epespad

A 31 años de la salida de "Reign in Blood" de Slayer

A 31 años de la salida de "Reign in Blood" de Slayer

NUEVO ANIVERSARIO DE REIGN IN BLOOD

Show No Mercy, el debut de Slayer en 1983, había acercado el thrash extremo a las masas, creando la música más rápida y demoledora que se había hecho hasta ese momento. Un álbum que comenzaba a dar muestras del talento compositivo de la banda pero en el que aún se percibía ciertas carencias. Hell Awaits, publicado en 1985, ofrecía las mismas virtudes y defectos que su predecesor. Sin embargo los miembros de la banda seguramente hicieron un pacto con Satanás, porque lo que vendría después sería absolutamente memorable.

Reign In Blood, publicado en octubre de 1986, es una obra maestra inalterable que ha resistido el paso del tiempo en la que se aúnan rabia, pureza y simplicidad en poco menos de media hora furiosamente rápida y extremadamente oscura. El thrash metal evolucionaba en temas largos y complejos con predominio de los solos de guitarra, hasta que Slayer apareció con su crudeza y su simplicidad, despojándose de todos los artificios y consolidando un género que hasta ese momento estaba en pañales.



Reign In Blood demolió y reconstruyó los estándares del metal combinando riffs demoledores con solos poco ortodoxos y los expuso a un público que quedó en principio desconcertado ante semejante propuesta para inmediatamente rendirse a uno de los discos más brutales que se puedan escuchar, y esa brutalidad es la que le convirtió en un álbum épico, sin duda el mejor de la discografía de los californianos.

Rick Rubin produce por primera vez un álbum de Slayer, y a diferencia del trabajo que Brian Slagel había hecho en los dos primeros trabajos de la banda, Rubin supo convertir ese prometedor sonido en una especie de furia maníaca, colocándolo todo delante y al centro, de manera clara y despejada. Su único problema fue posiblemente no dar al bajo todo el protagonismo que requería, o tal vez no era necesario.



Ritmos y tempos muy rápidos y explosivos, riffs demoledores, solos abrasadores, batería alocada y misteriosa y gritos desgarradores conforman las líneas maestras de Reign In Blood. Entrega, composición y riffs casi perfectos para un álbum corto en su duración pero no en su intensidad, con temas cargados de conexión que facilitan su escucha como un todo.

Efectivamente, los solos de guitarra de Jeff Hanneman y Kerry King no son fáciles de discernir, puede que sus riffs tampoco, pero es posible que se encuentren entre los más agresivos de la historia del thrash. Su infernal ritmo continúa hoy en día sin ser superado, a pesar de la inmensa pléyade de fabulosos guitarristas que pueblan el mundo del metal. Seguramente no sean los más virtuosos, pero Hanneman y King son de los más precisos cuando de tocar a gran velocidad se trata.



El vocalista Tom Araya realmente no se dedica a cantar en Reign In Blood, pero su berrido se ajusta a la perfección a la propuesta musical de Slayer. La verdad es que el tipo nunca sonó mejor, maldiciendo, gritando y disparando a la religión, al canibalismo, a los nazis o a los asesinos en serie, letras demenciales salidas de las mentes de Hanneman y King. Lamentablemente el bajo de Araya permanece casi inaudible mientras persigue a los dos guitarristas.



Dave Lombardo es otro de los protagonistas de Reign In Blood, y su batería rápida, fuerte y agresiva no da lugar a la tregua a lo largo de todo el álbum, artefacto al que dota de su arrebatadora personalidad. Un trabajo lleno de talento de uno de los principales precursores de la técnica del doble bombo, técnica que evidentemente mejoraría en álbumes posteriores.



Ningún tema proporciona descanso al oyente, en un endemoniado ataque de guitarras duales y doble bombo demoledor en el que a veces es complicado averiguar dónde termina un tema y comienza el siguiente.



"Angel of Death", un tema infame y endiabladamente rápido pone sobre la pista de en que va a consistir el resto del álbum. El grito demoníaco de Araya, un riff descomunal que permanece durante todo el tema, unos solos marca de la casa y una asombrosa ruptura de doble bombo de Lombardo guían unas letras tremendas sobre Auschwitz y las atrocidades cometidas por Mengele.



Después "Piece by Piece", un abrasador tema que finaliza casi sin haber empezado y "Necrophobic", con el inicio más rápido del disco, una velocidad que disminuye gradualmente antes de dos solos increíblemente salvajes. Un tema tremendo en el que un demencial Araya verdaderamente escupe las letras.



"Altar of Sacrifice" es una bomba en la que Hanneman y King hacen un uso espectacular de la palanca de vibrato antes de llegar a un puente lento y pesado.



Luego "Jesus Saves" proporciona un pequeño descanso en el inicio, para después ponerse tan rápido y brutal que incluso escuece.



"Criminally Insane" es una excelente muestra de los gustos de Slayer en cuanto a sus letras. Un temazo algo lento si se le compara con el resto que se llega a convertir realmente en heavy. A continuación "Reborn", un tema que podría incluso catalogarse como moderno, "Epidemic" y uno de esos redobles marca de la casa, y "Postmortem”, un tema adelantado a su tiempo.



El álbum cierra con “Raining Blood”, uno de los cortes más humildes y crudos sobre destrucción y violencia que jamás creó Slayer, desde la intro hasta el asesino riff principal.




Probablemente la escena del metal en la actualidad sería bien diferente si Slayer no hubiesen publicado Reign In Blood, un álbum épico de grandísima influencia en el thrash y en el metal. ¿Estamos ante el álbum de metal más extremo jamás creado? Da igual, Reign In Blood es una leyenda justificada, aterradora y perfecta. Slayer no fue la primera banda de thrash metal, pero no sería descabellado considerarlos como sus padrinos, popularizando el género casi en solitario y firmando los estándares de cómo debería ser, llegando a su cima con Reign In Blood, un álbum tan influyente o innovador como pudieron ser el Masters Of Puppets de Metallica o el Vulgar Display Of Power de Pantera.



30 curiosidades del Reign in Blood
de Slayer en su nuevo aniversario


1. Slayer negoció originalmente con varias compañías discográficas, entre ellas Def Jam Recordings y Russell Simmons. Sin embargo, Slayer era reacio a firmar un contrato con un sello dedicado mayormente al hip hop.

2. Jeff Hanneman se mostró sorprendido por el interés de Rubin en la banda, e impresionado con el trabajo de Rubin con Run DMC y LL Cool J. El álbum significó la primera colaboración de la banda con el productor discográfico, determinante en la evolución del sonido de la banda.

3. La banda entró a estudio con la idea de registrar el álbum de metal más rápido de la historia, algo que si no consiguieron, si tuvo ese impacto, tomado como referencia para la cantera de bandas de Metal extremo que se originaban en aquella época, y por ende, siendo superado en ese aspecto no mucho después pero nunca con tanta repercusión. El disco se escucha a una media de 210 pulsaciones por minuto.

4. La distribuidora del original del disco, CBS, se negó a publicar el disco debido a que lo consideraban anti-semita.

5. El logo de la distribuidora final del disco, Geffen no aparece en el disco.

6. La portada del disco, de Larry Carroll, no gustó en un principio a la banda, y casi la desecharon, hasta que uno de ellos se la enseñó a su madre y a ella le pareció muy desagradable, algo por lo que se dieron cuenta de que era más que adecuada.

7. La portada muestra demonios, satán, figuras empaladas… y dos penes erectos, ¿no los has visto? fíjate en el personaje con gorro de obispo por ejemplo.

8. El tema “Angel of Death” ha sido motivo de controversia por su lírica, dedicada a las torturas y experimentos realizados por Josef Mengele en Auschwitz. Las protestas venían porque no existe una condena explícita, sino únicamente una narración de los hechos. La banda tuvo que responder a estas acusaciones durante años. Jeff Hanneman dijo en cierta ocasión: “Leí mucho sobre ese tema, la letra es como una lección de historia, y no hay nada que diga que Mengele es una mala persona porque es algo obvio”.

9. La revista Kerrang! describió el álbum como “el más duro de todos los tiempos”, y un punto de inflexión para el thrash metal y el death metal.

10. El disco supone un giro en la temática, en la que el satanismo no es el principal protagonista y comienza a haber mayor peso en cuestiones de temática bélica. El interés de Jeff Hanneman por la temática nazi y la guerra viene de su padre y familia; su padre sirvió en la Segunda Guerra Mundial y sus hermanos combatieron en Vietnam.

11. Slayer empezaron en este disco a hacer secuencias de 6 repeticiones del mismo riff en lugar de las 8 naturales.

12. Jeff Hanneman es el compositor principal del disco, acreditado como autor de casi el 75% del total del álbum.

13. La velocidad de los temas de este disco requiere de un calentamiento especial de cara a su reproducción en vivo, así lo explica Kerry King: “Si vamos a tocar “Angel of Death” antes tengo que calentar con algo más lento, porque si de primeras ejecutamos algo tan rápido podemos sufrir un calambre y nos cargamos el concierto, así que calentamos con cosas más lentas, como “Propaganda” de Sepultura. Es como levantar pesas, si quieres levantar 100 kilos antes tienes que calentar con menos carga”.

14. La breve duración del disco (ni 29 minutos) en principio incomodó al productor, Rick Rubin, quien se lo recriminó a la banda, a lo que estos respondieron, “y qué”.

15. Las letras anticristianas, de por ejemplo “Jesus Saves”, son una contradicción en boca de un católico como Tom Araya, quien suponemos debe visitar muy a menudo el confesionario por escupir este tipo de blasfemias.

16. La canción Raining Blood trata de la imagen que se ve en la portada, el diablo sentado contempla el horror que le rodea mientras llueve la sangre. El tema sigue siendo el preferido (o al menos uno de ellos) de Kerry King para interpretarlo en vivo.

17. Tom Araya no puede tocar y cantar al mismo tiempo el inicio de “Raining Blood”. “No puedo ocultarlo, hago trampa, toco un Mi abierto, es raro porque siempre toco y canto al mismo tiempo, pero en esa estrofa no puedo”.

18. Tom Araya cambió su forma de tocar para este disco, empezando a usar la púa en lugar de sus dedos para “ganar en definición”.

19. A pesar de la velocidad, el sonido del disco es muy nítido y se escucha todo, el truco estuvo en que Rick Rubin y Howie Weinberg eliminaron todo el reverb del sonido de la banda excepto en una o dos intros de temas especialmente seleccionadas. Kerry King dijo al respecto “cuando oímos lo que hizo Rubin, fue como wooow, ¿cómo no se nos ha ocurrido antes?”.

20. El disco llegó al TOP 40 británico, siendo editado allí por el sello London.

21. Tori Amos versionó “Raining Blood” en su álbum de 2001 Strange Little Girls.

22. Alcanzó el número 94 en el Billboard 200 en octubre de 1986. En 1992, se hizo doble platino.

23. “Angel of Death” ha sido sampleado por Public Enemy (“She Watch Channel Zero?!”) y KMFDM (“Godlike”).

24. Lil’ Jon sampleó “Raining Blood” en su single de 2004 “Stop Fuckin’ Wit Me”.

25. El batería Dave Lombardo dejó la gira “Reign In Pain” después de un mes en la carretera, por cuestiones económicas. “No estaba haciendo dinero. Creo que me acababa de casar, y pensé que si íbamos a hacer esto de forma profesional quería que… qué menos que se me pagara”. Regresó en 1987 a instancias del productor Rick Rubin, quien fue a su casa y le recogió en su Porsche para llevarle a un ensayo con la banda.

26. En el tour de este disco la banda tocó con Raven y W.A.S.P.

27. La primera vez que oímos “Angel of Death” en una película fue en Gremlins 2: La nueva generación, cuando un gremlin estaba convirtiéndose en una araña después de beber sustancia pegajosa en un laboratorio.

28. “Raining Blood” apareció en el episodio número 127 de la serie de animación para adultos South Park. El capítulo titulado “Die Hippie, Die”, estrenado el 16 de marzo de 2005 ,trata de que la ciudad ha sido tomada por los hippies. Eric Cartman afirma “los hippies detestan el death metal” colándose en el escenario de un concierto hippie y poniendo la canción “Raining Blood”.

29. El siguiente disco de la banda, South of Heaven, fue atacado por muchos aficionados por no ser tan rápido y fuerte como su predecesor.

30. En 2004, Slayer giró tocando el disco en su totalidad todas las noches, con una lluvia de sangre (literal) que caía sobre la banda al final de “Raining Blood”.


slayer

7 comentarios - A 31 años de la salida de "Reign in Blood" de Slayer

Eze743
De los mejores, si no el mejor disco del Metal.. lml lml
PhaganaxNS

link: https://www.youtube.com/watch?v=nAj3mKX3j1o
oshopolar
31 años ya? que viejos estamos!
d1ego22
Slaaaaaaaaaaaaaayeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrrrrrrrr