Fue la noticia mas leida de la semana en el diario Tucumano La Gaceta, en su versión Online, presentaron un “Un gatito, con cierto parecido a un conejo”


Gato conejo


En el sur de la provincia en Villa La Trinidad, Concepción, en la casa de los Ibrahim habita el “conegato”, su dueña cuenta que la madre del animalito lo rechazó desde el principio, y ella lo alimento salvando su vida.
El ConejoGato vive con la familia hace año a resguardo de los curiosos, hasta que la familia Ibrahim, decidió mostrarle a algunos vecinos su extraña mascota: mitad conejo, mitad gato. A partir de allí, fue incesante el desfile de la gente para ver al animalito, muy manso y dispuesto a estar en los brazos de los niños. Nancy (de 14 años), la “madre” del felino, le impuso el nombre de Eros Yutiel, pero en el pueblo todos hablan del “conegato”.


conejo


“Una de nuestras gatas quedó embarazada y el gatito que dio a luz nació casi sin nada de pelo. Después de dos meses comenzamos a ver que en la parte trasera y en la cola se parecía más a un conejo que a un gato. La madre lo rechazó desde el primer momento, así que yo me dediqué a criarlo. Le di leche con una mamadera chiquita hasta que aprendió a comer. Después le dimos alimento para gatos, pero le hizo mal, así que comenzó a comer las sobras de nuestras comidas (sobre todo verduras hervidas). Hoy le gusta mucho cuando le damos frutas, alfajores, licuados y helados”, le contó Nancy a LA GACETA. Eros Yutiel es el rey de la casa: duerme y ve dibujitos junto con los chicos de la casa, no sale de noche y lo sacan a pasear en brazos por la plaza.
Los Ibrahim desconocen si en el fondo de su casa (donde hay cañaverales y otras fincas) vivían conejos silvestres o si había un criadero. La gata madre tuvo luego de este parto dos pariciones más, con gatitos normales.