La periodista violada en Tahrir cuenta su calvario

Lara Logan cubría la revuelta egipcia en El Cairo para la cadena de televisión CBS cuando fue abusada por una turba en la noche en que cayó el gobierno de Hosni Mubarak.

La periodista violada en Tahrir cuenta su calvario


En una entrevista con el diario estadounidense The New York Times, la mujer contó cómo se desarrollaron los hechos y aseguró que estuvo a punto de morir. El 11 de febrero pasado, se encontraba en la plaza preparando un informe para el programa 60 minutos cuando de pronto la multitud que festejaba el triunfo de la revuelta se volvió amenazante.
Ella fue separada del equipo que la acompañaba por un grupo de hombres que le arrancó la ropa, la manoseó y la golpeó. "Durante un largo rato, me violaron con sus manos", dijo Logan, quien calcula que del despiadado ataque participaron entre 200 y 300 hombres.
"La ciudad estaba enardecida con la celebración" de la caída de Mubarak, recuerda. Con su equipo, atravesó la plaza Tahrir, epicentro de los festejos, entrevistando gente y hasta posando con manifestantes que deseaban ser retratados con una periodista estadounidense.
"De pronto, las cosas se pusieron feas", dice. Colegas egipcios que los acompañaban escucharon a unos hombres comentar que querían quitarle los pantalones a Logan y entonces le dijeron: "Te vamos a sacar de aquí". Pero ya era tarde: una horda se abalanzó sobre ella.
El cameraman Richard Butler, el productor Max McClellan y dos choferes que estaban con ellos nada pudieron hacer. Sólo el guardaespaldas que habían contratado en Egipto logró quedarse con ella un momento. Cuando Butler lo vio salir solo de entre la muchedumbre que retenía a Logan, pensó que todo estaba perdido. Ella dice que por mucho tiempo le quedó la mano dolorida por la fuerza que hizo el guardaespaldas intentando no soltarla. Logan calcula que la separación duró unos 25 minutos. "Mi ropa quedó en jirones", cuenta.
No quiso entrar en más detalles sobre lo sucedido, pero aseguró que lo que realmente la impactó fue "la crueldad con la que actuaron". "Verdaderamente gozaban con mi dolor y sufrimiento; eso los incitaba a ser más violentos", dijo.
Tras ser rescatada por un grupo de civiles y de soldados egipcios, regresó a los Estados Unidos lo más rápido que pudo. Y, pese al trauma, decidió casi inmediatamente hablar de la violencia sexual de que fue víctima, por ella y por otras periodistas y "millones de mujeres sin voz que están sometidas a ataques similares o peores".
Logan asegura que antes de esta experiencia no tenía conciencia plena de la situación de abuso en que viven las mujeres en Egipto y otros países. "El espacio público no les pertenece. Los hombres lo controlan. Y eso reafirma el rol opresivo de los hombres en la sociedad".
Según The New York Times, lo sucedido con Logan subraya el tipo de violencia que frecuentemente sufren las mujeres periodistas y que no es tan difundido, a diferencia de los casos en que sus colegas masculinos son víctimas de golpes o reciben heridas de bala.
Las amenazas y abusos de tipo sexual que padecen las reporteras en general no son denunciados. En las semanas siguientes al ataque contra Logan, varias colegas dijeron haber pasado por situaciones similares mientras trabajaban en el exterior. Una mujer que vive en Canadá escribió a la periodista abusada para contarle que fue violada en un taxi en El Cairo, en tiempos de la revuelta. "Esa pobre mujer tuvo que pedir limosna a la gente para llegar al aeropuerto, y cuando volvió a casa, su familia le dijo que no hablara del tema", dice Logan.
El domingo por la noche, la periodista volverá a hablar de lo sucedido en el programa 60 minutos. Jeff Fager, director de CBS News, dijo que el segmento que dedicarán al caso contribuirá a crear conciencia sobre este tema: "Hay un código de silencio respecto a esto y creo que está en el interés de Lara Logan y en el nuestro romperlo".


Fuente: http://www.elancasti.com.ar/nota.php?id=102849


Pd: Alguien me regala 3 puntitos por el post?