Sucedió en una escuela de Merlo. La víctima permaneció internada durante dos días. Los padres de los alumnos que asisten al establecimiento educativo decidieron no mandar más a sus hijos. Y la directora renunció.

Un alumno de 15 años violó a otro, de tan sólo 10, en el baño de la Escuela Nº 53 de la localidad de Libertad, partido de Merlo, mientras estaban en el recreo.

Los padres de la comunidad educativa decidieron no enviar más a sus hijos al establecimiento escolar, cuyas autoridades renunciaron, hasta tanto no implementen medidas de seguridad para proteger a los chicos.

La víctima permaneció internada durante dos días en el hospital zonal debido a las lesiones sufridas durante el ataque sexual.

Todo ocurrió en el colegio ubicado en Segurola 70 el lunes pasado cuando el adolescente de 15 -de origen dominicano- llevó al baño a dos menores, de la misma edad, bajo amenazas de muerte. Sin embargo, en el camino, uno de ellos pudo escapar luego de aplicarle una patada en los testículos.

El alumno más grande encerró en el baño al pequeño ante la mirada absorta de una niña de 8 años, a quien amenazó de muerte para que no avisara a las autoridades.

El pequeño de 10 años no dijo nada hasta que llegó a su casa. Allí su abuela notó que llevaba mucho tiempo en el baño. Entonces, le preguntó qué le pasaba y el pequeño rompió en llanto y le contó lo sucedido.

“Anduvo con vómitos y diarrea, por eso lo llevaron al Hospital Eva Perón, donde recién le dieron el alta el miércoles. Pero está destruido, atemorizado y los médicos confirmaron la violación”, señaló al diario "Crónica" José, un allegado a la familia del menor.

Indignada, la abuela del pequeño cuya identidad se mantiene en reserva, sostuvo que el ataque se produjo sin que las maestras lo advirtieran porque “en el recreo se juntan en la cocina a tomar mate y dejan a los chicos solos”, mientras que Susana, quien también tiene un nieto en el colegio, responsabilizó del hecho a la directora del establecimiento, Silvia Martínez, quien “nos pidió que no dijéramos nada, que no pasara más allá de las paredes de la escuela”.

En efecto, el martes las clases continuaron hasta que finalmente los padres decidieron tomar cartas en el asunto y no enviaron a sus hijos al colegio. La directora, en tanto, presentó su renuncia.

Según trascendió, el adolescente que abusó del pequeño había ingresado a la institución hacía sólo una semana y “ya había manoseado al mismo chico, que no lo había contado por temor”, sostuvo una familiar de la víctima, llamada Débora.

Por su parte, la inspectora de Educación Primaria, Nora Cantarelli, indicó que “el niño acusado ha sido apartado. Se le está brindando asistencia educativa domiciliaria mientras esperamos la decisión final de la justicia”.

Mientras que la directora renunció, las maestras pidieron licencia. “Hasta que esto no se aclare y no haya seguridad, no vamos a mandar a clases a nuestros hijos”, agregó una madre.

Fuente:
http://telefenoticias.com.ar/policiales/4923