¿Como olvidar la muerte de un perro?

Muerte

Como

Dale play al vídeo y escucha la música mientras lees.


link: http://www.youtube.com/watch?v=r0W9Ekcsx5Q

de

perro

Es difícil para muchas personas asimilar la muerte de un perro, en especial si se trata de la mascota a quien consideramos parte de nuestra familia.

A mi me ha pasado, que se me murio uno de 4 dias por que se ahogo con la leche, y otra que dentro de 1 mes cumple 1 año de muerte que fue dificil por que se me murio a los casi 1 año de vida y la impotencia de sentir que tu mascota se ha ido es abismal. Ya no lo encontraré en casa cuando regrese, ya nadie me recibirá como él solía hacerlo, todas esas cosas se han ido, pero aún queda el recuerdo de los buenos momentos guardado en mi corazón.

Una de las cosas más terribles que atravesarán las personas que han perdido a su perro, no se centrará solamente en el día específico de la muerte, que si bien es muy doloroso y toda la ceremonia del entierro, si la hay, también lo es, el rato más amargo llegará luego, cuando en los días siguientes te des cuenta de que tu mascota ya no está más.

En mi caso, por ejemplo, mi mascota venía todos los días de noche y rascaba la puerta de mi cuarto para quedarse a dormir aquí un rato, mi mascota ya no está más, pero a los dos días de su muerte me pareció escuchar un ruido en mi puerta, pensé que sería él, pero me acordé que ya no está aquí conmigo.

Como este tipo de cosas pasarán muchas que inundarán nuestros recuerdos, sin embargo, lo mejor de todo es recordar a ese ser querido, a nuestra querida mascota, como solía siempre ser, con la alegría de los buenos ratos que pasamos, recordando sus travesuras, pero sin pena, sino con la alegría de saber que ahora nuestro perro está descansando y que en algún momento, tarde o temprano, nos volveremos a encontrar.

la

un

Es un momento triste y doloroso para quien ama a su mascota pero es algo que realmente tenemos que pasar tarde o temprano los que tenemos mascotas ya que ellos viven menos años que nosotros.

Para que no tenga muy claro lo que hay que hacer cuando llega el momento con el animal os diré lo siguiente:

Debemos de comunicarlo a los registros de identificación donde se encuentra inscrito el animal. Para deshacerse del cadáver es preciso hacerlo a través de los servicios municipales correspondiente o ahora también se puede hacer a traves de los servicios de alguna funeraria para animales y mascotas. Claro que este servicio todavía no esta en todas partes, por lo que lo normal es utilizar los servicios municipales.

Yo te recomiendo que hablas con tu veterinario que podrá ayudarte y mucho en este caso.

En ningún caso se debe abandonar un animal muerto en la carretera o en la calle por dos motivos muy importantes, primero porque no se lo merece ya que ha sido tu compañero durante los años que viviera a tu lado y eso se merece un respeto. Según porque abandonar un animal muerto en la vía publica constituye una infracción sancionada con mas de mil euros de multa.

Bueno más o menos no hay mucho más que hacer, ser fuerte y si estas seguro de haberle dado todo lo que has podido mientras vivía , dejemosle descansar en el cielo de los perros.

olvidar

¿Como olvidar la muerte de un perro?

Cuando atravesamos por el dolor de la muerte de una mascota, de perder a ese ser querido que nos acompañó por un buen tiempo, lo que se nos viene inmediatamente a la mente es donde enterrar a nuestro animalito.

Lo primero que podemos hacer es buscarle un lugar en el jardín de casa, así lo tendremos siempre presente y podremos visitarlo cada vez que se nos plazca, además de periódicamente ponerle algunas flores y hacerle una placa con su día de nacimiento y de muerte para recordar que allí se encuentra la mascota.

También podríamos sembrar encima de su lecho de muerte algunas flores como para no olvidarnos que su espíritu aún sigue allí.

Si bien muchas veces, como en mi caso, hay un jardín en casa donde se puede enterrar al perro, y rendirle los honores que corresponden, otras veces es difícil encontrar un lugar en donde darle una sepultura digna.

Lo más importante, es que una vez que tu perro murió debes darle un entierro digno a tu perro, por las alegrías, las travesuras y los buenos momentos que te hizo pasar, no importa si en casa o en un cementerio para mascotas, lo importante es que sea digno de ellos.

Muerte

Como

Si recientemente tu perro murió, que mejor que recordarlo con algún poema que puedas leer durante el entierro, o un poema con el cual puedas recordar a esta mascota que tanta alegría te dio y compartió contigo durante su vida.

Hace unos días murió mi perro, la mascota, que ya era parte de la familia y que nos acompañó por más de 8 años (iba a cumplir 9 años el 14 de julio) y ante el dolor que me embargaba esta perdida, un amigo buscó por mi algún poema que pudiera dedicarle a mi perrito y me envió a mi correo este poema llamado: “A Niebla, mi perro” de Rafael Alberti.

"Niebla", tu no comprendes: lo cantan tus orejas,
el tabaco inocente, tonto de tu mirada,
los largos resplandores que por el monte dejas
al saltar, rayo tierno de brizna despeinada.

Mira esos perros turbios, huérfanos, reservados,
que de improviso surgen de las rotas neblinas
arrastrar en sus tímidos pasos desorientados
todo el terror reciente de su casa en ruinas.

A pesar de esos coches fugaces, sin cortejo,
que transportan la muerte en un cajón desnudo,
de ese niño que observa lo mismo que un festejo
la batalla en el aire, que asesinarle pudo.

A pesar del mejor compañero perdido,
de mi más tristísima familia que no entiende
lo que yo más quisiera que hubiera comprendido,
y a pesar del amigo que deserta y nos vende.

"Niebla", mi camarada,
aunque tu no lo sabes, nos queda todavía,
en medio de esta heroica pena bombardeada,
la fe, que es alegría, alegría, alegría

Tal como podemos leer, este es un profundo poema que nos habla del amor hacia los animales y de cómo ese amor a veces puede ser incomprendido por muchas personas que no tienen la misma sensibilidad que nosotros amantes de los animales.

Dedíquenselo a sus mascotas, yo, en mi caso, se lo dedicaré a mi perrita y a mi perro:

Pinky: "Donde quiera que estés Pinky, algún día nos volveremos a encontrar."

Blaky: "Donde quiera que estés Blaky, algún día nos volveremos a encontrar."

de

perro

Las mascotas viven vidas relativamente cortas por lo que hay que asumir desde un principio que nos va a tocar verlas morir.

Cuando su calidad de vida no alcance unos niveles aceptables, ya sea por su avanzada edad o por una enfermedad, y el veterinario no encuentre manera de solventar la situación, hay que pensar en la eutanasia.

No sólo el último, sino también el mayor acto de amor que puede realizar por su mascota es ahorrarle sufrimientos innecesarios y acompañarle en esos últimos momentos para que se despida del mundo tranquilo, por duro que sea. Su veterinario le informará de los servicios de incineración y enterramiento disponibles.

A continuación son dos las preguntas que hay que hacerse. ¿Deseo adoptar otro animal? Y en caso afirmativo: ¿Preferiría esperar para recuperarme o adoptarlo inmediatamente?

Cuando hay niños. La muerte de una mascota suele ser la primera experiencia que el niño tiene con la muerte. Aunque es natural que intentemos protegerles, no conviene mentirle. Hay que intentar que convertirlo en una lección positiva y valiosa que sentará las bases y le será de ayuda cuando se enfrente con la pérdida de un ser querido, déjele despedirse del animal si lo desea y es posible. Haga un álbum con sus fotos favoritas del animal. Hable a menudo y con cariño de la mascota. Incluso los niños más pequeños serán capaces de comprender que su animal se ha ido y no volverá. Lo habitual es que los niños acepten fácilmente una nueva mascota y les ayude a superar la pérdida.

la

un

La muerte de una mascota puede ser un acontecimiento profundamente doloroso para las personas que conviven con ella, menos que la muerte de un familiar directo pero más que la de ciertos parientes, explica Gary Kowalski, autor de "Adiós Toby. Cuando muere tu mascota". Según explica el experto, en un estudio realizado en Gran Bretaña sobre el fallecimiento de una mascota se comprobó que "el 10% de quienes han perdido a un animal desarrolla síntomas lo suficientemente graves como para justificar la visita a un médico".

En otra investigación realizada concluyó que, en las semanas inmediatamente posteriores a la muerte, "más del 90% de los dueños experimentaron un trastorno en los hábitos de sueño o tenían dificultades con su alimentación, ambos síntomas de depresión clínica".

Más de la mitad se volvieron absortos y evitaron actividades sociales. Casi el 50% se encontró con dificultades relacionadas con el trabajo, perdiendo entre uno y tres días laborales como resultado de la apatía o del bajo nivel de energía. Incluso hay indicios de que las parejas casadas son más propensas a divorciarse después de la muerte de una mascota en casa.

El autor puntualiza, además, que "todos estos síntomas sugieren que la muerte de una mascota es un asunto serio, con potencial para afectar de manera adversa la salud de una persona, la carrera y las relaciones".

Está claro que para gran parte de quienes conviven con un animal doméstico éste llega a convertirse en un miembro más de la familia, y que su fallecimiento no puede dejar indiferente al resto de familiares. Sin embargo, en la sociedad actual aún se tiende a minimizar su fallecimiento.

olvidar

¿Como olvidar la muerte de un perro?

La muerte de una mascota conlleva la ruptura de una rutina y unos hábitos arraigados entre las personas que convivían con ella en el hogar. Esta pérdida puede ser tan dolorosa que algunas personas optan por tener en casa varios ejemplares para evitar el ruidoso silencio y el gran vacío que dejan tras su muerte. La veterinaria Beatriz Morén, del Hospital Sala Gorón de Sitges (Barcelona), recomienda que, si se opta por esta medida, las dos mascotas que se adquieran no tengan la misma edad, sino que se lleven varios años de diferencia, para que ambas no mueran en la misma época, lo que resultaría doblemente doloroso para sus dueños.

Otro de los trucos que Kowalski apunta en su libro es escribir una carta de despedida, un ejercicio que puede ser de gran ayuda para liberarse de la ira y de la tristeza que se pueden sentir durante el periodo del duelo. Esta misiva de despedida puede ser especialmente útil en los casos en que la muerte de la mascota ha ocurrido repentinamente, por un atropello por ejemplo.

Otra propuesta es que sus dueños estén presentes durante el momento de la muerte, una petición a la que cada vez son más sensibles y receptivos los veterinarios. Asistir a un animal querido en su transición a la muerte puede ayudar tanto a la mascota como a sus apenados dueños a asumir esta vicisitud. El acto físico de enterrar al animal y hacer una pequeña ceremonia también facilita la despedida.

Muerte