Enseñar a tu perro ir al baño fuera de la casa


Educar a tu perro para ir al baño no es algo difícil pero necesitarás tiempo, paciencia y estar muy alerta. Existen tres maneras efectivas para enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa: adiestramiento con papel, adiestramiento activo y adiestramiento con jaula.

Aunque cada uno de esos métodos se enfoca en situaciones particulares, lo más probable es que necesites combinarlos para tener menos contratiempos.

Antes de empezar la educación higiénica de tu perro
Antes de empezar a enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa, tienes que considerar los siguientes factores:

1. Examen veterinario y desparasitación

Algunos problemas de salud pueden dificultar o incluso impedir que tengas éxito al educar a tu perro en las necesidades higiénicas.

Asegúrate que tu cachorro no tenga enfermedades directamente relacionadas con la defecación o la micción. Enfermedades como la cistitis, infecciones urinarias o diarrea pueden impedir la educación higiénica de tu perro. Además, algunos parásitos internos (gusanos) pueden provocar defecación irregular.

Por tanto, antes que nada lleva a tu perro al veterinario para que le haga una revisión completa. Coméntale al veterinario que quieres saber si tu perro tiene alguna enfermedad que pueda afectar la educación higiénica.

2. Horario de comidas

Si tu perro come a cualquier hora, también hará sus necesidades a cualquier hora. Por eso es importante que tenga un horario fijo de comidas.

Cuando le des la comida a tu perro, déjasela en el plato por media hora aproximadamente. Después de ese tiempo, retira el plato.

Como norma general, un cachorro tiene que comer entre cuatro y cinco veces por día, mientras que un perro adulto tiene que comer dos veces al día. Sin embargo, es una buena idea que consultes con el veterinario para que te ayude a establecer la cantidad y el número de comidas diarias para tu perro.

Ten en cuenta que la comida para perros que viene en lata es húmeda y puede aflojar el estómago de tu cachorro.

3. Identifica las áreas en que tu perro puede hacer sus necesidades

Es bueno que tengas claro dónde permitirás que tu perro haga sus necesidades y dónde no. Identifica esas áreas y no permitas que tu perro esté en las "zonas no permitidas" sin supervisión.

Si tu cachorro todavía no puede salir a la calle porque no tiene completas las vacunas, tendrás que cubrir el suelo del cuarto a prueba de cachorros con papel periódico para que ésa sea una "zona permitida".

Es importante que las "zonas permitidas" tengan una superficie diferente que la de las "zonas no permitidas". Por ejemplo, la lavandería tiene un piso de azulejo ("zona permitida", mientras que los cuartos tienen parquet y alfombras ("zonas no permitidas".

4. Lleva un registro diario de los desechos de tu perro.

Durante los primeros días de la educación higiénica tienes que registrar las horas en que tu perro hace pis y caca. Aunque esto es un poco molesto, es importante para que sepas cuándo es más probable que vaya a hacer algo.

Entonces, podrás llevar a tu perro a una "zona permitida" media hora antes de su hora de hacer pis o caca. Así, te resultará más fácil evitar los accidentes sobre la alfombra. Esto también te servirá para el adiestramiento activo y para el adiestramiento con jaula.

5. Retira el recipiente de agua antes de ir a dormir.

Si tu perro no duerme en el cuarto a prueba de cachorros, tendrás que evitar que tome líquidos después de una hora determinada. Puedes retirar el recipiente de agua a las nueve de la noche o un poco más tarde.

Sin embargo, déjale el recipiente con agua toda la noche si hace mucho calor en el lugar en que tu perro duerme o si él:

duerme en el cuarto a prueba de cachorros
está sediento
tiene algún requerimiento especial de salud (por ejemplo, está deshidratado)
tiene diarrea
6. Consigue un neutralizante de olores.

Sin importar qué métodos uses para educar a tu cachorro, en algún momento tendrás que limpiar algún lugar de tu casa. Así que mejor consigue un producto que neutralice el olor de la orina. Puedes encontrar muchos productos para esto en las tiendas para mascotas.

Asegúrate que el producto que compras no tenga amoníaco porque no te servirá.

Aspectos importantes sobre la educación higiénica del cachorro y el perro adulto

No esperes que tu cachorro esté completamente educado en los hábitos higiénicos hasta que cumpla por lo menos seis meses. Hasta esa edad, los perros no tienen control total sobre su vejiga urinaria.

Si tu perro ya es adulto, podrá controlar mejor su vejiga, pero tal vez ya haya aprendido que puede hacer sus necesidades donde le da la gana. En ese caso, tendrás que reeducarlo.

descripcion

Cómo entrenar a su cachorro para vivir en interiores

Entrenar a un cachorro para que viva en el hogar requiere tiempo, atención, paciencia y dedicación. Si sigue los procedimientos que aquí se indican, puede reducir al mínimo la cantidad de veces que su cachorro irá al baño adentro de la casa, pero prácticamente todos los cachorros hacen sus necesidades en la casa alguna vez (lo más probable es que lo hagan varias veces). Esto es de esperarse, ya que es parte de la tarea de criar a un cachorro. Cuanto más sistemáticamente sigua los procedimientos básicos de entrenamiento, más rápido su cachorro aprenderá a comportarse de manera aceptable. Entrenar a su cachorro para vivir en interiores podría tomar varias semanas y, en caso de ciertas razas más pequeñas, podría incluso tomar más tiempo.

Establezca una rutina

Al igual que los bebés, los cachorros aprenden mejor cuando tienen un horario regular. Saque a su cachorro a menudo, al menos cada dos horas, e inmediatamente después de que se despierte de una siesta, después de jugar y después de comer.

Cada vez que su cachorro haga sus necesidades afuera, elógielo todo lo posible. Hasta puede darle una golosina. Debe elogiarlo y darle una golosina inmediatamente después de que haya terminado de hacer sus necesidades y no después de regresar al interior de la casa. Este paso es crucial, pues recompensar a su perro por ir al baño afuera es la única forma en que el animalito sabrá que eso es lo que usted quiere que haga.

Elija un lugar no muy distante de la puerta para que el cachorro use como su baño. Siempre lleve a su cachorro, con correa, directamente al lugar que eligió como baño. Llévelo a caminar o juegue con él sólo después de que haya hecho sus necesidades. Si el cachorro tiene un accidente en la casa, recoja los paños o toallas de papel que usó para limpiar y colóquelos en el lugar designado para ir al baño. El olor ayudará al cachorro a reconocer esa área como el lugar donde debe ir al baño. Mientras su cachorro esté haciendo sus necesidades, use una palabra o frase, como "hacer popó", que con el tiempo pueda usar antes de que el animal haga sus necesidades para recordarle que eso es lo que debe hacer.

De ser posible, haga que su cachorro tenga un horario regular para las comidas. Dependiendo de la edad, los cachorros generalmente necesitan alimentarse tres o cuatro veces al día. Si da de comer a su cachorro a las mismas horas a diario, es más probable que también siga un horario regular para ir al baño. De esta manera, entrenar a su cachorro para que viva en interiores será más fácil, tanto para usted como para el cachorrito.

Supervise, supervise, supervise

No dé a su cachorro la oportunidad de hacer sus necesidades en la casa. Cuando esté adentro, el cachorro debe estar supervisado en todo momento. Puede atarlo a su cuerpo con una correa de seis pies (1.8 metros), o bien usar una puertita para bebés para que no se salga de la habitación donde está usted. Esté pendiente de las señales que indican que el cachorro necesita ir al baño, como cuando olfatea el área o camina en círculos. Cuando esto suceda, sáquelo inmediatamente con la correa al lugar designado como su baño. Si va al baño, elógielo todo lo posible y recompénselo con una golosina.

Reclusión

Cuando no pueda vigilar a su cachorro en todo momento, póngalo en un área lo suficientemente pequeña como para que no quiera ir al baño allí. El área debe ser sólo lo suficientemente grande como para que el cachorrito pueda estar de pie, acostarse y voltearse cómodamente. Esta área podría ser una parte de un baño o lavandería bloqueada con cajas o una puertita para bebés. O bien, podría entrenar a su cachorro para que esté en una jaula y usar la jaula para recluirlo. Si su cachorro ha estado recluido varias horas, cuando lo deje salir llévelo directamente al lugar donde va al baño y elógielo después de que haga sus necesidades.

¡Uy!

Al entrenar a un cachorro para que viva en interiores, es normal que en ocasiones haga sus necesidades en la casa.

Cuando encuentre al cachorro yendo al baño adentro de la casa, haga algo para interrumpirlo, como un sonido que lo sorprenda (pero tenga cuidado de no asustarlo). Llévelo de inmediato al lugar donde debe ir al baño, elógielo y déle una golosina si termina de hacer sus necesidades ahí.

No castigue al cachorro por ir al baño en la casa. Si encuentra un área sucia, ya es demasiado tarde para corregir al cachorro. No haga nada más que limpiar el suelo. Si le frota la nariz en esa área, lo lleva al lugar y lo regaña, o cualquier otro castigo o medida disciplinaria, sólo hará que el cachorro le tenga miedo o que tenga miedo de ir al baño en su presencia. Los animales no entienden el castigo postergado, incluso si se da sólo unos segundos más tarde. Castigar al cachorro empeorará la situación, más que solucionarla.

Es muy importante que limpie el área sucia porque los cachorros tienden a continuar yendo al baño en las áreas que huelen a orina o heces .

Es extremadamente importante que ponga en práctica los procedimientos de supervisión y reclusión que explicamos antes para reducir al mínimo la cantidad de accidentes. Si frecuentemente permite a su cachorro ir al baño adentro de la casa, estará confundido acerca de dónde hacer sus necesidades, lo cual prolongará el proceso de entrenamiento para que viva en interiores.

Entrenamiento con periódico

No espere que un cachorro menor de seis meses de edad controle su vejiga por más de unas pocas horas. Si tiene que estar fuera de casa por más de cuatro o cinco horas al día, es posible que éste no sea el mejor momento para adquirir un cachorro. Si ya ha asumido el compromiso de tener un cachorro y debe ausentarse de su casa por períodos prolongados, tendrá que entrenarlo para que vaya al baño en un lugar determinado adentro de la casa. Sin embargo, esté consciente de que hacer esto puede prolongar el proceso de entrenamiento para que vaya al baño afuera. Enseñar a su cachorro a que haga sus necesidades en periódicos puede crear una preferencia por este tipo de superficie que dura toda la vida, es decir, que el perro, podría ir al baño sobre cualquier periódico que encuentre en la casa, incluso cuando sea adulto.

Cuando su cachorro deba quedarse solo por períodos prolongados, reclúyalo en un área con suficiente espacio como para dormir, para jugar y un lugar separado para ir al baño. En el área designada como el baño puede usar periódicos o una caja con tierra. Para hacer esta caja, coloque tierra en un recipiente, como una piscina plástica para niños pequeños. También puede encontrar productos para cajas de desechos de perros en las tiendas de artículos para mascotas. Si el cachorro tiene un accidente en la casa, recoja los paños o toallas de papel que usó para limpiar y colóquelos en el lugar designado para ir al baño. El olor ayudará a su cachorro a reconocer esa área como el lugar donde debe ir al baño.


Otros tipos de problemas por los que el cachorro hace sus necesidades en interiores

Si ha puesto en práctica sistemáticamente los procedimientos de entrenamiento para que el cachorro no vaya al baño en la casa y su cachorro continúa haciéndolo, podría haber otra razón.

Problemas médicos: La causa de que el cachorro vaya al baño en la casa a menudo podría ser un problema médico, como una infección de las vías urinarias o una infección parasitaria. Hable con el veterinario para descartar la posibilidad de que el cachorro esté enfermo.

Orinar por sumisión/emoción: Algunos perros, especialmente los jóvenes, pierden el control de la vejiga temporalmente cuando se emocionan o se sienten amenazados. Esto generalmente les ocurre al saludar, jugar intensamente o cuando los van a regañar.

Marcar el territorio con orina: En ocasiones, los perros depositan orina o heces, generalmente en pequeñas cantidades, para marcar su territorio con su aroma. Tanto los perros machos como las hembras lo hacen, y esto sucede más a menudo cuando creen que su territorio ha sido invadido.

Angustia debido a la separación: A veces los perros hacen sus necesidades en la casa cuando se angustian por estar solos. Si éste es el caso, generalmente presentan otros síntomas, como una conducta destructiva o aullidos o ladridos.

Temores o fobias: Cuando los animales se asustan, a veces pierden el control de la vejiga, los intestinos o ambos. Si su cachorro teme a los ruidos fuertes, como las tormentas eléctricas o fuegos artificiales, podría ir al baño en la casa cuando oye este tipo de ruidos.

fotos
como enseñar a hacer pis afuera
perros adultos o cachorros
Enseñar a tu perro ir al baño fuera de la casa