canciones de ac dc

shoot to thrill



link: http://www.youtube.com/watch?v=TzBIe8Q6K6Y


thunderstruck


link: http://www.youtube.com/watch?v=X80Qjh9Yivs


hells bells



link: http://www.youtube.com/watch?v=X8oEa2csgpw

back in black




link: http://www.youtube.com/watch?v=k816dPQyPAM



riff raff



link: http://www.youtube.com/watch?v=pK_euiKX6GA


En los primeros años 60, la familia Young (matrimonio con cuatro hijos: George, Margaret, Malcom y Angus) se trasladan desde su Escocia natal hasta Australia, concretamente a Sydney, en busca de la prosperidad que no encontraban en las Islas.

A mitad de la década, el mayor de los hermanos junto con su amiguete Harry Vanda, gente con inquietudes musicales, montaron los Easybeasts, con los que tuvieron una discreta repercusión internacional. Este hecho metió el gusanillo de la música a Malcom, quien, tras pasar por varias formaciones amateurs, finalmente monta AC/DC en 1973. El nombre parece ser que lo fue a sugerencia de su hermana Margaret, y la formación inicial estaba compuesta, además de por Malcom en la guitarra, por Dave Evans (voz), Larry Kriedt (bajo) y Colin Burgess (batería). Angus, que también tocaba en otra banda llamada Tantrum, se incorporó al grupo a finales de ese año, y con esta formación dieron su primer concierto el día de nochevieja de 1973.

Apadrinados por George Young y Harry Vanda, se sucedieron las actuaciones por Australia, y en la primavera de 1974, tras varios cambios en los puestos de bajista y batería, grabaron su primer single: “Can I sit next to you girl”, y como cara B “Rockin’ in the parlour”.

Durante ese verano hicieron bastantes actuaciones por el país, llevando como roadie a otro escocés llamado Bon Scott. Michael Browning, manager de AC/DC en la época, no soportaba a Dave Evans, por lo que probó a varios posibles sustitutos, entre ellos a Bon. No hizo falta más, evidentemente.

En octubre-noviembre de 1974 grabaron su primer LP “High voltage”, con George Young en el bajo, Tony Kerrante como batería, Malcom y Angus guitarras, y Bon cantando. El disco salió en febrero de 1975 pero solo para Australia. Justo antes se había unido al grupo Phil Rudd (batería) y nada más ponerse a la venta, Mark Evans se hizo cargo del bajo. Con esta formación consolidada, renegociaron su contrato con la compañía Atlantic (posibles miras hacia el exterior) y grabaron un nuevo LP titulado “T.N.T.”, aunque este disco también se editaría solamente para Australia.

En la primavera de 1976 grabaron su siguiente LP, titulado “Dirty deeds done dirt cheap”, y a la vez salió un refrito de los dos discos anteriores titulado “High Voltage” esta vez con tirada internacional y de cara a comprobar el posible tirón que pudiera tener el grupo fuera de Australia. Paralelamente a esto, AC/DC se dan un garbeo por Europa con gira inglesa incluida, rematando con su actuación en el festival de Reading de aquel año. En vista del éxito, se editó la versión mundial de “Dirty deeds done dirt cheap” a finales de 1976.

Durante los primeros meses de 1977 telonearon a Rainbow por toda Europa, y en el verano regresaron a Australia para grabar el siguiente LP, “Let there be rock”. Tras la grabación, el bajista Mark Evans deja el grupo por desavenencias con los hermanos Young y justo después se publicó el LP, a finales de 1977. Le sustituyó el inglés Cliff Williams, quien procedía del grupo Bandit.

Sin haber dado tiempo a machacar el disco anterior, en abril de 1978 grabaron y publicaron “Powerage” con la intención de lanzarse a por el mercado yanquee. Una vez publicado se marcharon a patearse los USA, registrando los mejores momentos para un posible disco en directo. Éste finalmente se publicó en aquel otoño, y se tituló “If you want blood (you’ve got it)”, con el que, por fin, fueron reconocidos como grupo de primera fila en Estados Unidos.

Ante la caída del punk y el inicio y asentamiento del heavy metal, con la incipiente NWOBHM en ciernes, era buen momento para dar un golpe de mano definitivo. Conquistado los mercados australiano, europeo y americano, solo faltaba el respaldo de un gran disco para convertirse en leyenda. “Highway to Hell”, publicado en septiembre de 1979, fue el paso definitivo que los colocó en lo más alto del rock mundial. A la publicación del disco le siguió una apoteósica gira por Europa durante el resto del año y los primeros días del siguiente.

La opinión generalizada es que ese disco se adelantó a su tiempo. El impacto fue tremendo, no había precedentes y el disco no tenía desperdicio. “Highway to Hell”, “Walk all over you”, “Beating around the bush”, “Girls got rhythm”, “Touch too much”, “Shot down in flames”, “If you want blood”... todo clásicos.

A primeros del mes de febrero de 1980 vinieron por primera vez a España, con motivo de la promoción del “Highway to Hell”, apareciendo en el programa “Aplauso” de TVE interpretando varios temas en playback. Pero el 19 de febrero (unos días después de la actuación en TVE), tras una juerga y su borrachera correspondiente, Bon Scott fue llevado a su casa por su amigo Aleyster Kinnear. Iba dormido en el asiento de atrás, y ahí se quedó toda la noche. Vomitó mientras dormía la cogorza, boca arriba. El resultado fue de muerte por asfixia.

Tras aquel palo, el grupo se replanteó su futuro. Se barajaron varias posibilidades, entre las que estaba la disolución de la banda, pero al final se decidieron por buscar otro cantante que sustituyera al fallecido Bon Scott, y así, tras varias audiciones en busca de la voz idónea se fichó a Brian Johnson, ex–cantante de Geordie, a quien conocían por haber compartido cartel con AC/DC tiempo atrás.

Robert John “Mutt” Lange, quien había producido también “Highway to Hell”, fue el encargado de resucitar al grupo con “Back in Black”. Se publicó tras el verano de aquél año, y las campanas, el negro de la portada y título... todo iba dedicado a la memoria de Bon Scott. Este disco eliminó cualquier duda sobre la continuidad del grupo, y no solo eso, sino que con el tiempo se ha convertido en uno de los discos más vendidos de la historia y más influyentes desde el punto de vista musical. “Back in Black”, “Hells bells”, “Shoot to thrill”, “You shook me all night long”, “Rock and roll ain’t noise pollution”... otra vez más son todo clásicos.

En diciembre de 1980 se puso a la venta el primer vídeo oficial del grupo: “Let there be rock”, elaborado a partir de la actuación en París en diciembre de 1979, en plena gira del “Highway to Hell”, y al poco tiempo (enero de 1981) AC/DC tocan por primera vez en España, concretamente en Madrid, Barcelona y San Sebastián, como parte de la gira mundial.

Una vez terminada dicha gira, y con canciones sobrantes del “Back in Black”, registran “For those about to rock (we salute you)”, disco que se pone a la venta a finales de 1981 y que les llevó a hacer otra gira mundial durante todo 1982. Las ventas no fueron tan grandes como con el anterior, pero eso no les movió de su status de grandes estrellas del rock.

En la primavera de 1983, tras unas largas vacaciones, e inmersos ya en la grabación del siguiente LP “Flick of the switch”, Phil Rudd decide abandonar el grupo. Tenía doble motivo, por un lado la relación personal con el resto de miembros del grupo se había deteriorado bastante y, por otro, estaba muy descontento con el resultado de su trabajo en el nuevo LP, acostumbrado a los sonidos pulcros, en este disco ya no contaron con “Mutt” Lange y lo produjeron ellos, con un resultado no tan malo como se ha querido hacer ver por determinados sectores. En lugar de Phil Rudd entró otro británico, Simon Wright, sin apenas currículum. Pero dadas las, a priori, pocas exigencias técnicas de AC/DC en materia de percusión, eso tampoco era problema.

La gira que siguió a la publicación del disco en julio de 1983 fue irregular. Seguían llenando estadios, pero el personal no quedaba tan contento como de costumbre. Se criticaba ferozmente la labor del nuevo batería, y el grupo en general no daba la sensación de disfrutar tocando. Así estuvieron durante el resto del año, y parte de 1984, año en el que, por cierto, volvieron a España por segunda vez. Tocaron en San Sebastián, pero los conciertos de Barcelona y Madrid se suspendieron por no reunir los recintos las suficientes garantías de seguridad. Al menos esa fue la versión oficial.

También en 1984, la compañía Atlantic editó un mini-LP con restos de los dos primeros LP’s del grupo que no habían entrado en el refrito europeo. Lo llamó “'74 jailbreak”, le plantó una portada horrorosa (bueno, realmente las portadas nunca han sido el fuerte de AC/DC) y lo tiró al mercado. Contenía cinco temas: “Jailbreak”, “You ain’t got a hold on me”, “Show business”, “Soul stripper” y “Baby, please don’t go”, todos de la primera época con Bon Scott y, supongo, con el ánimo de darle un empujón al anodino presente del grupo.

También tocaron ese año en Donington con Van Halen y Ozzy Osbourne de teloneros, pero según fuentes directas, hicieron el ridículo ante éstos. Terminaron el año y empezaron el siguiente con otro par de actuaciones en el 1º festival Rock in Rio, pero tampoco superaron la prueba, lo que provocó que se retiraran de nuevo a reflexionar. De aquellas presuntas reflexiones se dedujo que el sonido del grupo debería experimentar un cambio, alguna innovación, ya que se les acusaba de repetirse más que la morcilla. Como consecuencia de aquello se elaboró un LP, que apareció en julio de 1985 titulado “Fly on the wall” y que supuso el punto creativo más bajo de toda la carrera de AC/DC. Hubo cambios en el sonido, es verdad, como un intento casi desesperado por dar una vuelta de tuerca a sus líneas maestras para recuperar el terreno perdido, pero lo que consiguieron fue dar la sensación de haber perdido el rumbo.

En 1986 editaron una especie de disco recopilatorio, “Who made who”, con un tema nuevo del mismo título que sirvió como banda sonora de la película “Maximum overdrive”, y que, curiosamente, sirvió para devolver al grupo en parte a la actualidad discográfica, haciendo olvidar el desastre del “Fly on the wall”.

Después de comprobar la reacción del respetable al volver al sonido clásico y sacar las correspondientes consecuencias, a principios de 1988 se publica “Blow up your video”, con un sonido mucho más en la línea del “Who made who” que del anterior. La prensa y la opinión pública estaba deseando reencontrarse con ese sonido, por lo que, tras la inevitable comparación con el bodrio anterior, al escuchar buenas canciones como “Heatseeker” o “That’s the way I wanna rock and roll” todos quedaron contentos. Sin embargo es un disco muy irregular, con momentos de subidón y otros de muermo absoluto (en contraste con la etapa de Bon Scott en la que los discos eran mucho más homogéneos).

En la gira americana de “Blow up your video”, Malcom, mientras se sometía a una cura de desintoxicación alcohólica, fue sustituido por su sobrino Steve Young.

Al año siguiente, tras unos meses de descanso y mientras se preparaba el nuevo LP “The razor’s edge”, Simon Wright dejó AC/DC para formar parte de la banda de Ronnie James Dio. En su lugar entró Chris Slade, quien había tocado con gente como David Gilmour (Pink Floyd), Uriah Heep (con quienes grabó el magnífico “Conquest”), Manfred Mann o en los últimos tiempos con The Firm junto a Paul Rodgers, Jimmy Page y Tony Franklin. El caso es que en 1990 apareció “The razor’s edge”, otra vez con productor de lujo en la persona de Bruce Fairbairn, lo que supuso de nuevo volver a cifras de ventas realmente astronómicas, gracias en parte al single “Thunderstruck”, o temas tan buenos como “Fire your guns” o “Rock your heart out” y clásicos como “Moneytalks” o “Are you ready”.

Aquella gira los trajo de nuevo a España, y de nuevo volvió a suspenderse el concierto que tenían previsto dar en Madrid. Solo actuaron en Barcelona, en el estadio olímpico junto a los thrashers catalanes Legión, los prometedores Tesla y los reyes de la caña Metallica. Pero hacía falta ya otro disco en directo de AC/DC, de quienes no existía ninguno de la etapa con Brian Johnson de manera oficial, de forma que con esa premisa hicieron varias tomas de la actuación en el festival de Donington Castle de 1992, apareciendo a finales de ese año “AC/DC Live”, doble en directo con producción de nuevo de Bruce Fairbairn, y que volvió a batir records de ventas en todo el mundo. El vídeo de esa actuación apareció unos meses más tarde, ya en 1993.

Durante 1993 también volvieron a meter un tema en la banda sonora de una película, en este caso “Big guns” en la BSO de la película “Last action hero”, como primera toma de contacto con el productor Rick Rubin, quien volvería a trabajar con ellos en el siguiente disco.

En 1994, Phil Rudd regresa tras los tambores del grupo mientras Chris Slade se marcha con Asia (a sustituir nada más y nada menos que a Carl Palmer). El regreso del batería clásico devolvió parte del feeling original de AC/DC, cuestión esta que quedó demostrada en el siguiente LP de la banda, el magnífico “Ballbreaker” producido por el mencionado Rick Rubin en 1995.

Sin entrar en cuestiones de gustos, “Ballbreaker” supuso la vuelta a sonidos más primitivos, con menos derroche técnico en la producción, mucho más directo que “The razor’s edge”. Temas como “Cover you in oil”, la propia “Ballbreaker” o la genial “The furor” mantuvieron e incluso superaron el listón del disco anterior. Además, en julio de 1996 volvieron a acercarse por estas tierras, dando 5 conciertos con llenazo absoluto (y más si hubieran querido), dos en el Palau Sant Jordi de Barcelona y tres en la Plaza de Toros de las Ventas, uno de los cuales, el del día 10 de julio, se grabó en vídeo para su posterior edición, y al que asistió este humilde juntaletras. He asistido a muchos conciertos, pero nunca he visto un espectáculo como el de aquella tarde-noche, y creo que no volverá a repetirse. Impresionante.

“No bull”, el vídeo de aquella actuación, se editó en invierno de 1996. La primera edición apareció con un CD de regalo con tres temas en directo de aquella noche: “Hard as a rock”, “Hail caesar” y “Dog eat dog”, más un fac-símil del cartel anunciador del evento. Por cierto, aquella noche abrieron los Wildhearts en una gran actuación, con un ambiente, como digo, difícilmente repetible.

En 1997, aprovechando el parón discográfico del grupo, la compañía editó una caja especial para coleccionistas a la que llamó “Bonfire”, y que contenía 4 CDs con rarezas, temas inéditos, caras B, directos y otras curiosidades de esas que hacen las delicias de cualquier fan. El primer disco, “Live at Atlantic studios” son tomas en directo de los temas de los LPs, a modo de maquetas o simplemente tomas que no entraron. El segundo es la banda sonora del concierto de París, aquel “Let there be rock” que se editó en vídeo. El tercero lo titularon “Volts” y contiene rarezas, tomas de local y otras cosas interesantes. El cuarto es el “Back in black”.

A medida que el grupo va haciéndose más veterano, los espacios entre discos se van prolongando más. De manera que hasta febrero de 2000 no se editó el siguiente disco, “Stiff upper lip” y que a fecha de redactar esto, es el último del grupo. Como cosa curiosa, al mes siguiente de publicar el LP, Angus Young y Brian Johnson se acercaron a España a promocionar el disco. El Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Leganés (Madrid) aprovechó la coyuntura para inaugurar la primera calle en el mundo que lleva el nombre de ”AC/DC”. Cientos de periodistas-moscones se arremolinan alrededor de los músicos en un importante ejercicio de cinismo. Buena iniciativa municipal, destrozada en parte por la ignorancia de los plumillas.

Si el anterior “Ballbreaker” supuso una vuelta a producciones más austeras, con este nuevo disco se recrudece aún más el asunto, haciéndose cargo de la producción el hermano mayor, George Young, quien devuelve al grupo a sonidos muy básicos, tratando cada instrumento de la forma más simple que la tecnología ofrece. El resultado fue puro rhythm’n’blues / rock and roll añejo, quizá lo mejor que el grupo haya hecho desde “For those about to rock”, aunque esta es una apreciación muy particular, evidentemente.

En diciembre de 2000 volvieron de nuevo a España a presentar, esta vez con música, el nuevo disco. Fue la segunda vez que este escribiente los vio, y aunque la actuación en el defenestrado Palacio de los deportes de la Comunidad de Madrid fue muy buena, no igualó a la anterior de Las Ventas, con un manifiesto exceso de volumen y unos teloneros, los Backyard Babies, bastante mediocres.



La gira del “Stiff upper lip” también se grabó en vídeo, y en noviembre de 2001 apareció en el mercado “Stiff upper lip – Live”, el último, hasta la fecha, documento visual del grupo.

En pleno mes de abril de 2004, todavía no han enseñado la patita sobre como será su nuevo disco ni cuando piensan editarlo, pero si siguen la racha de estos últimos LPs en estudio, la cosa promete





canciones de ac dc

2 comentarios - canciones de ac dc

maxi_dark10
te dejo 5

Agregale Una Biografia, se va a ver mejor