epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Tocar un Violin es mas dificil que tocar una guitarra?

Permítanme proceder gradualmente, con paciencia, para definir el asunto. Las estadísticas muestran que casi todos los violinistas famosos empezaron a estudiar el instrumento a temprana edad: alrededor de 5-6 años, y aún antes. Un adulto dirá: no pretendo ser célebre, quiero solamente tocar una melodías y tal vez entrar en una orquesta de aficionados. ¡Perfectamente plausible! Pero aún así, no debe subestimarse el resultado de esas estadísticas que nos dicen, en resumidas cuentas, que llegar a tocar el violín resulta más fácil si se empieza a temprana edad. Y, en consecuencia, que la cosa se pone más difícil a medida que pasa el tiempo y uno envejece.
Tocar un Violin es mas dificil que tocar una guitarra?

¿Por qué es esto así?
Tiene que ver con los músculos del cuerpo, psicología, neurología, memoria táctil, relajamiento, paciencia, perseverancia, arrojo, y de nuevo paciencia.

Es un hecho bien conocido que tocar el violín es una de las tareas más exigentes que "homo sapiens" se ha propuesto a dominar. El instrumento mismo, inventado por una persona que debió tener un conocimiento profundo e íntimo del cuerpo humano -hay indicios de que fuera Leonardo da Vinci, pero faltan pruebas para afirmarlo- presupone una postura que, a primera vista, es diferente de todas las otras posturas que el ser humano adopta para realizar sus múltiples actividades. Cualquier persona puede probar elevar su brazo izquierdo, con un ángulo de aprox. 60º en el codo, y sin que el antebrazo toque el torso. ¿Cuánto tiempo aguanta Ud. esto sin cansarse?

violin

Pues bien, los violinistas hacen eso por horas, y no deben cansarse. ¿Y por qué no se cansan? Porque, si se hace esto durante algún tiempo todos los días, desde temprana edad, músculos se desarrollan que convierten esto en una postura natural. Lo malo es, que si esto no se convierte en algo habitual y cotidiano, los hombros se tensan, y entonces realmente tendremos serias dificultades.

Yo estimo que el 95% de todos los defectos de los que aprenden el violín proviene de hombros tiesos. Es fácil demostrar por qué. Levante cualquiera de sus brazos, con un ángulo en la región del codo, y comience a agitar su muñeca, como si quisiera decir adiós, pero con las palmas para arriba. Ahora tense sus hombros y, inmediatamente, las muñecas se endurecen y la moción del adiós se convierte en algo duro, forzado. Esto demuestra que hombros sueltos y muñecas sueltas son la misma cosa, y ya que el violín se toca con dedos igualmente sueltos, éstos lo serán solamente si la muñeca lo es también (también es fácil poner esto a prueba).

Pero, esto es apenas uno de los aspectos. Miremos los ángulos psicológicos y neurológicos. Para empezar, hay que superar la simetría que tenemos instalada en nuestro cerebro. El ser humano tiende a querer hacer lo mismo con ambos pies, o sus dos manos, o ser activo con apenas una mano y descansar la otra (por ello está prohibido manejar un coche y hablar simultáneamente por el teléfono móvil). Para poder hacer cosas diferentes simultáneamente con ambas manos hace falta entrenamiento. Y para hacer cosas diferentes difíciles simultáneamente con ambas manos hace falta un entrenamiento intensivo y prolongado.

O, para ir aproximándonos al asunto desde otra perspectiva, la habilidad de coordinar las notas que se tocan sobre el violín con la izquierda, y de tirar arco con la derecha, representa para nuestro cerebro un esfuerzo considerable, lo que implica ejercicios complicados, precisamente para desarrollar esta comprensión y -además indispensable- para lograr eventualmente su total automatización. Es vital que esto sea así porque - y aquí tocamos otro punto álgido- se supone que toquemos con facilidad, sin un esfuerzo consciente, precisamente para poder expresar libremente nuestros sentimientos para llegar a la meta original: hacer música con el violín.


Agarrar el arco correctamente - para lograr usarlo de forma adecuada - es otro problema mayor. El pulgar se convierte en el dedo más importante de la mano derecha. Debe doblarse en la articulación más cercana de las uñas, y su nudillo no debe sobresalir, porque si lo hace el pulgar se acorta. La punta del pulgar debe formar un anillo con el dedo cordial, más o menos cerca de la articulación vecina a la uña, y este punto de contacto se convierte en una articulación universal, con el arco metido entre ambos dedos. Pruebe mantener un arco horizontalmente, con estos dos dedos cerca del talón, y verá lo difícil que es esto. Requiere mucha destreza hacerlo sin que los nudillos salgan.
musica

Resumamos diciendo que las señales que vuelven (feedback) a través de las vibraciones del arco a los nervios que tenemos en el índice, anular y meñique, se transmiten directamente a nuestro cerebro, que debe haber sido entrenado a interpretar este tipo de mensaje para instruir a los dedos de ejercer mayor o menos presión a fin de obtener la sonoridad o calidad de sonido deseada. Este feedback es tan sutil que sería difícil de medirlo si nos lo propusiéramos -la sensibilidad de la superficie de nuestros dedos es casi milagrosamente intensa, pero esto funciona solamente si la postura de la mano es correcta, suelta, sin obstáculos. Y con eso volvemos a la muñeca, a los hombros, a nuestra capacidad de relajarnos, a nuestra manera natural de pretender hacer música con el violín o la viola.

Hay otro asunto: se aprende el violín parado -no sentado. ¿Por qué? Pues para que sea algo más fácil relajar los hombros y también para asegurar que nuestra espina dorsal no esté indebidamente curvada.

arte

Después de divagar largamente sobre nuestro cuerpo, aún no hemos hablado del órgano más indispensable: nuestro oído. Pues, por raro que parezca, toda persona que canta de manera afinada, que puede repetir una nota dada sin titubear, y que puede recordar una melodía en ritmo correcto, es capacitada para aprender un instrumento si no fuera, en el caso del violín y viola, por los obstáculos precedentes. La torpeza física es capaz de anular hasta el oído más entrenado. Cancela la percepción del alumno e impone que erre notas desafinadas. Lo que nos vuelve una vez más al mismo sitio de antes: destreza es absolutamente necesaria.

Conclusion: Tocar el violin no es para cualquiera, es mas dificil de lo que aparenta ser. Recomendable a tempranada edad. Y tiene un mayor valor que tocar la guitarra, la cual cualquiera puede aprenderla sin dificultad, no asi el violin y su pretendientes.

Les dejo algunos videillos.


6 comentarios - Tocar un Violin es mas dificil que tocar una guitarra?

_Quin +2
Por favor, no vas a comparar un instrumento hecho por los dioses, con una ordinaria guitarra
KamisatoKakeru +2
debia hacerlo, debo matar intelectualmente a los possers pseudomusicos rockstars wanna be
joseldavila568
@KamisatoKakeru
Depende bastante del músico en sí, algunos solo tocan por Hobby y otros tocan porque quieren vivir de eso y estudian a fondo la música
KamisatoKakeru
@joseldavila568 y? no deja de ser un instrumento para la plebe, los que no conocen su lugar, que buscan paliar sus frustraciones musicales a travez de dicho sencillo instrumento que profanado en varias ocaciones a la musica.
Aethelredo +1
instrumento unico y hecho por dioses
VegeC +1
El unico violin que conozco es mi tio
PROKILLER666
yo tocaba violìn y te dijo que no es nada nada nada facil
el vibrato me salia , cuando estaba pijiado se tocaba solo =P