estos momentos es muy susceptible de asesinar a la hembra.
El macho se encargará de cuidar a las crías.
Separe al macho cuando las crías naden de manera adecuada.
Asegurarse de seguir todos los pasos y no poner a la hembra antes del completo nido de burbujas.
Información Adicional: El acuario para la reproducción de los Bettas puede tener cerca de 30 litros, sin piedras o decoración, con apenas una planta como la Ninfeacea. El agua debe mantenerse a 15 cm de altura y la temperatura debe estar constante, alrededor de 26º a 28 ºC. Es importante que el acuario esté cubierto con una tapa de vidrio. A los 3 días, los alevines comienzan a valerse por sí solos, de forma que sacaremos al padre del acuario para que no se convierta en una amenaza para éstos y se los coma debido al estrés. Hay que alimentar a los alevines con infusorios o artemia recién eclosionada, teniendo especial cuidado a las tres semanas de vida, cuando tomarán aire de la superficie por primera vez para desarrollar el laberinto. Si la temperatura del aire que existe entre el agua y la tapa del acuario es distinta que la del agua, es posible que mueran, por eso es importantísimo mantener esa temperatura como sea y abrir la tapa lo menos posible. Una vez pasada esta fase crítica, no habrá problemas, sólo a los tres meses aproximadamente, cuando empezamos a distinguir machos y hembras; debemos separar a los machos para que no se peleen. Las hembras adultas del Betta, con cerca de 5 cm, estarán aptas para apareamiento, cuando presentaren un vientre bien voluminoso, un punto blanco saliente en la región anal (ovopositor) y rayas verticales contrastantes con la coloración de su cuerpo. Mantenga, entonces, la hembra dentro de un vidrio (como los del tipo para conservas) flotando en el acuario, donde el macho estará libre, como para estimularlo a hacer un nido de burbujas. Liberte, entonces, la hembra para que se apareen. La puesta ocurre cuando el macho envuelve el cuerpo de la hembra en un fuerte abrazo, para que ella libere los huevos, que son inmediatamente fertilizados por él. Antes que lleguen al fondo, el macho colecta los huevos con su boca y los pone en el nido de burbujas. Tras la puesta total, cuando el macho comienza a agredir la hembra, esta debe ser retirada y, así, el macho se encarga de cuidar el mismo del nido. La eclosión debe ocurrir cerca de 24 a 48 horas, tras la puesta. Después del cuarto día, cuando los alevines empezaren a nadar solos, se debe retirar el macho y se comienza a oxigenar el agua mediante una piedra porosa, ya que ellos aún no poseen el laberinto formado. Los infusorios para la alimentación inicial de los Bettas pueden conseguirse fácilmente en culturas con agua descansada, donde se añadió hojas de lechuga maceradas o algunas gotas de leche, o aún, cáscara seca de plátano. Es importante que se tenga varias culturas iniciadas en días distintos. Evite el exceso de sol para no formar muchas algas. Deben añadirse algunas cucharas de esta agua en el acuario de los alevines todos los días, entre el segundo y el décimo día después de la eclosión. Tras el séptimo día, inicie la alimentación con Artemia recién surgida (nauplios), a partir de los 30 días puede comenzar la alimentación igual que la del adulto
COMENTEN!!!!
Pez Beta
comportamiento
reproducción
pez beta
en el acuario